Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí durante todos estos años.

Puedes encontrarme en www.enniosotanaz.com o enniosotanaz@hotmail.com

¡Un abrazo!

Disfruten

Ath. Bilbao 1 - At. Madrid 4

Habían sido 45 minutos de espanto. El Athletic Club de Bilbao había optado por minar el centro del campo, elevar el balón y poner toda la intensidad posible para llevarse el partido frente a esos madrileños, los que viven fuera de la circunscripción de Dios, que últimamente siempre ganan en San Mamés. Acertaron de pleno. Los balones altos eran todos de Aduriz, los rechaces eran todos para los leones y los llamados colchoneros pululaban por el campo sin poder agarrarse a ningún plan concreto. Aturdidos. Derrotados por su propia medicina. La típica falta absurda de Raúl García al borde del área permitió que Rico cabeceara a puerta e hiciera el primer gol del partido. El marcador hacía justicia a lo que pasaba en el césped. Poco después el mismo Aduriz, el mejor de la primera parte, a punto estuvo de hacer el segundo. Terminado el tiempo reglamentado, el Atlético de Madrid, desbordado, encaraba el túnel de vestuarios sin chispa en la mirada. Las redes sociales echaban jugadores a diestro y siniestro. Los gurús del análisis argumentaban una lista interminable de errores que justificaban el ocaso y los histéricos invocaban el apocalipsis, mientras hablaban de fin de ciclo.

Nunca sabremos lo que ocurrió durante quince minutos en el vestuario visitante de la llamada Catedral del fútbol, ese lugar presuntamente místico del que, por alguna razón, nadie puede decir jamás una mala palabra. Curioso. Nunca sabremos desgraciadamente lo que salió de la boca de Simeone pero Griezmann se chivó al final del partido, en uno de los micrófonos oficiales del equipo de Dios (porque todos los micrófonos del universo y de la galaxia son micrófonos oficiales del equipo de Dios): “Disfrutad, dadlo todo y acabad bien un año que ha sido fantástico”. Genio.

El Atleti acababa de ganar 1-4 con 3 goles del francés. En ese momento, feliz por la victoria que cierra el año y en vísperas de la lotería de navidad, recordé que los aficionados al equipo de los herejes, el de las rayas rojas y blancas que tanto molestan al blanco atómico y pluscuamperfecto, ya nos tocó el gordo con la llegada de ese argentino de mirada penetrante y dudoso gusto por la peluquería. Un genio del fútbol que no sólo ha transformado a un equipo entero sino también a la sociedad que lo alimenta. Un tipo molesto y difícil de plegar que incomoda sobremanera a los pestilentes y mediocres peones del poder que como fístulas impregnadas en pus ocupan todos los poros. Un tipo que nos ha hecho grandes pareciendo pequeños. Que es de nuestra misma pasta, de los que se crece nadando a contracorriente y de los que antepone el orgullo de la integridad a los ejercicios de felación bucal, tan necesarios hoy en día en el deporte de élite y los medios de comunicación.

A los 30 segundos de reanudarse el partido el Atleti consiguió por fin poner el balón en el suelo y darle siete toques de primera. El último de ellos fue un remate de cabeza de Griezmann al palo derecho de la portería bilbaína que ponía el 1-1 en el marcador. Simeone correteó por la banda para abrazarse a un Juanfrán pletórico que acababa de dar el pase de gol, dejando dos cosas claras por el camino. La primera, que algo de los conceptos que hilvanaron esa  jugada se había gestado pocos segundos antes en la caseta. La segunda, que los equipos apóstatas que no se doblan a la religión oficial no pueden alegrarse de sus goles y que merecen la tarjeta amarilla por el simple hecho de existir.

El Atleti era ya otra cosa entonces. Presionaba en campo contrario, igualaba el nivel de intensidad de su rival y trataba de imponer su personalidad. Obviando el terrorífico gris de esa camiseta que homenajea las misiones de Comando G, el equipo se fue a ganar el partido. Merodeando el área euskaldun, Tiago regateó en el área un balón que se le fue largo. San José llegó al cruce y pareció chocar con el portugués pero no fue así. Puede que ni siquiera se tocaran. El árbitro pitó un penalti que no lo fue y los bilbaínos tienen razones para quejarse del árbitro porque esa acción, clave, les sacó del partido. Raúl García daba la vuelta al marcador transformando la pena máxima y ya nada volvió a ser como era. Los de Valverde trataron de inclinar el campo hacía el lado madrileño pero los de Simeone sólo les dejaban llegar hasta la frontal del área. Acoso y derribo que era más apariencia que realidad. No me gustó la actitud de los colchoneros sin embargo que en lugar de sacar al equipo del área, controlar el balón y el partido, prefirieron achicar agua renunciando a jugar. Pero una vez más los datos deslegitiman mis cuitas. A falta de quince minutos, un cinematográfico robo de balón de Arda acaba con un gran pase de Gabi a la espalda bilbaína que recoge Griezmann como si estuviese haciendo arte con pompas de jabón. En tres toques de maestro se fabrico el gol que ponía el 1-3. El cuarto que redondeaba la fiesta de los colchoneros y del francés llegó tras nuevo contraataque fulgurante de los madrileños y seguramente en fuera de juego. Gran noche sin embargo la de Griezmann que espero le sirva como punto de inflexión en lo personal y como prueba de lo gran jugador que es para esos cenizos, con especial querencia por abrazarse al drama, que lo cuestionaban.

El Atleti cierra un año maravillo en lo alto de la tabla y clasificado en todas las competiciones. Disfrutemos de este momento. Hagámoslo pero no como homenaje al pasado o como medida preventiva para un futuro que será catastrófico. No. Disfrutémoslo porque, de hecho, es maravilloso y merece ser disfrutado. Porque lo merecemos. Quieran o no quieran los arcángeles del equipo de Dios con los que lamentablemente tenemos la desgracia de convivir. Esos que tienen bloqueados y retenidos, manus militaris, todos los canales de comunicación. Que digan lo que les de la gana. No hablan para nosotros.

Con esta crónica se acaba el año 2014 y se cierra el blog hasta nueva orden, así que les deseo a todos ustedes todo lo mejor para un feliz año 2015. Un millón de gracias a todos y cada uno de los que en algún momento de su vida se han pasado por aquí y muy especialmente a los que se han atrevido a dejar evidencias de ello. Les estoy eternamente agradecido.

@enniosotanaz


      

11 comments

Anónimo 22 dic. 2014 10:58:00

Espero que te replantees abandonar el Blog.

No hay nada mejor tras una victoria del Atleti que leer luego tu crónica.

GRANDE ENNIO.

Un saludo

eespinosa27 22 dic. 2014 11:06:00

Después de un primer tiempo así, no esperaba que el equipo le diese la vuelta al partido, pero no dejan de sorprenderme para bien.

Forza Atleti y Feliz 2015!

cdelrui 22 dic. 2014 13:54:00

Muy felices fiestas D. Ennio y un 2015 lleno de buenas noticias...

Y de entradas de su blog, oiga.

Buenos dias.

Anónimo 22 dic. 2014 16:54:00

" ...a los ejercicios de felación bucal, tan necesarios....". Aaaajajaja, de verdad Ennio que te superas en cada crónica diciendo verdades como puños que entendemos todos a la perfección. No dejes de escribir nunca. AUPATLETI.

Anónimo 22 dic. 2014 17:02:00

Ah Ennio !!! y feliz año nuevo y que por lo menos se tan "intenso y molesto" para otros como éste. AUPATLETI.

JOSE I. FERNÁNDEZ 22 dic. 2014 18:07:00

¿En serio dejas el blog Ennio? ¿Y eso? Espero que sea por positivos motivos laborales que no te dejen tiempo para más.
En cualquier caso, será una pena dejar de leerte.

Un fuerte abrazo y feliz 2015!

Anónimo 22 dic. 2014 20:48:00

Que gratificante leer algo fuera del alcance de la dictadura de Dios y toda su cohorte de vasallos chup*******
#ForzaAtleti y feliz 2015

Juan 22 dic. 2014 20:52:00

Pues vaya disgusto...ya lo que nos faltaba a los atléticos;-)... Menudo final de 2014...

Lo escribo porque este blog refleja muy bien lo que sentimos muchos aficionados del Atlei. No es sólo la crónica del partido. Es más, Ennio.

Por cierto, el tercer párrafo de esta crónica, lo he guardado. Magnífico.

Bueno, Feliz Navidad y gracias por tu tiempo. Pena haberte descubierto hace tan poco tiempo. Espero que vuelvas pronto. Al menos, nos queda twitter. Un abrazo agradecido.

magerit 23 dic. 2014 4:16:00

Feliz año 2015 y muchas gracias por tanto como nos has dado.

Hasta siempre maestro.

Anónimo 29 dic. 2014 18:56:00

Espero que este blog vuelva pues como dicen. Es un placer leerte y publicitarte. Un abrazo y aupa atleti siempre.Alfon

Alfred 30 dic. 2014 18:22:00

Enhorabuena a todos los atléticos por este año de ensueño

Don Ennio sus crónicas son ese oasis al que los atléticos ansiamos llegar tras la larga travesía del desierto desinfomativo semanal, no es sólo magnifica literatura deportiva, sociológica y cultural si no que cubre necesidades primarias para el atleticismo... seguiremos asomándonos cada semana cuales perros lazarillos que pierden a su dueño

Salud !!!