Querido Sancho...

At. Madrid 0 - Villarreal 1

“La falsedad tiene alas y vuela, y la verdad la sigue arrastrándose, de modo que cuando las gentes se dan cuenta del engaño ya es demasiado tarde”

La noche en la que el Club Atlético de Madrid perdió frente al Villarreal es una de las noches más tristes que recuerdo en el Vicente Calderón. Será una noche que probablemente sitúe un hito en el camino de la historia colchonera y que marcará un antes y un después. Es la noche en la que triunfó el sistema sobre la pureza del ingenuo. El momento cumbre de un fenómeno mediático que venía gestándose en las mesas de redacción y los canales de comunicación que manejan los magnates del fútbol. esos que, de forma torticera, viven de esto. La victoria del poder organizado y poderoso frente al caos desubicado de los que sólo saben defenderse con los sentimientos. El éxito del dinero fácil. De la intolerancia. De la ruindad. Del pensamiento único. Del rodillo. De la mediocridad. De ellos.

"Cada uno es como Dios le hizo, y aún peor muchas veces."

No hubo partido. No existió. Lo que ocurrió en el césped fue un ejercicio de filibusterismo producido por el sistema, guionizado por los estómagos agradecidos que viven del cuento, manipulado por personajes de siniestra catadura moral y repugnante fondo cívico como el tal Marcelino, pero ejecutado finalmente por un colegido miserable (sí, miserable) de cuyo nombre no quiero acordarme. No hay más. Me niego a hablar de árbitros en clave de errores humanos. Me niego a rebajarme al análisis de jugadas puntuales o apreciaciones separadas del contexto que efectivamente pueden ser simplemente fruto de la mala suerte. Llevo siete años escribiendo en este blog y nunca lo he hecho así que no voy a empezar ahora. Hay buenos y malos arbitrajes. Hay buena y mala suerte. Mejores y peores tardes. Hay decisiones afortunadas y desafortunadas, pero lo que el representante del colegio arbitral ejecutó sobre el césped del Manzanares fue otra cosa que se parece mucho más a un depurado ejercicio de patriotismo. De fidelidad y obediencia debida a un monstruo grasiento y poderoso que, al fin y al cabo, dirige su destino y lo da de comer. Ni siquiera se le vio afectado (todo lo contrario) consciente de saber que no estaba solo en la empresa. Docenas de plumillas y ladradores con salario lo protegían desde las cabinas de prensa y otros cientos de soldados de mayor rango, la inteligentzia mediática, le protegerían después con explicaciones gráficas y argumentos peregrinos. El contexto es lo suficientemente robusto como para que no existan fisuras. No puede haberlas en las dictaduras. No hubo partido. No existió, así que sería absurdo hablar de fútbol en ese contexto. Que lo hagan los que comen de la mentira o los que defienden su chiringuito de fama. Yo no. El partido estaba ganado por Marcelino 24 horas antes en una vomitiva rueda de prensa, auspiciada, protegida y alentada por las fuerzas vivas de “la mejor liga del mundo”. El partido estaba ganado (o perdido) antes de jugar.

"El hacer bien a villanos es echar agua en la mar."

La cacareada expulsión del Frente Atlético ha provocado, de forma incomprensible, el cisma entre la afición. Ingenuamente pensé que el momento serviría exactamente para todo lo contrario pero nada más lejos de la realidad. Personalmente entendía dicha expulsión como una oportunidad estupenda para reivindicar a esa inmensa mayoría de habitantes del Fondo Sur que nada tiene que ver con la violencia o sus derivados. Ese grupo de gente, aficionados normales como yo, que suponen una de las vísceras más importantes del estadio. Era el momento de dar un paso al frente, de depurar minorías corrosivas que quitan más que dan y de demostrar al mundo lo que de verdad es el aficionado al Atlético de Madrid. No ocurrió nada de eso. Los miles de aficionados que entraron en ese Fondo Sur por alguna razón entendieron que la decisión del Club era una especie afrenta personal y decidieron situarse al margen del equipo y del resto del estadio. En silencio. Intentando demostrar no sé exactamente qué, pero seguramente consiguiéndolo. El ambiente era raro. Muy raro. El resto de aficionados del estadio intentaban de algún modo tapar el atronador silencio que planeaba sobre el terreno de juego pero la falta de organización, la incomodidad del momento y la falta de costumbre hacía que el resultado no fuese satisfactorio. En el fondo sur no se decía nada más allá de tímidos aplausos que sarcásticamente aplaudían los errores arbitrales y algún que otro reclamo de derechos de autor sobre las canciones que normalmente suenan en el coliseo rojiblanco. Todo muy surrealista. Todo muy triste. Lejos de lo que ocurría en el terreno de juego, Fondo Sur y Resto del Estadio se dedicaban a echarse en cara no sé exactamente qué, tampoco. Mientras que los verdaderos violentos estaban seguramente en algún lugar a muchos metros de distancia del Vicente Calderón la grada del estadio se desangraba quedándose sin corazón.

“Amor y deseo son dos cosas diferentes; que no todo lo que se ama se desea, ni todo lo que se desea se ama.”

Abandoné el estadio con la sensación de que nos habían derrotado. No el Villarreal (eso son sólo tres puntos), sino el sistema. Ese poder en la sombra al que pone cara el poder mediático. La brutal campaña de acoso y derribo que ha sufrido el equipo ha sido tan exagerada como nauseabunda, pero esos constantes intentos denodados (y violentos) por desestabilizar al Atleti y su entorno por fin han acabado dando sus frutos. Un trabajo pulcro y concienzudo que además ha necesitado la colaboración formal de todos y cada uno de los medios de comunicación que, como una engrasada máquina de matar, han actuado al unísono a la hora de marcar la tendencia entre los seres vivos. Ser aficionado colchonero se había convertido no ya en una cuestión de consumir o no consumir sino de tener directamente tener que abandonar el país o doblar el espinazo ante la fe única. Bien, lo han conseguido. Es la sensación con la que me quedo. El caballo de Troya está dentro. El enemigo ha invadido la intimidad clandestina que nos protegía y se está recreando en la ejecución de una violación no consentida.

“Yo soy de parecer que el pobre debe contentarse con lo que hallare, y no pedir cotufas en el golfo.

Malos tiempos para la lírica, que diría aquel. Los augurios no son nada halagüeños para el aficionado a las rayas rojiblancas que si antes, cabalgando la elite deportiva, tenía que sobrevivir entre las toneladas de estiércol que a diario arrojaban sobre él, ahora tendremos que pelearnos entre nosotros, como doncellas desnudas en una charca de barro, para regocijo de los mismos generadores de detritus. Perdidos, enfadados, desorientados y tratando de buscar el equilibrio en un escenario terriblemente  hostil y diseñado por gentes de mucho poder, mucho dinero y muchos más recursos. Mientras tanto la cabeza dirigente, los prescritos Gil y Cerezo, por supuesto ni están ni se les espera. Personalmente creo que los aficionados al Atleti (y el Atleti en sí mismo) sólo tiene una vía de salvación que pasa por estar juntos. Siempre ha sido el único resorte que los enemigos no han podido alcanzar y por el que perdían el sueño. El elixir que nos hacía poderosos. A pesar de todos los pesares siempre estábamos ahí, como una roca. Frente a la incomprensión de los espectadores ajenos y la rabia contenida del que cabalga a lomos del caballo ganador. ¿Cómo podéis ser del Atleti?, nos decían. Pero han logrado alcanzar ese resorte también y lo están destrozando a dentelladas. Está en nuestra mano que lo consigan o no. O puede que ya ni siquiera.

"No andes, Sancho, desceñido y flojo, que el vestido descompuesto da indicios de ánimo desmalazado."



8 comments

PabloRL 15 dic. 2014 12:37:00

Buenos días Ennio, llevo tiempo siguiendo tu blog, así como elrojoyelblanco donde sueles comentar. Enhorabuena por tu post, más allá de matices en los que podamos discrepar.
Me cuesta poner mis pensamientos sobre todo este asunto por escrito y no quiero que se me entienda mal porque es complicado expresar con claridad todos los matices que tiene “el problema” y no quiero que se me malinterprete.
Siempre me he enorgullecido de formar parte de la mejor afición de España, como hemos demostrado en mucha ocasiones. No sólo por ser la más ruidosa, sino por nuestra actitud educada y deportiva en la victoria y, sobre todo, cuando más difícil es, en la derrota. Desde hace mucho que me siento incómodo con ciertos cantos que se iniciaban desde el Frente Atleti y que me parecen completamente inadecuados. No hablo de canticos más graves, que por supuesto son condenables, sino de otros aparentemente más inocuos como el típico “P*** Sevillá” (o cualquier otra ciudad) que no sólo son un atentado al buen gusto, sino también a la rima y a la ortografía. Cuando voy con mis hijas al futbol no quiero que oigan esas cosas, será que soy un mal padre (por intentar que no oigan tacos o por llevarlas al fútbol, no sé muy bien por cual).
Respecto al Frente Atlético. Yo pensaba que dentro de un grupo tan grande los violentos eran minoría (y seguramente sea así) y que simplemente el resto se dejaban arrastrar a esos cánticos en momentos de calentón irreflexivo (a todos, incluso a los más calmados, se nos puede escapar un insulto a un rival o a un árbitro en un momento de tensión). Pero después de lo que pasó el día del Deportivo perdieron la oportunidad de demostrar precisamente eso, que no son violentos y que los violentos no los controlan. Un comunicado rechazando los hechos al día siguiente y anunciando la expulsión de aquellos miembros del Frente que hubieran participado habría dejado claro que la mayoría del Frente son gente de bien que no merece que se les criminalice. La cruda realidad es que, por miedo, o por lo que sea, no se hizo. Y tampoco en el comunicado que se hizo público el otro día. Ergo, puede que no sean todos violentos (así lo creo) pero los violento deciden lo que se hace y cuando se hace.
Entiendo que aquellos miembros del Frente (o de la grada sur) que no han levantado en su vida la mano a nadie, ni han deseado la muerte a nadie en un estadio de fútbol, se hayan sentido ofendidos por la generalización. Incluso que se hayan sentido perseguidos en comparación con otros grupos “Ultra”. También que se hayan sentido señalados por nuestros “indirigentes”, que son los menos adecuados para tildar de delincuente a nadie. Pero insisto, han tenido la oportunidad de desligarse de los violentos y no lo han hecho. Aunque no sea fácil.
Pero al final, han hecho precisamente lo que toda la basura mediática quería. Han dejado al equipo de su, de nuestro corazón, sin su aliento en los momentos que más lo necesita. Han demostrado que su fidelidad al Frente Atleti está por encima de su fidelidad al Atlético de Madrid. No puedo entender que pasar con la bufanda del Frente sea más importante que ayudar cada uno en la medida de nuestras posibilidades a que nuestro Atleti venza. A partir de ahora tienen dos opciones, demostrar que de verdad lo único importante es el Atleti y unirse a los demás apoyando a este equipo, a esta plantilla y a este entrenador históricos. O dejar que desde fuera sigan intoxicando y consigan lo impensable, que a este equipo que no han podido poner de rodillas los millones del Madrid y del Barça, lo acabe venciendo su propia afición.

Ennio Sotanaz 15 dic. 2014 14:26:00

No puedo estar más de acuerdo en lo que dices, Pablo RL. Sin matices. Es exactamente lo que pienso.

Gracias por tu comentario.

Juan 15 dic. 2014 18:31:00

No me identifico prácticamente con nada de lo que se opina. Los delincuentes no solo me sobran, sino que por supuesto creo que hay que ir contra ellos. Y el homicidio que el otro día perpetraron unos cuantos delincuentes, debe perseguirse enérgicamente. Leo por ahí que de entre los 8 detenidos, hay 2 abonados. Pongamos que participaron en la pelea infame, 200… ¿Cuántos eran socios del Atleti? En cualquier caso, que los expulsen, multen y por supuesto, que se les aplique el Código Penal. Pero a mí Ennio, la sensación que me queda es que los de siempre vieron la oportunidad perfecta para morder y no soltar. Y cómo les ha salido macho.

En cuanto al clima del Calderón, no estoy de acuerdo en absoluto contigo y con Iñako cuando decíais ayer en twitter que es cuestión de organizarse la afición y que todo se andará. Yo estuve ayer en el campo, y más allá de media docena de arranques, el ambiente no es el que era, digan los Manolos lo que digan. Conviene asumirlo. La gente del fondo sur tiraba del resto.

Ahora bien, puedo entender que no animen si se sienten injustamente tratados. Hasta ahí vale, porque la sensación de sentirse tratado injustamente es muy jodida. Y de la misma manera que para los miembros de una Cofradía, de una peña, o de una sociedad gastronómica, su agrupación es muy importante, para los integrantes de una peña que llevan treinta y tantos años juntos animando al Atleti, es duro que se les trate como se les ha tratado. A todos, como delincuentes. A todos. A unos se les consideran autores, y a otros cómplices. Y me hace mucha gracia cuando periodistas como Iñako hablan de que los que callan, amparan a los criminales. Venga, empleemos ese patrón para todos. Para el PP, para el PSOE, para IU, para los sindicatos, para los responsables de mi empresa…y venga, a todo el que calle se le expulsa de donde sea. Y si hace un año, Fernando Burgos y Siro López se enredan a guantazos, los periodistas miramos para otro lado, nadie pide que se les expulse de su medio y a los pocos meses nos erigimos en defensores del juego limpio. Debo estar rodeado de gente extraña, atléticos, culés, madridistas…oye, ninguno entiende bien lo que ha hecho Gil Marín.
De todos modos, los del Frente, para echarlos de comer aparte. Anoche me dio mucho asco su reacción tras el gol del Villarreal. Y me dolió porque en vez de estar fastidiados por un gol que nos destrozaba, se han ocupado de increparnos al resto. Lamentable. Y así me encuentro, en tierra de nadie.

Y al fondo del todo, lo más importante después del club: el Cholo. Un tipo que no se mueve por dinero, sino por energía –como él dice-, y que como esto se estanque (y amenaza estancarse), se va a pirar más pronto que tarde. En definitiva, lo que hace al Calderón diferente a todo, es el CLIMA. Reconocido por todos. Yo me hago 520 Km para participar de ese clima, que cánticos muy concretos aparte, es FESTIVO, PASIONAL y MARAVILLOSO. Eso lo sabían los que no aguantan que el Calderón sea no sólo diferente, sino el mejor campo de España de largo. E imagino que levantando teléfonos han indicado a Gil y Cerezo lo que tenían que hacer. Imagina: “Miguel Ángel, oye…todos a la calle…fuera pancartas y tal” El otro “Es que ha sido fuera del campo, parece que eran pocos socios, y oye es que tienen 30 años de historia y son 5000…” “Miguel Ángel, de verdad, en la vida pagan a veces justos por pecadores… si os vamos a cuidar…” “Venga, vale…” Cuelgan los teléfonos, y alzan las copas al otro lado. Y sonríen. Lo ve un ciego.

Y ahora escuchemos a Siro López y a Fernando Burgos sermonear sobre la violencia en el fútbol y, de paso, de las 10 Copas de Europa y el legado de Casillas.(Googlea y echa un vistazo para refrescar la memoria y ver cómo quedó el ojo de Siro.) Un pena todo.

Joaquín 16 dic. 2014 12:37:00

Magnífico artículo Ennio. Completamente de acuerdo con el argumentario y sí, lo han conseguido. La turba periodística, con los "manolos" y sus secuaces como avezados mamporreros, han logrado su objetivo. Estaba escrito, lo habían escrito y descrito. Los vomitivos comentarios vertidos los días previos y el mismo día del partido, donde todas las cadenas de televisión, por poner un ejemplo, destacaban en los titulares de los telediarios que ir al Calderón iba a ser como un acto de guerra, no dejaban lugar a dudas. Los focos puestos, los micrófonos y las cámaras ocultas esperando, como buitres carroñeros, que acabáramos a tortas o que incendiáramos el Calderón. Ni lo uno ni lo otro, aunque... aplicando la máxima del "no dejes que la realidad te quite una buena noticia", uno de los patéticos presentadores de CUATRO se resistía ayer a abrir su espacio de ¿deportes? con el "ahora vamos a los incidentes del Calderón". ¿Incidentes?. ¡Qué incidentes, miserable!.
En cualquier caso, sí, lo han conseguido, han logrado dividir a la afición, el bien más sagrado de nuestro amado club. Sólo queda apelar a aquellos que presumen de ser más atléticos que nadie que lo demuestren. Que dejen a una lado la brutal campaña de criminalización de que son objeto -y que, por extensión, creo que también sufre el resto de la afición- y a pesar de que han tenido y han perdido buenas oportunidades para redimirse, se dejen de pamplinas y de gilipolleces, que dejen de hacer el caldo gordo a la prensa carroñera y demuestren, de verdad, que quieren tanto al Atlético de Madrid. Escribo esto cuando un compañero me comenta que acaban de detener a una treintena de miembros del Frente Atlético por el asesinato de Jimmy. ¡Qué Dios nos coja confesados!. Espero, cuando menos, que los asesinos del ultra del Depor hayan sido detenidos!. La operación, para más inri, lleva por nombre “Operación Néptuno". No me gusta ser victimista y ver enemigos donde no los hay…pero no me gusta como caza la perrita. El futuro, en lo social y por ende en lo deportivo lo veo negro, muy negro. Por eso, señores, abran los paraguas. Hoy más que nunca y ante lo que nos espera, dado que no tenemos altavoz alguno para defendernos, solo nos queda es estar, más que nunca, juntos y unidos. Sí, malos, muy malos, tiempos para la lírica. Esto me recuerda…

Anónimo 16 dic. 2014 15:43:00

Solo puedo decirle una cosa Don Ennio, Nada ni nadie podrá nunca con ese sentimiento que significa y dignifica ser Atlético, ni los tuercebotas sobre el cesped, ni los tuerceplumas de las redacciones de la casa Harkonnen, ni Azazel sentado en su trono de Cocha espina, nosotros -usted lo sabe muy bien- hemos sobervivido a cosas peores, el Gilifato pasó al Gilmarinato, pero este sentimiento no puede sino continuar creciendo, somos, seremos legión, presiento que el futuro nosdará lo que nos debe, porque cuando el oro es de ley no se le pega ni el polvo y yo no sé si dios es vikingo, lo que si se es que nosotros somos Atlas.
Animo ;)

Con un abrazo.

Jesus.

magerit 17 dic. 2014 5:02:00

Amigo Ennio, tu artículo es brillante como siempre, pero en esta ocasión pienso que es incompleto y pienso que es incompleto porque en esta ocasión de forma incomprensible y suicida, la propia afición atlética tomando una posición o la contraria, se ha unido al poder mediático y a sus podridos mercenarios profesionales para dar un golpe, que puede ser definitivo, al Atlético de Madrid.

Esta gentuza que lleva años intentando hundirnos con ataques furibundos, se habían encontrado con una afición que no solo no sucumbía, sino que más bien, cada embestida la hacía más fuerte, pero esta vez sus dardos envenenados han conseguido sus objetivos.

El día en que dos pandas de delincuentes decidieron ajustar cuentas a golpes, en el que se produzco una muerte, los cuervos de la desinformación dijeron que se tenía que suspender el partido Atlético de Madrid, Deportivo de La Coruña, ¿porqué razón?, ¿porque había habido una muerte?, no, claramente que no, era una forma de relacionar al Atlético de Madrid con el suceso, ese mismo día empece a oír y a leer en foros y medios atléticos que se tenía que haber suspendido el partido, ¿que tenía que ver el Atlético y su afición con ese suceso?, ¿Que entre esos descerebrados había dos abonados del Atlético?, ya en ese momento el veneno empezaba a hacer su efecto.

Entusiasmados al comprobar que por fin habían conseguido una brecha, la peste informativa, se lanzó contra el Frente Atlético, la prueba definitiva era el arsenal de armas químicas de Irak, un cuarto donde guardaban ¡¡¡BANDERAS Y TAMBORES!!!, con esta prueba satánica ya muchos atléticos empezaron a renegar del Frente, el veneno estaba en todo su apogeo.

Y así llegamos a la locura del domingo, consiguen que un partido normal en el Manzanares, se identificara con una zona peligrosa y marginal y para más inri la afición aguanta que les cacheen como a delincuentes a la entrada de su estadio y después se enfrentan entre ellos. Existo total del veneno.

Un ejemplo de lo que digo es la afirmación del compañero Pablo RL, "Pero después de lo que pasó el día del Deportivo perdieron la oportunidad de demostrar precisamente eso, que no son violentos". ¿que pasó el día del Deportivo, antes, durante o después del partido en el Calderón?, el único incidente se produjo en una parte de la grada repleta de personajes con bufandas blancas y azules, que se dirigió al resto de los asistentes llamándonos "asesinos". Personalmente no tengo ninguna duda de que la afición del Atlético de Madrid y los componentes de sus peñas son gente de bien y que para demostrarlo no necesitan condenar y exigir la expulsión a miembros a los que no han visto cometer delitos. La función de investigar y culpar corresponde a la policía y la de juzgar y condenar a los jueces.

Considero injustificable el proceso de inquisición que se está siguiendo contra una peña del Atlético de Madrid y mucho más prohibirles sus banderas y pancartas, salvo que estas tengan símbolos ilegales o porque alguna ley o reglamento lo prohíba de forma general.

No soy y nunca he sido miembro del Frente Atlético, tampoco tengo amigos o familiares en esta peña, por edad y principios no soy violento, dicho esto, considero que el Frente Atlético es una parte importante de la afición atlética, y estoy convencido que de no haber existido esta peña, la afición rojiblanca y el propio club serían diferentes.

Seguro que en la grada del fondo sur hay delincuentes y en la tribuna, (ahí yo al menos identifico a dos) y en los palcos BIP seguro que hay más y en el resto del estadio, en mi opinión el club tiene, (o debería tener), los suficientes medios para identificarlos e informar a las autoridades competentes y que sean estas las que actúen en consecuencia. Como aficionado no quiero ser ni policía, ni inquisidor, ni juez, para estas labores ya hay otros que cobran por ello, yo pago para disfrutar con mi equipo y con mi afición.

La situación es complicada y ya veremos como termina. No hagamos el juego a los que nos quieren destruir.

Un abrazo a todos los atléticos.

Juan 18 dic. 2014 0:25:00

Aunque lo descubrí hace no muchos meses, me gusta este blog -ya de referencia para mí-, no sólo por la brillantez de Ennio, sino también por quienes os asomáis por aquí a opinar.

Acabo de leer lo escrito por Magerit, y me ha gustado bastante. Me pasa lo mismo... nunca he visto un partido en el Fondo, y lo más cercano que tengo en cuanto al Frente, son el tío (cuarenta y tantos) y sobrino (veintimuchos) que se sientan a mi lado en el Calderón. No los conocía de nada, y me comentaron que hasta hace 5 ó 6 años veían los partidos en el Fondo. Son, por cierto, gente aparentemente normal.

Y ya puestos a continuar analizando lo que ha ocurrido, que digo yo, que si hay que eliminar el nombre de cualquier organización que tenga en su seno delincuentes, igual varios partidos políticos deberían perder su nombre. Ex ministros, ex diputados nacionales y/o autonómicos, responsables de partidos... ya en la cárcel por haber delinquido… Hay desde crímenes de Estado hasta saqueos varios de las cuentas públicas… ¿Es demagogia, o el mismo argumento que emplean quienes piden la eliminación de la peña?

El fondo sur, coincido, tira del Calderón, y efectivamente "de no haber existido esta peña, la afición y el club serían diferentes." Añado yo, que por supuesto no son imprescindibles, y que el Atleti está infinitamente por encima, pero han contribuido -y mucho- a crear un ambiente reconocido por cualquiera que no tenga prejuicios. Digamos que hay una masa bulliciosa y predispuesta que, por razones obvias, no puede (podemos) estar 90 minutos animando, pero sí que acompañamos con fuerza. Y ahí, no nos gana nadie. Ahí están las palabras del Tata el año pasado: “Es el campo más argentino. No hay nada igual en España” (¿O dijo Europa?)

Obligándoles a quitar su pancarta, se les pretende, conscientemente, "herir" en su identidad. Ellos, que son miles, se revuelven. Llámame malpensado, pero lo que se busca es desactivar el pulmón de lo único que no compran los millones, y en lo que ganamos por goleada. Sólo falta "vulgarizar" el Calderón para que la galaxia sea ya inigualable se mire por donde se mire.

La contaminación es tal, que es parte de la afición la que el domingo frente al Villarreal “sale a buscar” al FA gritando "Somos nosotros, Atleti somos nosotros..." Como decía Magerit, el veneno ya dentro de una gran parte... Luego, insisto, ellos "se lucen" varias veces, y muy especialmente cuando marca el Villarreal. Repito para que no queden dudas: esto último, me pareció asqueroso.

He aprovechado esta semana en el curro para continuar preguntando a unos y otros, atléticos (pocos) y no atléticos, y la mayoría comparten razonamientos. Pero qué vamos a esperar si el propio Rubén Uría (que no es sospechoso), salió celebrando la decisión de Gilma... Yo, macho, estoy fastidiado por cómo pueda acabar esto. Y lo estoy porque las sensaciones que tuve el domingo fueron horribles y me preocupa que unos y otros se enroquen. Y para mí, pese a los casi 40 que peino, el Atleti es cosa seria. Muy seria.

De momento, mataré las penas viajando en febrero con un amigo a Leverkusen. Un saludo y forza Atleti.

Anónimo 18 dic. 2014 22:40:00

Y ahora 2-2 con el Hospitalet. Está claro que necesitamos que el Frente vuelva. Que le cambien el nombre, que echen a los violentos, lo que haga falta, pero que vuelva el ambiente al Calderón. Si no, seremos un estadio vulgar.