Verano

Llego la hora de echar el cierre momentáneo de esta bitácora. El “forzado” cierre estival con el que recargar las pilas y refrescar los pensamientos.

Lo hago con la inocente incertidumbre de lo que está por venir (y que en el fondo uno ingenuamente siempre tiende a pensar que puede ser bueno) pero con la apabullante certeza de lo que día tras día entre por todos los sentidos. Ya saben, incompetentes en las áreas de gestión, avispadas aves de rapiña custodiando los contratos, un nuevo correveidile de verbo florido dirigiendo el área deportiva, otro conocido avispado de verbo embaucador pero igualmente mentiroso dirigiendo el equipo, las misas caras de desolación en el césped, los mismos gladiadores del patadón a la espera de “cuidar” la pelota, las misma capacidad de creación en el terreno de juego que capacidad para generar ilusión en los despachos, la ausencia confirmada del último baluarte colchonero salido de la cantera, la ausencia por confirmar del último baluarte del colchonerismo como algo que tenía que ver con el fútbol y por supuesto todo ello dirigido por una de las mentes mejor diseñadas para el mal que pisan el planeta tierra, el señor MA Gil.

Con el nivel de ilusión más bajo que yo recuerde desde que nací hace ya unos cuantos años me despido de ustedes hasta la temporada que viene.

Un abrazo,

Ennio Sotanaz


Reflexiones para el nuevo curso (o no)

Escribir del Atlético de Madrid cuando no hay competiciones de por medio parece algo absurdo pero todos sabemos que no lo es. Especialmente si hablamos del Atlético de Madrid que se trata de un “club” que desprecia el área deportiva casi tanto como el resto de la áreas. En los últimos años cuando llegaba la época estival solía echar el cierre temporal de esta humilde bitácora evitando así hablar de rumores (que no me gusta) y resistiéndome la tentación de construir castillos en el aire que básicamente es a lo que se dedican los que viven de hablar de fútbol.

Mi intención era y es volver a hacer lo mismo este año pero desde que terminó la liga con más pena que gloria y tras los inmediatos sobresaltos que los atléticos estamos sufriendo, la tradicional sensación de estar haciendo el gilipollas que normalmente va ligada al nombre de Ennio Sotanaz se está haciendo mucho más patente. Esa cantinela que siempre ha estado de forma latente y que dice “¿Por qué no lo dejas?” entraba normalmente por aquí de forma subrepticia y por la puerta de atrás pero en las últimas horas se está haciendo más intensa que nunca.

Llevo unos días planteándome que hacer con este blog en los días venideros. Es evidente que no me gano la vida haciendo esto y es evidente que lo “único” que obtengo a cambio son los comentarios cariñosos de algún lector agradecido que reconozco que me ponen muy feliz y que guardo en mi memoria como oro en paño. Es evidente que nadie me pidió que me pusiese esta camiseta nunca pero es igualmente evidente que nadie me va a decir cuando me la tengo que quitar. Simplemente estoy pensando en voz alta.

Mi intención a día de hoy es mantener vivo el blog pero no sé si tiene sentido y en cualquier caso tengo la sensación de que debería plantearlo de otra manera. ¿Más posts? ¿Menos posts? ¿Menos crónicas? ¿Sólo crónicas? ¿Ninguna crónica? ¿Más ordenado? ¿Más comentarios cortos? ¿Menos epístolas literarias?... Lo cierto es que no lo sé pero si alguno de los que se pasa por aquí quiere echarme una mano haciendo alguna recomendación será bienvenida. Tienen ustedes abierta a su entera disposición la sección de comentarios o mi correo electrónico, a saber:


De aquí hasta finales de Julio en el que colgaré realmente el cartel de cerrado por vacaciones no sé lo que puede aparecer (si es que aparece algo). Dependerá de los disgustos que nos depare el día a día (porque francamente no espero demasiadas alegrías).

Eso si, desde hace unos días soy un ente activo en twitter así que sería muy grato verles a todos ustedes por allí en la red de los 120 caracteres. Mi alias es lógicamente: enniosotanaz

Un fraternal abrazo a todos,