Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí durante todos estos años.

Puedes encontrarme en www.enniosotanaz.com o enniosotanaz@hotmail.com

¡Un abrazo!

No me gusta el fútbol

El fútbol, como juego (y como concepto), es muy sencillo. Dos equipos lo practican siguiendo un reglamento y gana el que mete más goles en la portería contraria. Ni hay duda ni es debatible. Pero más allá de la certeza del resultado, todo lo demás es cuestionable. Es imposible ponderar algo que no se puede medir así que nada es absoluto. La belleza, el valor, el amor, la soberbia, el arte, la estupidez, el estilo de juego o la chulería son conceptos que no se pueden medir objetivamente y por lo tanto no se pueden ponderar. Aunque no lo parezca. 

Existen personas que se les contrae el corazón escuchando la Chacona en Re menor de Bach-Busoni pero otras, que lo anterior no les dice nada, alcanzan el nirvana con el “When you wake up feeling old” de Wilco. Los hay que mantienen la piel de gallina durante todo un concierto de Metallica y los que sólo escuchan flamenco. ¿Quién tiene razón? ¿Quién es mejor? Lo han adivinado: nadie. Independientemente de lo que cada uno de ellos piense de los otros (porque eruditos recalcitrantes los hay en todas las familias). 

El fútbol es un juego en el que se gana y se pierde y la forma de jugarlo, efectivamente, puede asimilarse fácilmente a una suerte de arte pero estaríamos cometiendo un error (para mí voluntario) si lo extrapolamos directamente a un espectáculo y eliminamos de la ecuación el factor competición. Más aún si por el camino obviamos también esa pasión irracional que tenemos por unos colores y que tampoco se puede medir. 

No sé ustedes pero yo no voy a la Opera a animar a Rigoletto ni veo competición alguna en un concierto de The Divine Comedy. Uno es aficionado al fútbol porque primero lo es de un equipo. Yo lo soy del Atlético de Madrid y no me avergüenza decirlo porque no concibo un solo aficionado al fútbol que no lo sea antes de un club en concreto. Es más, desconfío de quién dice no serlo. Por eso, como colchonero, he sido el hombre más desgraciado del mundo tras haber visto jugar muy bien a mi equipo y he sido el más dichoso viéndolo ganar de churro tras jugar horrorosamente. Personalmente ni disfruto, ni me alegra, ni me emociona ver a Messi metiéndole tres goles a Oblak pero oye, se me eriza el vello cuando Godín le hace un tackling limpio a Cristiano Ronaldo y manda la pelota a córner. Nada de esto me ocurre cuando voy al teatro.

Pero me gusta también ver partidos en los que mi equipo no está de por medio y oye, llámenme irracional o estúpido (o como me acaban de decir, que "no me gusta el fútbol") pero he llegado incluso a disfrutar alguna vez con el juego de la selección italiana. Soy tan “tosco” que me hace feliz que el Leicester pueda ganar la liga. Por mucho que Ozil, De Bruyne o Hazard sean “objetivamente” mucho mejores, más guapos y la den mejor de tacón. Disfruto horrores viendo a un equipo equilibrado y solidario que consigue que el conjunto sea mucho más importante que la suma de sus individualidades. Me emociono cuando un equipo sin recursos es capaz de hacer de la necesidad virtud y llámenme hereje pero es que además esa forma de competir, muchas veces, me parece preciosa. Lo juro.

¿Significa eso que no me guste (o desprecie) el juego del Barça? Hay que ser muy necio (o muy simple) para llegar a una conclusión tan peregrina. 

Seré un bicho raro pero yo en el fútbol disfruto mucho más con la competición que con los fuegos artificiales. Prefiero mil veces antes ver un Racing-Independiente o un Sarajevo-Zeljeznicar (o un Betis-Sevilla) que un España-San Marino (o un Real Madrid-Molde o un Barça-Rosenborg) que acaba 7-0 con dos goles de tacón y varias “maravillas” de cualquiera de los multimillonarios que ahí juegan. Me aburre cuando el desequilibrio es tan evidente que duele. Me aburren las lecciones gratuitas de patinaje delante de gente que no puede tener patines. 

Y me aburre mucho la soberbia. Aunque sea detrás de una firma consagrada, de un altavoz que hace mucho ruido, de una imagen que llegue a todos los rincones, huela a colonia exclusiva o esté vestida con ropa carísima.

No pido que piensen como yo. Ni siquiera pido que me entiendan. Pido que respeten al que merece respeto (y no estoy hablando de mí). Que entiendan la diferencia entre algo objetivo y algo que no lo es. Entre opinión y certeza. Entre deseo y verdad. Entre lo que es tener fuertes convicciones y lo que es resultar ofensivo. Entre lo que es opinar y lo que es ser un completo cretino. 

Y les pido otra cosa. El día que San Marino logre empatar el partido no aleguen que ha sido feo, que han perdido la posesión del balón o que no son capaces de sacar la pelota jugada desde la defensa. Tengan algo de dignidad. 

@enniosotanaz

6 comments

Ricardo 15 feb. 2016 11:44:00

El problema es que creo que en este país la mayor parte de los aficionados prefieren los 8-0 sistemáticos a la competición. Y encima van de eruditos del fútbol con gusto exquisito. De ese modo, una manera estúpida -no por el gesto, sino por el momento, cuando no te juegas nada- de lanzar un penalti, de la que nos reiríamos si la protagonizara el típico equipo japonés, se vuelve una gesta. Y cada gol irrelevante (en su caso, decir esto es un pleonasmo) del ególatra portugués es funadamental, porque aquí la liga no importa, lo relevante es llevar la cuenta de quién de los matones ha dado más collejas a los niños pequeños durante el recreo.

Y viva Torres. Hombre del otro fútbol, el de verdad, y que en partido como el de ayer me transporta una década atrás en el tiempo. 0-1 al Getafe, con gol de Torres. Faltan las amarillas para Luccin y Antonio López para completar el cuadro.

Criscue 15 feb. 2016 12:06:00

Que me gusta volver a leerte. El fútbol es competición y emoción, y un deporte de equipo, y eso a menudo queda en el olvido cuando las grandes estrellas entran en escena.

Gonzalo 15 feb. 2016 12:10:00

Miren, por curiosidad, las puntuaciones del equipo que perdió 6-1 ayer y comparenlas con las del equipo que ganó 0-1 ayer (o con las del, curiosamente, mismo equipo que hace dos semanas jugó con dos menos en el campo del equipo interestelar y le tuvo contra las cuerdas). Es solo una anécdota, lo sé, pero deja muy a las claras cómo se pretende desde determinados estamentos decidir sobre qué es lo que está bien y qué lo que está mal en esto del noble arte futbolístico patrio.
Ayer mismo daban en la retransmisión del partido Arsenal-Leicester el dato de que el equipo líder de la Premier League es el decimonoveno de la competición en posesión de balón y en pases correctos. No pude por menos que alegrarme de que jueguen en esa competición y no en una donde todo lo que no sean loas a los de siempre es, poco menos que un insulto.
Saludos.

MA BR 15 feb. 2016 16:48:00

"Me aburre cuando el desequilibrio es tan evidente que duele. Me aburren las lecciones gratuitas de patinaje delante de gente que no puede tener patines." Eso es exactamente lo que me pasa a mí.

El sábado me dijo un aficionado al fútbol (del Sporting de Gijón y del Real Madrid simultáneamente) que la Premier es una mierda porque el Leicester va primero y hay 6 u 8 equipos que pueden ganarla, pero que luego las Champions las ganan el Real Madrid y Barcelona, así que la mejor liga es esta. Y cuando le digo si le parece normal que su Real Madrid tenga más de 565 millones de € de presupuesto que su Sporting y casi 460 con respecto al tercer presupuesto, va y me suelta la lindeza que resume al aficionado medio de este circo:" ¿Que quieres, que sea como la Premier? Eso sería generalizar la mediocridad.

Toma ya...

Juan 16 feb. 2016 1:39:00

Qué bueno que escribiste ;-), Ennio…

Extraordinaria la explicación relativa a la distinción entre espectáculo y competición. Ahí está la clave. Pero para llegar a esa conclusión, es necesario elaborar un razonamiento al alcance de menos gente de la que podría parecer. Estoy seguro de que ese mismo discurrir, cuyo objetivo, si no alcanzar un título, es poder pelear por alcanzarlo, es el que ha llevado a Simeone a armar un equipo tan ordenado, en donde disciplina, orden, sacrificio y solidaridad, se anteponen a cualquier otro interés.

Es sencillo. Barcelona y Real Madrid meten 30-40 goles más que el Atleti. Eso, obviamente, implica que al Atleti le cuesta más hacerlos. Si encaja, puede no marcar o solo empatar. Y así, hasta ir dejándose poco a poco puntos que llevarían al equipo a estar a mitad de temporada a 10 puntos de los FCB y RM, y a 20 a final de temporada. Es lo que pasó los 10 años inmediatamente anteriores a ganar la Liga. Sucede que es un coñazo escuchar lo del presupuesto, que te recuerden que puedes fichar por 40 millones de euros a Turan para tenerlo en el banquillo, es jodido ver cómo aun así peleamos los títulos, incluso es incomprensible en estos tiempos aceptar que algunos jugadores no hayan querido irse, pese a poder ganar más pasta (Godín, Koke, Gabi, Juanfran)…

Y con ello vuelvo al principio, la mayoría de atléticos preferimos, tras 15 años de miseria, anteponer el competir, que asumir unos riesgos (espectáculo) que con toda seguridad nos costaría no estar arriba. Preferimos poder dar aquel grito que diste al acabar el derby, que disfrutar de 3 goleadas, y 6 empates. En definitiva, que preferimos escuchar a Gerard o a Buffon decir que el Atleti es de los 5 mejores equipos de Europa, a que nos perdonen la vida esos gurús que deciden si nos gusta o no el fútbol en función de lo que les molestas.

Ennio Sotanaz 16 feb. 2016 10:04:00

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios. Muy interesantes.

MA BR, para mí un tipo que se autocalifica como seguidor de Real Madrid y Sporting “simultáneamente” queda automáticamente desacreditado para hacer cualquier cometario futbolístico con cierto sentido. Su “reflexión” posterior (digna de unos imitadores malos de Faemino y Cansado) no hace más que confirmarlo.

Abrazos,