Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí durante todos estos años.

Puedes encontrarme en www.enniosotanaz.com o enniosotanaz@hotmail.com

¡Un abrazo!

Sabía que me echarías de menos (At. Madrid 0 - Osasuna 0)

Sé que me echarás de menos cuando me marche...

El Atlético ha comenzado la liga en la soleada mañana de hoy con un decepcionante empate a cero que tira por tierra de un plumazo la parte buena de cada comienzo de liga: el hecho indiscutible de que todos los equipos están empatados a puntos. Ya no lo estamos. Es así. Desde el principio estamos en esa parte de la tabla aburrida y difusa que muchos (no yo) pronostican que nos pertenece por plantilla y equipo.

Existen mil y una excusas, perdón explicaciones, en la cabeza de los colchoneros para justificar tan anodino empate a cero en casa. Probablemente todas tengan una parte de razón y otra parte de demagogia pero la realidad siempre se muestra contundente. El Atleti fue incapaz de meter un gol mientras los goleadores de antaño se paseaban uno por la “soleada” ciudad de Manchester y el otro por los pasillos de algún bufete de abogados al mismo tiempo que el máximo goleador de la Europa League del pasado año, un muchacho llamado Falcao que dicen pertenecer a la plantilla del Atlético de Madrid, disfrutaba en la grada del caluroso sol estival de la capital de España. ¿Sabíamos todos que echaríamos de menos un goleador? Oh yeah! lo sabíamos. Hasta MA Gil lo sabía aunque en su caso esto del Atleti es simplemente un tema tangencial a sus negocios y no le importó esa cláusula humillante en el contrato.

Pero marchemos por partes. Servidor ha asistido a muchos partidos inaugurales que han dado paso a multitud de sabores distintos para definir la ilusión. El de hoy era otro más pero ha resultado ser distinto. En los últimos años, prácticamente desde que subimos de segunda, la apuesta era clara: un equipo-músculo que no era tal, un sistema romo y medieval construido en derredor de jugadores famosos por sus aptitudes físicas que no técnicas, planteamiento conservador y generalmente vinculado siempre al planteamiento del contrario y las ilusiones puestas en uno o dos jugadores de talla mundial capaces de bajar un melón lanzado desde el firmamento para trasformarlo en ese precioso deporte llamado fútbol. El partido de hoy empezó como otras tantas veces con un equipo rival, el Osasuna, bien plantado en el terreno, situando sus filas muy arriba y presionando con insistencia la salida del balón. Nada nuevo. Durante la última década la solución del Atleti ante un planteamiento estandarizado ya por los contrarios era SIEMPRE la misma: pelotazo de Perea (y/o similar). Hoy no. El Atlético de Madrid de la primera hora no dio un solo pelotazo mientras todas y cada una de las veces que tenía que sacar el balón lo hacía con diligencia, eficacia y estilo. Como declaración de intenciones me parece excelente. Servidor tiene ya callo sedimentado en el alma colchonera pero reconozco que un puñadito de lágrimas se arremolinaron en mi subconsciente cuando vi a mi equipo sacar el balón jugado. ¿Hay esperanza? Con el Atleti de por medio nunca se sabe. Sólo le pido a Dios que a Manzano no le entre un ataque de celo y apueste de verdad por esta forma de entender el fútbol. Pase lo que pase.

El 4-3-3 en el que servidor no se ha creído ni una sola vez en todo el verano acabó dándome en las narices el pasado jueves en Guimaraes. Era verdad y es una verdad muy interesante. El partido de hoy comenzó igual, con una defensa seria sabiendo que su misión no es la de sacar el balón, con unos laterales llamados a ocupar las bandas en ataque, con tres pseudo delanteros activos, dinámicos y modernos, de esos que atacan y defienden, pero sobre todo con tres jugadores en el centro del campo que POR FIN tienen la misión de dominar la parcela teniendo el balón y construyendo juego. Mario Suárez como transición con la defensa mientras Tiago y Gabi dominan la parcela creativa. El renacido Gabi (si no lo veo no creo) es un jugador diferente al que recuerdo. Técnica y físicamente válido (siempre lo ha sido) pero mucho más coherente con el juego, con inteligencia para leer el partido y dando muestra de dotes de mando. Espero que no sea un espejismo. Tiago no está al mismo nivel pero personalmente confío en Tiago. Me gusta este esquema, lo reconozco.

Así que el Atleti de la primera parte (sobre todo esa primera media hora) lo hizo todo bien. La pena fue la ausencia de un delantero centro. Un hombre de referencia que pudiese fijar la defensa y recibir los trofeos del juego dinámico y abierto del resto el equipo. Aun así podíamos habernos puesto por delante en el marcador en cualquier momento. Bien a balón parado o en algún remate desde fuera del área como el que provocó un deslavazado Salvio pero la suerte, otra vez, no estaba de nuestra parte.

La segunda parte fue otra cosa. El equipo parecía agotado, lo cual no sorprende siendo principio de temporada, con un calor infernal y habiendo jugado fuera de casa el jueves (gracias señor Roures, le deseo lo peor). Todo se desinfló. La idea seguía siendo buena pero la velocidad tendía por momentos a cero. Esta forma de jugar, ganando espacios moviendo la pelota y buscando el desequilibrio con balón, no vale si todo se hace a la velocidad de la tortuga porque le das la oportunidad al equipo contrario de rearmarse enseguida. Sin capacidad para sorprender y sin velocidad el Atleti era previsible lo que hizo que el equipo se perdiese en la tela de araña defensiva del Osasuna y solamente un voluntarioso pero egoísta Reyes intentaba salirse del guión marcado. Manzano lo vio igual que lo vimos todos poniendo a Turan en el campo pero eso supuso un cambió de sistema que a mí no me gusta y que tampoco resultó. el 4-2-3-1 con el turco de mediapunta no mejoró nada y el equipo dio una imagen incluso peor. A Turán se le vio algún detalle pero está lento y falto de forma. Espero que sea sólo cuestión de tiempo. Las ocasiones llegaron más por voluntad que por juego pero un animoso Andrés Fernández (había salido por lesión de Riesgo) paró todo lo que llegaba hasta que el árbitro pitó el final. Un árbitro por cierto que sin incidir en el resultado se mantuvo en la línea del peor árbitro español: soberbio, chulesco, malo repartiendo justicia y permitiendo las marrullerías del rival para perder tiempo.

Esperanzador comienzo en esencia pero penoso comienzo en la realidad. Esperaremos acontecimientos para colocar la renovada ilusión a un lado o a otro.


Somebody’s gonna miss you - Sam Cooke
(Twistin’ the night away/1962)


2 comments

Pasiones Rojiblancas 28 ago. 2011 20:31:00

De acuerdo en casi todo. He añadido tu blog al mío -blog recien estrenado de un par de amigos colcoheros-. Espero que no te importe.

Lo del 9 nato es escandolosamente ruidoso. Y bueno, yo echo de menos ver a Koke...como he apuntado en el blog, espero que no sea un nuevo caso Movilla con Manzano.

Ennio Sotanaz 30 ago. 2011 8:52:00

Muchas gracias. No solo no es ningún problema sino que me siento honrado. Acabo de colgar vuestro link también en esta humilde web. Prometo acudir regularmente. Suerte.