Objetivo evidente

At. Madrid 3 - Valencia 0

El cronómetro rondaba el minuto 90 y el marcador señalaba un contundente 3-0. Los signos de cansancio eran evidentes tras librarse esa batalla del segundo tiempo en la que el Atleti había pasado por encima del Valencia, quedándose en lo más alto de la tabla y empatado a puntos con el FC Barcelona. Sería natural que hubiesen aparecido entonces los primeros signos de relajación pero la realidad es que no aparecieron. Los jugadores reclamaban velocidad a los recogepelotas a la hora de devolver el balón y en el banquillo se podía observar la figura de Simeone requiriendo, con pasión, un cuarto gol que hubiese colocado al Atleti en el primer puesto de la clasificación. Una mera anécdota sin valor, cuando todos sabemos que los empates en liga de deciden por el computo particular entre los equipos empatados. Una anécdota que sin embargo está cargada de mensaje y de valor simbólico. El de la ambición desmedida que ha inculcado a equipo y club el entrenador. El de la entrega absoluta a la causa y el del convencimiento pleno de que no hay tiempo para bajar el pistón. Que sólo desde el esfuerzo extremo y el trabajo, sin especulación, llegan los resultados. El periodismo ilustrado vio también la imagen pero ellos, confundidos por ese grano en el culo que les ha salido para alimentar el duopolio mediático, lo interpretaron, como siempre, a su manera. Para los notarios de la realidad la imagen de Simeone era una prueba “inequívoca” de que eso del “partido a partido” es una filfa y que el Cholo quiere ganar la liga. A ver, señores periodistas, ¿Cuándo ha dicho Simeone que no quiera ganar la liga? ¡¡Por supuesto que quieren ganarla!! Es que la pregunta nunca ha sido esa. Las preguntas, cocinadas siempre desde el punto de vista de ese supuesto aficionado “típico” y artificial que ustedes han fabricado, son bastante más sibilinas y únicamente tienen la intención de desestabilizar. A ustedes, señores periodistas de éxito, les importa una mierda analizar con rigor el discurso de Simeone por la simple razón de que no encaja en su guión ya establecido y su colección de platos precocinados que es lo único que saben vender desde hace ya demasiado tiempo. Si ustedes le preguntan a Simeone (o a cualquiera de sus jugadores o a mí) si son candidatos a ganar liga le contestarán (le contestaré) que el reto, a día de hoy, por lógica, es ganar el siguiente partido. Contestar otra cosa sería en el mejor de los casos una estupidez. Pero si ustedes le preguntaran a Simeone (o a cualquiera de sus jugadores o a mí) si quieren ganar la liga, le contestarían (le contestaría) que sí. Sin dudarlo. Si no son capaces de ver la compatibilidad en todo esto es que su problema de capacidad es incluso peor de lo que parece.

El enésimo partido del Atleti en el Calderón resuelto con goleada tuvo sin embargo truco. No fue precisamente fácil. Aterrizaba en el Manzanares un equipo al que hacía varios años que no se ganaba en liga. Ni dentro ni fuera del propio estadio. Lo digo porque últimamente, incluso en el Atleti, tendemos a olvidarnos muy pronto de las cosas. El Valencia es un histórico en horas bajas que atraviesa un episodio de terror, de esos que a nosotros nos son tan familiares. Con una plantilla menguada con respecto a otros cursos pero aun así, objetivamente, una de las mejores de primera división. También con uno de esos entrenadores crecidos, cuya obsesión por correr más de la cuenta y merendarse la cena le han perjudicado convenientemente. Pero el conjunto levantino salió bien al césped. Conscientes del nivel del partido, asumiendo su papel de no favorito, optó por construir el futuro a partir del rigor táctico, la intensidad y sabiendo que dejar pasar el tiempo con 0-0 corría a su favor. Y lo hizo. De hecho durante varios minutos tuvieron el balón y metieron al Atleti muy cerca de su área. Sin profundidad de cara al gol pero jugando bien, ocupando bien el campo y tapando perfectamente al rival. El Atleti consiguió recuperar el balón relativamente rápido pero no era capaz de hincar el diente al bien estructurado equipo che. Un equipo, el valenciano, que acumulaba jugadores en el centro del campo y obligaba a los colchoneros a sobre elaborar las jugadas hasta perderse en filigranas estériles. También fueron muy hábiles de los de Djukic para parar el ritmo del partido cada vez que los colchoneros intentaban acelerar. Apenas hubo ocasiones en toda la primera parte en la que el equipo levantino salió reforzado y los de Simeone no atinaban con la forma de abrir el partido y llevar el juego a su terreno.

Pero la segunda parte fue diferente. Simeone había visto que el Atleti, en su intento desesperado por marcar, había estirado demasiado las líneas y estaban jugando muy separados. Fue la primera receta mágica que hizo cambiar las cosas. La segunda fue la de aplicar un poco más de intensidad. Recurriendo entonces a la marca de la casa, equipo junto y ritmo, los rojiblancos se dedicaron a jugar casi exclusivamente en campo contrario, a abrir el campo por las bandas, a estar mucho más activos arriba y a empezar a llegar con peligro. También empezó el recital de Diego Costa, un jugador superlativo que sin dejar de hacer lo que ya antes hacía bien, incorpora cada día nuevos recursos a su repertorio. Está de dulce y a estas alturas, por méritos propios, es ya un delantero de talla mundial. Tremendo jugador. Y como no, suyo fue el primer gol. Simplemente recogiendo un balón en el centro del campo, llevándolo en eslalon vertical hasta el área y empalándolo para, casi sin ángulo, meterlo en la red (con ayuda del portero rival, para mi gusto).

Todos sabíamos que en cuanto el Valencia, un equipo muy tocado anímicamente y con grandes dudas en sus propias posibilidades, recibiese el primer gol se acababa el partido y así fue. Afortunadamente éste llego avanzada la segunda parte porque de otra manera, estando además como está el Atleti, el resultado podría haber sido de escándalo. Más todavía. Simeone decidió enseguida sustituir a Villa por Raúl García. Solamente a través de ese respeto reverencial que el Cholo tiene por los códigos de vestuario se puede explicar que el navarro no sea titular a estas alturas y si lo sea Villa. El Güaje no está. No creo que sea un tema físico (se le ve bien) sino de chispa. De inspiración. No está. No se va de nadie y no le sale nada. Creo que merece un poco de banquillo y creo además que le vendría bien. En el otro lado está Raúl García. En estado de gracia. Nada más salir aprovechó un rechace en el área para hacer el segundo. El tercer gol vino de nuevo de la mano de Diego Costa que seguía en su empresa personal por demostrarle al mundo lo que es. Primero marró un penalti que pareció haberlo dejado tocado como si su error le privara al Atleti de ganar la Copa de Europa. Es tremenda la ambición que tienen hoy en día los jugadores que llevan la camiseta del Club Atlético de Madrid. Pero el hispano-brasileño siguió intentándolo hasta que llegó un segundo penalti. Simeone dijo que lo lanzara Raúl García pero los jugadores, haciendo gala de esa comunión verdadera, esa fortaleza anímica que les hace ser equipo por encima de jugadores, decidieron que era Diego Costa el que tenía que lanzarlo. Y lo hizo. Y metió el 3-0. Y el equipo salió reforzado.

Suma y sigue. A falta de tres jornadas para terminar la primera vuelta seguimos en lo más alto con las señas de identidad intactas y dando una imagen de poderío y seriedad que me hace sentirme muy orgullosos de mi equipo. Por supuesto que queremos ganar la liga pero el objetivo es evidente: partido a partido.

4 comments

Ricardo 16 dic. 2013 14:19:00

No sabía lo de que Simeone señaló a García como lanzador... y me sorprende que antes no estuviese Gabi en esa jerarquía de lanzadores. Pero me encantó el gesto de animar a Costa a lanzarlo, no por una cuestión de mérito individual (igualar al inigualable CRetino) sino porque el bloque quiere a Costa a tope, y el último penalti que lanzó también lo había fallado.

Villa ha perdido lo que Raúl ha encontrado, la oportunidad, la concreción: el gol. Pero anoche concretamente no lució en la primera parte igual que no lució nadie. Turan estuvo irrelevante, Koke espeso... fue el entramado defensivo valencianista y la escasa definición nuestra (esos pases absurdos en el borde del área... ¡tiren de una vez!) los que marcaron el desempeño de Villa, más que Villa el causante de la espesura.

En cualquier caso, ahora mismo Villa no nos hace mucha falta, podemos tirar sin él. Cuando Villa demostrará si fue un acierto o relativo fracaso ficharlo será en el último tercio de temporada, cuando se decidan las cosas. Yo a Villa lo quiero para jugar en Milán, o para medirme a al Barcelona en nuestro estadio en unas pocas semanas. Ahí es donde tiene que aportar experiencia, competitividad y demostrar si sigue siendo alguien en el fútbol mundial.

Edupum 16 dic. 2013 21:11:00

Brutal Ennio, no se que tienen los partidos contra el Valencia que sacan lo mejor de tu prosa. Fantástica crónica, memorable explicación de lo que realmente propone Simeone y malinterpreta la prensa... y genial comentario respecto a la poca memoria que tiene parte de la afición (hoy, tras el sorteo de champions, ya escuché a algunos comparando al Milán con el Don Benito). 100% de acuerdo en todo, chapeau!
Un saludo a todos y aupa atleti

Ennio Sotanaz 17 dic. 2013 9:44:00

Ricardo, he vistos todos los partidos del Atleti en lo que va de temporada y para mí Villa es, con diferencia, el jugador con peor rendimiento. Juega por el crédito que tiene y porque Simeone sabe que en algún momento lo va a tener que necesitar (ahora mismo su concurso es irrelevante) y confía en recuperarlo. Yo reconozco que no soy tan optimista.

Muchas gracias Edupum. A mí también me repugna sobremanera escuchar colchoneros desubicados ladrando estupideces con modos y formas extraídas de las más pestilentes cloacas nocturnas (tipo Punto Pelota y sucedáneos, ya me entiende). Hay que ser muy cretino para ponerse ahora a fanfarronear. Si reclamo respeto para el Austria de Viena, razón de más para exigírselo al AC Milan.

Un saludo,

cdelrui 17 dic. 2013 12:04:00

El respeto por el rival, el trabajo, el esfuerzo, la ambición, el compañerismo, la disciplina...cualidades todas de un EQUIPO como hacía mucho que no veía.
No se lo que durará, estando el club en las manos que está, pero desde luego, estoy disfrutando como un enano. Y lo que queda...

Buenos dias.