Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí durante todos estos años.

Puedes encontrarme en www.enniosotanaz.com o enniosotanaz@hotmail.com

¡Un abrazo!

Allá ellos

Las reglas básicas del fútbol son bastante sencillas: un balón esférico que hay que meter dentro de una portería con cualquier cosa que no sea la mano y sin salirse de ciertas reglas técnicas. Ya está. Está muy claro lo que hay que hacer pero no el cómo. Es decir, aunque parezca difícil de creer siguiendo la actualidad oficial, en ningún sitio pone que dar doscientos toques en el centro del campo valga más que un pase vertical al hueco, que un túnel puntúe más que un despeje  o que una manoletina mirando al tendido mientras luces torso afeitado sea mejor que un poderoso remate de córner. En ningún sitio se define tampoco lo que es moralmente mejor, más espectacular o estéticamente más digno. Por eso en fútbol, como en cualquier otro deporte o como en la vida misma, si tu rival corre más que tú intentas ganarlo con algo que no implique correr (y viceversa). No se me ocurre además nada más digno en la vida que intentar ganar limpiamente a un rival que es mejor que tú. Es tan evidente que me siento ridículo teniéndolo que explicar. 

Siempre (y cuando digo siempre es siempre) me ha parecido tramposo y bastante mentiroso el debate sobre el estilo futbolístico pero mucho más cuando se practica exactamente después de una derrota y fundamentalmente cuando se hace para justificarla. Esa suerte de sentencia petulante que desde algunos Olimpos radiofónicos se emiten para compulsar las victorias como dignas o indignas. Como buenas o malas. ¿Quiénes son esos iluminados para erigirse en jueces de la razón? Y ojo, no hablo de opiniones, hablo de sentencias.

Ayer, después de sufrir una inapelable derrota por 0-2 y tras un partido en el que su equipo no había sido capaz de tirar una sola vez a puerta, un tal Aspas decía que es imposible jugar contra un equipo, el Atlético de Madrid, que "no propone nada". ¿Qué no propone nada? Semejante pataleta, que curiosamente se parece demasiado a las portadas de los diarios “profesionales” y a las soflamas de los creadores de realidad, no debería pasar de una torpe falta de respeto o una inocente estupidez enunciada por un rabioso jugador de pocas luces y mal perder. Pero no, a fuerza de ser repetida y amplificada por los “listos” del fútbol, se erige en mantra curativo, paliativo de males "menores" como... perder. Algunos, aupados en su propia soberbia, elevan el monólogo (que no debate) a categoría de dogma e incluso, a pesar de su manifiesta subjetividad, lo sitúan por encima de evidencias tan poco discutibles como el marcador. Y ojo, me duele escribir esto porque el que suscribe nunca ha sido resultadista. En esta misma bitácora (ustedes lo saben bien) he criticado (y lo seguiré haciendo) el mal juego de mi equipo. Ganando y perdiendo. Tantas veces como haga falta. A veces con dureza y a veces con desesperación. Eso sí, cuando sea verdad. 

Porque lo más triste de todo es que no lo es. No siempre. Ayer el Atlético de Madrid ganó a un equipo excelente como el Celta (lo cortés no quita lo valiente) y lo hizo con solvencia, con poderío, con personalidad y por momentos jugando bien. Repasen el vídeo. 

Había caído la mundial en Vigo durante el fin de semana pero el terreno de juego, afortunadamente, no fue un agente más del partido. Los de Berizzo (fantástico entrenador) salieron al campo tratando de imponer su juego pero Simeone tenía la lección aprendida del año pasado y no les dejó. Esa especie de cuatrivote abierto (Gabi, Saúl, Koke y Augusto) minó el centro del campo y los celestes no pudieron practicar su juego en ningún momento. Sobre todo a partir de que, tras la amenaza de un Orellana muy activo, neutralizasen la línea de creación celeste con un cambio de sistema, colocando ese 4-1-4-1 contemporáneo. Poco a poco los colchoneros fueron teniendo más balón, llevaron el partido al campo contrario y empezaron a jugar allí. Faltó precisión en el último pase, algo de creación (Augusto estuvo tímido, errático y poco activo) y capacidad de enganche (Vietto mejora por momentos pero le sigue faltando confianza) pero el partido era suyo. La mejor ocasión de la primera parte llegó con un remate de Griezmann en la frontal que se marchó alto. 

La segunda parte fue otra cosa gracias al tempranero gol del francés. Jugada de auténtico crack (lo que es) complementada por un soberbio movimiento de Vietto. Si el argentino sigue haciendo ese tipo de cosas será titular de un equipo que no tiene 9 y que probablemente tampoco se le espera ya. El gol fue letal para un equipo gallego mermado en su plantilla (es lamentable que le puedan quitar a uno de sus mejores jugadores a mitad de liga para armar al rival) e incapaz de atacar al conjunto que mejor defiende de Europa. El Atleti se puso además en modo de equipo grande y no sólo no pasó apuros sino que cerró el partido antes y con más facilidad de lo esperado. Alejó el peligro de su área (no recuerdo una sola ocasión del Celta), trianguló el balón cuando tuvo que hacerlo para agotar al rival y aprovechó los huecos del equipo gallego para ejecutar varios contraataques definitivos. En uno de ellos Yannick Carrasco, un jugador al que siempre habría que hacerle sitio en el equipo, resolvió con maestría delante del portero para hacer el definitivo segundo gol. Dicen que Jackson jugó un rato al final pero no puedo atestiguarlo.

Independientemente de lo que digan los gurús del Olimpo, gran partido del conjunto colchonero que termina la primera vuelta de la liga en lo más alto de la tabla. Un dato que creo que debería de ser visto como algo positivo y alentador para el resto del equipos despreciados por la galaxia pero que lamentablemente sirve para todo lo contrario. Algunos, como anónimos siervos de la gleba, prefieren desprestigiar, vilipendiar y despreciar al equipo "intruso", haciéndolo además con las ideas y los postulados del gran señor. Allá ellos. 

@enniosotanaz

8 comments

Gonzalo 11 ene. 2016 12:01:00

Ennio, si es que no aprendemos. Siempre tenemos que andar dando explicaciones. Como si fuera un delito utilizar unas maneras distintas a otros fuesen las incorrectas. Leo tu TL y me entristece que haya gente que haya asumido el discurso de lo que está bien y lo que no. Sobre todo, que lo haga gente que no es de ninguno de los dos equipos del binomio propagandístico nacional es algo que no concibo. Yo creo que la llegada de Simeone ha supuesto, no solamente que compitamos contra ellos, sino que haya otros que también se crean que pueden hacerlo (ahí está el Villarreal, a un punto de la galaxia). Otra cosa es que prefiramos la liga escocesa. Si es así, cerramos el puesto mañana mismo.
A mí me parece un espectáculo lo de este equipo, lo digo totalmente convencido. Sobre todo por eso, porque es un señor equipo. Y al que no le guste, pues ya sabe. A partir de las 15:00 de la tarde empieza su mercado donde consumir. Yo prefiero hacer caso al Cholo.
Enhorabuena una vez más por el artículo.

Anónimo 11 ene. 2016 14:37:00

El último párrafo es sublime. A veces pienso que la gente pone la lupa y no es capaz de analizar las cosas en su complejidad, ampliando el foco a un punto de vista macro. Allá ellos.

Alfonso

Anónimo 11 ene. 2016 17:25:00

Muy típico de España, servir al tirano y aborrecer el aire fresco

mirapani 11 ene. 2016 20:06:00

Muy feo lo de quitar un jugador al equipo revelación aunque sea por mi atleti, no lo veo justo, se manipula la competición, solo le faltaba al Celta que el Barcelona le quite a Nolito

magerit 11 ene. 2016 21:18:00

Pues a mí me gusta el estilo, y las formas del Atleti, me gustan cuando ganan y cuando pierden y me gustan, porque es la identidad de mi equipo y además estoy orgulloso de ser distinto.

Y también me gusta esta bitácora, porque su estilo y sus formas son distintas, únicas, geniales, y porque la dirige un fenómeno que nos regala crónicas como la presente.

Por cierto Ennio, ¿no crees que eres un poco injusto con Jackson?, esa ironía ácida no me cuadra en tu estilo.

Por último quiero resaltar la figura de Oblak, un auténtico crack, que ha conseguido lo que para mí parecía imposible, que el recuerdo de Courtois sea cada vez más difuso.

Saludos

Juan 12 ene. 2016 0:56:00



Me gustó mucho el Atleti. Todos en general, Griezmann en particular. Me quedo con la forma física de los jugadores. Cuando no tienen el balón, parecen hienas que enciman a su presa. Un espectáculo. Ayer además triangularon con más precisión de lo usual...Gran partido.

Veo al equipo más cómodo fuera de casa. No sé. Creo que en el Calderón, esta temporada al menos, ha jugado durante muchas fases, más tenso, más precipitado... De hecho, creo que somos el mejor equipo de la Liga a domicilio, y les veo algo más cómodos fuera (con la excepción de Málaga y Villarreal.)

Respecto al "allá ellos", poco que añadir. Conste en acta que Cabral sin embargo elogió al rival y dijo que veía al Atleti preparado para todo, y Berizzo no puso un "pero" a la victoria. Da coraje que el mensaje cale en algunos, pero hay que convivir con ello. A mí no me importa demasiado... Allá ellos...

En cuanto al "9", comparto contigo lo de Vietto, y sinceramente, por lo visto hasta ahora, creo que prefiero a Torres antes que a Jackson -no estoy seguro...- Una lástima lo del colombiano porque ha costado mucha pasta, y viendo por ejemplo a Lucas Pérez en el Bernabéu, la verdad es que me pareció más delantero que él. En fin, a ver si resucita... Un saludo,

Ennio Sotanaz 12 ene. 2016 9:29:00

Gonzalo, fue muy decepcionante asomarse a twitter tras el partido. No me esperaba eso de la afición viguesa. Supongo que habrá de todo y no quiero generalizar pero fueron demasiadas respuestas (sospechosamente iguales) como para dejarlo pasar.

Gracias Alfonso. Creo que el mundo tiende a la simpleza en lugar de a simplificar pero es un mal endémico. No sólo afecta al fútbol.

Totalmente de acuerdo Mirapani. Así lo he dicho varias veces.

Es cierto Magerit, he sido muy sarcástico con Jackson. Quizá haya sido también injusto o excesivo pero seguramente me ha salido por esa sensación que tengo de que su concurso se va por el desagüe y de no verle ni siquiera preocupado. Su actitud en el campo el otro día fue desesperante.

Gracias por tu comentario Juan. A mí, ahora mismo, cualquier delantero de la liga española me parece más delantero que Jackson Martínez. Y me duele, pero es así. Empiezo a perder la fe.

Gracias a todos una vez más.

Jose 12 ene. 2016 23:39:00

Lo que pasa Ennio, es que la novedad y lo que es distinto (nuestro Atleti desde el Cholo) ya no es gracioso ni simpático, es más no es que cause miedo, es más bien que es muy incómodo y desesperante, además de que te puede ganar, ( a algunos, no puede, les gana), por lo que es criticable y como no gusta al regimen establecido, pues lo mejor es atizarle palos, no vaya a ser que.....
Gracias por tus crónicas, siempre reflejando la realidad y no lo que quieren que veamos