Limosnas (Valladolid - At. Madrid)

Decía un escritor libanés conocido como Khalil Gibran que si no puedes trabajar con amor sino sólo con desgana, mejor será que abandones el trabajo y te sientes a la puerta del templo a recibir limosna de los que trabajan con alegría. Me acordé de esta frase viendo el Liverpool-Arsenal o el Getafe-Bayer de Munich de esta semana. Esas son las limosnas que recibimos los colchoneros sentados en las escaleras de la catedral de la mediocridad.

El partido de hoy, por enésima vez, ha sido soporífero. Un partido que ha destilado dejadez, aburrimiento, falta de ganas y falta de ambición desde el primer minuto hasta el último. Si fuese un hecho aislado en mitad del océano de una liga de 38 jornadas la anécdota no pasaría de anécdota pero desgraciadamente es lo normal. Lo normal es que nuestro equipo salga al campo a especular por principio. Lo normal es ceder la iniciativa del juego y sobre todo el balón al equipo contrario, independientemente de que sea el "todopoderoso" Valladolid o el FC Barcelona. Lo normal es presionar desde tu propio campo y tener el 90% del equipo a 15 metros de nuestra propia área. Lo normal es que las opciones de gol partan de saques del portero, pelotazos de 70 metros, errores del rival o jugadas imposibles de nuestras estrellas. Con esas premisas lo normal es hacer el ridículo que por otro lado es básicamente lo que solemos hacer.

Mañana los mismos periodistas que aparentemente siguen a nuestro equipo y que nos engañan un día si y el otro también en su oscuro, por lo incomprensible, afán de justificar la estancia en nuestro banquillo de un tipo tan poco dotado para permanecer en el, hablarán de que el atlético de Madrid dejó dos puntos en el último minuto. Incluso puede que hablen de un nuevo fallo defensivo que cuesta puntos. Verdad adulterada o mentira con fondo, ustedes deciden. La cruel realidad es que el atlético de Madrid había empezado a perder el partido desde que salió al césped.

La primera parte ha tenido el mismo interés que observar durante 45 minutos a un trabajador de una cantera amartillando una piedra rocosa. Si me apuran algo menos incluso. Sin fútbol, sin pasión, sin ganas, sin esquema, sin juego, sin nada lo único que nos quedaba a los colchoneros que veíamos el partido era hablar de la envidia que tenemos del Getafe y no precisamente por los resultados. Tiene que ser una sensación preciosa eso de ser aficionado de un equipo con orgullo y pasión que pretende ganar cada partido jugando al fútbol frente al rival que sea. ¿Se acuerdan del Atlético de Madrid, ese equipo del que se enamoraron? Tiene que ser la leche por otra parte eso de animar a un equipo entrenado por un entrenador de fútbol.

Ganando el partido de hoy, sin saber el resultado del Villarreal, el atlético de Madrid estaba más cerca de la segunda plaza que de perder la posición en champions pero eso le daba igual a nuestro entrenador que salió a hacer, una vez más, lo único que sabe hacer: contemporizar, defender, “estar juntitos”, no jugar y esperar de forma anodina el paso del tiempo. Vean donde estamos en la tabla al final del partido. ¡Qué gran estratega! Sin embargo lo más increíble de esta patética pesadilla de serie B con acento mejicano que tenemos la desgracia de vivir es que todavía existe gente que defiende lo indefendible. Que daño está haciendo la prensa deportiva no sólo al deporte sino a la inteligencia.

Como dato relevante del partido, vean el nivel suburbano del espectáculo que ofrece nuestro equipo, estaba la vuelta de Leo Franco. Si, ese tipo que cada vez que lo enfoca la cámara parece no sólo que nos está perdonando la vida sino que nos está haciendo un favor de estar donde está con la cantidad de cosas que tiene que hacer. Un tipo que en el minuto 14 de la segunda parte, con empate a cero en el marcador y jugándote la temporada, es sancionado con una tarjeta amarilla por perder tiempo. Abbiatti no es un buen portero, es malo de hecho, pero con él no paso la vergüenza que con este otro personaje.

En mitad del caos y los miles de errores del Valladolid apareció un rechace, una genialidad de Agüero, un balón que se va y gol de Maxi. Era y fue el único tiro entre los tres palos de todo el partido. Tan bueno fue el golpeo del balón como injusto el resultado. El Valladolid no había hecho nada del otro mundo pero era el dueño del partido y del balón además de haber llegado muchas más veces. Si antes de este golpe de suerte jugábamos poco y usábamos todos los subterfugios al límite de la legalidad para perder tiempo y romper el partido, después se siguió haciendo con esa estúpida sensación desde el banquillo de además estar licitado para hacerlo. En esa fase rácana y casposa llegaron los cambios de Aguirre, estúpidos (Reyes) y cobardes (Luis García) a partes iguales, además de un par de ocasiones muy francas para marcar que no se marcaron. Pasado ya el minuto 90 y con el equipo contrario pululando por las cercanías de nuestra área, como todo el partido y como le gusta a nuestro flamante entrenador, llegó un centro al área y gol. Lo normal.

Aun así, lo más lamentable de todo este cruel y constante insulto al atlético de Madrid es que nos están haciendo perder la pasión y la ilusión a los seguidores, probablemente las dos características que mejor definen a los aficionados rojiblancos. Hoy ni he saltado en nuestro gol ni lo he hecho con el del Valladolid. Estaba tirado en el sillón pensando en lo aburrido y humillante que es ser seguidor de este equipo hoy en día. ¿Qué aspiraciones podemos tener con este entrenador y esta directiva? ¿Para qué queremos jugar la champions? ¿Cuál será el objetivo de Aguirre entonces? ¿Quedar decimoquintos?

Aguirre es un tipo sin pasión y no entiende el amor unos colores ni a una idea ni a un juego. Es todo aséptico y vulgar y eso es lo que pretende transmitir. Sus declaraciones son además odas a la desfachatez y rallan muchas veces el desprecio a la institución que le paga. Decía Séneca que un hombre sin pasiones está tan cerca de la estupidez que sólo le falta abrir la boca para caer en ella. Es cuestión de esperar la siguiente rueda de prensa de nuestro “exitoso” entrenador para comprobar lo acertado de la frase.

5 comments

joseluis 14 abr. 2008 10:30:00

Yo es que ya paso de ver al Atleti... Es aburridísimo.

Ayer estuve disfrutando (de todo menos del resultado) con el Manchester-Arsenal. Partidazo.

Billie 14 abr. 2008 18:05:00

Desgraciadamente, la champions es el opio de una afición capaz de tolerar cualquier cosa con tal de ver a su equipo con un balón en la manga izquierda. Nos hemos convertido en un equipo mediocre con metas bajas: ser cuartos. Así continúa nuestro pulular sin rumbo y sin ideas por la liga. Saludos.

JOSÉ I. FERNÁNDEZ 15 abr. 2008 22:11:00

La verdad que el partido fue infumable sí. Y eso que lo cogí con tanta ilusión por ser mi primer partido con PPV en casa que con el gol de Maxi al menos me felicité porque no sería un 0-0.
El equipo juega muy mal, pero creo que entrar en Champions ayudaría a crecer y sería un paso adelante muy importante.
Poco a poco, poco a poco...

Ennio Sotanaz 16 abr. 2008 10:36:00

Jose luis,

Desde luego fue una decisión acertada. Si lo que buscamos es espectáculo, ir al Calderón o ver al atleti es una de las últimas opciones posibles gracias a mucha gente pero especialmente el tipo que decide las alineaciones (porque decir entrenar me parece faltar a la realidad). Yo he pensado muchas veces pasar de ver al equipo pero mi problema es que sé que el día que abandone no vuelvo. Últimamente ser aficionado al fútbol y en especial al atlético de Madrid no tiene mucho sentido albergando cierto criterio racional, pero yo procuro no ser muy racional con las cosas de los sentimientos y por eso sigo siendo (no sé por cuanto tiempo) de esos románticos que les gusta nadar a contracorriente y que cree en ideas o conceptos en lugar de en cifras y resultados. Por eso sigo siendo abonado y me trago todos los partidos. El día que me ponga contento porque mi equipo ha tenido “buenos resultados” según la prensa (¿desde cuando quedar el 4º es un buen resultado?) a pesar de hacer el ridículo, aburrir, dar pena y transmitir miedo o mediocridad dejaré de ser aficionado al atlético de madrid.

Billie, no puedo estar más de acuerdo. La prensa (siempre la prensa) ha hecho que la Champions sea una especie de Shangri-la en el que remojar todas nuestras enfermedades. Una especie de santuario de Lourdes que a modo de milagro va a curar nuestras letales heridas. Pensar que jugar la previa de la Champions va a arreglar dos años de un equipo a la deriva, sin personalidad, sin juego, sin esquema, sin entrenar, sin ambición, sin autoestima, sin objetivos y sin ser consciente de lo que representa, debería estar penado por la ley. Pero hay gente para todo.


Jose I., fíjate, yo discrepo. Creo que entrar en Champions para lo único que va a servir es para que nuestros ínclitos dirigentes tengan más dinero que malgastar pero sobre todo para tapar de forma ruin y capciosa toda la mierda que ha acumulado este equipo en dos años. Además, no creo que tenga sentido jugar una competición con la Champions de la forma en la que encaramos todas las competiciones de este tipo con Aguirre. Prefiero sinceramente no jugar que pasar por experiencias tipo Bolton.

Me encantaría jugar la Champions pero solo si es con otro entrenador lo cual, tal y como apunta todo, es incompatible.

Jamás pensé que dijera esto pero prefiero que nos pase el Racing y se clasifiquen ellos para la previa. Es como sacrificar a un hijo pero creo que es la única forma hoy por hoy de echar a un tipo que paradójicamente no ha hecho una sola cosa bien desde que firmó por nuestro equipo.

No aguanto otro año más con ese farsante en el banquillo.

Un saludo a todos,

fueradelcalderon 18 abr. 2008 16:09:00

Sábado 19, a las 19, puerta 0

Rojiblanco:

Acude a la Puerta O, el próximo 19 de abril, una hora antes del partido, para gritar contra Gil y Cerezo.

Si realmente quieres al Atleti, es el momento de demostrarlo PACÍFICAMENTE. Con la fuerza de la palabra.

www.fueradelcalderon.tk