Oficio

RC Celta de Vigo 0 - At. Madrid 2

Durante todos esos años de hibernación y casposa mediocridad que desgraciadamente tuvimos la desgracia de sufrir no hace tanto, uno veía los partidos de los demás equipos con cierta distancia y bastante resignación. Afectado por la sombra de esa nube negra que pululaba por encima de nuestras cabezas, observaba los partidos del Real Madrid y pensaba que ese equipo tenía una suerte injusta y galáctica que hacía que ganase muchos partidos sin aparentemente merecerlo. Les veía salir a cualquier campo, plantarse como una piedra y en un momento dado meter un par de goles que acababan con todo. Uno estaba convencido en esos días de que aquello debía ser una especie de conjura por parte de los dioses antiguos para que el equipo poderoso ganara siempre. Pero recuerdo una vez, viendo un partido en un decadente bar en un pueblo de Ávila, en el que un señor mayor que estaba por allí, escuchó mi discurso y me dijo algo que se me quedó clavado. Muchacho, cuando todas las veces ocurre lo mismo deja de ser suerte y pasa a ser otra cosa. Y tenía razón. Llámenle poderío, grandeza o superioridad. Llámenle incluso, si quieren, oficio. Llámenlo como quieran llamarlo pero eso es exactamente lo que le pasa a los equipos grandes y eso es exactamente lo que tiene ahora mismo el Atlético de Madrid. Un equipo sólido, rocoso y unido, que tiene muy claro hacia dónde mirar, hacia dónde correr y hacia dónde soñar.

El partido fue malo y aburrido. Decir otra cosa, en mi opinión, sería faltar a la verdad. Aparecieron los dos equipos dando la sensación de que se habían estudiado convenientemente y los primeros minutos dejaron claro que así era. El Atleti, con las ausencias de Arda y sobre todo Diego Costa, dejaba dudas respecto a su capacidad de mantener ese juego vertical y letal que lo ha caracterizado durante toda la temporada y los primeros 45 minutos no fueron precisamente una buena prueba para contradecir que el equipo de Simeone no se desangra con los cambios. Según avanzaba el tiempo el Atleti se transformaba en un equipo plano, lento y con una terrible alergia a manejar el balón, al que pateaba sin consideración cada vez que tenía oportunidad. Enfrente aparecía un Celta con hechuras de equipo bien construido. Tratando de jugar siempre en campo contrario, adelantando la defensa, presionando, sacando el balón jugado, casi siempre muy bien y manteniendo por el camino intensidad suficiente como para molestar al Atleti. Diego, demasiado escorado en banda, no era capaz de recibir un balón en condiciones y se perdía corriendo por detrás de la pelota, algo para lo que no está dotado y que mucho iluminado confunde con falta de “huevos”. Me repugna ese discurso de la testosterona y el “echarle ganas” al que mucho rapsoda recurre con demasiada frecuencia. Me pone de muy mala leche además, cuando si algo le sobra a este equipo es precisamente “huevos” y si hay algo que le falta es precisamente fútbol, que es, también precisamente, lo que tiene Diego. Mario cumplía mal que bien en defensa pero era una tabla rasa en la construcción. Raúl García no conectaba, Koke se desfogaba en defensa y Villa se perdía entre los centrales. Afortunadamente la defensa seguía sería y sólida con un gran Alderweirdeld, del que ya podemos decir que ha sido un buen fichaje. La primera parte moría sin apenas ocasiones, con el público muerto de aburrimiento y con un Celta que, a los puntos, había sido mejor o al menos había sido el único que quiso convertir en un partido de fútbol, aquello que estaba pasando en la hierva.

Pero la segunda parte fue otra cosa. El Atleti salió adelantando filas, aumentando la presión y, lo más importante, haciendo una gestión del balón mucho más honesta e inteligente. Los centrales y mediocentros en lugar de patear el balón a la mínima, lo jugaban en corto buscando pasar por el centro del campo con lo que conseguían llegar a zona de tres cuartos con posibilidades de hacer fútbol. Lógicamente, ahí sí aparece Diego. Pidiendo el balón, abriendo, distribuyendo, pensando... Fútbol. El Atleti era ya otro cuando Sosa salió al campo por un Koke que parecía agotado, pero mejoró con el Principito en el campo. Buenos minutos del argentino, los mejores desde que se puso la elástica colchonera. Y así apareció finalmente el Atleti letal y de intenso perfume italiano que conocemos, para abrir y cerrar el partido en cinco minutos, por mediación de un renacido David Villa. La brutal e incansable presión de Gabi provocó una perdida de balón del equipo gallego que aprovechó con habilidad y esa inteligencia que no ha perdido, ni perderá el delantero asturiano, para encarar a Yoel y batirle por bajo. Gran noticia la vuelta de un Villa al que el equipo necesita como agua de mayo. No me pregunten por qué, pero me gusta el portero del Celta, Yoel. Pocos minutos después una buena jugada y pase de Sosa desde la banda de derecha, junto a un soberbio arrastre de Raúl García al primer palo, habilitó a Villa en la frontal del área para que el Guaje convirtiese su segundo gol. Fin del partido. A partir de ahí el Atleti adoptó su posición de equipo replegado y eso son palabras mayores. El Celta tocaba hasta el campo rival pero ahí morían. Ni una ocasión tuvieron de batir a Courtois mientras que los colchoneros se recreaban en contrataques que no acertaban a convertir.


Tres nuevos puntos que nos sitúan ahora mismo como líderes de la liga, a falta de lo que el Real Madrid haga mañana. Jornada 27 y 64 puntos. Números que hablan por si mismos. Cada uno es muy libre de enfadarse o alegrarse de lo que quiera, criticar o admirar lo que le de la gana, pero cuestionar la labor de este equipo (al descanso leía cosas en twitter que me ponían los pelos de punta) es tan injusto como falto de perspectiva. Hasta osado, diría yo.




PD. Aunque no siempre lo ponga por escrito agradezco mucho los comentarios y las entradas anónimas a este blog. Tengo la sensación de que esta temporada será la última en la que escriba crónicas de todos los partidos. Tengo algunas razones para ello y está última semana ha sido especialmente reveladora pero les aseguro que ustedes no son ninguna de ellas. Todo lo contrario. Muchas gracias.

11 comments

Anónimo 9 mar. 2014 6:24:00

Perfecto como siempre Don Ennio en la crónica del partido, Villa tenía que volver, un pistolero del gol como el no podía estar en ese purgatorio de ni carne ni pescado, y como la cabra siempre tiara al monte, el guaje ha empezado a trepar.
Me entristece que no podamos disfrutar de su prosa rotunda y deliciosa después de cada partido, si el motivo es porque posteamos como anónimos yo por mi parte me identifico como usted quiera con tal de tenerle como ahora.

Un sicero abrazo.

jesús

Anónimo 9 mar. 2014 10:24:00

Es triste ver como uno de los cronistas mas serios y acertados del At.Madrid tnto en el contenido como en la forma de escribir(junto con Iñako Diaz-Guerra diria yo)deja de publicar sus siempre acertados análisis.
Entiendo que hay vida mas allá del blog pero espero que su amistad con D.Lukah Boo no tenga nada que ver en su decisión.
De todas formas le deseo lo mejor en todas las actividades que inicie y todos los dias posteriores a un partido del atleti visitaré su blog por si hay suerte y leer a un atlético de verdad.
Un abrazo.

Ricardo 9 mar. 2014 11:11:00

Escribir la crónica cada partido puede convertirse primero en rutina y luego en carga. Y entiendo que ahora que el equipo vuela solo es más fácil bajar las revoluciones (en tiempos de aguirres y manzanos escribir era la única manera de liberar aquella frustración que parecía endémica). Entiendo la decisión aunque aquellos que hemos renunciado por completo a los medios-masa te echaremos de menos especialmente. Gracias por estos años de dedicación, en todo caso.

Anónimo 9 mar. 2014 11:12:00

Absolutamente todos los partidos paso por este blog a leer que tienes que decir al respecto y ver como se refrenda en gran medida aquello que pienso en los partidos, si tienes que dejar de escribir aqui tus motivos tendrás, pero aquí va un humilde voto en contra para que sigas con este 'trabajo'. Es un lujazo poder leerlo, sobretodo entre tanta mediocridad. Esta barbaridad de puntos que tenemos nos hace estar cada vez mas cerca de hacer historia, a veces tengo la impresión de que no todos los atléticos valoramos en su justa medida el hecho de empezar a ver cada partido sabiendo que podemos competir contra cualquiera y que hacen que cada punto valga mucho mas, no como en otros tiempos que no olvido, sino como en los sueños, los que sueños són. La vuelta de Villa, si se afianza, es justo lo que necesitábamos para volver a ser campeones. Un saludo a todos y un abrazo a don Ennio, nos vemos el Martes!

Alfonso

Anónimo 9 mar. 2014 14:07:00

Buenos días Ennio, bajonazo terrible con el final, tus motivos tendrás pero es una PÉRDIDA enorme.

Una vez más coincido y me identfico con tu crónica. Acertado hasta el máximo. La primera parte fue muy gris, aunque en la segunda se resolvió el encuentro tampoco fue de grabar en vídeo. Muy bien Simeone con los cambios y muy bien David Villa.

Mis palabras para el capitán Gabi son interminables. Además no sería imparcial (es el único nombre y dorsal que tengo en una camiseta del Atleti)con eso digo todo.

Me encanta cuando comentas en tus crónicas ese pesimismo y crítica de cierto sector de la hinchada que no llego a entender. Esta situación es tan insual por desgracia que nos olvidamos de que cualquier tiempo pasado hace tres temporadas era peor.

Respetaré siempre todas las opiniones y creo que cada persona tiene dentro un entrenador pero hay que vivir el momento y disfrutar de la realidad.

Un abrazo rojiblanco enorme y gracias por contar las cosas de forma veraz y acertada. Pocas crónicas a veces te igualan y ninguna te supera.

Siempre contigo.

Fernando Altarejos

CAR 10 mar. 2014 8:08:00

Enorme como de costumbre.

Como mis compañeros lectores de su blog, ignoramos la prensa deportiva de masas al conocer de que pie cojea por los años que nos ha tocado sufrirla.

Y por eso es una pena que no nos llene con sus crónicas semanales que es de lo mejor entre los atléticos con los pies en el suelo(hay veces que determinadas opiniones merece la pena ignorarlas), compartiendo casi todas sus opiniones.

Sentiría mucho que no nos abras los ojos con lo bueno de su expresión. Esta aun a tiempo, reconsidérelo.

Un cordial saludo.

CESAR ALONSO

julio ruiz 10 mar. 2014 12:45:00

Acabo de hablar con usted don Ennio pero no había leído el blog..
Bueno, ya me contarás el porqué de tu dimisión....

Roberto mollet romero 10 mar. 2014 13:12:00

¡Ya está aquí el tan ansiado 4º capítulo de @UPP_LaSerie! Risas, aventuras, personajes nuevos y temazos!

https://www.youtube.com/watch?v=Zi4zOkujBwk

Roberto mollet romero 10 mar. 2014 13:12:00
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Dami Fernández 10 mar. 2014 13:23:00

Aunque no suelo comentar en su blog me parece uno de los mejores de nuestro equipo y es probablemente con el que más coincido en opinión. Valga la redundancia, yo también he tomado la decisión de escribir de cada partido al acabar esta temporada. Un placer leerle y esperemos que haga una entrada homenaje del rival en cuartos de Champions, eso querrá decir que hemos pasado de ronda.

Ennio Sotanaz 10 mar. 2014 14:16:00

Os agradezco mucho todos por vuestros comentarios. Es muy emocionante y me hace muy feliz que exista gente al otro lado que piense como vosotros y sobre todo que se tome la molestia de escribirlo. Un millón de gracias.

La idea que tengo es acabar la temporada (porque lo que empieza hay que terminarlo) y después del verano plantearme el blog de forma diferente. Ya veremos entonces como sopla el viento.

Perdonarme que no me extienda más pero si me pongo a escribir ahora mismo lo que se me pasa por la cabeza o de las razones de mi cabreo intuyo que llenaría varias hojas de reflexiones inconexas y eventualmente me tendría que ver obligado a citar a personas que no quiero citar y decir cosas que no quiero decir. Espero que se entienda.

Un fuerte abrazo,