Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí durante todos estos años.

Puedes encontrarme en www.enniosotanaz.com o enniosotanaz@hotmail.com

¡Un abrazo!

Tiempo muerto

At. Madrid 2 - SD Eibar 1

Estoy seguro de que los grandes cerebros que regulan el mundo del fútbol tendrán una razón para ello pero a este humilde aficionado le cuesta entender por qué el periodo de fichajes sigue abierto cuando las competiciones ya están en juego. Habrá, no lo dudo, mentes pragmáticas mucho más evolucionadas que la mía que explicarán con precisión geométrica como dicho dato debería ser irrelevante en un mundo construido con profesionales pero sinceramente, creo que no lo es. Resulta inquietante saber que, jugándose la segunda jornada de liga, cualquiera de los jugadores sobre el campo podrían mañana estar en el equipo de enfrente. Que un pie mal metido o una patada mal dada en ese preciso momento podría dar al traste con una operación que condicionará su futuro. Sí, no debería ser importante, pero el runrún del Vicente Calderón cuando la pelota echó a rodar no sonaba a fútbol ni a ilusión sino a nombres que se iban y venían, a cosas que se debería hacer y a cosas que se deberían haber hecho. Probablemente eso no debería explicar por si mismo lo que ocurrió después en el césped pero tampoco creo que sean hechos independientes. El Atleti comenzó el partido con la misma sensación de provisionalidad con la que lo terminó. Con la idea de fondo de que es una plantilla en construcción a la que le falta mucho trabajo para que vuelva a ser el equipo bien engrasado y competitivo que fue la temporada pasada. Para que vuelva a ser un equipo. Por mucho que los vendedores de crecepelo nos quieran hacer creer otra cosa, el Atleti del Cholo ha sufrido tres amputaciones críticas que nos han hecho temblar (Courtois, Filipe Luis y sobre todo Diego Costa). El tiempo dirá si los repuestos son mejores o peores pero de momento yo tengo claras dos cosas: que hay que construir el equipo otra vez y que cuando esto ocurra será distinto a lo que estábamos acostumbrados a ver. El Atlético de Madrid de Simeone ni está probablemente completo en sus activos (veremos) ni es todavía un equipo. Esto probablemente no anticipa nada de lo que pueda ser el futuro pero es lo que es y mentiría si dijese que me parece ilusionante.

El partido contra la SD Eibar fue atroz. Horrible. Malo de solemnidad. Una medicina caducada para intentar insuflar algo ilusión a la incomprensiblemente desanimada afición colchonera. Comenzó sin ritmo y sin intensidad. Plano. Vacío. A ello contribuyó el equipo rival, un modesto Eibar que lógicamente hizo lo posible para frenar el tradicional ardor de los colchoneros, pero que tampoco necesito demasiado empeño dada la actitud de unos madrileños que no parecían estar por la labor de hacer el partido de su vida. Sin velocidad, sin balón, sin presión, sin fuerza y lo más dramático de todo: sin intensidad. Era desesperante ver por ejemplo al nuevo cancerbero, Moyà, peinándose e interpretando pasajes del Tartufo de Moliere cada vez que tenía que sacar de fondo. Lleva dos partidos, lo sé, pero no me gusta ese postureo en el campo del nuevo portero colchonero. La SD Eibar tampoco jugaban nada pero al menos cerrraba los pasillos de seguridad del rival. Solamente Griezmann, el jugador que ahora mismo más me ilusiona, era capaz de aparecer entre líneas, tocar el balón y hacer algo parecido al fútbol. Todo cambió en pocos minutos gracias a dos acciones a balón parado marca de la casa y que el equipo gipuzcoano defendió con una candidez propia de un recién llegado a primera división. En la primera, Miranda remataba en el primer palo un pase desde la derecha (¿les suena de algo?). En la segunda era Mandzukic el que remataba un balón colgado, esta vez desde el lado contrario.

Con 2-0 en el marcador el partido parecía fácil y tranquilo para el vigente campeón pero no ocurrió así. El balón siguió rodando sin criterio, la intensidad se evaporó definitivamente y la parsimonia de Moyá tomaba ya demasiado protagonismo. En ese contexto apareció la mejor jugada del partido. Excelente combinación del equipo armero (ante la pasividad defensiva de los colchoneros) que acababa con un gran tiro de Abraham desde la frontal del área que se colaba por la escuadra. Rondaba la media hora de partido pero ahí se acababa un Atleti que, a excepción de un tiro de Raúl García desde la frontal del área todavía en la primera parte, no volvió a hilar una jugada.

La segunda parte fue una pesadilla. Con un Atleti inexistente en la construcción, perdido en la presión y con desajustes defensivos impropios de un equipo de Simeone, el Eibar no tuvo más remedio que hacerse con los mandos y merecerse un empate que de haber ocurrido no hubiese sorprendido a nadie. Los rojiblancos hacían sobre todo aguas en el centro del campo. Con un Koke en baja forma (lo mismo vamos a pagar caro lo de Brasil), Gabi desesperado pidiendo intensidad y perdiendo el sitio al tener que ir a tapar los errores de sus compañeros y Raúl García/Griezmann sin conectar con la delantera, sobresalía en negativo un Mario Suarez que cada vez genera más dudas. Comenzó bien el mediocentro pero acabó mal. Muy mal. Perdido, mal en defensa y peor en ataque. Incapaz de conectar con los de atrás ni con los de arriba. Mal colocado, llegando tarde y generando dudas en su entorno. Lo llevo diciendo desde hace años: el Atleti necesita un mediocentro. Si Koke y Saúl no le valen a Simeone para jugar ahí tendrá que venir otro, pero es muy necesario. Tiago no tiene gasolina y Mario no está para ser titular. Los incomprensibles cambios de Simeone tampoco ayudaron demasiado. Quitar a Griezmann era quitar el poco fútbol que quedaba. Quitar a Mandzukic era quitar la posibilidad de otro gol. La SD Eibar no fue capaz de empatar el partido pero al menos tuvo dos oportunidades de hacerlo gracias a los desajustes defensivos y las malas salidas de Moyà (que sin embargo sacó un gran balón tras falta directa). El partido terminó con la grada pidiendo la hora y la sensación de que un puñado de nubes negras se colocaban en el firmamento colchonero.

Como escribía ayer en twitter, prefiero tener paciencia y ser paciente antes de abrirme las venas en canal. No creo que tenga sentido ahora mismo hacernos el Hara-kiri. Veo un pesimismo exacerbante a mi alrededor que sinceramente me parece injusto y que no se corresponde con las alegría que este equipo nos acaba de dar como quien dice. El Atleti tiene quince días que cerrar la plantilla, centrarse, trabajar y saber si somos piel o pluma. Puñal o florete. Tomemos este tiempo como un agradecido tiempo muerto. 

4 comments

Juan 31 ago. 2014 12:03:00

Coño Ennio, pues leyéndote tú también pareces pesimista ;-)…

El de anoche fue el primer partido que me perdí de Liga desde el del Levante allá por el mes de diciembre. No obstante, pude verlo por la TV, y sí que fue malo. Ahora bien, los que jugamos el año pasado en el Calderón frente a Granada, Villarreal, Español, Elche o Málaga…no fueron mucho mejores. Pero recuerdo la vuelta en coche a Albacete con la sonrisilla de quien intuía la proeza.

Cierto que quizá ayer nos dominaron más de lo habitual, y que incluso pudieron marcarnos un par de goles al final del partido. Pero se sacó adelante, que no es poco. Fijémonos en City, el Bayern, Dortmund, Liverpool… Es que parece que está costando a todos.

Muy de acuerdo contigo en dos cosas: Que es un despropósito que siga abierto el mercado, y que los cambios de ayer del Cholo, al menos yo, no los entendí en absoluto. Ojalá venga alguno bueno. Un saludo y anímate. Un placer leerte.

Anónimo 31 ago. 2014 16:39:00

Muy acertado Don Ennio, tenemos de momento un fútbol áspero, pero debemos pensar que el Cholo tiene que hacerlos jugar de una manera diferente a la del año pasado, y ahí estamos, a trancas y barrancas pero de momento vamos a sacar los próximos tres partidos, incluido el de la cuerna, y luego el motor rodará de la manera que el piloto quiere.

Saludos

Jesus

magerit 1 sept. 2014 5:20:00

Yo también te veo pesimista y eso me alegra ya que seguramente es porque añoras unas felices y merecidas vacaciones.

Los seleccionados para un mundial siempre pagan un severo peaje la temporada siguiente, después de una dura temporada tienen que hacer una rápida pre temporada y una competición corta muy exigente, y volver a coger la forma cuesta mucho, fija té como han comenzado la temporada otros grandes de España y de Europa.

Decía la semana pasada que tiempo al tiempo, El Cholo sigue siendo el mismo y los mimbres de esta temporada personalmente pienso que son incluso mejores.

Saludos

Ennio Sotanaz 1 sept. 2014 9:32:00

Un saludo a los tres y bienvenidos,

Puede que dé esa sensación pero no estoy especialmente pesimista. Creo que estamos todavía en periodo de transición y que no sabemos bien ni siquiera lo que tenemos. Desde luego el comienzo, en cuanto a juego y variantes, no ha sido prometedor y me fastidia (mucho) la oportunidad perdida para hacer crecer el equipo sobre una base sólida gracias al enésimo desmantelamiento de la plantilla y la falta de reacción a tiempo (hoy todavía estamos fichando jugadores clave), pero es lo que es. Trato de ser realista pero no lo veo especialmente mal (tengo fe) y de hecho me molesta esa ola de histerismo pesimista que se ha instalado en la grada colchonera. Es injusta y caprichosa.

Tiempo al tiempo.

Un abrazo,