Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí durante todos estos años.

Puedes encontrarme en www.enniosotanaz.com o enniosotanaz@hotmail.com

¡Un abrazo!

Adonis

No hay cosa más absurda que ser el raro de la clase, enamorar a la chica más popular del instituto y creerte que lo has hecho por ser un Adonis. No eres un Adonis. El Atleti no es un Adonis. Sí, conseguiste, con todo merecimiento, enamorar a la chica más popular (es decir, ganar la liga) pero fue a base de encanto, personalidad, verosimilitud, humildad, autoconfianza y siendo diferente a todos los demás. Recuérdalo. Es ridículo pensar ahora que eres un Adonis y que la gente se acerca a ti por tu físico, tu coche o tu belleza estandarizada según el canon del Establishment. Y sí, es cierto que ahora hay gente que, arrastrada por la popularidad del éxito tangible, se acerca y dice estar contigo pero no son verdad. Son escenario. Ruido. Moda. Están por lo que no eres y se irán cuando dejes de regalar espectáculo fungible. 

Decía Platón que ningún asunto humano merece mucha ansiedad y tenía razón. Mucho menos un partido de fútbol y mucho menos todavía cuando, jugando al fútbol, se disfruta de ese lugar privilegiado llamado liderato. No sé si es una sensación subjetiva pero últimamente noto al Calderón cambiado. Lleno de personas (muchos extranjeros) que vienen buscando un nombre en la espalda en lugar de un escudo. Que esperan teatro en lugar de fútbol. Que sienten que lo que pasa en el terreno de juego es ajeno a ellos cuando en realidad no es así. 

El Atleti encaraba el partido contra el Levante jugándose la primera plaza y eso no sólo se palpaba en el ambiente (para mal) sino que supuso un condicionante demasiado exagerado. La ansiedad ocupaba todas las esquinas y constreñía el espíritu colchonero como una boa constrictor. El equipo de Simeone encaró bien el encuentro. Jugando rápido, buscando las bandas, dominado el tempo y mandando. El Levante presentaba una intensidad digna de la primera división y un rigor táctico propio de una liga como esta, con equipos muy bien entrenados. Los rojiblancos siempre tienen problemas contra defensas cerradas y contra el equipo valenciano no hubo excepción. El juego se topaba una y otra vez con el muro rival, provocando cierta desesperación en los locales, aunque todavía llevadera. Gabi hace lo que puede en esa función de 5 pero no se mueve del aprobado. Koke sigue en ese estado de letargo tan preocupante y Correa lo intentaba pero se perdía en esa posición de banda. Noté también como el equipo juega demasiado condicionado por la presencia de Jackson Martínez, algo que ocurre desde el principio de liga y no me gusta. El colombiano además sigue sin responder. Es bueno, no lo dudo, pero empiezo a sospechar que su adaptación a la filosofía de este equipo es un quimera. 

El 4-3-3 no funcionó y Simeone cambió al clásico 4-4-2 con Griezmann arriba. Llegó alguna ocasión más clara y un penalti clamoroso. Penalti que por supuesto el señor colegiado obvio. Si esa mentira llamada Madrid/Barça no existiera uno podría pensar que simplemente fue un error. No lo pienso así que no voy a ser tan hipócrita como para decir otra cosa. Desatascar un partido a la media hora nos hubiese llevado a un escenario bien distinto, lo sabemos bien porque es lo que les ocurre a los “grandes”, pero no fue así y pasamos al siguiente estadio, el de la ansiedad extrema. 

La segunda parte fue eso. Un mazacote de ansiedad que se podía respirar y hasta masticar en cada rincón del Vicente Calderón. El equipo se precipitaba en cada pase, en cada carrera y en cada protesta. El Levante tiró además de eso que los cronistas llaman oficio cuando quieren decir falta de FairPlay. El Atleti llegaba de forma desordenada pero llegaba. Nada, no había forma de hacer gol. Simeone, poseído también por la ansiedad, hizo un cambio raro, poniendo a Correa, Jackson y Carrasco en el tridente de ataque (ninguno especialmente recuperador) y casi se carga el partido. El equipo se rompió y el Levante tuvo dos o tres llegadas con mucho peligro. El Cholo arregló enseguida el entuerto quitando a un inoperante Jackson y poniendo a Thomas. La entrada del africano tenía la misión de volver a equilibrar el equipo, cosa que hizo, pero acabó siendo la salvación. Cogió un balón al borde del área, tuvo la personalidad de encarar la portería contraria con él, tiró a puerta y el balón consiguió traspasar llorando la línea de gol. Extasis en el coliseo rojiblanco. Ya lo dije el otro día y lo repito hoy: Thomas es un valor en alza. Un jugador distinto de esos que no tenemos. Ojo a los próximos días. 

El Atleti espera a los Reyes Magos en la primera posición de la tabla. Así de simple. Hay que ser muy estúpido para buscarse argumentos con los que sufrir en estas circunstancias pero allá cada uno. Yo pienso disfrutar y me da igual el runrún de tanto cenizo que me rodea, a un lado y a otro de los medios de comunicación. Insisto, allá cada uno. Sólo una cosa, recuerden que no son Adonis. Son (somos) el Atlético de Madrid y francamente no debería hacer falta nada más. 

@enniosotanaz

9 comments

Jesus M 3 ene. 2016 16:03:00

Que maravilla de articulo Don E, y que verdades tan grandes, todas ellas, seguimos molestando, digo... seguimos jodiendo a base de bien a los dos dopados, no hay mas que escuchar (ya ni les leo), la bilis saliendo de sus múltiples micrófonos.

Saludos colchoneros.

Jesus

Daniel Guzman Diaz 3 ene. 2016 23:23:00

Pues creo que hemos visto el mismo partido, veo por ahí mucho triste que pìensa que así no vamos a ningún lado. Discrepo. Mejor pensar en positivo, hay plantilla y calidad, hay margen de mejora y como empiecen a entrar las ocasiones, puede ser un escándalo. Por otro lado, aún con el juego deficiente, se ve un equipo que no duda, que no cede, que no se rinde y que siempre va hacia adelante cuando el marcador no acompaña, incluso en su peor partido (Málaga) mereció mejor suerte.

Daniel Guzman Diaz 3 ene. 2016 23:24:00

Pues creo que hemos visto el mismo partido, veo por ahí mucho triste que pìensa que así no vamos a ningún lado. Discrepo. Mejor pensar en positivo, hay plantilla y calidad, hay margen de mejora y como empiecen a entrar las ocasiones, puede ser un escándalo. Por otro lado, aún con el juego deficiente, se ve un equipo que no duda, que no cede, que no se rinde y que siempre va hacia adelante cuando el marcador no acompaña, incluso en su peor partido (Málaga) mereció mejor suerte.

Gonzalo 3 ene. 2016 23:39:00

Sublime primer párrafo. No quito ni pongo una sola coma. No me gusta, no obstante, lo del árbitro. A mí, en el campo, no me pareció penalty así que pienso que el árbitro lo viese igual que yo. Este árbitro, además, no es dudoso en lo de ir a favor de corriente. Es de los pocos que le echa un par y no se arruga ante los grandes (sobre todo ante nuestros vecinos). A mí me molestan más otro tipo de arbitrajes, que paran constantemente el juego, que sacan tarjetas absurdas y desquician a todo el personal, que no los que se equivocan en jugadas puntuales pero tratan de pasar desapercibidos, como es el caso que nos ocupa. Es mi opinión.
Más allá de eso, creo que el Atleti juega bien. Y me explico. No somos el Barça, obvio, pero, ¿quién lo es? Para mí tiene tanto mérito hacer 45 goles como que te hagan 8. Al fútbol se juega en dos áreas, y en la faceta defensiva somos los mejores de Europa sin necesidad de meter los 11 en nuestro área. Eso es muy valorable. Yo lo que no consiento es que los periodistas, interesadamente, me digan quién hace o qué es el buen fútbol. Hace dos años, el discurso era el de que íbamos "al límite" (nunca supe qué es eso). Ahora, como somos de los menos amonestados, hay que intentar atacar por otro flanco. Pues no cuela. Al menos, no conmigo, pero sí es peligroso lo que comentas en el primer párrafo. Creo que hay mucho nuevo rico aficionado al "tikitakismo". Pues, señores, eso es en otra ventanilla.
Saludos y feliz año rojiblanco.

Juan 4 ene. 2016 2:00:00


Me sumo a los elogios. Estoy bastante de acuerdo. Discrepo únicamente en lo de Correa, ya que a mí sí me gustó pese a que no entrase en juego todo lo que me hubiera gustado, y lamenté su cambio, la verdad. Por cierto, es el peor partido que recuerdo a Griezmann con la rojiblanca (fidelidad y agradecimiento absoluta al francés, quede claro...)

Respecto al público, te diré que en mi sector también tengo localizados a 3-4 que no dejan de criticar a todo lo que se mueve, Manitú incluido. Pero si me paro a reflexionar y a analizar el comportamiento y comentarios de la mayoría de aficionados que se sientan a mi alrededor, he de admitir que en general, la mayoría se siente agradecida al Cholo y a los jugadores. Ahora bien, me pasa que 3-4, si acaso algunos más que pegan voces, acaban haciéndome creer que son multitud. Y me cabrea, la verdad.

Me pareció que el Atleti pudo meter 3 ó 4 goles sin jugar especialmente bien, y por eso no me fui descontento. Estando primeros, a mí no se me borra la sonrisa de la cara.

Tengo muchísima curiosidad por saber cómo va a gestionar el Cholo el overbooking de centrocampistas. Bendita Copa del Rey, que va a venir de perlas al grupo para tener a toda (o casi toda) la plantilla enchufada.

Un saludo Ennio,

magerit 4 ene. 2016 2:18:00

Gran artículo amigo Ennio, está claro que ni el azúcar del turrón ni el alcohol del champán de estas fiestas, han nublado tu genio periodístico.

No es de extrañar que veamos en el Manzanares, "lleno de personas (muchos extranjeros) que vienen buscando un nombre en la espalda en lugar de un escudo. Que esperan teatro en lugar de fútbol", son muchos los que se apuntan al caballo ganador, o al menos al que ellos creen que lo es, y a estos el escudo no les interesa, les interesa los actores, el teatro. Pero esos no son preocupantes, igual que han venido también se irán.

Me la trae al pairo si ahora somos líderes o no, lo único que me ilusiona es comprobar como mi equipo partido a partido luchan como hermanos con coraje y corazón.

Y no somos Adonis, somos algo muchísimo más grade: El Atlético de Madrid.

Deseo que el 2016 traiga la mayor felicidad, en lo deportivo y en lo personas a toda la familia atlética, y que podamos seguir disfrutando de nuestro equipo y de esta gran y entrañable bitácora.

Saludos

Gonzalo Hurtado Heredia 4 ene. 2016 2:40:00

Enorme comentario. Suscribo todo, pero en especial la referencia que haces a esos "nuevos atléticos", que se suman en la cresta de la ola, pero que cuando baje se evaporarán rápido. No se si llamarlos así o simplememte son gente con muy poquita memoria, que se olvidan de las travesías en el desierto, que muy a nuestro pesar y gracias a 2 amigos del palco, hemos pasado en estos años antes d simeone. Sinceramente Ennio, me da algo de vergüenza ajena leer y escuchar los comentarios que escucho y leo, gente que echa pestes de todo el equipo y entrenador simplemente por el hecho de ir empatando un partido al descanso o porque no ven "tikitakismo". Miro a mi alrededor sorprendido... "Estoy en el Manzanared o en Concha Espina?" Me sorprende esa ansiedad e inmediatez que has comentado tú alguna vez, ese confundir la sana exigencia que debe tener un grande como el atlético, con la esquizofrenia e histeria colectiva. Y veo implícito en eso una prepotencia y falta de respeto al rival al más puro estilo vikingo... me preocupa un poco la verdad. Alguno se está creyendo muy en serio que somos Adonis. En fin, una pena.
Nosotros a disfrutar del liderato y de ver a nuestro querido atleti en lo más alto, compitiendo siempre y además, con margen de mejora.
Un saludo

Ennio Sotanaz 4 ene. 2016 9:18:00

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Reconforta ver que hay gente con una visión parecida de las cosas. A veces he comentado esto mismo con personas cercanas y tienden a mirarme como si fuesen exageraciones de las mías. Creo que no lo son.

Un abrazo y feliz año.

CAR 4 ene. 2016 9:50:00

Espectacular. Su crónica es espectacular y resume lo que deberíamos de pensar todos.

Me rindo ante su enorme claridad de ideas y conceptos, para plasmarlo aun mejor con palabras.

ENHORABUENA.

Saludos.

CAR.