Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí durante todos estos años.

Puedes encontrarme en www.enniosotanaz.com o enniosotanaz@hotmail.com

¡Un abrazo!

Respeto

At. Madrid 2 - Real Zaragoza 0

Hace unos meses, cuando el inquilino del banquillo del primer equipo era, por así decirlo, de otro tipo, el Atlético de Madrid era simplemente un equipo más. Una visita del Atleti a cualquier estadio era un partido interesante por el historial del equipo madrileño pero deportivamente era una oportunidad asequible para el rival. Otra. Un rival asequible y un partido disputado. Una visita al Calderón era también una oportunidad preciosa e igualmente señalada en el calendario para sacar 3 puntos a domicilio. El discurso cobarde de esos entrenadores que arrastraban nuestro escudo por los campos de Dios era lo suficientemente ambiguo como para proteger el “buen hacer” del director técnico sin arriesgar demasiado. Sin que nadie dentro ni fuera del club reparase en esas cosas, los responsables deportivos del equipo madrileño despedazaban así el legado del club en un discurso miedoso y rastrero que trataba de equiparar al tercer equipo en títulos de este país con cualquier otro equipo de la tabla. Fuera el que fuera. Sin desmerecer a nadie, esto era tan injusto como falso. Pero ese discurso calaba en la plantilla pusilánime y acomodaticia que defendía el escudo del oso y el madroño y también, lo que es peor, calaba en el rival. Hoy el Celta de Vigo, ese equipo que maravilla a propios y extraños por su juego alegre y desenfadado, viene al Calderón y se cierra en su área cambiando su forma de jugar. Hoy el Zaragoza viene a jugar a Madrid y su entrenador reconoce que lo tiene muy difícil. Que se se enfrenta a un equipo áspero y difícil que te va a dejar pocas oportunidades. Hoy el Atlético de Madrid es un equipo que impone respeto. Un respeto que empezó a ganarse con el discurso sensato y humilde pero también valiente de su entrenador y se terminó de concretar cuando todos y cada uno de los integrantes de este equipo finalmente se lo creyó. Me alegra comprobar que aquellos inventores del fútbol que trataban de vulgarizar al Atleti no tenían razón. Me alegra que hoy estén lejos. 

El partido contra el Zaragoza podría resumirse como plácido o de trámite pero tiene más lecturas. Hoy hemos vuelto a comprobar la eficiente ambición de un equipo que se sabe poderoso y la tranquilidad con la que han aprendido a manejar los partidos. En el primer minuto el Atleti ya había tenido dos ocasiones de gol. Los rojiblancos salieron avasallando frente a un Zaragoza que se encerraba en su área tratando de achicar balones y voluntades. Los madrileños, acunados por la batuta de un Tiago que volvía hoy a ser ese mediocentro de calidad que muchos vimos años atrás (aunque me temo que sólo tiene 60 minutos por partido), abrían el campo, principalmente por la izquierda, desarbolando a los maños con velocidad y gusto por la pelota. Un magnífico pase del luso es desaprovechado por Falcao que se escora demasiado antes de rematar. El Atleti llegaba mucho y fácil pero el gol apareció a balón parado. Córner que saca Gabi y que Tiago remata a puerta no sin cierta ayuda de un Roberto, el cancerbero zaragozano, que no estuvo especialmente afortunado. El gol ponía las cosas en su sitio y amortiguaba esa tendencia natural del aficionado colchonero por aventurar la catástrofe.

Afortunadamente este renacido Atleti no da tregua. Siguió manejando el balón y el partido sin que el rival tuviese la oportunidad de tomar protagonismo. Tampoco sé si estaba preparado para ello. El Zaragoza, a imagen y semejanza de su entrenador, es un equipo entrenado para defender y rezar a los astros. Es de esa escuela de fútbol caduco que vive de espaldas al balón y que por tanto tiene problemas cuando tiene que tenerlo. Hoy ha sido así. Apenas ha inquietado a un Atleti que parecía sobrado en todas las facetas. Si quedaba alguna duda de quien ganaría el partido estas se disiparon con la enésima diablura del turco Turan, que con mucha inteligencia desbordó por la izquierda para recibir la falta dentro del área y permitir a Falcao reventar el balón desde el punto de penalti y seguir aumentando la leyenda. 

La segunda parte fue tan placentera como aburrida. El Zaragoza trató de dar un pequeño paso adelante pero fue meramente testimonial. El Atleti seguía robando y llegando con facilidad, en ocasiones incluso permitiendo cierto recreo en los jugadores que no creo que sea del agrado del Cholo Simeone. Falcao, más fallón y egoísta que otra veces, pudo aumentar el marcador al igual que pudo hacerlo Turan o un nuevamente activo Diego Costa que volvió a hacer un buen partido, pero las cosas se quedaron como estaban. 

El Atleti finaliza la primera vuelta con unos números de líder en una liga decente. La campaña de invierno que han hecho los de Simeone es para enmarcar y presiento que nos remitiremos a ella muchas veces en el futuro como un claro ejemplo de que si se quiere se puede. Enseguida comenzamos una prometedora segunda vuelta que tiene que confirmar el buen hacer y que debe servir para sellar el gran ejercicio de transformación que está construyendo el argentino, no sólo a nivel deportivo sino también espiritual. Larga vida a la solvencia.

5 comments

Anónimo 14 ene. 2013 11:45:00

Algunos podrán decir que no jugamos bien (yo en algunos partidos lo he dicho), que algunos partidos son aburridos y cuantas cosas mas se quieran, para no valorar el trabajo de nuestro entrenador, pero no recuerdo desde cuando no veía un partido donde no tuviésemos en ningún momento sensación de palmar y esta temporada ha habido varios. Y eso señores no es por casualidad, es un buen trabajo por parte de Cholo.
Ayer, la primer parte fue un baño al Zaragoza, por juego, por presión y sobre todo por ganas, por ganas de ganar. 2-0 y el partido resuelto,pero aun así no se descompuso en toda la segunda parte (todavía me acuerdo de ese 1-0 y a cambiar, todos metidos a atrás a 5 metros del portero hasta que nos empataban o perdíamos).
Me encantó Tiago, ojalá siga haciendo partidos como el de ayer, nos vendrá de lujo para jugar las distintas competiciones.
Un saludo. Borch.

magerit 15 ene. 2013 1:29:00

Un viejo conocido, al cual respetaba mucho por sus conocimientos deportivos, me dijo hace bastantes años, que, "un buen entrenador no hace bueno a un mal equipo, pero uno malo puede hacer vulgar al mejor". Yo le dije que no le entendía, ya que por aquel tiempo, se decía que al Madrid de Distéfano, Puskas, Gento, etc., le podía dirigir cualquiera, pero él insistió, no te engañes, el fútbol en un deporte colectivo, al igual que una orquesta y como la orquesta puede estar compuesta por grandes figuras, que en determinados momentos brillen sus solistas, pero al final su calidad estará limitada al nivel de su director.

Nunca me han fallado esos razonamientos y pienso que se le pueden aplicar perfectamente al Atleti, en los últimos diez años hemos visto brillar a solistas como Torres, Agüero, Forlán, etc., pero el equipo fracasaba año tras año, y parecía que la plantilla era tan vulgar como los resultados, pero con la llegada del Cholo, con su calidad como entrenador y su decisión de sacar el 100% de cada componente de la plantilla, ha conseguido devolver al club y a su plantilla el valor que realmente tiene.

Felicidades Atleti y felicidades atléticos, por fin hemos encontrado el entrenador que merecemos y necesitamos.

¿Será posible que algún día también encontremos la directiva que merecemos y necesitamos?.

Saludos

Ennio Sotanaz 15 ene. 2013 9:28:00

Estamos de acuerdo básicamente.

En lo que respecta al entrenador yo sin embargo tengo otra teoría. Creo que durante décadas efectivamente fue algo secundario y más allá de cumplir el expediente en cuanto a preparación física y el mínimo rigor táctico los partidos eran de los jugadores y los entrenadores tenían una influencia menor. Eso empezó a cambiar en los años 80 con la importancia del físico, la preparación física, las defensas agrupadas, el juego a balón parado y la búsqueda por experimentar con las posibilidades tácticas,… hasta la actualidad en que el entrenador es una pieza más que fundamental. Se ha llegado a la posición inversa en la que los jugadores inventan poco y se sienten piezas del ajedrez manejadas por una mente con todo el poder que es el entrenador. No es que me guste o me deje de gustar. Es que creo que es así. El Atleti es un buen ejemplo. Plantillas iguales o mejores que la actual nunca han sido verdaderamente un equipo y ni siquiera competitivas en manos de entrenadores mediocres. Jugadores que son estrellas en equipos bien hechos y bien entrenados se convierten en fracasos cuando van a equipos anárquicos o con dudas.

Abrazos,

Anónimo 17 ene. 2013 2:10:00

Yo solo quiero que esto conyinue porque es precioso poder tener la oportunidad de creer en un proyecto serio, se gane o se pierda. Se lee por ahí que simeone esta empezando a plantear estos términos a la directiva en aras de ru renovación, dejar de ser equipo trampolín. Que las individualidades quieran venir a jugar aquí, para quedarse.

En otro orden de cosas, hablabamos de que falta un creador, intente hacer un comentario hace un par de post per creo que se debió de quedar por el camino, ya parece claro que el fichaje de Leo Baptistao es un hecho, ¿Qué os parece? Creo que si encaja bien con el estilo de simeone ese chico nos puede dar muchas tardes de gloria, le he visto jugar todos los partidos en el rayo y tiene cualidades en la creación muy grandes, creo que tiene mucho potencial y que si se siente importante puede ser una pieza fundamental. A mi , personalmente y hasta que vea otra cosa me gusta, y mucho.

Un saludo a todos y mañana a por el Betis.

Alfonso

Ennio Sotanaz 17 ene. 2013 14:49:00

Me gusta Baptistao Alfonso, pero no me gusta nada especular. Odios los rumores de fichaje y no suelo hacer castillos en el aire sobre lo que podría y no podría ser. Me repugna que los periodistas desmantelen mi equipo con sus cantos de sirena y esas ansias infinitas por destrozar a los demás para que su mierda huela menos así que no quiero entrar en ese juego. Ni para mí ni para los demás.

Baptistao en el Rayo me parece un gran jugador y lo estoy disfrutando mucho. Rápido, listo, con recursos y ese punto de personalidad e ingenio que se adivina en los jugadores diferentes. El problema (en realidad no lo es tal) es que juega en un equipo en fase optimista, sin presión y con un sistema alegre y desenfadado que viene como anillo al dedo a sus características. Me surgen dos dudas respecto a su futuro. Que es la primera temporada real de un jugador que viene de una terrible lesión (siempre es una incógnita lo que pueda pasar) y que está por ver como se podría adaptar a sistemas más cerrados en los que se le exija mayor compromiso táctico.

Abrazos,