Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí durante todos estos años.

Puedes encontrarme en www.enniosotanaz.com o enniosotanaz@hotmail.com

¡Un abrazo!

Mirando al dedo

Existe un proverbio, muy utilizado últimamente en tertulias de medio pelo, que dice algo así como que cuando un sabio señala al sol, el necio se queda observando al dedo. Denle la vuelta, hagan un ligero ejercicio de abstracción y se toparan con algo mucho más cercano: partido a partido. Parece mentira que después de años de convivir con el Atleti de Simeone y, sobre todo, después de muchos años conviviendo con la mediocridad de otros tiempos, existan todavía amplios sectores del colchonerismo que no hayan entendido nada. El Atleti es un equipo que tiene que salir a ganar todos los partidos, sin excepción, pero que no puede abrirse las venas hasta desangrarse por perder justamente o, menos todavía, por no ganar la liga. En más de 100 años de historia este equipo creo que sólo un par veces ha sido capaz de ganar la liga 2 años seguidos y por supuesto siempre ocurrió en años en los que las diferencias entre los equipos no eran tan abismales como lo son ahora. Ganar la liga es un puto milagro y si se consiguió el año pasado fue aislándose de las estupideces mediáticas para agarrarse con el corazón al concepto de competir cada partido como si fuese el último. Al margen de premios mayores. Como si no hubiese mañana. y no era palabrería (yo estaba allí) sino la realidad. Una realidad que se hizo religión. Nos lo enseño Simeone y sinceramente, creo que no hay otra forma de ir por la vida siendo del Atlético de Madrid. 

El empate contra el Sevilla no sé si es malo o bueno, pero es lo que es. El Atleti no está bien. Está atravesando una pequeña crisis de identidad provocada por la sobreexcitación de los rivales, las bajas internas y los malos resultados y eso hace que el equipo no sólo no esté fluido (eso ya ha pasado otras veces) sino que sea incapaz de tener la seguridad necesaria como para creer en el plan. El equipo saltó al césped del Sánchez Pizjuán (estadio en el que todavía no ha ganado nadie este año y por algo será) con todo esto en la cabeza y Simeone no quiso arriesgar a que la herida pudiese hacerse más grande todavía. Se aisló de los cantos de sirena para ceñirse a la realidad concreta de ese día. Consciente de los desastres de Vigo y Leverkussen sacó una alineación extraña y controvertida con la única intención de hacerse fuerte y no recibir más daño. Lo consiguió, a duras penas, pero lo consiguió. A costa de renunciar a soñar, de jugar al fútbol y de ganar el partido por méritos propios, pero lo consiguió. Hasta la salida de Torres el equipo fue menor. Hermético, totalmente replegado, plano, sin salida y obsesionado por ocupar el espacio. Ni siquiera defendió especialmente bien pero al menos por acumulación consiguió atenazar a un Sevilla con buenas trazas, muy bien ordenado pero timorato. Los hispalenses tuvieron ayer una oportunidad única de haber destrozado a un rival al que tienen ganas pero su controvertido entrenador, como tantas veces, prefirió ser prudente. 

El último tramo de la segunda parte, gracias sobre todo a Fernando Torres, dio alguna oportunidad al Atleti de haber podido marcar algún gol pero no creo que hubiese sido justo. Tampoco que lo hubiese marcado el Sevilla, que sin llegar con demasiada claridad también pudo hacerlo, pero que, aun reconociendo que los sevillanos expusieron más y jugaron mejor, tampoco hubiese puesto justicia a lo que pasó en el césped. Habrá quién vea el empate como bueno porque de esa manera mantienes una distancia de seguridad con un rival directo como el Sevilla y sigues por encima del Valencia. Habrá quién lo vea malo porque de esa manera te alejas del título de liga. Yo prefiero no verlo de ninguna de las dos formas. Me preocupa más el equipo. Quiero que recupere las sensaciones, que vuelva a creer y que encuentre la palanca definitiva que diluya esa espesura de juego en la que nos movemos desde hace semanas. Quiero volver a disfrutar viendo los partidos del Atleti y quiero volver a estar seguro de que ganamos el siguiente partido. Para mí no es un problema de puntos sino de sensaciones porque la sensaciones nos traeran los puntos. Por eso no me apetece perder el tiempo entrando en debates de tabloide sobre objetivos, éxitos y fracasos. No pienso preocuparme de mirar al dedo cuando no tengo nada claro dónde está el sol.

9 comments

Anónimo 2 mar. 2015 13:54:00

Una crónica...por su camino. Gracias Ennio.

Dexter Morgan 2 mar. 2015 14:42:00

Yo echo de menos al Gabi del año pasado. Ese que presionaba hasta la extenuación y más allá.

Dexter Morgan 2 mar. 2015 14:43:00

Yo echo de menos al Gabi del año pasado. Ese que presionaba hasta la extenuación y más allá.

CAR 2 mar. 2015 19:42:00

Evidentemente, lo que usted enuncia tan brillantemente, también lo sabe Simeone.

Yo le hecho toda la culpa a la ausencia de KOKE. Este jugador es imprescindible, ya que con solo una salida en el centro del campo como Arda, lo equipos la tapan con facilidad. Esperemos que el equipo se entone de nuevo y veamos al equipazo que es el Atletico de Madrid.

Un Abrazo.

CAR

magerit 2 mar. 2015 20:30:00

Ennio, artículo clarito como el agua cristalina, parece mentira que algunos se olviden de donde venimos hace muy poquitos años.

Yo como Dexter Morgan también hecho de menos al Gabi del año pasado, y me imagino que el Cholo también, la prueba son las sustituciones que ha sufrido este curso, cuando en el pasado era un jugador insustituible. Pero los humanos no somos máquinas y estas cosas pasan.

Saludos

Juan 3 mar. 2015 0:16:00

Me ha gustado mucho la entrada. Nada que añadir. De acuerdo en todo.

Veo que hay bastante consenso en el tema Gabi. Yo no quiero ser pesado con el asunto. Escribiré no obstante, que de igual manera que no me parece justo exigir nuevamente al Atleti que gane la Liga, me parece duro pretender que Gabi vuelva a ser el mejor jugador de la Liga, o cuanto menos, el mejor centrocampista. Contra el Sevilla, me ocurrió que veía a Gabi constantemente. En numerosas jugadas. Cortando balones, ofreciéndose, y también cometiendo errores en el pase. A Mario y a Tiago apenas les vi. No sé si eso es bueno o malo. A mí me gustaría verles más. He buscado cuántos kilómetros hizo cada uno de los tres, pero sólo sé que Gabi recorrió algo más de 7 Km en 70 minutos. Escribo esto porque yo a Gabi, -que efectivamente está a un nivel inferior que el de pasadas campañas-, le veo siempre. Especialmente, presionando al rival, ocupando espacios, ofreciéndose… Y en esta mala racha de juego que atravesamos, no veo a ni a Tiago ni a Mario (cuando juega). Bueno, a decir verdad, les veo errando en bastantes pases –igual que a Gabi-)

Por tanto, y en definitiva, entiendo que todos echen (echemos) de menos al Gabi de pasadas campañas. No entiendo que se ponga el dedo acusador sólo en él. Que es lo que me parece.

No cuento a Siqueira que está fuera de concurso. Pero jugando mal, nadie mira a Moyá, Juanfran, Godín, Miranda, Tiago, Mario, Arda, Koke, Griezmann, Mandzukic, Torres… El sanedrín atlético ya ha sentenciado: Gabi tiene bula. Y yo creo que no es solo un problema de Gabi, sino que es más coral. (Con todo y con ello, lo de siempre: Agradecimiento eterno a este entrenador y a estos jugadores. Y fe. Porque les tengo mucha fe.)

Ennio Sotanaz 3 mar. 2015 9:42:00

Gabi tiene dos grandes problemas: va a cumplir 32 años (es decir, su carrera está en declino por causas naturales) y está imputado en un asunto muy turbio (algo que tiene que afectar sí o sí).

Con todo ello el otro día en Sevilla juega fuera de su posición natural (el doble pivote se lo quedan Mario y Tiago) con lo que le toca sufrir más de la cuenta en banda, donde tiene que ser más rápido y no lo es (nunca lo ha sido).

El mediocentro es un problema recurrente en el Atleti desde hace años y este año tiene a dos treintañeros y un tipo muy irregular. Es algo que ya escribí en este mismo sitio a principio de liga cuando ni siquiera habíamos empezado. Supongo que en el mercado no existía a tiro alguien de las características que le gustan a Simeone y prefirió quedarse con lo que tenía recuperando a Tiago. Es lo que hay. Entrar en el debate de si poner a Koke o a Saúl o al Sursum Corda es absurdo porque Simeone ha demostrado por activa y por pasiva que son opciones que a él no le convencen.

Muchas gracias por vuestros comentarios.

Juan 3 mar. 2015 19:54:00


Que le afecte estar imputado, lo comparto. Lo de la edad, visto cómo estaba hace 8 meses, lo veo menos. Le veo más impreciso que falto de forma. Bien visto lo del cambio de posición en Sevilla. Yo, sinceramente, no había caído.

De acuerdo en el problema crónico del mediocentro. O al menos, en que, siendo válidos los que tenemos, faltan en el Atleti desde hace tiempo mediocentros de otro perfil. Por cierto, a ver cómo continúa evolucionando Óliver Torres (no sé si la cesión acaba este año o el próximo.)

Gracias por contestar, Ennio.

Anónimo 4 mar. 2015 11:43:00

Yo, como dice Ennio en su acertadisima crónicas, sigo creyendo que lo del año pasado fue " un puto milagro " que para nuestra desgracia no fue total por un minuto y medio porque ver al Atleti en otra final de Champions volverá a ser otro puto milagro.Tenemos la suerte los atleticos de pertenecer a un equipo donde los sueños o milagros a veces se hacen realidad. AÚPATLETI.