Esposa orgullosa

En noches como la de hoy uno tiene dos opciones: llorar, maldecir y tirarse de los pelos lamentándose de perder la oportunidad de tu vida de humillar a tu rival de siempre o pensar en lo que ha ocurrido, de donde vienes, a donde vas,... y sacar pecho. Cualquiera de las dos opciones es lícita pero yo prefiero quedarme con la segunda. Llevaba tantos partidos siguiendo a un equipo que se avergonzaba de salir a jugar al césped, un equipo sin personalidad, temeroso y pesaroso que se movía entre el gol a favor o en contra, especulando con el tiempo, el juego o el resultado, tratando a todos los rivales como si fuesen el vigente campeó de Europa y además haciéndolo con 11 jugadores en el borde del área, que qué quieren que les diga, hoy (y el domingo frente al Barça) he sacado pecho. Me siento como el protagonista de esas películas antiguas en las que un hombre pobre y honrado sufre una tragedia tras otra, robos, ingratitudes, que tiene mala suerte pero que enfrentándose a enemigos y fantasmas con valentía y orgullo consigue acabar sobreponiéndose a todo. Entonces su esposa orgullosa sale a pasear por el pueblo del brazo de su sangrante, sucio, mal vestido pero orgullo marido. Esta noche yo soy esa esposa orgullosa. Hoy he vuelto a sentirme orgulloso de ser del atlético de Madrid.

Todos los atléticos sentimos unos incómodos gusanos paseándose por el fondo del estómago cada vez que nos enfrentamos al Madrid. Es así y el que lo niegue miente. Lo que más teme un colchonero frente al equipo merengue es no dar la cara, sentirse humillado, parecer débil o menor. Mucho más que el resultado. Los últimos partidos contra el eterno rival siempre se caracterizaban por un estúpido gol madridista en los primeros cinco minutos. Es una maldita tradición desde hace años que gracias a Dios hoy se ha roto. Por eso cuando he visto el minuto 5 en la esquina derecha del televisor y en la izquierda el resultado de 0-0 he pensado que hoy podía ser el partido. A partir de ese minuto he tomado conciencia de que el equipo, mi equipo, había salido al campo como debería de salir siempre en todas las competiciones que juega, a ganar el partido. Espero que no sea un espejismo pero parece que este Abel va a resultar que entiende bastante de esto del fútbol. A lo mejor es que veníamos de un periodo negro y nefasto y por eso cualquier acción táctica nos parece un alarde pero lo cierto es que en el día de hoy tácticamente el atleti ha estado fantástico. Sacando la línea defensiva del área (no hacerlo hubiese sido un suicidio frente al madrid como bien debería saber Aguirre pero nunca terminó de aprender), creando un entramado físico en el centro del campo que impedía al madrid jugar y saliendo en vertical cada vez que robábamos el balón en posiciones adelantadas. Con este equipo no se me ocurre una forma mejor de jugarle al Madrid en su Bernaneu y aunque parece fácil no debe serlo. Asunçao, un futbolista que crece en este equipo con los partidos, dominaba la zona ancha escudado por un Camacho al que le falta un poco más de creatividad para ser un jugador muy interesante. Maxi, Simao y Forlán hacían un generoso esfuerzo en la contención que impedía aparecer al Madrid (lo del urguayo es prácticamente de ciencia ficción, ¡qué jugador Dios mío!) y el Kun era letal en cada balón. El Real Madrid no hizo nada como conjunto en toda la primera parte y sus pocas llegadas fueron a través del fútbol directo al área o jugadas a balón parado. Por el contrario el Atleti se encontraba más cómodo según pasaban los minutos y cada vez que se estiraba soltaba el codo. Ya avisó el Kun cuando un excelente balón que le llega de volea es parado en el área y que solamente los felinos reflejos de Casillas (siempre Casillas) impidieron inaugurar marcador. Pero casi mejor que fuese en la siguiente jugada porque fue una maravilla. Un córner mal sacado por los “blancos” lo recoge Ufalusi que se da a Kun a la banda este se lo devuelve de primer toque y el checo vuelve a meter un buen balón a la banda para que la recoja el Kun. Era un contra ataque de 3 contra 2 pero la pelota que mete el Kun a Forlán para dejar sólo al uruguayo no está al alcance de todo el mundo. El rubio charrúa, omnipresente en todas la jugadas todo el partido, define como los ángeles alegrando la noche a la afición rojiblanca. Así acababa la primera parte.

En tiempos no tan lejanos cuando el equipo estaba por encima del marcador (y no hacía falta que fuese en el Bernabeu) lo que veíamos los aficionados al atlético de madrid era un equipo temeroso que renunciaba al balón o a jugar y que se jugaba el resultado a saber defenderlo con patadas y artificios paradeportivos. Hoy lo que hemos visto es todo lo contrario. Hoy lo que hemos visto es un equipo valiente, con personalidad, generoso en el esfuerzo, que seguía manteniendo los parámetros que lo había llevado hasta ahí y que tenía en la cabeza la portería contraria y no la propia. Hoy lo que hemos vistos después de mucho tiempo es, por fin, el Atlético de Madrid.

La segunda parte (como todo el partido) ha sido preciosa, más parecido a un partido de toma y daca donde todos querían ganar que a otra cosa. Eso sí, el único que mereció hacerlo fue el que iba de vestido con los colores rojo y blanco. La pocas llegadas merengues fueron a base de pundonor, juego parado y balones colgados al área. Las del atleti venían a base de robar el balón en el centro del campo y llegando a la portería contraria a toda velocidad en jugadas de tiralíneas. Pero por esas cosas que tiene la vida el Madrid empató y lo hizo de la forma en la que históricamente mejor sabe hacer, con un gol ilegal. Esta vez por CLARÍSIMO fuera de juego, otras veces por penalty injusto y casi siempre con algo que esconder. Es así. Ni siquiera los periodistas “serios” se sorprenden y lo asumen como parte de las reglas de juego. Los árbitros se equivocan, si, pero cuando juegan estos dos equipos los errores son siempre para el mismo sitio y eso es estadísticamente imposible. Yo, que soy de ciencias, tengo que buscar la explicación en algo más. Si tiras diez veces el dado y las diez veces sale 6 podemos deducir sin equivocarnos que el dado está trucado.

Pero lo cierto es que Forlán, Sinama y sobre todo el Kun estuvieron delante de Casillas con la claridad suficiente como para perforar la portería rival sin demasiada dificultad pero no ocurrió. Unas veces por el propio Casillas, otras por la mala suerte y casi siempre por enfrentarnos a nuestro destino con más ansiedad que sangre fría. También hubo unos agarrones. manotazos de Sergio Ramos al Kun Agüero que no significaron nada para el árbitro y que pasarán desapercibidos para la prensa “seria”. Para el que no lo ha visto podríamos definirlo como el típico penalty que le pitan al Madrid (y al Barça) pero a ningún equipo más. Que se le va a hacer.

Nos vamos con la sensación de perder dos puntos y la oportunidad de callar a todo un Bernabeu pero lo hacemos con la cabeza muy alta, lo cual es algo que también hace muchos años que no hacíamos. Sinceramente, yo que el día del partido del Oporto había pregonado el fin de este equipo, afronto la vuelta de Champions con más ilusión que nunca. Este si es mi atlético de madrid.

4 comments

Jose Luis POP 8 mar. 2009 1:58:00

Yo creo que lo importante en un equipo es la actitud. Y el atleti la ha tenido. Mala suerte haber perdido 2 puntos, pero hemos desinflado completamente el subido ego de los madridistas.
Yo he estado viendo el partido con varios de ellos y de momento ya piensan que la liga a tomar por culo...
Ahora falta que remate la jugada nuestro (sí: siempre será nuestro. Mío al menos) Fernando Torres y les mande a tomar por culo de Europa.

Y por cierto. A mí desde el principio Abel me ha transmitido buenas sensaciones: ambicioso, valiente, un punto chuleta y sobre todo muy del atleti. Hoy ha demostrado además, que igual es un buen entrenador no solo para esta temporada. Desde ya, que le renueven. No sea que el Pitarch tome la iniciativa...

Juggernaut 8 mar. 2009 6:06:00

Eso, ahí estuvo el "Atlético James Stewart". Y como yo también soy de ciencias y el Teorema del Límite Central está fallando, eso es que algo está pasando.

pablo 8 mar. 2009 16:47:00

Esposa orgullosa como los vikingos se enorgullecen de habernos robado, y por ahí sí que no trago. Se hacen fuertes con esa sonrisita de..."otro año más, si no nos habéis ganado ahora, no lo haréis nunca, porque con el gol en fuera de juego tenéis que contar..". A tomar por culo, ¡coño! Rateros y orgullosos.

Al menos como dices se dejo buena imagen, pero como otros tantos derbys. Recuerdo los de Torres en los que fallaba goles, les teníamos contras las cuerdas y al final, nada. Ahora nos la jugamos a muerte en Oporto y contra el Villareal. Un tropiezo en cualquiera de los dos será adiós a champions y/o a la cuarta plaza. Habrá que apretar un huevo contra el otro.

Un saludo.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO 8 mar. 2009 20:23:00

Ha vuelto el Atleti de la mano de Abel. Se acabo el miedo y el cagón de Aguirre. Ahora vamos a ganar siempre. Así me gusta. Luego se puede vencer o no, pero siempre uno se irá satisfecho. Un abrazo.