Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí durante todos estos años.

Puedes encontrarme en www.enniosotanaz.com o enniosotanaz@hotmail.com

¡Un abrazo!

Hoy y siempre

Decía un novelista inglés llamado Samuel Butler que se puede hacer muy poco sólo con la fe pero que sin ella no se puede hacer nada. No puedo estar más de acuerdo. El Atlético de Madrid está en semifinales de la Champions League por segunda vez en tres años porque es un equipo de fútbol excelente. Bien entrenado, profesional y generoso que además rezuma fe. Por todos los sitios. Lo hace la plantilla, lo hace su entrenador y lo hace una afición entregada que sigue aferrada a esa idea ingenua de amar a su equipo por lo que es y no por lo que debería ser. El Atlético de Madrid es una bendición para ese mundo del fútbol que se apoya en cifras de ventas millonarias, crestas fotogénicas o luces de candilejas. Ese monstruo que reparte paquetitos desechables de ilusión como si fuesen piezas de bollería industrial. Ese que ofrece entradas para Disneylandia argumentando que venden realidad. El Atlético de Madrid es una rara avis en una fauna hostil. Un espontáneo en una comedia que se decora con luces de neón y que dice dar espectáculo pero que siempre acaba igual. Una anomalía complicada de entender, especialmente para los que reman a favor de corriente o los que tienen dificultades extremas para levantar la vista del ombligo. 

Creo que los aficionados al Atlético de Madrid tenemos mucha suerte. Dudo sinceramente que lo que se pudo vivir ayer en el Vicente Calderón pueda vivirse en muchos otros estadios del mundo. Y no estoy de hablando de nimiedades como ganar o perder, ni de mosaicos espectaculares o de fotografías que hielan la sangre. Tampoco de gritos, de ruido o de cánticos ingeniosos. Hablo de comunión. De entrega. De magia. De conceptos muy difíciles de explicar sin ponerse cursi o incluso haciéndolo. Cuando los jugadores saltaron al césped quince minutos después de haber ganado 2-0 al FC Barcelona parecían simplemente un puñado de amigos que celebraban un éxito. Lo eran, seguramente. Mis amigos y yo estábamos haciendo lo mismo en la grada. Les aplaudíamos y nos aplaudían. Todos éramos sinceros. Acababan de realizar una hazaña objetivamente épica pero creían sinceramente que nosotros teníamos parte de culpa de ese éxito. En ese momento no éramos clientes sino familiares. No éramos espectadores sino compañeros. Mientras sonreían y se hacían fotos parecían tipos normales. Lo eran. 

Los rapsodas hablaran de entrega, de fuerza e incluso de huevos. Yo prefiero hablar de fútbol. Sí, de fútbol, porque no existe una única forma de entenderlo ni es propiedad exclusiva de nadie. Ni gustos ni gaitas. Eso del debate estético es una pérfida artimaña para disfrazar el desprecio por lo diferente o peor, justificar lo injustificable. Fútbol es el pase de exterior en circunstancias extremas de un tal Saúl. Fútbol es una carrera en vertical de Carrasco o plantarse en tres toques en el lateral del área rival. Fútbol es ese prodigioso balance defensivo del Atleti en el que diez jugadores se mueven en torno al balón con una precisión digna del modelo atómico de Bohr. Fútbol es salir en eslalon en el minuto 80 de partido sorteando rivales hasta provocar un penalti. Fútbol es cerrar las líneas de pase de Busquets o no dejar espacios a la espalda de los laterales. Fútbol es jugar en equipo. Ayudar al compañero en el repliegue. Saber exactamente donde tienes que estar en cada momento. Fútbol es marcar goles y ser solidario para que no te los marquen a ti. Fútbol es el Atleti tanto como cualquier otro. Lo diga quien lo diga. 

Tienen valores, señores. Aplíquenlos”, decía ayer Simeone. Algunos le llamarán tribunero. Yo le llamo de usted. Simeone es el artífice de esta obra maestra llamada Atlético de Madrid. Sí, ese tipo extraño y algo hermético que responde mal a los que pretenden desprestigiarlo pero que no se cansa de dar lecciones magistrales, dentro y fuera del campo. Y sí, soy consciente de lo que acabo de escribir. Ahí me las den todas. El Cholo ha dado la vuelta como un calcetín ese espíritu autodestructivo que dejaron los estertores del legado Gil para transformarlo en una roca de sentimientos, de orgullo, de valor, de ilusión y lo que es más importante, de dignidad. El Atlético de Madrid, gracias fundamentalmente a este señor argentino, ha recuperado la dignidad que había perdido. Por muchos que los notarios de la realidad trucada no quieran enterarse y sigan intentando empujarnos a esas esquina cutre que nos han reservado. Lo aficionados al Atlético de Madrid, al menos los que ayer estábamos en el Vicente Calderón, tenemos muy claro lo que somos y lo que no somos. Estamos felices con ello y miramos a la cara a cualquiera para defenderlo. Hoy y siempre.

@enniosotanaz


10 comments

PabloRL 14 abr. 2016 14:57:00

Como siempre, Don Ennio, ha estado usted sembrado.
Que suerte tenemos con ser del Atleti!

@rafasance 14 abr. 2016 15:11:00

Espectacular Ennio!!!
Que suerte tenemos!

Jorge Martin Losa 14 abr. 2016 15:50:00

Ennio, gracias nuevamente.
Quería hacer una reflexión en este foro u es que hoy leo y releo las crónicas, después de uno de los días que mejor recuerdo en mis 40 años de Atletico y todas hablan de fe, trabajo, sufrir, creer, equipo, valores etc que duda cabe todo lo que nos dio el Cholo!!!! Y lo importante que resultan todos esos maravillosos adjetivos.

Sin embargo quería hacer reflexionar, no a la prensa del aparato -que me importa un carajo- sino a todos los atléticos que no solo con eso se llega a una semifinal de Champions, no solo con garra y fe se ganan títulos; es que además
ESTE EQUIPO JUEGA MUY BIEN A LA PELOTA.
Defiende increíble, su medio campo es la base de su juego, ataca por fuera de forma excelente, tácticamente es impecable, físicamente son portentos, ocupa los espacios como nadie, y que vamos a decir de la pizarra y los movimientos y decisiones estratégicas del gran Cholo... Porque nadie se fija en eso??
Claro!!! La épica vende mucho más.....

Pablin 14 abr. 2016 15:53:00

Firmo debajo Don Ennio!!
No lo pueden entender....

MA BR 14 abr. 2016 16:07:00

Muy bueno, como siempre.

magerit 14 abr. 2016 17:28:00

Excelente don Ennio, como siempre, y no es que desprecien nuestro fútbol, es la impotencia de no ser capaces de imitarlo. ¡Grande el Atleti!, ¡grande sus jugadores!, ¡grande el Cholo y su equipo técnico!, ¡grade su afición!, y ¡grade este blog!.

Anónimo 14 abr. 2016 19:06:00

Muy acertada tu opinión, coincidido contigo.
Ahora que nos quiten lo bailao

CAR 14 abr. 2016 20:44:00

Bendito Seas Ennio.

Dudaban que el Atlético jugaba bien al futbol.

Ningún equipo llegaría a estas cotas si no fuera de los mejores del mundo en calidad técnica, táctica y físicamente.

De hecho, dia a dia me dio cuenta que el equipo esta hecho para llegar hasta la final y ganarla. Miren su trayectoria. Vamos increiblemente de menos a mas.

Enhorabuena.

CAR

Juan 15 abr. 2016 2:33:00


Soberbia entrada, Ennio. Como te he escrito hace unas horas, lo mejor que he leído del partido.

Comparto lo que dijo anoche Filipe, aquello de que el ambiente vivido ayer, fue el mejor que recuerda, llegando a superar a la noche de hace dos años -que pensaba que era insuperable...-

Cuando encaré la kilometrada de vuelta a casa, me acordé, entre otras muchas cosas, de este blog, de ti, de quienes se asoman por aquí con cierta frecuencia: Magerit, Jesús, amigos míos que te leen, aunque no den el paso de escribir... Así que te agradezco especialmente que de vez en cuando sigas escribiendo porque captas y expresas sensaciones que los cronistas oficiales, no aprecian.

Eso, y la crítica futbolística, con la que suelo estar de acuerdo.
Sé que individualizar cuando se habla de un EQUIPO, y nuestro Atleti es el mejor del mundo en eso, es injusto y más en un partido como el de ayer. Pero no me perdonaría no acordarme de Gabi. Intervino en el primer gol cortando el balón, y evitó casi bajo palos el gol de Piqué. Me da igual que sea el que más kilómetros recorre de la competición, o el que más balones corta en la Liga en campo contrario... Es que me gusta cómo es, coño. Acaba el partido y dice que "sí, que es mano" (¿Cuántos jugadores hacen eso?), le preguntan hace unas semanas que por qué no son tan buenos como FCB o RM, y responde que porque por muy buenos que sean sus compañeros, ninguno es como Messi o el otro... Es tal cual.
Gabi, Godín, Juanfran, Torres y Koke, el "zócolo duro" que creo emplea Simeone. Ellos cinco y Manitú, como máximos exponentes del fútbol en el que creemos los atléticos. El sentimiento de pertenencia por encima del color del dinero, del pan y del circo. Disfrutemos.

Ennio Sotanaz 15 abr. 2016 10:21:00

Muchas gracias a todos. Un placer leeros.

Jorge Martín, eso mismo es lo que quería decir en una de las partes del post. Que no me valen los cuentos de la fe y de los huevos. Que este equipo juega MUY bien al fútbol.

Juan, para mí creo que fue también la noche con mejor ambiente que recuerdo. Es difícil comparar este tipo de cosas pero por alguna razón tuvo algo de especial. No sé el qué.

Abrazos,