Nubes negras

Cinco minutos antes de que empezase el Atleti-Celta todo era ilusión. La batalla del Camp Nou, ese partido en el que los de Simeone habían tirado de casta y juego para sucumbir ante un mohíno gigante blaugrana (y el imaginativo arbitraje de La Mejor Liga del Mundo), había dejado las mejores sensaciones en la parroquia rojiblanca. Los jugadores eran todo espíritu y pundonor. Atrás quedaban las nubes negras del pasado. O no. Poco más de una hora después, a falta diez minutos para terminar el partido, el panorama era antagónico. La histeria volvía a reinar en el coliseo rojiblanco. Un nuevo penalti al larguero, ocasiones de libro falladas, el Celta de Vigo acababa de marcar su segundo gol, la Real Sociedad nos pasaba en la clasificación y el Sevilla se marchaba a siete puntos. Gritos e insultos volvían a decorar la noche madrileña. Los jugadores eran morralla y al parecer, porque hay que tener valor para decirlo, no tenían “cojones”. La nube negra estaba otra vez sobre la azotea del corazón colchonero. Literal y metafóricamente. O no, porque diez minutos más tarde el Atleti había remontado el marcador y ganaba el partido. 

Imbuidos por ese circo mediático que decimos no consumir pero del que asimilamos sus principios y sus modos, la afición colchonero se estruja la cabeza por encontrar un remedió mágico a sus males. Una solución rápida y homeopática que, con una simple toma y sin levantarnos del sofá, arregle todos nuestros problemas. Todo hay que simplificarlo. Todo es una cuestión de cara o cruz. De ser Dios o demonio. Nadie parece reparar en que, aparte de ser absurdo, de esa manera estamos entrando en una especie de esquizofrenia absurda que nos va a destrozar. 

El Atleti no está bien. Seamos claros. No lo estaba antes de jugar contra el Barça, ni después, ni cuando faltaban diez minutos para terminar su partido contra el Celta, ni lo está ahora mismo. Pero una cosa es que no te salgan las cosas y otra que no quieras que te salgan. El Atleti no es un desastre en la dirección ni una colección de jugadores acomodados que no ofrecen todo lo que tienen. Es más, me ofende la mera insinuación de esta última afirmación. Me ofende escuchárselo al histérico que tengo sentado detrás en la grada y a tantos otros histéricos, del mismo estilo, que pululan por el cada vez más difuso universo colchonero. 

El Atleti ha cometido errores de planificación y seguramente está pagando cara esa grieta en la coraza que le protegía de las alimañas mediáticas y por la que se han colado ciertas críticas (discutibles) al “estilo de juego” que le han hecho dudar. Es verdad también que, por las razones que sean, hay jugadores lejos de su mejor versión pero no es menos cierto que no les sale nada. Todo eso, unido a la histeria colectiva, genera que un nivel de ansiedad en la plantilla que es muy difícil de gestionar.

Pero es que insisto, no sale nada. El Atleti lleva dos años fallando con el delantero centro (pieza clave en el esquema Simeone) pero, salvo para los gurús del análisis a posteriori, era algo difícil de prever. Jackson, a mí al menos, me parecía una opción solvente que acabó siendo un fiasco. Gameiro, internacional francés, fue la revolución de la Liga pasada. Hoy parece un señor asustado al que lo han puesto a jugar sin que lo supiera. No me gustó su fichaje desde el principio pero nadie podía esperar un resultado tan pobre. El plan era jugar con Augusto en el mediocentro defensivo (pieza clave en el esquema Simeone), alternándose con Tiago en partidos clave pero ambos se lesionan. Los rivales son cada vez mejores y juegan contra el Atleti como si fuese el partido de su vida. De hecho, lo es. A Oblak se le sale el hombro en el peor momento. Giménez se lesiona también cuando parecía volver a ser el que era. Saúl se lesiona cuando mejor estaba y tampoco vuelve a su mejor versión. Carrasco tres cuartos de lo mismo. Gaitán no terminar de superar la melancolía. Se sigue llegando a puerta contraria pero no se mete un gol ni queriendo. Para colmo todo el mundo empieza a fallar penaltis. La ansiedad crece y crece mientras los colchoneros posmodernos (alguno con más años que matusalén) se dedican a remar en dirección contraria cuestionando la premisa, chillando, abrazándose a una especie de futurología tramposa e insultando a diestro y siniestro. “Exigiendo” algo que todavía no me ha quedado muy claro el qué es. 

Ayer, en una metáfora deliciosa, muchos histéricos se marcharon del estadio cuando el equipo gallego marcó su segundo gol. Lo hicieron refunfuñando y echando pestes. Quedaban diez minutos, el Atleti parecía muerto, hacía frío y la lluvia no dejaba de caer sobre la grada del Calderón. Es lo que haría el prototipo de aficionado que maneja Tebas. Irse. Todo era incómodo. Pero allí, como siempre, nos quedamos los aficionados del Atlético de Madrid. ¿Sabíamos lo que iba a pasar? No, pero teníamos que aplaudir a nuestro equipo. 

Rogaría a los aludidos en esta pequeña anécdota que, en lo que queda de temporada, sigan interpretando exactamente el mismo papel que ayer. Los histéricos marchándose a su casa cuando llueve, los aficionados apoyando a su equipo y los jugadores engrandeciendo el escudo otra vez. Como sólo ellos saben hacer. 


@enniosotanaz

PD. El Celta es un equipo fantástico. Me declaro muy fan de Berizzo.


(Foto sacada de www.colchonero.com)


10 comments

Juan 14 feb. 2017 3:30:00

Es inevitable sufrir a esta gente, Ennio. Yo voy por libre, y empiezo a ser optmista. No sé bien por qué. Me alegró muchísimo la victoria de ayer.

Gracias por seguir escribiendo. Al Molinón a por todas!
Juan

Jesus M 14 feb. 2017 10:08:00

Grande Don Ennio.
Sigo pensando que peor, tal como has escrito y tambien pienso, no podemos estar, nos crecen los enanos en el paritorio, pero si a pesar de todo segumos vivos,,, yo creo que esto solo puede ir a mejor el resto de temporada.
Nada se nos da mejor como que nos den por muertos.

MasquenuncaFORZAATLETI¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

jESUS

José Luis 14 feb. 2017 10:22:00

A mi es que los que vais repartiendo carnets de buen atlético me producís el mayor de los ascos.
Los viejos aficionados histéricos, como tú nos llamas, que llevamos 20 años abonados, tenemos todo el derecho del mundo a criticar lo que no nos gusta; desde el cambio del escudo hasta el mal juego del equipo, teniendo en cuenta la gran inversión que se ha hecho.

Si no te gusta lo que oyes en la grada, si te sientes incómodo u ofendido, el que se tiene que levantar del asiento eres tú, y así te vas con tu superioridad moral a tomar por el culo.

Saludos y Aúpa Atleti.

P.D: me quedé hasta el último puto minuto a pesar de que estaba calado de pies a cabeza, pero no criminalizo ni señalo a los que se van del estadio. Sus motivos tendrán aunque no los comparta.

Ennio Sotanaz 14 feb. 2017 11:30:00

Gracias Juan y Jesús M. por vuestros comentarios.

José Luis, yo crítico todo lo que no me gusta. Lo puedes comprobar. Desde el cambio de escudo hasta el mal juego del equipo. En público y en privado. Si no eres capaz de entender que eso no tiene nada que ver con estar noventa minutos insultando (con expresiones muy soeces) a Gabi (y a Torres, y a Moyá y a Juanfran y a Saúl y a Carrasco y a Gameiro y todo el que pierde un balón) es que o no me explico bien o no me quieres entender.

Si no conseguimos delimitar entre nosotros la diferencia entre la crítica y el insulto, entre la decepción y la búsqueda de culpables o entre el error humano y la falta de compromiso, tengo la sensación de que nos va a ir muy mal.

Si a ti te parece que la mejor forma de sentirte colchonero es insultar en el campo a todo el que no hace lo que tú crees que hay que hacer estás en tu derecho, faltaría más. Deberías, de hecho, teorizarlo e intentar convencerme. Es lo que he intentado hacer yo con lo que opino.

Yo, que soy muy crítico, prefiero gritar el nombre de Fernando Torres (que no es precisamente santo de mi devoción y aquí mismo lo puedes comprobar) cuando falló el penalti. Prefiero gritar Atleti, Atleti cuando el Celta metió el segundo. Soy de los que se quedaron en Sevilla y Barcelona y Milan y Lisboa a aplaudir al equipo cuando acabábamos de perder. Algo que, por cierto, me hizo sentir orgulloso. Te aseguro que en todos esos momentos estaba, como mínimo, igual de enfadado que tú. Sin embargo estaba (y estoy) convencido de que eso, precisamente eso, es lo que nos distingue de otras aficiones. Lo creo de verdad y me gusta tanto que no quiero que cambie.

Un saludo y gracias por dejar tu comentario,

Anónimo 14 feb. 2017 13:29:00

D. Ennio muchas gracias por plasmar lo que muchos sentimos, también muchas gracias por la lección que le acabas de dar a Jose Luis.
Querido Jose Luis, efectivamente te hablamos desde la superioridad moral que nos permite distinguir entre tener derecho a criticar algo y faltar al respeto a unos jugadores y a un entrenador que se dejan la piel por esta camiseta. Sí, somos superiores moralmente por el único hecho de entender lo que significa ser moralmente intachable con quien lo merece, otra cosa es la prepotencia de creerse con el derecho a todo por el hecho de llevar no se cuantos años de socio, querido Jose Luis en la grada como en la vida de bien nacido es ser agradecido...y el Calderón es mi casa igual que es la tuya

Ricardo 14 feb. 2017 17:30:00

Me voy a meter donde nadie me llama...

A José Luis le sale el gilismo por las orejas, con eso de la "gran inversión" que se ha hecho. Este año, pese a que había sanción, se ha vuelto a gastar poco más que lo ingresado, pese a los ingresos extraordinarios por llegar a la final de champions. Es una mentira tantas veces repetida que al final ya nos olvidamos de rebatirla.

Luego está la piel tan fina que gasta uno que se dedica a insultar en el campo, y que defiende su derecho a hacerlo en internet, pero le molesta que se lo afeen. Carnet de atlético no sé quién los otorga, pero carnet de qué tipo de persona es cada cual sí tengo una concesión: José Luis, tú intervención te deja como alguien faltón y acomplejado (como demuestra ese argumento de la superioridad moral: si tu posición es indefendible, critica a los que te ponen en evidencia, que está muy feo eso de señalar). No sé si eres así o has tenido un momento poco acertado. A Ennio lo tengo por un tipo honesto y educado (sin conocerlo), y como tal se ha mostrado en el intercambio de pareceres. Por más que a veces se equivoque -aún me acuerdo cómo atizaba a Gabi, y varias veces se lo discutí-.

Perdón por partida doble, por meterme en disputa ajena y por entrar con actitud chulesca, pero a veces la situación lo requiere. Un saludo cordial (también para José Luis)

J.D.F 14 feb. 2017 19:07:00

Qué hermosa locura es ser de este equipo y creer en los que defienden nuestro escudo.
A mi lado se fueron dos faltos de fe en la remontada. No les juzgo. Se perdieron lo mejor, « la resurrección ». Me encanta, como a Jesús, que nos den por muertos.
Aupa Atleti !!!

P.D : Enormes en el campo ( con nuestras miserias, claro.)
INFAMES EN EL PALCO.

CAR 15 feb. 2017 9:16:00

INMEJORABLE.

DE ACUERDO EN TODO.

SALUDOS.

CAR

Antonio 15 feb. 2017 12:33:00

De acuerdo con D. Ennio, con D. Anonimo y con D. Ricardo...en total desacuerdo con D. Jose Luis, por suerte los que si creemos en este equipo plagado de hombres somos muchos más que los que no lo hacen y que además insultan...AUPA ATLETI!!

PD; D. Jose Luis estará encantado de que el último partido del Calderón lo disputen Barcelona y Alavés, o quizá me equivoco? también le parecerá supermoderno y que nos hace avanzar con los tiempos que corremos la mamarrachada del escudo....sabe que le digo que oiga un poquito más al norte hay un estadio donde el ambiente sería más de su agrado,

disculpas a todos pero no logro entender ciertas cabezas...

Anónimo 16 feb. 2017 15:09:00

esto es la historia de siempre, menos a los culpables se le atiza a todos.
La culpa de que Costa no este sera del cholo no de quien le trajo a Jackson y Gameiro(me parece bueno y mejor que el colombiano pero no es el 9 que necesitamos).
Siga escribiendo maestro, usted y uria son lectura obligatoria