Soldados del rodillo

Mientras los colchoneros braceamos entre dudas posmodernas y nos perdemos en debates de sala de espera, el Atlético de Madrid se coloca por encima de la gloriosa galaxia a cuatro puntos del mejor equipo de Europa. Es un dato tan contundente y revelador que quizá debería dejar aquí mi reflexión y dedicarme a buscar calzoncillos largos y gorro de lana para el partido de Champions del miércoles. 

Un par de comentarios nada más. 

Vi el Betis-Atleti a través de “Abono Fútbol” (no se me ocurre un nombre más feo y desafortunado para un canal de televisión) y al acabar, cuando todavía estaba recuperándome de ese beticismo gratuito del risueño señor que hacías las veces de narrador (y del que afortunadamente desconozco su nombre), uno de sus compañeros a pie de campo le preguntó a Koke la original pregunta de moda: “¿pero vais a poder competir la liga al Barça?”. El muchacho del micrófono no era más que un soldado raso, el perrito faldero de la voz de su amo, pero la pregunta no era inocente ni baladí. Tenía trampa. Me recordó a ese ser miserable que ante la perspectiva de que un amigo pueda haber conquistado a la chica de sus sueños (y él no) lo único que se le ocurre decir es: ¿pero vas a ser capaz de hacerla feliz? Es el recurso del pataleo. Esa manifiesta incapacidad para digerir la frustración que pretende aparecer disfrazada de rigor periodístico. Cualquier ser vivo con algo de cerebro sabe que es una pregunta sin respuesta. Que cualquier contestación no pasará de ser un brindis al sol o un intento chungo de adivinar el futuro. Cualquier profesional sabe que en el fondo es también una pregunta absurda y fuera de lugar (sobre todo cuando hace 15 segundos que acaba de terminar el partido) pero estos tipos risueños no son profesionales. Son soldados del rodillo. 

Técnicamente hablando el Betis-Atleti fue un partido fácil para los de Simeone. Si el equipo hubiese acertado un tercio de las oportunidades que tuvo estaríamos hablando de una gran goleada y de un gran encuentro por parte de los rojiblancos. Controló el partido, jugó muy bien por momentos y el rival apenas tuvo una ocasión que, como siempre, desbarató ese tipo tranquilo que tenemos en la portería. Se pusieron muy pronto por encima en el marcador, gracias a una jugada de acoso y derribo en la que el equipo presionó, como un grupo de alimañas, la salida de balón del rival, los errores, los rebotes y todo lo que se ponía delante. Parecían el paquete de delanteros de los All Blacks. Marcó Koke (recogiendo el rechace de un tiro de Torres) pero podría haber marcado cualquiera. El Atleti siguió jugando (muy bien, insisto) con un Tiago excelso, un Filipe recuperado para la causa, un Carrasco espídico y un Koke que poco a poco coge el tono. Griezmann y Carrasco pudieron poner el 0-3 ya antes del descanso. El francés pude haber hecho incluso triplete en la segunda parte pero las malas decisiones de cara al gol (y un poco de mala suerte) lo impidieron. Hubo algo de nervios en los momentos finales pero tengo la sensación de que todo estaba más en la cabeza de los colchoneros (y en las ganas de ese Hooligan de “Abono Fútbol”) que en otro sitio. 

 El Atleti sigue teniendo una preocupante falta de gol y eso le impide poder quitarse la mochila de las dudas pero en mi opinión el partido fue bueno y las sensaciones que transmitió en cuanto a juego, control, personalidad y creación, bastante mejores de las que venía transmitiendo últimamente. Como único pero, y más allá de la falta de acierto, destaco ese juego absurdo que el equipo tiende a practicar en los últimos minutos cuando el marcador está muy apretado. Esos pases sin tensión, horizontales, fofos y de espaldas a la portería rival que pretenden ser fútbol control pero que lo único que consiguen es aumentar el riesgo de error entre los nuestros. 

Creo que estamos bien. En buena línea, al menos. El único peligro de inestabilidad que veo viene provocado precisamente por los soldaditos del micrófono y la plumilla. Ese estilo filibustero de periodismo que es como preguntar algún tema estúpido y en castellano a un turista que desconoce el idioma para que su respuesta resulte siempre ridícula. Ya nos conocemos. Nadie sabe si el Atleti será capaz de disputar la liga o no. Nadie. Lo diga Simeone, los jugadores, Roncero, el Cuñao de Siro López o Dany Amatulo. Nadie. Lo que sabemos todos (menos los soldados del rodillo y sus locos seguidores) es que a los aficionados colchoneros no necesitamos saber lo que va a pasar dentro de cuatro meses para levantarnos hoy enamorados de nuestro equipo. Entiendo que no lo entiendan, especialmente los que venden caspa y los que compran crecepelo, pero ese es su problema y no el mío. 

De todas formas, por si alguno de los del micrófono se pasa por aquí (que lo dudo) vuelvo a explicar lo del partido a partido. Otra vez. El Atleti de Simeone quiere ganar todos los partidos que juegue. Punto. La diferencia es que el único partido que preocupa hoy es el siguiente y mañana ocurrirá lo mismo. Independientemente de dónde vengamos e independientemente de a dónde vayamos. Así de sencillo. Los vaticinios a la bruja Lola. Las apuestas a las casas de juego. Las tonterías al cerebro de quién las quiera leer. 

@enniosotanaz

12 comments

@afonador 23 nov. 2015 12:45:00

Eres un crack. Pones letra a lo que todos pensamos y comentamos con nuestros compis de grada o de sofá. Semana tras semana.

Jorge Martin Losa 23 nov. 2015 13:53:00

Querido Atlético:
Con independencia de la estar o no de acuerdo con algunas apreciaciones técnicas, llevo 38 años -tengo 40- acudiendo todos los domingos al Calderón y me gustaría agradecerte y darte las gracias por intentar trasmitir y sobre todo plasmar de forma impecable, ese sentimiento que nos fluye por las venas.
Solo un consejo: no trates que ciertos "come pipas y voceros del imnombrable" lo comprendan, es imposible y además nos resulta indiferente!! Aúpa Atleti!!

elguiacorreo10 23 nov. 2015 14:41:00

EXCELENT!!!!!

Ennio Sotanaz 23 nov. 2015 14:44:00

Muchas gracias a los tres por vuestro comentarios.

:-)

Paco 23 nov. 2015 18:43:00

Ese trabajo y esa fe acabarán por dar frutos.
Seguimos creyendo en realizar los objetivos de día en día.
Y los jugadores no cejan en el empeño. Es hermoso.
Ahora, Europa. Esos goles que hoy no entran acabarán entrando.

Un saludo, Ennio.

Álex Hernández 23 nov. 2015 18:46:00

y las preguntitas del "clasico"... qué coñazo..

Metropolitano 23 nov. 2015 20:10:00

¡Enorme Don Ennio!

Gracias por ser uno de los abanderados de los atléticos comprometidos y por saber expresar tan estupendamente lo que muchos sentimos.

Jorge Ramirez 23 nov. 2015 21:31:00

Impagable la referencia a Danny Amatulo!

Jorge Ramirez 23 nov. 2015 21:31:00

Impagable la referencia a Danny Amatulo!

Jesus M 23 nov. 2015 23:01:00

Ahhh, Ennio, que dulce tranquilidad empieza a transmitirme este equipo, he de reconocer que no sufrí nada de nada durante el partido, y es que empiezo a percibir la rocosidad que teníamos antaño. Vamos en al buen camino... el Cholo es mi pastor, nada me falta... :))

Saludos colchoneros.

Jesus

Juan 24 nov. 2015 2:13:00


Me sumo a las felicitaciones, Ennio. Qué bien nos representas ;-). Por cierto, muy elegantes todos (comentaristas y tú), no mencionando a Jaime Latre. A mí me dejó tan traumatizado el año pasado, que no pude evitar fijarme especialmente en su actuación (ya sabes que jamás comento de los árbitros.) Y vaya, volvió a tener mala suerte, qué cosas...

Muy de acuerdo especialmente en la apreciación de Filipe. Es de los que más me preocupan, y le vi bastante más enchufado que de costumbre. Ojalá siga en esa linea. Bien Torres también, por cierto. Soy muy de partido a partido. Hoy por hoy, el FCB está a otra cosa. Conviene no volverse loco, ni consumir.

Ennio Sotanaz 24 nov. 2015 9:05:00

Gracias a todos una vez más.

Danny Amatulo es un icono de nuestro tiempo, Jorge. Imperdonable su olvido. ;-)