Ni cenizo ni aplaudidor.

Valencia 1 - At. Madrid 1

El oficio de periodista, a veces, no es más que una especie de arte que anticipa lo que va a ocurrir… pero una vez que ya ha ocurrido. Análisis que se realizan como si se partiera de las mismas circunstancias del que se ha equivocado pero que se realizan siempre a toro pasado. En esa zanja caemos también los aficionados cuando, una vez terminado el partido, encontramos siempre explicaciones lógicas y evidentes para todo lo que ha ocurrido. Todo esto no es malo, en esencia, si sirve para abrir debates interesantes y enriquecedores, pero el drama aparece cuando el análisis huye del debate sosegado o matizable y la paleta de colores se reduce básicamente a dos extremos supuestamente antagónicos. Sumidos como estamos en una sociedad que navega a toda la velocidad hacia la simpleza y la vulgaridad, en lo que todo tiene que ser rápido, visual y divertido o no ser, en la que pensar es de tristes y dudar de cobardes, en la que todo lo que se explique con más de 140 caracteres está destinado a la basura, esa sociedad podrida que aparece dominada por políticos que jamás reconocen un error, ni suyo ni de su partido ni ahora ni nunca, es fácil entender que el virus de la simpleza barata se extienda también a todos los rincones. También a la pequeña familia colchonera en la que, por supuesto, todo se tiene que dividir en posturas también antagónicas y categóricas en las que no pueden existir matices. Gilista o antigilista. Cholista o anti-cholista. O se es cenizo y profeta del apocalipsis que está a punto de ocurrir o se aprietan las filas en torno a un símbolo ficticio sin posibilidad alguna de crítica. Cualquier desliz sobre las férreas directrices que marca el partido le harán a uno ser automáticamente expulsado del paraíso para ser lanzado al enemigo. El Atleti ha empatado a uno en Mestalla en el partido de ida de la eliminatoria de Copa del Rey en un mal partido de los colchoneros, probablemente el peor en lo que va de liga. Si siguen leyendo se toparán con críticas al equipo que más o menos intentan ser razonadas (igual que otras veces habrán leído en el mismo sitio encendidos elogios). Puede que no sean acertadas y puede que estén o no de acuerdo. Les invito a que discrepen pero si su interés principal es únicamente descubrir si el que escribe es cenizo o aplaudidor o si su religión les impide salirse de la disciplina de partido, les sugiero que no sigan leyendo y así todos nos ahorraremos el disgusto.

El partido de ida de los octavos del Campeonato de España era un partido complicado ya a priori por varios motivos. A vuela pluma se me ocurre por ejemplo un Barça que vendrá al Calderón en unos días, un Valencia especialmente motivado por el cambio de entrenador y la necesidad de unos jugadores señalados de agarrarse al último clavo ardiendo que les queda en la temporada o un evidente bajón físico en algunos jugadores colchoneros (Koke, Filipe Luis, Arda,…). Seguro que hay todavía más. Simeone, consciente de lo exigente de una temporada en la que el aficionado, mal acostumbrado, ha elevado el nivel de exigencia por encima probablemente de las posibilidades, decidió hacer cambios esenciales en el once titular reservando piezas de la columna vertebral para empresas mayores, pero el experimento no salió bien. Quizá sea demasiado pronto para aventurarse a decir que el tan cacareado fondo de armario que nos habían vendido no es tal pero yo, a día de hoy, tiendo a pensar que es exactamente así. El Valencia salió muy bien al campo. Con ganas de tener el balón y dominar pero sobre todo con un nivel de intensidad muy superior al colchonero. Creo que a partir de ahora debemos acostumbrarnos a que los rivales nos jueguen con ese nivel de exigencia porque es la única manera de meterle mano al actual Atleti pero ese no es el problema. El problema es que el Atleti de Mestalla, por alguna razón,  no fue tan intenso y con tanta personalidad como estamos acostumbrados. Jugó siempre a merced del rival, bien es verdad que fue un rival que apenas tiró a puerta en toda la primera mitad, y eso es algo a lo que no estamos acostumbrados. Para mí la clave estuvo en dos puntos. Por un la lado el flojo mediocentro que llegaba siempre tarde a la presión y que obligaba a tener que defender muy atrás. En especial un Guilavogui que no termina de convencerme. Sé que en algunos foros se dice que destacó en la primera parte. No es mi caso. El francés me pareció lento con el balón, falto de recursos con un rival exigente, flojo tácticamente, apareciendo muchas veces descolocado y tendente a meterse entre los centrales en lugar de tapar la zona de creación rival. Gabi trataba de compensar el déficit de su compañero pero lejos de conseguirlo abandonó muchas veces su posición natural y también dejó de ser la punta de lanza de la defensa del equipo. A este defecto táctico hay que sumarle la incapacidad para retener el balón y la nula creación. Con Gabi tapado y Guilavogui siendo incapaz de desmarcarse para recibir y tocar hacia línea de tres cuartos, la defensa tuvo que abusar, más de lo que normal, del pelotazo. Si a eso se le une una línea de tres cuartos aletargada con Koke exhausto (apenas entró en juego en labores de creación), Raúl Garcia (que es muy buen llegador pero muy flojo a la hora de construir, conectar líneas o dar el último pase) y un Adrián que está incluso peor que Villa (la falta de confianza del asturiano es alarmante), la realidad es que el Atleti no existió en ataque. Apenas un par de buenos contrataques cocinados desde muy atrás y con muy pocos efectivos. Pero lo cierto es que el fogonazo inicial del Valencia se moderó pasados 20 minutos y el Atleti fue capaz de controlar con tranquilidad el ataque rival gracias sobre todo a la pareja de centrales y en especial a un sobresaliente Alderweireld

La segunda parte comenzó igual que lo había hecho la primera, con un Valencia desatado y un Atleti encogido y especulativo. Mal pintaba la cosa cuando pasado un cuarto de hora Arda salió por un Guilavogui. El equipo, metido en esa dinámica de dedicarse exclusivamente a defender muy cerca de su área, no cambió demasiado pero sí logró quitarse la presión y tener algo más de balón. Y así llegó el gol colchonero. No por mérito de los de Simeone sino por demérito de los de Pizzi. En especial de su portero, Guaita, que en un rechace garrafal le dejó el balón en la cabeza de Raúl García para que el navarro hiciera el primero. El gol hizo que el Valencia tirara de orgullo (buen síntoma de los che) y el Atleti recurriese a ese modo especulativo que hacía tiempo que no veíamos (mal síntoma de los nuestros). Las salidas de Feghouli, Canales y Piatti (para mí tres grandes jugadores) abrieron mucho el ataque valencianista que empezó dominar de cabo a rabo a un Atleti que ya básicamente se dedicaba exclusivamente al achique de agua. Es en ese momento, el último cuarto de hora, (y no antes como algún eufórico hooligan pretende ver) fue cuando el Valencia pudo hacer una escabechina. No ocurrió porque en la portería estaba San Courtois. No sé el dinero que ahora mismo quedará en las espoleadas arcas colchoneras pero si de mí dependiese debería ir destinado a comprar a ese pedazo de portero. Un jugador excelente, ejemplar y para muchos años. El belga hizo al menos tres paradas antológicas que en circunstancias normales hubiesen sido probablemente gol. Con el tiempo concluido el Atleti seguía ganando, quizá de forma injusta, pero el equipo levantino seguía percutiendo y así, a base de tesón y fútbol, obtuvo su recompensa cuando Helder Postiga metía en la red un balón mal rematado por Feghouli.


Atendiendo al resultado, sin ver el partido, el 1-1 es un buen resultado. A los colchoneros nos queda sin embargo esa sensación de derrota porque estamos acostumbrados a ganar, por como fue el partido (el Atleti no existió) y porque el empate llegó cuando pasaban tres minutos del tiempo reglamentario. Pero el empate, insisto, es un buen resultado. El Valencia tiene que ganar o empatar a más de dos goles en el Calderón, algo que este año todavía no ha conseguido nadie. Este equipo tiene mucho crédito y por tanto hay que ser optimistas. Yo lo soy.  

6 comments

Mario García 8 ene. 2014 11:58:00

Gran artículo Ennio.

Como dices, lo más preocupante fue el volver a ver al Atleti especulador de otras temporadas, pero parece que la vuelta de las vacaciones no ha sentado muy bien.

Físicamente se ve a un equipo cansado. Y de Adrián... yo tengo muchas dudas de que el Cholo consiga otro efecto Juanfran, Raúl García o Diego Costa.

Me gustaron mucho Alderweireld, Courtois y Miranda. Pero hay que cambiar muchas cosas antes del partido del sábado.

Un saludo, desde Paseo Melancólicos - Courtois, Alderweireld y Raúl García no fueron suficientes.

cdelrui 8 ene. 2014 12:42:00

No se si preocuparme, D. Ennio. El partido fué de esos que te dejan un regusto amargo, porque el empate es un gran resultado, si, pero la impresión fué mala.
Quiero achacarlo a que es un "partido de 180 minutos" y que se vieron con el trabajo hecho con el gol de Raúl García (pobrísimo partido el suyo, por cierto, tanto en "creación" como en defensa). Ese cuarto de hora final debe grabarse a fuego para evitarlo en lo posible en el futuro.

Buenos dias.

Anónimo 8 ene. 2014 12:54:00


Pesimista?
Es cierto que no fue uno de los mejores partidos de la temporada, que nos enfrentábamos a un equipo que se juega la vida en esta copa, que hay jugadores físicamente al límite, que nos faltó creación y velocidad en el juego, que la plantilla es muy justa (digan lo que digan y nos queran vender la moto), que hay jugadores que ni están ni se les espera...
Pero lo que es verdaderamente cierto es que tenemos un EQUIPO dificilísimo de ganar, con un sistema defensivo ejemplar y que a lo largo de la temporada a ofrecido partidos maravillosos.
Ni cenizo ni aplaudidor, simplememnte tener memoria, ser realistas y tener confianza que creo que se la han ganado tanto jugadores como entrenador.
Un saludo. Borch.
PD: Yo si soy optimista para el sábado. No se lo que pasará, pero si nos quieren ganar tendrán que jugar, y mucho.

superatleti 8 ene. 2014 21:42:00

Lo que dices sobre Guilavogui es verdad, yo creo. Mi impresion es la misma.
Colchoneros Italia

magerit 9 ene. 2014 5:04:00

Partido muy complicado, se jugó tres días después de otro también complicado y con dos viajes por medio y en otros tres días el partido de la temporada, enfrente un excelente equipo que para desgracia suya ha estado en manos de incompetentes que lo habían devaluado virtualmente, (cuanto sabemos de esto por haberlo sufrido en nuestras carnes), que nos esperaban tranquilamente es casa sin viajar desde que volvieron de vacaciones y con un nuevo técnico que les devuelve la ilusión, para reivindicarse en la única competición que se puede ganar a estas alturas de la temporada.

Ennio, a pesar de que tu crónica es un lujo más que nos regalas, como siempre, discrepo en lo de Guilavogui, pienso que hizo un partido aceptable y mucho más teniendo en cuenta los minutos de calidad que ha jugad hasta ahora y lo que tenía por delante.

Para mí del doble pivote para atrás se hizo un buen partido, el problema fue en la zona de creación, pero con Adrián, García El cebolla y Koke en baja forma, la creación es una utopía, solo queda Costa luchando contra el mundo.

En definitiva un buen resultado para el partido de vuelta y total respeto a las decisiones del Cholo, aunque algunas, como el jugar con 10 cuando saca a Adrián o con 10 y medio cuando juega El Cebolla, este humilde aficionado no las entienda, pero si lo hace es que hay que hacerlo.

Saludos

Mario García 9 ene. 2014 8:38:00

El Cebolla tampoco estuvo tan mal, se notó mucho su entrada y la de Arda. Creo que Villa está peor que el uruguayo, pero yo también lo pondría por delante.

Lo de Adrián... eso ya no.


Saludos.