Superar al maestro



Perder duele siempre. Molesta. Es soportar el efecto de una espina dolorosa que se ha clavado en algún lugar pero que encima no podemos localizar. Duele porque no es fácil aliviar el dolor y porque no somos capaces de encontrar esa espina, culpable y concreta, por mucho que nos empeñemos en buscarla. Miramos a un árbitro penoso y casero, o a un tal Siqueira, o al centro del campo o a una plantilla desequilibrada o a la mala suerte pero me temo que nada de eso explica por sí mismo la realidad. El Bayer Leverkusen pasó ayer por encima del Atlético de Madrid y por mucho que duela es lo que ocurrió. Pasó por encima porque fue mejor en todas las facetas del juego. Con el balón y sin él. Fue más rápido, más intenso, más listo y trató mucho mejor el balón. No hay peros. El Atleti fue una sombra vulgar del equipo que el año pasado despertó la admiración de casi toda Europa. De toda realmente, exceptuando la de su propio país y especialmente la de los medios de comunicación de su propia ciudad. Se mostró en la noche de Leverkusen como un equipo plano, monodireccional, sin matices, sin capacidad de reacción, sin fútbol sin intensidad y sin gol. Realizó un partido horrible, de los peores que recuerdo desde que Simeone está en el banquillo, pero siendo esto preocupante me preocupa mucho más otra cosa: la sensación de estar perdido. Aturdido. Sin saber qué hacer en el campo. Sin plan. Algo que hacía muchos años que no ocurría pero que hemos visto repetido en menos de quince días.

Toca hacer análisis y reflexionar. No creo que sea justo ni sensato (ni que responda a la verdad) cargar las tintas sobre efectos puntuales. El Bayer dio muchas patadas y el árbitro fue tan malo como permisivo pero eran faltas fruto de la intensidad y del rigor táctico. Tenían muy estudiado al equipo. Cada vez que Arda (nuestra única salida de balón ahora mismo como TODO el mundo sabe) recibía el balón, estaba rodeado de tres jugadores que no le dejaban jugar. Podían hacer falta o no hacerla pero el recurso, impedir que Arda jugase, es táctico. De eso no tiene la culpa el árbitro. Igual le pasaba a los dos mediocentros que anoche vivieron en Leverkusen una de sus peores pesadillas. Eran incapaces de sujetar el balón o darse la vuelta porque la presión alemana era buena y tan agresiva como efectiva. Haríamos mal en quejarnos de ello porque es lo que nosotros mismos hemos hecho muchas veces. Es fútbol. Sabíamos cómo juega el Bayer (aunque también es cierto que les salió el partido de su vida) pero la opción elegida por Simeone para contrarrestar su presión adelantada fue simplemente estirar el equipo y jugar en largo. Siempre. Es lo mismo que eligió en Barcelona o en Vigo cuando los rivales nos hicieron lo mismo. También obtuvimos el mismo resultado. Ninguno. No sólo no funcionó sino que acabó bloqueando y maniatando al equipo. Le hizo estar perdido en el campo y a merced de un rival que por momentos se lo comía. Siqueira no da la talla pero perder no es un problema de Siqueira. Gabi lleva perdido toda la temporada pero perder no es un problema de Gabi. Ni siquiera creo que sea un problema de plantilla porque, honestamente, creo que la plantilla del Atleti es mejor que la del Bayer Leverkusen. A estas alturas de película los colchoneros deberíamos saber que este equipo gana y pierde como equipo. Haríamos muy mal en olvidarnos.

Creo sinceramente que el Atleti es hoy víctima de su propio éxito. Algo con lo que tenemos que aprender a convivir si queremos seguir creciendo. El equipo del Cholo es hoy grande y conocido. Su juego es analizado en todas las televisiones y periódicos del mundo (menos los españoles, claro) y todos los entrenadores saben cómo nos movemos en el campo. Ganar al Atleti, para equipos como el Bayer (lo vimos ayer) o el Celta (o prácticamente cualquiera), es ahora un hito. Una fiesta. La motivación del rival es casi siempre extrema y además conocen perfectamente a los tipos que están marcando. Les han visto muchas veces por televisión levantando copas. El Atleti es ahora mismo, para una gran mayoría de equipos, el ejemplo a seguir. Derrotarlo es crecer. Superar al maestro. Una versión distorsionada de la fábula de Edipo. Hay que asumirlo. No podemos renunciar a lo que somos pero no podemos tampoco pretender seguir siendo lo que éramos. Todo ha cambiado. Eso no significa tener que renegar de nuestra esencia o nuestro estilo (ni mucho menos) pero tampoco creo que funcione seguir golpeando insistentemente una puerta que no se abre.

Sería muy estúpido perder la fe o dudar del estilo de juego, de esta plantilla y sobre todo de este entrenador. Estúpido e injusto. No es mi caso. Simeone es lo mejor que la ha pasado a este club en las últimas décadas y merece todo el crédito del mundo. Es evidente también que este Atleti tiene capacidad de sobra para dar la vuelta a la eliminatoria y yo seré uno de los que estará en el Calderón chillando para ayudarles a que así sea pero tampoco podemos ser tan gañanes como para no cambiar nada, tirar de soberbia y pensar que la remontada está hecha. La eliminatoria está muy complicada. Mucho. La principal arma del Bayer es su salida en vertical con espacios (ayer lo vimos) y en el Calderón existen altas probabilidades de que tengan más de la cuenta. Estamos en mala situación pero aprendamos de lo que nos ocurrió en la eliminatoria contra el Barça (con el mismo resultado, por cierto). Reinventémonos. Apretemos los dientes, juntemos filas y alineemos los corazones porque todos vamos a ser necesarios. Hagamos todo eso pero intentemos mantener la cabeza fría por el camino. Ni un paso atrás. Somos el Atlético de Madrid.

3 comments

Anónimo 26 feb. 2015 14:14:00

Es así y así es. Ni un pero de más ni una coma de menos. Todo lo que has dicho es mi sentir y por supuesto " Ni un paso atrás. Somos el ATLÉTICO DE MADRID. Yo también estaré en la vuelta. Creo en éste equipo. Van a remontar y no quiero perdérmelo.

Alfred 26 feb. 2015 16:23:00

Don Ennio, el análisis en caliente nos hace minusvalorar la "actitud" arbitral sumado a nuestro merecido, tras años de vergüenza, orgullo del equipo grande que somos y no buscar excusas fuera de nuestro pésimo partido y del excelente del rival, pero los hechos tras el análisis en frío evidencian, entre otros, las 14 faltas sancionadas en la primera parte más otras 10(+-) que no señaló que condicionaron completamente el partido, pues era parado el juego cada 2 minutos de media. Me encantó el contragolpe del Bayer, hacía años que no veía contras seguidas por tantos jugadores a tanta velocidad pero me hubiera gustado ver al Bayer sin la ventaja de la presión-falta.
Remontaremos tal vez, pero si es así, en Cuartos la UEFA nos volverá a "poner en nuestro sitio" como hizo tantas veces antes con el Chelsea hasta que le "concedió" el pase VIP o hace ahora con el City, pues el mismo ‘outsider’ (Guardiola dixit) en las rondas finales dos años seguidos sería demasiado.

Juan 27 feb. 2015 0:17:00

Hoy Ennio, no comparto todo lo que leo. Lo digo por Gabi.

Escribí en este blog a los pocos partidos de Liga que Siquiera me parecía un problema atrás, y que Ansaldi me parece un lateral izquierdo de garantías (su ausencia hoy es un expediente X); he coincidido siempre contigo en el tema Griezmann, con el lógico respeto al entrenador; hace una o dos semanas, aposté por que el Atleti se reforzará el año que viene en el centro del campo ya que la dupla Gabi-Tiago (Mario S.), no está a la altura del resto del equipo… Ahora bien, decir que Gabi “lleva perdido toda la temporada”, me parece una pasada.

Que no está al nivel que hizo que el año pasado The Guardian le eligiese el mejor jugador de la Liga española, de acuerdo. Y, refresquemos memoria, en la Liga pasada jugaban también Messi, Cristiano, Courtois o Costa… O sea, que lo de Gabi fue una “jodida barbaridad”. Pero de ahí, a decir que lleva perdido toda la temporada... En cualquier caso, es tu opinión, que yo suelo suscribir casi siempre…

El Atleti ha jugado bastante mal, al menos, en las primeras partes del Camp Nou en Liga, Anoeta, Bilbao, San Mamés, Vigo, y ayer durante todo el partido en Leverkusen. El año pasado, si tiramos de calendario, el Atleti en casa, ganó numerosos partidos por 1-0. Sufriendo. Y ello, y coincido contigo, es porque tienen al Atleti muy estudiado. No obstante, seguimos siendo un bloque sólido atrás (algo menos), y de ahí que el equipo siga arriba.

Pero el partido de ayer lo hemos visto, y lo veremos más veces. Es una consecuencia del fútbol por el que apuesta el Cholo. Especialmente fuera de casa, en donde “nos quitamos de encima la pelota” con frecuencia para minimizar riesgos. Así lo veo yo al menos.

Bueno, pues con todo y con ello, creo que este año jugamos mejor a fútbol, y que vamos a pasar. Es cierto que me gustó el Leverkusen. Salen a la contra como unos diablos, (me gustó bastante el coreano), pero, efectivamente, también cortaron mucho y bien el juego. Dudo mucho que se lo consientan en el Calderón, y dudo mucho que el Atleti, en casa –donde es muy fiable-, no logre al menos un par de goles. Veremos. Un saludo.

Por cierto, por si alguien alguna vez viaja, nos pidieron el DNI a la entrada, lo cotejaron con ésta, y el cacheo fue de campeonato. Eso sí, del tren salimos juntos alemanes y españoles. Y a la salida del estadio, ídem. Vamos, que si hubiera habido cafres de uno y otro equipo, se lía la mundial.