Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí durante todos estos años.

Puedes encontrarme en www.enniosotanaz.com o enniosotanaz@hotmail.com

¡Un abrazo!

Decapitaciones



No me gustan los eufemismos y tampoco soy partidario de abrazar esa doctrina de verdulera, tan propia de los medios de comunicación de referencia, donde la derrota del equipo propio se asume siempre en modo tragedia, siempre en clave de imperdonable error propio (nunca acierto del contrario)  y en la que indefectiblemente se necesita encontrar un culpable al que decapitar para quedarnos tranquilos. El Atlético de Madrid ha perdido en Balaidos un partido que en ningún momento mereció ganar. Así de simple. Lo digo como lo siento y como lo creo, pero he visto el suficiente fútbol y he sufrido partidos suficientes del Atleti como para saber acotar la importancia de una derrota, por dolorosa que esta sea. A todo el mundo le gusta ser el rey de la galaxia pero personalmente sé de dónde vengo y a dónde voy. Plantearse un análisis en términos de cortar cabezas, teniendo encima como protagonista al equipo de Simeone, no sólo me parece de una injusticia intolerable sino que me da vergüenza escucharlo viniendo de alguien que se dice colchonero. No me parece además que sea una actitud coherente con lo que intentamos representar en este lado del mundo. Si no sabemos perder mal sabremos ganar y poco a poco acabaremos pareciéndonos peligrosamente a eso que tanto odiamos.

Aclarado lo anterior, creo que el Atleti pierde contra el Celta por tres razones fundamentales que mezcladas en una determinada proporción, que no tengo clara y que por supuesto es debatible, hacen que la escuadra colchonera pareciese por primera vez en muchos años un equipo perdido en el campo, sin rumbo, sin plan y sin alma. Todo parte para mí de un repentino ataque de entrenador que coloca en el campo un once de circunstancias con un auténtico desbarajuste en la zona de creación y ataque. Dije antes del partido (está escrito) que no me gustaba la dupla Torres-Mandzukic y el tiempo me ha dado la razón. Creo que los dos delanteros se anulan, creo que el equipo pierde equilibrio y creo que Torres no está tan bien como creemos. Los primeros 45 minutos en Vigo fueron una broma. El Atleti parecía un tipo disfrazado en una fiesta que no era de disfraces y a la que no estaba invitado. Algo insólito en un equipo que podrá jugar bien o mal pero que nunca pierde la estabilidad ni el plan trazado. Raro. Para mí es un error de Simeone (reconocido por él mismo) que trató de arreglar sobre la marcha pero sin éxito. Pero el Atleti tuvo además la mala suerte de toparse con un gran Celta de Vigo que, imitando la forma en la que el Barça nos derroto hace un par de semanas y sin perder su personalidad, entendió mejor la forma de afrontar el encuentro para terminar haciendo un gran partido. Mucho mérito el del equipo gallego a cuya victoria no pongo un pero. Pero sería un cínico si no hablase también de ese tercer factor, el desempeño arbitral, que sin duda fue influyente. El primer gol viene precedido de una mano tan evidente que duele y posteriormente el colegiado se traga un penalti también de libro. Son dos errores mayúsculos que sin duda podían haber cambiado el sino del encuentro pero yo tiendo a distinguir entre árbitros malos y árbitros “buenos” que ayudan al sistema. En este caso creo sinceramente que estamos hablando del primer caso. El árbitro es muy malo, sin más. No veo otra cosa. Mala suerte.

La derrota es un severo traspié en la trayectoria liguera del Atleti y una bofetada en el ánimo y la ilusión de una grada que, puede ser, lo mismo estaba pecando de euforia. El elogio debilita que decía aquel y quizá deberíamos ser más conscientes de la realidad. Si ganar la liga en las circunstancias actuales entra en la categoría de milagro, hacerlo dos veces seguidas podría incluso inaugurar una nueva categoría dentro de las ciencias ocultas. Tomar el objetivo de ganar la liga como referencia está bien, es lo que siempre hemos reclamado, pero frustrarnos hasta la enfermedad por no hacerlo creo sinceramente que es muy estúpido. ¿Duele perder? Duele, pero lo hemos hecho muchas veces. Tengamos perspectiva y seamos consecuentes. No podemos someter al corazón al mismo grado de disgusto sufriendo el humillante devenir de esos tiempos malditos de Manzanos, Aguirres y Ferrandos que perdiendo el quinto partido de 23. Yo al menos no pienso hacerlo.

10 comments

Anónimo 16 feb. 2015 10:47:00

El Atleti no supo a que jugar, no había un plan. Si tienes que cambiar el esquema para llevar a cabo un plan lo cambias. Hay que estar para recibir halagos y palos cuando corresponda. Estar en desacuerdo con cuerpo técnico o juego del equipo no significa parecerse al vecino. No faltaron ni actitud ni ganas, se vió y se palpó. Después de una semana de halagos y sin partido entre diario había tiempo de sobra para preparar este partido. El celta mereció los dos goles a pesar de que no llegaron como tenían que llegar. El arbitro es malo pero no influyó en lo que considero justo en el cómputo global del partido. Si salen MM9 y Torres juntos y marcan 2 cada uno se convierten en una dupla letal? No había un plan claro ni nadie en el banquillo que pudiese cambiar algo. El Atleti al 80% por plantilla, presupuesto, etc. Debe ganar al celta.

Ennio Sotanaz 16 feb. 2015 12:40:00

Estimado anónimo, o no has leído lo que he escrito o no has entendido nada o no entiendo por qué tienes que repetir lo mismo que estoy diciendo pero como si no lo hubiese dicho.

No obstante, un saludo.



Carlos Álvarez 16 feb. 2015 13:50:00

Es cierto que no hubo éxito en el arreglo de alineación de Simeone en la segunda parte, pero la cosa no iba tan mal tirada hasta que Mario Suárez, de cuya profesionalidad uno duda un partido sí y otro no, decidió hacer un penalty tonto, impropio de un medio centro defensivo con su experiencia. El Celta había sido mucho mejor en la primera mitad, pero sin crear peligro real, y creo que la cosa, con la salida de Cani, tenía visos de que podría funcionar. Ese error -y el del segundo gol, también suyo, por no entrar fuerte a la disputa de un balón dividido- nos dejará para siempre con la duda. Al final, lo que queda es que el Celta ganó con total justicia y que debemos jugar siempre con cuatro centrocampistas reales (no asimilados, como ayer lo fue en algún momento El Niño). Nada que objetar, por tanto.
Y desde luego, como usted bien escribe, sería una broma de mal gusto y muy estúpido "frustrarnos hasta la enfermedad" por no ganar la liga. El día que la afición caiga en esa trampa, estaremos definitivamente poniendo la primera piedra del desastre.

CAR 16 feb. 2015 16:29:00

No tengo ningún otro comentario, que darle la razón y la enhorabuena a su crónica.

Excelente.

Saludos.

CAR.

Anónimo 16 feb. 2015 17:09:00

Yo sigo disfrutando de mi Atleti, fue tan largo y tan árido el desierto que atravesamos, fue tan doloroso el ostracismo pasado que nos parecía que era nuestra piel, pero no, no era así, que no estaba muerto que no...(como decía la canción), y por fin somos otra vez lo que nunca debimos dejar de ser.
Lo dicho, sigo disfrutando de mi Atleti, cada día que me levanto.

Genial Don Ennio, oh capitán, mi capitán.

Jesus

Anónimo 16 feb. 2015 21:59:00

Totalmente de acuerdo con tú crónica Ennio, como siempre. Ya te dije la última vez que ésta historia tan hermosa que estamos viviendo con nuestro Atleti tenía que ser es escrita por uno de los nuestros y que ve y siente éste equipo como lo ves y lo sientes tú. Pensar que éste o cualquier otro equipo tiene que ganar siempre sería perder la esencia del deporte en sí. Unas veces se gana y otras no y es verdad que hacer tragedia de ésto sería estúpido. El Celta nos ganó de ley. No supimos entender el partido, cosa rara en el Cholo y le honra reconocer su error. Es verdad también que lo de los árbitros con el Atleti viene de lejos. Ya es el segundo gol con mano precedida del contrario que recibimos por la cara , ya son varios penalti es, yo recuerdo contra el Barca uno, contra el Madrid, yo vi dos y contra el Celta otro. Que te voy acontar que no sepas Ennio...Un abrazo mu y fuerte y una alegría enorme que me has dado de abrir la página y ver que había crónica, no pares. AÚPATLETI.

Ennio Sotanaz 17 feb. 2015 9:19:00

Muchas gracias por vuestros comentarios.

:-)

Juan 17 feb. 2015 12:57:00

Decía un directivo que “Las derrotas, cuando estás acostumbrado a ganar, son especialmente venenosas…” Frase que suscribo al 100%. Todavía ando fastidiado por lo de Vigo, aunque por supuesto nada que objetar a jugadores y cuerpo técnico. Memoria obliga.

Sí que vi gran superioridad del Celta en la primera parte, pero no en la segunda. Sinceramente. Perdimos, pero pudimos no haberlo hecho. Saqué además dos conclusiones: Griezmann, en mi opinión, es un desperdicio en el centro del campo. Es nuestro mejor delantero, y alejarle de la portería es una pésima noticia. Lo digo no solo por la ratio goles/minutos jugados, sino por su influencia en el juego. Y en segundo lugar, vista la temporada de Gabi, Mario y Tiago (buena temporada eh, pero quizá el puesto donde más flojeamos), creo que el Cholo tratará de reforzar por ahí al equipo la próxima temporada. De hecho, creo que lo de Cazorlita va por ahí. Me queda la duda de la posición final en la que finalmente encuentre el entrenador acomodo a Saúl. Yo lo veo más adelantado, pero alguna vez han dicho que el Cholo lo ve como sustituto natural de Gabi… Veremos.

Por último no me resisto a comentarte lo de Roberto Palomar. En la tertulia nocturna de la COPE, del domingo, afirmó el tío que al Atleti debía exigírsele la Liga –por ser el actual campeón.- Cuando sus compañeros le decían que no era justo compararle con FCB y RM, el tío erre que erre… pero con una bilis, un desprecio al Atleti… Me llamó mucho la atención. Sí que molesta el Atleti, sí…

Me sumo al último comentarista anónimo, y te animo a que no decaigas y nos sigas ilustrando con tus excelentes crónicas. Un saludo desde Albacete.

jesusez 17 feb. 2015 13:03:00

No creo que fuera un ataque de entrenador, al menos no merece ese término peyorativo cuando lo ha reconocido y lo intentó corregir en el descanso importándole poco caer en evidencia. Por lo demás, de acuerdo en todo, as usual. Un abrazo

Anónimo 18 feb. 2015 21:20:00

A veces se pierde, a veces se gana.
Peor no olvidemos, partido a partido, no podemos pensar la semana pasada que eramos claros candidatos a la liga y ahora que nuestro objetivo es el 3er puesto. Partido a partido y cuando queden 5 fechas (como diria el cholo) veremos.

Daniel