Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí durante todos estos años.

Puedes encontrarme en www.enniosotanaz.com o enniosotanaz@hotmail.com

¡Un abrazo!

Año nuevo

At. Madrid 0 - Sevilla 0


“Así que este es el nuevo año, pero yo no siento ninguna diferencia”

Es oficial: estoy cansado de este Atleti. Cansado de sus dudas, sus imperfecciones, sus carencias, sus excusas, sus condicionados y sus mentiras. Son siempre las mismas. Es siempre lo mismo. Por la izquierda o por la derecha. Sin toro o sin toreros. Año tras año se pretende vender una ligera aplicación de desodorante como una ducha en toda regla pero no es así. El Atleti construye sobre cimientos de barro y la casa siempre está torcida. Por mucho que la pinten. Por mucho que le cambien. ¿Año Nuevo? No señores, lo mismo de siempre.

Caminando hacía el estadio supe la alineación elegida por Manzano para el partido de hoy y no era otra que probablemente la alineación titular que todos los aficionados teníamos en la cabeza por ejemplo el día del Barça. Entonces no salió, igual que no salió en Francia lo que deja claro cual era el partido para ese señor que se sienta en nuestro banquillo. Cuál es su liga. Cuál es su objetivo. El Barça está en otro mundo. La Europa League es esa competición en la que hay que hacer “un buen papel” con lo que un punto fuera de casa es “positivo”. ¿Les suena el discurso? Claro, que les suena. Es el mismo de siempre. Europa. Chapotear con mediocres argumentos en la mediocridad para intentar sacar la cabeza. ¿Digno del tercer presupuesto de la liga? No lo creo pero, ¿a quién le importa?

En el campo lo que vimos fue también algo muy parecido a los Atleti-Sevilla de siempre. Un estadio casi lleno, un equipo que quiere ganar y no sabe o no puede y enfrente de otro equipo que no quiere jugar, que no quiere que el rival juegue y que también es miembro honorífico del club de los “valientes” que entienden que un punto fuera de casa es un gran resultado. El equipo titular y el jugar en casa le dio al Atleti el balón desde el comienzo del partido. Seguimos circulándolo con mucha lentitud pero el hecho de tenerlo evita muchos problemas a la hora de defender. Sin mucha pasión ni profundidad los madrileños controlaban eso si el partido y poco a poco llegaron oportunidades claras. Suficientes para haber encarrilado el partido. Las mismas que otras veces entran hoy se fueron. Especialmente recuerdo una de Reyes que dentro del área y con toda la portería para él (aunque cargada de jugadores propios y extraños) la mandó fuera.

Falcao puso un gran empeño por entrar en juego y llegar a todos los balones (en ocasiones saliendo demasiado de su área de acción) pero estuvo muy marcado por la defensa Sevillista y permitanme que use el eufemismo marcado pero es que no se me ocurre otra palabra. Pasan entrenadores, pasan temporadas, pero el Sevilla sigue igual, dando patadas a diestro y siniestro. Muy lamentable la imagen que deja el equipo del Nervión que sigue “engrandeciendo” su leyenda en este estadio. Muy duro en el juego (parando con faltas cualquier intento del Atleti de construir fútbol), cobarde en el planteamiento (regalando el balón y olvidándose de jugar) y marrullero en las formas (perdiendo tiempo prácticamente desde el primer minuto de la primera parte). El marcador reflejaba al descanso el 0-0 pero el Sevilla podría y debía haberse ido perdiendo al descanso bien por alguna ocasión o por un clarísimo penalty a Falcao que el pésimo árbitro de esta tarde tampoco vio.

La segunda parte cambió ligeramente el esquema durante los primeros veinte minutos. La habitual caraja del los rojiblancos se unió a un tímido intento de los hispalenses por hacer algo más. Tampoco fue una alarde de valentía pero al plantarse los sevillistas con algo más de intención y sobre todo adelantando la presión a nuestra salida de balón fue suficiente para sacar a relucir algunas de las muchas carencias que tiene el equipo madrileño. Con balón el Atleti es incapaz de circular rápido la pelota, incapaz de encontrar superioridades por las bandas con rivales cerrados y su único delantero es muy fácil de marcar. El pastiche táctico de Manzano utiliza un único delantero y cinco centrocampistas lo que hace tremendamente previsible el ataque colchonero. El famoso 4-3-3 no es tal sino más bien una suerte de 4-5-1 en distintas variaciones, todas ellas prescindiendo de delanteros y acumulando centrocampismo amorfo. Un sistema demagogo que pretende presentar a la grada la valentía del 4-3-3 pero que en realidad se contagia de la cobardía de su entrenador que hace que los dos supuestos delanteros dinámicos se pasen la vida en la construcción del centro del campo. Defendiendo, el equipo es todavía peor. Inútil en la presión (más que mala, nula) el equipo acostumbra a recular hasta su área facilitando la vida al rival. El Atleti se desquiciaba en su incomprensión mientras el Sevilla se estiraba con timidez llegando con cierta claridad hasta la portería rival. Su mejor ocasión vino a partir de un fallo garrafal e imperdonable de Mario Suárez (que lleva muchos partidos muy mal pero que bien es verdad vino condicionado por un error mayúsculo del árbitro que dio una absurda ley de la ventaja con un tiro directo a escasos dos metros de la frontal del área) que dejó a Manu del Moral delante de Courtouis y que afortunadamente marró.

Los cambios de Gabi por Tiago (para mí incomprensible) y de Salvio por Reyes hicieron devolver el control del partido al Atleti hasta el punto de probar al cancerbero sevillista más de una vez pero Javi Varas tuvo dos o tres intervenciones de mérito desbaratando las oportunidades. La más clara sin embargo  fue una gran jugada de Reyes por la derecha que Falcao falla en boca de gol sin necesidad de que actúe el portero. Viendo lo que se cocía, el Sevilla decidió volver a su esencia y a base de cambios, patadas y pérdidas de tiempo consiguió llevar el cronómetro hasta el final. Ya me lo pareció Marcelino el año pasado y me lo sigue pareciendo este: otro entrenador-mentira con más miedo que vergüenza. Sonó para el Atleti pero está bien dónde está.

El Atleti no ha ganado hoy por mala suerte. Así lo creo. También creo que cuando no es la mala suerte, es la defensa, o el inútil del entrenador, o el rival o la bolsa de Nueva York. La realidad es que hemos ganado los mismos partidos que hemos perdido, que fuera de casa salimos a no perder y que con todos los grandes palmamos o empatamos. Lo mismo de siempre. Año tras año. ¿Año nuevo? No señores, lo mismo de siempre.


“Así que todo el mundo coge su mejor traje y se viste. Hagamos creer sólo por esta vez que estamos sanos”


Death Cab For Cutie - The New Year
(Transatlanticism/2003)

3 comments

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO 3 oct. 2011 12:38:00

poco a poco, se va confirmado que no es lo mismo jugar contra el Sporting y el Rácing que hacerlo antes rivales de más categoría.

Ennio, te hiciste muchas ilusiones al principio de Liga, pero ya vuelves a ver la pura realidad. Bendita sea tu ilusión, la mía la mataron hace años.

Ennio Sotanaz 3 oct. 2011 16:59:00

El problema Fernando es que yo quiero creer… pero no me dejan. Es siempre la misma historia. A veces trato de pensar: “no te comas la cabeza, es sólo un juego para pasárselo bien…” pero ni eso me dejan. Siempre la misma historia.

Un abrazo,

magerit 5 oct. 2011 3:46:00

Ennio la misma historia no, en cualquiera de los partidos de esta temporada he visto más fútbol en el equipo que en las las cinco anteriores juntas, Con la excepción del partido de Barcelona que fue más de lo mismo, pero ese no cuenta, el Madrid y el BarÇa juegan una liga distinta con más ases en su baraja y reglas diferentes, al final entre el 2º y el 3º habrá de 15 a 25 puntos de diferencia. La liga del resto es del 3º al 20.

Quizás fuimos demasiado optimistas al principio, pero a un equipo que se formó hace apenas tres semanas, yo creo que habría que esperar unas jornadas para hacer críticas definitivas.

Saludos