Casualidades y enemigos

Hitler decía que si los judíos no hubiesen existido tendrían que habérselos inventado y ese concepto creo que refleja muy bien el estado de histerismo en el que está sumido el periodismo deportivo de nuestros días. Nada más lejos de mi intención que frivolizar con un tema mayor, créanme, pero me van a perdonar el mal gusto de la comparación y modestamente apelaré a la inteligencia del lector para aislar el concepto del contexto. Lo que Hitler quiso explicar con aquella frase es que un régimen monocolor y autoritario como el suyo necesitaba un enemigo definido que aglutinase filas y fijase objetivos. Sin fisuras. Sin matices. Existiese de verdad o no existiese. Un enemigo claro y evidente que trazase una línea divisoria entre el “nosotros” y el “ellos”. La desgracia ajena es el beneficio propio. Sus derrotas nuestros triunfos. Y así podemos seguir.

El periodismo ya no es una ciencia con una misión clara y vital dentro de la sociedad civil. Aunque sigan jugando con ese disfraz, los implicados parecen asumir sin rubor que ahora se trata únicamente de un negocio frío y aséptico que participa en un mercado agresivo y violento igual que el resto de mercados. Una guerra. Una guerra con contendientes autoritarios que, atendiendo exclusivamente a la inmensidad de los números y con la excusa de la supervivencia, han definido de forma binaria su espacio dejando fuera a las minorías o los débiles que suponen un lastre. Han trazado la línea. Nosotros y ellos. El resto o no existe o también son ellos. El enemigo. Así de sencillo. A partir de ese momento será además el único espacio posible y los matices serán tratados como signos de debilidad. La realidad es la mía o no existe. La realidad se construye y la construyo yo.

Ayer Joseba Larrañaga decía una verdad como un templo cuando en su programa de la COPE contaba que hay veces que los personajes que rodean a los jugadores hacen el trabajo de los periodistas. Lo que no tengo claro es en qué consiste ese trabajo. El locutor se refería a las torpes palabras del padre de Radamel Falcao, un señor que ni es futbolista, ni es representante y que, desconozco en qué contexto, conversaba con una emisora local colombiana. ¿Es ese el trabajo de los periodistas deportivos? ¿Preguntar a los padres de los mejores jugadores del mundo en qué equipo querían jugar sus hijos cuando eran pequeños? ¿Seleccionar sólo aquellas entrevistas de entre cualquier personaje relacionado con el fútbol que resalte sus ganas de jugar en el Real Madrid? ¿Hubiesen abierto los telediarios unas declaraciones de amor pronunciadas por el mismo sujeto a favor del Rayo Vallecano o lo que es incluso peor, a favor del equipo que le paga, el Atlético de Madrid? ¿Es entonces labor periodística hacer de gratuito gabinete de prensa de la galaxia? ¿Matizar lo evidente para que se entienda lo que hay que entender? ¿Relacionar la supercopa de Europa con el equipo de "todos" (¡el único!) aunque éste no participe? ¿Reescribir la historia desde el punto de vista del “mejor equipo del mundo”? ¿Contener la euforia del “enemigo”?

Pero entonces me acordé de la portada del diario AS el día de la supercopa de Europa. Ya saben, esa que a toda página nos informaba de la felicidad de un tal Modric el mismo día que se disputaba el importante torneo europeo. Lo entendí todo. Desde el rotativo madrileño justificaban dicha portada argumentando que era sólo para la edición nacional pero que la edición madrileña tenía otra distinta con el Atleti en portada. ¿Debo entender entonces que las noticias deportivas son distintas en Madrid y en Zamora? ¿Por qué? Al parecer las ventas de periódicos en el resto del país descienden cuando se habla del Atleti y aumentan cuando se habla del Madrid. Desde luego es un dato del que no tengo porque dudar pero, ¿qué tiene que ver eso con lo que es o no es noticia? ¿Qué tiene que ver eso con el periodismo? ¿Me están diciendo que el usuario de información lo es en función de si la noticia le gusta o no le gusta? ¿Debería interpretar por tanto que la “información” se elige a gusto del consumidor? Es decir, que la información se gestiona en función del rendimiento económico que se pueda sacar de ella ya que si no le gusta no la compra. ¿A qué me recordará esa forma tan “original” de utilizar la información para obtener beneficio?

Las declaraciones del padre de Falcao son verdad. Supongo que lo son, vamos, porque no lo sé ni me importa. Otra cosa es que sean noticia o que sean importantes. Todo es relativo, claro, pero la cosa cambia cuando llueve sobre mojado. Casualmente los tres últimos delanteros centros del Atlético de Madrid, casualmente estrellas mundiales en el equipo equivocado, han tenido un padre, un tío, un cuñado, un suegro, un representante, un vecino o un amante bandido que ha declarado a toda página que el susodicho acabaría jugando en el Real Madrid. Casualmente y en todos los casos, las explosivas declaraciones coincidían siempre con episodios de efímero éxito colchonero y/o brevísimas crisis dentro de la casa blanca. Casualmente vuelve a ocurrir con el actual delantero, casualmente otra estrella mundial en el equipo equivocado, y casualmente coincidiendo con un “efímero” éxito colchonero y/o brevísima crisis dentro de la casa “blanca”. Lo dicho, si el enemigo no existiese habría que inventárselo. Es incluso probable que ya esté ocurriendo.

7 comments

Adal 7 sept. 2012 8:21:00

No me voy a aargar en comentar este artículo: MAGNÍFICO

Ennio Sotanaz 10 sept. 2012 8:59:00

¡Muchas gracias!

Jaime 12 sept. 2012 17:55:00

Magnífico artículo. Y sobre todo, magnífico blog. Lo acabo de descubrir y me han encantado los 3 ó 4 artículos que he leido.
Yo leo y debato habitualmente en la web colchonero.com y me he permitido abrir un post recomendando tu blog, porque creo que tus artículos merecen la pena. Imagino que no te importará

Un saludo. Te seguiré leyendo

Ennio Sotanaz 14 sept. 2012 10:23:00

¡Claro que no me importa Jaime! En realidad te lo agradezco.

Bienvenido y muchas gracias. Espero verte por aquí de vez en cuando.

Un abrazo.

Airos Arecnev 16 sept. 2012 2:29:00

A mí lo que me ha extrañado es que no se guardaran la "noticia" para la semana previa al derbi, un clásico de los medios desde hace años.
En fin, a ver cuándo crean la NBA del fútbol europeo, se van, y nos dejan volver a los campos.

Airos Arecnev 16 sept. 2012 2:30:00

A mí lo que me ha extrañado es que no se guardaran la "noticia" para la semana previa al derbi, un clásico de los medios desde hace años.
En fin, a ver cuándo crean la NBA del fútbol europeo, se van, y nos dejan volver a los campos.

de la Riva 17 sept. 2012 18:59:00

Sólo recuerdo mirar los blogs después de partido y no había leído esta entrada. Poco hay que decir.

Chapeau, en la forma y en el fondo. Lo hubiese firmado yo si tuviese tu misma habilidad para expresarme, en cuanto a la prensa deportiva y en concreto este asunto del padre de Radamel.

Claro que tú has comenzado el post apelando a la inteligencia de tus lectores, mientras As y Marca apelan justo a lo contrario.

Un saludo.