Ese gimnasta mediocre



At. Madrid 1 - Celta de Vigo 1


La disciplina de salto en Gimnasia deportiva se califica de 0 a 10 según unos jueces que la juzgan. En ocasiones sin embargo hay gimnastas, normalmente los más mediocres, que deciden hacer un salto que en las reglas de la gimnasia está calificado como mucho con un 7. Es decir, si el gimnasta hace el salto perfecto sacará un 7 máximo. El Atlético de Madrid desde hace muchos años y a pesar de su historia, su presupuesto y su afición apuesta por hacer un salto de 7 en lugar de uno de 10 y generalmente además no lo hace perfecto. El Celta de Vigo apuesta por un salto de 10 y aunque normalmente le sale bastante mal (está más cerca del descenso en segunda que de otra cosa) cuando le sale bien el contrario necesita hacer como mínimo un salto igual. Me da vergüenza la apuesta por la mediocridad y por la destrucción que hace mi equipo sistemáticamente y me da asco ese discurso mentiroso que dice que es la única forma. Llevamos 10 años apostando por esto y mira donde estamos.

La primera parte comenzó con una intensidad impropia del fútbol moderno pero muy propia de esta mal tratada competición del KO. Eso si, como casi siempre el equipo contrario, este atrevido y aseado Celta de Vigo de Eusebio, lo hizo más metido que su rival. Atrevido, valiente y sin complejos. En el primer minuto Raúl García aumentaba su legado de estupideces cometiendo un penalty que afortunadamente el colegiado no vio. A los tres minutos el Atleti seguí sin pasar de su área y en una estupenda jugada de tacón del Celta deja dentro del área a Trashorras (el mejor del partido) encarando a De Gea para batirlo por bajo. Todas las alarmas se encendieron. Dejando a un lado las desgracias y desperfectos del Atleti lo cierto es que el equipo gallego sorprendió en su osadía, su intensidad y su descarada apuesta por el fútbol. Presionando la salida del salón colchonero hasta con seis jugadores (cualquiera que vea un par de partidos del Atleti sabe que este equipo es incapaz de hacer algo digno con el balón), apostando por jugar al fútbol y plantando una línea de tres mediapuntas por detrás del delantero que quitó el balón a los madrileños y lo maniato hasta ridiculizarlo. Bien por Eusebio y bien por los entrenadores que se salen del discurso oficial y apuestan por el fútbol.

Pero en la escuadra colchonera había por fin un centrocampista que no da vergüenza llamarlo así y que además debía ser el jugador más motivado del campo. Estoy hablando del portugués Tiago que fue el mejor de los madrileños en esta primera parte en ataque y en defensa. Su gol de cabeza entrando con todo en el segundo palo mediado el cuarto de hora no es más que la guinda a un buen partido. Tácticamente perfecto, también fue capaz de pedir y distribuir el balón sin fantasía pero con criterio, algo que se echaba de menos en el Calderón. Raúl García siguió practicando su actividad favorita que es la de jugar al escondite. Tras el empate el partido se transformó en la eterna lucha entre bien y el mal. El Celta intentaba jugar al fútbol y combinar mientras que el Atleti llevaba todo a lo físico y el pase largo. Me da vergüenza decir que yo soy seguidor del equipo tosco y grosero pero más cuando el equipo tosco y grosero es el que juega en primera división pero es lo que hay. Jurado estaba completamente perdido en esa media punta que tanto reclama (básicamente porque el Atleti no combina y sin combinar sobran los mediapuntas y los interiores) y Perea seguía demostrándole al universo que no hay ninguna razón lógica por la que Quique Sánchez Flores le sigue dando la oportunidad de jugar de titular. También pudimos comprobar que es muy emotivo que Pernía esté totalmente recuperado de su accidente pero antes del mismo era muy malo y ahora lo sigue siendo. No está para jugar. El único que seguía manteniendo la chispa y el sueño de intentar meter gol era el de siempre, el Kun Agüero, pero es muy difícil hacerlo tú todo recibiendo pelotazos.

Pero esos fueron los buenos tiempos porque la segunda parte fue un auténtico baño del Celta desde todos los puntos de vista: físico, táctico, técnico y de actitud. Físico porque a pesar del enorme esfuerzo de la primera parte tapando la salida en la segunda parte no se resintió en absoluto y mantuvo el mismo esquema con la misma intensidad y todavía mejor resultado en desintegración del rival. El Atleti a base de correr detrás el balón y de perseguir desplazamientos de 50m sin ton ni son aparecía completamente gastado sobre el césped. Táctico porque el Celta estuvo perfectamente colocado en el campo aplicando el factor táctico para potenciar la calidad de sus jugadores y no al contrario como suele hacer el Atleti desde hace décadas. Eusebio hizo enrojecer a Quique que pareció un aficionado malo y torpe frente al entrenador del equipo gallego. Mientras Eusebio apostaba por el fútbol con un equipo de segunda en horas bajas y plagado de reservas Quique apostaba por la mediocridad, la cobardía y el patadón manejando el tercer presupuesto de primera división.Técnico porque los jugadores celestes nunca renegaron del balón ni del fútbol y porque siempre buscaban una combinación que restase los patadones y tarascadas que veía en el equipo contrario que basaba todo en los desplazamientos largos de su portero y la lotería primitiva. Y por último la actitud, eso que el Celta rescató de sus entrañas y el Atleti se dejó en algún sitio si es que alguna vez lo tuvo. Los 45 minutos se jugaron en el campo madrileño y fue un verdadero acoso constante tan sólo contrarrestado por los clásicos patadones y patadas que se estilan por estos pagos. Sólo las paradas de un acertadísimo De Gea han evitada la catástrofe absoluta precisamente cuando más se esperaba al Atlético de Madrid. La lectura del partido de hoy es tan simple como evidente: de donde no hay no se puede sacar. Este deporte se llama fútbol y fútbol es precisamente lo que le falta al Atlético de Madrid.

2 comments

Alvaro 22 ene. 2010 14:56:00

Que tristeza, madre mia... Mas alla de que me cuesta horrores imaginar que vayamos a pasar esta eliminatoria, lo peor es la verguenza y frustracion que senti todo el partido.

En fin, a ver si es verdad lo que adelantaron ayer en El Mirador de punto radio (lo acabo de oir por ivoox y me he quedado de piedra), y MAGIL realmente ha tirado la toalla y esta buscando comprador para sus acciones (segun dijo el locutor, un grupo de ex-jugadores esta dispuesto a comprar, pero vete tu a saber, yo no me fio un pelo...)

He aqui el link por si alguien quiere oirlo:

http://www.ivoox.com/editorial-deportivo-el-mirador-audios-mp3_rf_194865_1.html

jose1903 22 ene. 2010 16:19:00

Mientras no esté Caminero entre los jugadores vamos bien, sólo faltaba que blanqueásemos la pasta de la droga. Por lo demás, una crónica cojonuda, me gusta tu criterio a la hora de exponer los males de nuestro equipo. Un saludo y sigue así.