Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí durante todos estos años.

Puedes encontrarme en www.enniosotanaz.com o enniosotanaz@hotmail.com

¡Un abrazo!

Ecosistema

At. Madrid 1 - RCD Español 0

El funcionamiento del fútbol es bastante parecido al de cualquier ecosistema. En contra de lo que pudiera parecer, si uno tuviese la poca inteligencia de dejarse llevar por las reglas baratas y simplificadas que imponen los medios de comunicación, ni es algo binario, ni es sencillo de entender ni es sólo cosa de dos. Una cosa es que todo este montado para que el beneficio, las loas y los euros, se repartan escrupulosamente entre Real Madrid y Barcelona (que es así) y otra que el fútbol, como deporte, como competición o como fenómenos social, sea tan sumamente mediocre que se pueda explicar simplemente con una moneda que cae de cara o de cruz. No lo es. A la espalda de los focos conviven cientos de formas de jugar, cientos de objetivos distintos, cientos de formas diferentes en las que encontrar alegría y cientos de desgracias de diferente pelaje. Ahí está la esencia del fútbol  y no en peinados de fantasía, en circenses celebraciones ofensivas, en peleas mediáticas por ver quién la tiene más grande, en lavados de cara para pateadores de cabezas con madre compungida, o en luchas denodadas por robar jugadores que tengan la “desgracia” de corretear fuera de la galaxia.

En ese contexto sobreviven también tipos como Javier Aguirre, uno de esos entrenadores (no es el único) que conocedor de este complejo sistema, tira de inteligencia callejera para fundamentar su fútbol en una suerte de discreto elemento parásito, que con habilidad picaresca vive de los demás. Haciéndose fuerte en los márgenes del reglamento. Su fútbol, conocido muy bien por la ribera del Manzanares (desgraciadamente), vive detrás de las fuerzas motrices que mueven el sistema. Nunca sale a conseguir ningún objetivo concreto sino que, agazapado en la sombra, espera a roer cualquier cosa de valor que caiga en la batalla. Aguirre nunca sale a ganar un partido. Él sale a sobrevivir. A mantenerse agarrado al palo cuando sopla el viento. A esperar a que los otros pierdan. Las premisas son sencillas: total desprecio por el balón y prohibido construir. El equipo debe jugar muy junto y compacto para llevar a cabo su principal misión que consiste en asesinar al ritmo. Acabar con el fútbol y su despreciable necesidad de continuidad. Rompiendo las intenciones del rival. Preferiblemente siguiendo las propias reglas pero recurriendo a otras posibilidades si fuese menester. En ese caldo de cultivo, el jugador debe estar pendiente siempre del error del rival porque ahí está la clave y para lo que el equipo está entrenado. Aguirre gana sólo cuando los demás pierden. Una forma de entender el fútbol que, lejos de lo que alguno piensa, no es una cuestión de jugadores ni de presupuesto. Es filosofía de vida. Aguirre jugó de esa forma como un equipo formado por los mejores Maxi, Simao, Forlán y Agüero. Demoledor. El juego de Aguirre no funciona para intentar ganar títulos o éxitos en los que sólo puede quedar el mejor. Sirve exclusivamente para éxitos menores en los que no gana el mejor sino el menos malo. Y por cierto, para ese puñado de aficionados de simplificada mente y que sólo distingue entre jugar como el Barça o jugar al contrataque, cualquier parecido entre lo que hace Aguirre y lo que hace Simeone es mera coincidencia.

Por cosas como lo descrito anteriormente el partido contra el Español fue muy complicado. Los periquitos salieron con las premisas de su entrenador grabadas a fuego y con el nivel de intensidad suficiente como para no sentirse superados en esa faceta por su rival. Olvidándose del balón, depreciando la construcción de juego y rompiendo cualquier atisbo de circulación propia o ajena. Y es una pena porque creo que el Español tiene mejor plantilla de lo que su entrenador desearía. Lo demostró al final del partido, cuando liberado de las cerril armadura de Aguirre, el equipo decidió tratar de ganar el partido jugando. La primera parte fue sin embargo una coraza pétrea que rompía el ritmo de un Atleti bien plantado, con buenas ideas, con ganas y sentido que sin embargo se tropezaba con la rocosidad del rival. Bueno y con el árbitro, que siguiendo la consigna de las últimas semanas, volvió a ofrecer un gran ejemplo de cómo perjudicar claramente a un equipo sin que se note demasiado. Tarjetas que no aparecen y que provocan el juego al límite del rival, constantes rupturas del ritmo (también) que desquiciaban a los locales, diferencias de criterio, faltitas que no veo… pero claro, el Atleti juega y llega al área y Diego Costa puede fácilmente ser pateado dentro del área. No pasa nada. No se pita el penalti y punto. Total, ¿quién se va a enterar? Salvo estas "minucias" y un par de remates de cabeza de Villa, la primera parte acabó sin pena ni gloria.

La segunda parte apuntaba por los mismos derroteros pero tras diez minutos de “más de lo mismo” apareció la magia. Gran giro de Villa en zona de tres cuartos que consigue colocar un pase al hueco para Diego Costa que, aguantando las tarascadas e intentos de desequilibrio del rival, fue capaz de encarar la portería y marcar con la zurda. 1-0. En esa tesitura el Español se vio perdido. Incapaz de ir a por el partido, no sabía cómo atacar a un Atleti que, liberado de la necesidad de ir desaforadamente a por el partido, se dedicó a fijar las líneas y minimizar la necesidad de riesgo. Así que fueron pasando los minutos sin pena ni gloria y con muy poco que contar. Los de Aguirre tiraban desde 50 metros y el Atleti llegaba de vez en cuando en contrataques que no eran tales porque el Español rara vez atacaba con más de dos o tres efectivos. Aun así, Costa pudo marcar en una soberbia jugada personal en la que se fue de todos y falló delante de la portería por puro agotamiento. Sólo a falta de quince minutos el cuadro periquito decidió quitarse el corsé y jugar el balón en campo contrario. Fue cuando vimos que lo saben hacer. Metieron al Atleti en su área y consiguieron que los locales acabaran pidiendo la hora. Más cuando un brutal rodillazo de Cordoba a Courtois dejó KO al belga para aparecer completamente ido en las siguientes jugadas. Dando la sensación de que cualquier tiro de los catalanes sería imposible de atajar. No ocurrió así.


Tres nuevos puntos que dejan al Atleti en el mismo lugar en el que estaba. En lo más alto, a tres puntos de la cabeza en vísperas de un Madrid-Barça. No esperen encontrar esa lectura sin embargo en ningún medio de comunicación profesional. Faltan diez jornadas, es decir, estamos ese último tercio de liga del que siempre hablaba Don Luis Aragonés. Ya es oficial, la campaña del Atlético de Madrid, ocurra lo que ocurra, ha sido un éxito. Olvídense de lo que cuenta el telediario o esos señores tan ordinarios que ladran por las noches en la televisión. Piensen que a efectos mediáticos vivimos en Corea del Norte. Sólo existe una verdad y el pueblo hace bailes al unísono repitiendo lo que dice el elegido. El Atleti es ahora mismo un equipo respetado y admirado por los medios de comunicación de todo el mundo… menos los españoles. Echen un vistazo ahí fuera y verán que no les miento. Es reconfortante hacerlo. 

7 comments

Anónimo 17 mar. 2014 12:33:00

Buenas Don Ennio, esperaba y esperaba su crónica como agua de Mayo.
Me quito el sombrero, una vez más con lo que nos cuenta.
Javier Aguirre es uno de esos entrenadores ( como también lo es el maldito Claudio Ranieri ) que viven del famoso dicho "cría buena fama y échate a dormir", ellos con decir en rueda de prensa despues de palmar una vez mas... la culpa es solo mía... estamos jodidos por la derrota... no he sabido moivar a los chicos... etc etc etc, pero luego a trincar la pasta un año más y a esperar el equipo gilipollas de turno que me fiche el proximos año, que es que soy muy majo y caigo de pt madre a los juntaletras del matrix.
Hace muchas pero muchas jornadas que deberíamos haber caído, piensan los mismos que quieren vendernos que el universo futbolero-patrio no es cosa del Mac o Pc, que Linux cuenta mucho. Pero aqui seguimos,con nuestro Atleti,con los nuestros, y como dice la cancion Skyfall de Adele, ...deja que el cielo caiga, cuando se desmorone nos pondremos de pié, lo enfrentaremos todo juntos...
Somos el Atleti nada más y nada menos.

Un abrazo.

Jesus.

Anónimo 17 mar. 2014 12:55:00

Buenos días Don Ennio, he tomado su crónica prestada para la web, espero no sea molestia.

Coincidir es poco. Me identifico con una crónica que vio como yo un partido rocoso, duro y sobre todo con un equipo encargado de destruir cualquier atisbo de fútbol o algo que se le pareciese.

Los que conocemos al 'Vasco' sabemos como las gasta y si no hubiera sido por Forlán, Kun, etc. Y este personaje hubiese tenido jugadores peores no lo quiero ni pensar.

Al él le trajeron a Raúl García y no es ni la sombra de lo que entonces pensábamos que es hoy. Y eso que lo conocía de su etapa rojilla.

Me olvido de este hombre. La prensa es más de lo mismo. Creo que el Club debería dar un golpe en la mesa ¿pero qué digo? con Alique y Anaut?¿?¿? asco.

El equipo sigue bien. A su ritmo, a su partido a partido. Este mantra llevado hasta el extremo, ya no molesta sino que cabrea a todo con el que hablo de fútbol. ¿O será que jode ver al Atleti estar ahí sin caer?

Cada día más orgulloso de su entrenador y jugadores. Haya o no títulos, insisto en que la temporada está siendo inolvidable.

Un abrazo rojiblanco enorme.

Fernando A.

Joaquín 17 mar. 2014 13:27:00

Una vez más Ennio acierta y pone voz a nuestro sentir. Seguimos ahí, en la lucha, contra todo y contra todos, rompiendo el duopolio y molestando a la prensa del régimen. El ninguneo y las ganas de echarnos del pedestal en el que estamos no decrece. Seguimos siendo molestos, somos un auténtico incordio. Con lo bien que estaba montado este circo y vienen unos a pedirnos otra cuchara y comer del plato, como se quejaba el desmesurado Jesús Gil. Pues bien, seamos molestos, incordiemos, rompamos el estatus quo, luchemos hasta que se nos acaben las fuerzas y vendamos cara nuestra derrota. ¿Derrota?. Eso esta por ver. Saludos.

cdelrui 17 mar. 2014 13:40:00

La temporada es un éxito.
Me quedo con esta frase, porque me da miedo la frustación de llegar hasta aquí y que algo o alguien nos apee del sueño. Es un éxito. Rotundo y meritorio éxito.
No lo olviden.

Buenos dias.

CAR 17 mar. 2014 19:26:00

La disección exacta del partido me parece brutal. Los que vimos el partido en el Vicente Calderón, podíamos decir que entra en nuestros pensamientos.

Pienso que no vamos a perder hasta final de liga. Hay que creerselo.

Un saludo. César.

Alba parareda gracia 20 mar. 2014 13:11:00

Hola,

He podido acceder a su blog http://enniosotanaz.blogspot.com.es/ y me ha parecido muy interesante y con muy buen contenido. Debido a que dispongo de un blog con temática similar al suyo: http://www.profesorapuesta.blogspot.com/, me gustaría poder intercambiar enlaces contigo.

Espero su respuesta y sobre todo que mi blog sea de su agrado.
Pude ponerse en contacto conmigo a través del siguiente email: profesorapuesta@gmail.com

Un saludo,

Alba Parareda

Roberto Mollet 23 mar. 2014 12:03:00

¡Ya está aquí el tan ansiado 4º capítulo de @UPP_LaSerie! Risas, aventuras, personajes nuevos y temazos! Únete a nosotros!

https://www.youtube.com/watch?v=Zi4zOkujBwk