Sistemas de referencia

La teoría de la relatividad de Einstein terminó de culminar un par de grandes hallazgos de la física que ya apuntaban por dónde iban los tiros. Uno, que la energía se desplaza a una velocidad finita y limitada (un poco menos de 300 millones de metros por segundo). Dos, que cualquier miembro de un sistema, incluso el propio observador, afecta al propio sistema. Es decir, si todos los elementos del espacio interactúan entre sí pero la energía se transmite a una velocidad finita, puede ser que, dependiendo del lugar en el que se encuentre, un elemento sentirá mañana algo que para otro ya ha ocurrido. Que uno ve lo que el otro todavía no puede ver. Los físicos dejaron de hablar entonces de ¿dónde está? para pasar a hablar de ¿cuando está? La humanidad empezó a entender con fórmulas matemáticas la relatividad de la naturaleza y cómo todo depende, fundamentalmente, del punto de vista. Del sistema de referencia. 

Para mí, el derbi contra el Madrid fue un emocionante partido de fútbol. Una batalla deportiva cargada de matices que, en la cabeza de tipos como yo, colchoneros, se transformó en una preciosa metáfora de la vida que deseamos. Esa en la que gana el que más pelea y no el que, lógicamente, tiene que ganar. Esa en la que gana un equipo en el que sus jugadores olvidan sus egos para sumar como grupo y no un conjunto de jugadores maravillosos (y carísimos) que tienen la individualidad como credo. El equipo de Simeone salió con un plan en la cabeza y lo ejecutó a la perfección. Adelantando la presión, derrochando poderío físico (a pesar de tenerlo mermado por el “genial” calendario de ese demócrata llamado Tebas), cerrando tácticamente el espacio de su rival y teniendo la solvencia de combinar rápido en la salida del juego para morder cuando la presa se ponía a tiro. El rival apareció derrotado y roto antes de tiempo, amplificando su desconcierto gracias al buen hacer del equipo rojiblanco y no a ninguna conspiración maquiavélica ni a la renuncia de nadie. Simplemente no pudieron. Algo que pasa a veces porque esto es fútbol y en el fútbol, como en la vida, se gana y se pierde. 

Para mí, el derbi lo gana el Atlético de Madrid, no lo pierde el conjunto blanco pero lamentablemente es prácticamente imposible encontrar una lectura similar en radios, prensa escrita o televisión. Ni enunciadas por rapsodas autocalificados de expertos ni por gañanes de tertulias cazalleras. A excepción de algún pequeño artículo de opinión marginal y muy localizado, ni en medios deportivos ni en medios generalistas verán un sólo análisis del partido que no gire exclusivamente en torno al Real Madrid y si me apuran, que no ignore la realidad, la esencia y hasta el mérito del equipo que ha vencido. Desde el repugnante titular de la web de MARCA al acabar el partido (“El Madrid dimite de la liga”), pasando por comentarios como el de Trecet en twitter que se quejaba (como no) del juego del Atleti (que es como quejarse de que la novia de tu amigo va sin maquillar) hasta cualquiera de las miles de hora de “información” dedicadas a interpretar, por encima de cualquier otra cosa, las palabras de un señor portugués que tiene un alto grado de estima por sí mismo. 

Si alguien piensa que yo tengo una visión infalible de lo que ocurrió en el derbi (no creo que sea el caso) está muy equivocado. Nadie la tiene. Ni siquiera los eruditos con micrófono, pluma o cámara. Ellos creen que sí, porque viven en una Torre de Marfil en la que nadie puede responderles y porque tienen la posibilidad de chillar más y que se les escuche, pero su opinión no es más que la de usted. Creanme. Personalmente aspiro a que la mía sea creíble, honesta, sensata y lo más razonada que pueda pero mi punto de vista, mi sistema de referencia, es el que es y creo que lo mejor, lo más honesto y lo menos subjetivo es reconocerlo y no negarlo. 

La mejor forma para entender el universo es asimilar la relatividad del mismo, tolerar su complejidad, respetar su diversidad y tratar de conectar todos sus sistemas de referencia empleando la lógica. Es decir, exactamente todo lo contrario que ocurre en la realidad que nos presentan los medios de comunicación profesionales en los que todo (y cuando digo todo es todo) se reduce a un sistema bidimensional zafio, mentiroso, condescendiente, previsible, repetitivo e hipócrita. Un sistema por y para dos que, en el fondo, son lo mismo y que por lo tanto gira en torno a un único eje. 

Los partidos contra el Real Madrid o el Barcelona se han transformado en un insoportable ejercicio de pereza para cualquiera que no tenga nada que ver con Real Madrid o Barcelona. Un periodo incómodo y pesado en el que lo más sano e higiénico, sea cual sea el resultado, es huir de la realidad televisada, radiada o publicada. Lamentablemente, como decía Thornton Wilder, es difícil dejar de convertirse en la persona que los demás creen que uno es. 

@enniosotanaz

5 comments

Anónimo 29 feb. 2016 9:30:00

Muy buen partido del atlético, gran despliegue físico de los nuestros, y con una muy buena presión adelantada, que debería ser la seña de identidad de este equipo, incluso contra equipos considerados peores que el nuestro.
Desde mi punto de vista la gran diferencia de que por qué parece que al madrid le tenemos tomada la medida y el barcelona nos supera casi siempre, es que los madridistas actualmente no tienen a nadie que se vaya en uno contra uno en espacios cortos, y eso contra un equipo que defiende de manera tan ejemplar como el nuestro es un gran handicap.
la gran reválida será la vuelta de champions, donde no se debería fallar, un saludo, Tomás

calamarcin 29 feb. 2016 9:42:00

B.dias atléticos.
Lamentables portadas de diarios, una: "Grizman manda en la capital" y todo por no poner "El atletico manda en la capital".
Y como comentas, todo el mundo hablando del Madrid, ignorando el partidazo del atleti..
Pero Ennio, esto es lo que nos hace grandes y es de lo que llevo décadas presumiendo, de la autenticidad!!

Saludines

Juan 1 mar. 2016 2:48:00

Me levanté el domingo y cuando vi que iban pasando las horas y que no colgabas entrada, pensé “no me jodas Ennio, que no vas a escribir hoy tras ganar en Walt Disney…” Menos mal que llegó tu post.

El primer párrafo, que he tenido que releer un par de ocasiones, me ha costado porque uno es de letras “cerrado”… pero el segundo me parece que describe a la perfección lo que ocurrió el sábado. Por tanto, nada que añadir, si bien no puedo evitar destacar el notable partido –al fin- de Augusto, y el de los laterales, que quizá sean los mejores del campeonato.

Me resulta cada vez más cansado aceptar que todo se analice desde el prisma madridista. Si ganan porque ganan, si pierden porque pierden… Solo existen ellos. ¿Recuerdas la portada de “El Muro”? La murga que dieron con lo bien que defendían con Benítez y lo poco que encajaban (pese a que Keylor salvaba cuatro por partido…) Ahora, que el Atleti lleva unos números escandalosos, pero escandalosos, en ese sentido, se limitan a decir que es un equipo ordenado, solidario y que juega feo. Todo ello, por supuesto, tras repetir que no hay gol (esto último, indiscutible).

Me ha dado bastante asco el tema del horario del clásico. Debo ser un poco imbécil porque llegué a pensar que quizá lo del horario “Premium” podía tener su lógica “quien paga manda y tal…” Ahora, viendo que el FCB Vs RM se jugará a las 20:30h, y que por medio está el tipo que, según contaron Enrique Ortego y Brotons -con un par- dejó sin premio a Courtois y Gabi en la gala de la Liga ganada por el Atleti, aun siendo quienes más votos tuvieron, a favor de Keylor (fichado por el RM) y Modric (mediocentro defensivo como todos saben), uno no puede sino entender y entender lo de “peligrosamente preparada”… parece que el personaje que dirige la Liga quiere beneficiar por encima de todo a un equipo… que es su equipo. Doy por supuesto que sabes que me dan igual todos los premios individuales. No así, pensar que la competición sea manejada de esa manera tan vil.

Lo dejo, que me crispo y me enrollo. Pero no hubiera estado mal que el Atleti hubiese puesto el grito en el cielo. Insisto, da mucho asco. Qué disfrute del 0-1 y de los horarios.

Veo que has colgado un enlace de “lo la La Peineta”. A estas horas ni lo intento… Debo de ser de los pocos atléticos que no ve con malos ojos el cambio… si éste es a mejor. Suspicacias –muy razonables- al margen, tengo curiosidad por conocer los detalles. Y tu opinión, también. Un saludo, Ennio.

@rafsantosc 3 mar. 2016 20:18:00

Totalmente de acuerdo con tu punto de vista, Ennio. Parece que sólo hay un equipo que gana o pierde los partidos, los demás no cuentan.

Ya lo dice D. Diego Pablo Simeone: " No consuman "

Yo no consumo ningún tipo de periodismo deportivo desde el doblete por los mismos motivos, no es nada nuevo.

Un saludo.

Anónimo 4 mar. 2016 17:49:00

Conozco el madridismo desde hace sesenta años. Familiares, compañeros de colegio y facultad, de trabajo, amigos íntimos y conocidos eventuales me han manifestado en ese tiempo su merenguismo. En muchos casos no son conscientes de ello, pero entre sus defectos hay dos que les retrata: la prepotente soberbia y un desmesurado mal perder. Una vez más lo han puesto de manifiesto en los medios de comunicación.