I want to believe

William Mulder era un agente especial de la CIA de magnífico expediente e incalculable potencial que había decidido dedicar su vida y su talento a la investigación de los expediente X, esos caso de difícil solución archivados en las oscuras esquinas de la inteligencia americana relacionados generalmente con fenómenos paranormales de difícil comprensión científica. Muchos compañeros lo tachaban de lunático y pocos entendían como se podía derrochar tanto potencial en una labor tan absurda pero William Mulder no era desde luego de la misma opinión aunque a veces, cuando se quedaba estancando en sus pesquisas, se le pasaba la idea por la cabeza de si efectivamente estaba perdiendo el tiempo. En esos momentos levantaba la cabeza hacia la pared de su despacho donde colgaba una foto con el lema “I want to believe” (quiero creer). Yo que me he sentido una especie William Mulder muchas veces en este extraño vínculo que me une al Atlético de Madrid he conseguido hoy encontrar la imagen a la que desviar mi atención cuando tenga dudas de fe. Supongo que existirán un montón de explicaciones lógicas para explicar lo que ha ocurrido hoy, con las que además aplacar mi alegría pero que quieren que les diga, lo he pasado tan bien en el estadio y hacía tanto tiempo que no disfrutaba tanto en un partido de fútbol que me dan igual. Y es que el fútbol es esto y no eso que quiere imponer tanto entrenador megalómanos que basa el fútbol precisamente en todo aquello que tiene poco que ver con el o tanto periodista NBA que intenta hacer propaganda de un concepto de deporte-espectáculo que tiene también poco que ver con algo que lleva más de un siglo desatando emociones. 

El ambiente era precioso antes de comenzar el partido pero mi problema es que esta temporada ya había visto el estadio lleno y la gente entregada otras veces y no tenía buen recuerdo. Sin ir más lejos hace cinco días frente al Oporto en ese lamentable espectáculo que dimos al mundo. Por eso era reacio a eso de las siete de la tarde a chillar, airear la bufanda o hacerme ilusiones aunque rápidamente todos vimos que las cosas eran diferentes. Durante la semana se daba por seguro que Abel decidiría reforzar el centro del campo a base de sacrificar alguno de los hombres de banda (Simao con mucha probabilidad) pero el de Velada decidió dar un golpe en la mesa manteniendo el mismo equipo (sacando a Heitinga en lugar de esa broma pesada en forma de ser humano llamada Seitaridis) y el mismo esquema. Bueno, el mismo esquema no porque parecía otro equipo. Forlán se metía en el centro (sin perder la cara a la portería), Maxi y Simao se fogueaban en la contención, el Kun se dejaba la vida para no dejar jugar desde atrás, Asunçao barría su zona mientras secaba a Xavi... y todo eso con una concentración colectiva notable, sensación de peligro, una defensa torpe pero cerca del resto del equipo... por fin un equipo sobre el terreno de juego. El todopoderoso Barça no sabía ni podía jugar al este atleti y las ocasiones llegaban de lado rojiblanco hasta el punto de que ya en los primeros minutos el colegiado inauguraba su nefasta labor arbitral (como casi siempre con el Barça de por medio) anulando un gol legal a Heitinga.

Pero todo lo bonito que tiene el fútbol lo tiene de injusto y así con injusticia se adelantó el barça en el marcador. Un nuevo fallo de Pablo (el más flojo de la defensa), un rechace de mala suerte y Henry lanza un disparo desde la esquina del área que se cuela por la escuadra. Jarro de agua fría. El equipo se quedo algo tocado en lo anímico pero no bajó los brazos ni se escondió lo cual fue no sólo una novedad sino un anticipo de lo que vendría después. Se sucedieron unos cuantos intercambios de golpes hasta que un inédito hasta ese momento Messi recogió un balón a pocos metros del área, que es justo donde este chico no debe recibir, para demostrar al Calderón entero lo buen jugador que es. Se fue en velocidad sorteando rivales en pocos metros cruzando el balón a la salida de Leo Franco. 0-2 en el marcador y un panorama más que desolador. El Atleti de Aguirre muy pocas veces fue capaz de remontar un gol y creo que nunca consiguió hacerlo con más de uno. Si a eso el uníamos el estado anímico y físico de la plantilla parece fácil entender que la grada se preparase para otra noche de horror a la rivera del Manzanares pero había dos cosas en el ambiente que nos hacía resistirnos a ello. El primero que lo que estábamos viendo era injusto y segundo que los jugadores no parecían dispuestos a bajar los brazos. Así que sin tiempo de acomodar en el salón a los habituales fantasmas Forlán agarró un zurdazo desde su Uruguay natal que el bueno de Valdés se come con patatas. 1-2 y la esperanza contenía a la euforia.

Durante el descanso se respiraba un ambiente raro en los últimos partidos. Normalmente a estas alturas y con ese resultado la afición estaba cabeceando mientras enumeraba errores y jugadores sobrevalorados pero hoy no, hoy la gente decidía abrazar como suyo el famoso lema de Obama, yes we can... y pudimos. Comenzó la segunda parte con la misma tensión, colocación y velocidad que la primera y el espectáculo para el espectador no se resintió un sólo átomo. Antes que nada me gustaría destacar la labor de entrenador de Abel que hoy si supo leer el partido sin renunciar a su idea del fútbol. Adelanto la defensa y presionó arriba pero además alecciono a Simao para cerrar el centro del campo, bloquear a Alvés y abrir su banda en ataque obligando al brasileño a defender (gran partido de Simao). Coloco a Forlán cerca del centro del campo para tapar la salida pero sin sacrificarlo en ataque (gran partido del Uruguayo) y sobre todo organizó un buen entramado en el centro que impedía la construcción blaugrana (era curioso como el balón siempre tenía que salir de los pies de Puyol) en el que tuvo mucho que ver un jugador como Conseiçao que lleva varios partidos dando a entender que su fichaje no fue el tradicional error de todos los años. Igual que el martes Abel pareció un aficionado jugando en la liga de los mayores hoy ha dado un mensaje de personalidad y criterio. Al Cesar lo que es del Cesar. Y así, con todos esos parámetros más la presión arriba llegó un error en la defensa del Barcelona que el Kun (otro que ha hecho un gran partido) aprovechaba para empatar el partido.

Llegados a ese punto todos sabíamos que cualquier cosa era posible y así ocurrió. Jugadas de gol, errores, emoción, goles, alegrías, disgustos,... fútbol en una palabra. Con un atlético lanzado y mereciendo mucho más, el balón llega al lateral derecho colchonero desde donde se mete un balón al área pequeña para que Forlán, a escasos dos metros de la línea de gol, remate el balón fuera. Mientras el uruguayo todavía se lamentaba en la portería del equipo catalán, Heitinga se queda enganchado al tirar el fuera de juego y el balón llega franco a Gudhjonsen que con muchos metros por delante y sólo leo Franco enfrente cede el balón generosamente a Henry para que este ponga el 2-3 en el marcador. La injusticia del fútbol que dirán muchos. Pero este irreconocible atleti no tiró la toalla. A pesar de los pesares (2-3, el Barça y apenas 15 minutos por delante) decidió morir matando y se fue a por el partido. Y lo consiguió. Primero tras un penalty que no tiene duda para nadie pero que el inefable del árbitro se negaba a pitar y que Forlán aprovechó para transformar en gol con mucha sangre fría a pesar de la rabia del gol marrado y de los nervios que provoca el tardar tanto en ejecutar la pena máxima gracias a la estupidez congénita de la profesión de árbitro de fútbol. Después con una fusión de juego y pundonor que dio con el Kun Agüero (un jugador que debería estar siempre en el campo) dentro del área y al que ni siquiera un desacertado Puyol consiguió quitarle el balón en su carrera desenfrenada hacía el gol. 4-3 y la euforia desatada en el Calderón.

A veces se me olvida lo mucho que me hace disfrutar el fútbol. Es cierto que se me olvida porque cada vez son menos las tardes y las noches en las que verdaderamente me divierto viendo este bendito deporte pero ay amigo cuando ocurre. Hoy he disfrutado como un enano desde el primer minuto al último. Es de esos partidos que acabo agotado como si también hubiese estado jugando sobre el césped pero me gustaría acabar con un apunte: podríamos haber perdido y de hecho hemos estado cerca de hacerlo pero perder así duele mucho menos.

3 comments

Anónimo 2 mar. 2009 12:30:00

Leía tu crónica (con la que suelo coincidir) y sólo tenía en mente un par de apuntes (comentarios tácticos-técnicos al margen, pero q en partidos emotivos como el de ayer huelgan) que con mis sufridos amigos y compañeros de abono comentábamos ayer y que por cierto al final si comentabas:
Uno, que aún habiendo perdido ayer (y mira que todo apuntaba a ello, pese a q es cierto q el "sí se puede" flotaba en el ambiente y sobretodo en el ánimo de nuestros, hoy sí, jugadores) hubiéramos estado satisfechos ("este es mi Atleti" q diría si no fuera pq el AS lo utiliza en su portada) y Dos lo terriblemente agotado fisicamente q acabé tras el partido...tuve q tomarme dos lexatines y no miento (uno por el interminable descuento final y otro por culpa del #%$*# Alvés jugador al q detesto más q a Michel Salgado... y ya es decir...)
En fin, que echaba de menos partidos así (...como aquel otro mítico y no tan lejano 4-3 al Barça, también con remontada incluida aunq más espectacular...)

Billie 2 mar. 2009 19:18:00

Me alegro de que hayas disfrutado. Ya nos tocaba vivir algo así. Esperemos que sirva de acicate para espolear al equipo. No siempre se puede ganar por raza y tesón pero da gusto ver al equipo encarrillado, centrado y motivado. En eso hay que reonocer que el equipo se ha rehecho anímicamente cuando ya ninguno lo esperábamos. A ver si vamos para arriba en este tramo final y, sobre todo, a ver si nos pulimos al Oporto que para mi sería toda una alegría. Un abrazo.

Bocha 6 mar. 2009 2:29:00

Hola que tal

Soy Bocha, creador del blog Abran Cancha. Estoy muy interesado en tener un intercambio de links con tu blog, la verdad que me ha gustado mucho y seria un honor tenerlo entre mis enlaces. Un abrazo grande.

Si quieres agrégame a seguidores…

www.abran-cancha.blogspot.com