Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí durante todos estos años.

Puedes encontrarme en www.enniosotanaz.com o enniosotanaz@hotmail.com

¡Un abrazo!

Calidad sobre aguas turbulentas


Galatasaray 1 - At. Madrid 2

Gracias a Dios hay ocasiones en las que ni la impericia cobarde de los entrenadores, ni la incapacidad disfrazada de derroche físico de muchachos que son futbolistas gracias a su herencia genética de hombros anchos y capacidad pulmonar, ni la torpeza congénita de los colegiados (por muchos que existan sobre el césped), ni los gritos vehementes de una grada de corazón caliente pueden hacer que la calidad futbolista se imponga en el lugar donde todo debería empezar y acabar: el balón y el terreno de juego. Hoy el Atlético de Madrid ha ganado un partido difícil en Estambul gracias a que en su plantilla tiene algunos jugadores (pocos, no se piensen otra cosa) que en cuestión de calidad si está por encima de la media. No le den más vueltas ni busquen otros culpables porque no los hay.

Sirva esta humilde bitácora para gritar a los cuatro vientos algo que me ronda en la cabeza: estoy hasta las narices de los entrenadores. En realidad estoy harto de este tipo de entrenadores que tanto gustan al tipo del rostro asimétrico que para desgracia de la humanidad es el que hoy tiene más acciones de mi equipo. Estoy harto de este tipo de entrenadores que tienen siempre que especular con los tiempos, las circunstancias y los detalles que rodean al fútbol. Esos entrenadores que cuando todos entendemos que si has empatado el partido de ida necesitas ganar el de vuelta ellos ven otra cosa que les hace salir a especular. Jamás entenderé porque en un partido en el que necesitas ganar, si o si, decides salir a jugar pensando en la segunda parte. Ya lo hizo Abel el año pasado en la mayor cagada de sus muchas cagadas y que sirvió para caer eliminados en Oporto. Hoy Quique ha hecho lo mismo y podía haber también pasado lo mismo perfectamente. Hoy también Forlán se ha quedado en el banquillo (aunque este Forlán es como diez veces peor que el del año pasado) abrazando así la religión de los entrenadores que se excitan jugando con un único delantero. El gran beneficiado de tanto derroche de valentía sin duda fue Jurado que se vio en el once inicial pero este chico ha demostrado siempre que le han dado la oportunidad que si en los partidos normales su actuación como mucho es discreta en los partidos importantes ni aparece. Vuelvo a repetirlo: Jurado no debería estar en la plantilla para evitar la tentación de sacarlo de algún entrenador despistado. Por supuesto la aportación del gaditano fue nula y ni defendió, ni aportó en el centro ni conectó con la delantera lo que hizo que Agüero fuese el Llanero Solitario toda la primera parte. No me extrañaría que fuese incluso lo que se buscaba desde el banquillo.

Un Atleti bien plantado en el campo desde el punto de vista defensivo se espesaba hasta la solidificación a la hora de jugar al fútbol gracias al engrudo que aporta Raúl García, uno de esos jugadores que tiene la virtud de contagiar sus virtudes al equipo. Lamentablemente las virtudes del navarro (lentitud, impericia, falta de calidad, carencias técnicas, incapacidad de leer los partidos,...) no son precisamente lo que necesita ningún equipo que aspire a ganar algún partido con lo que el Atleti con la Perla del Tajonar en el campo potencia y amplifica hasta límites difícilmente superables su etiqueta de equipo mediocre. La cantidad de veces que Perea tiene que jugar el balón (¿nadie se pregunta por qué eso nunca ocurre cuando juega Tiago?) no responde más que a la forma de jugar del fornido stopper que nos endiñó el bueno de Aguirre. Solamente Agüero a base de cabalgadas en solitario y un redimido Reyes ponían un poco de cordura al partido y hacían recordar al mundo porque los turcos nos daban favoritos en la eliminatoria.

Así transcurrió la primera parte con centrocampismo frontón al más puro estilo García, pelotazos de los Turcos que con presionar desactivaban a los madrileños y arreones voluntariosos de los de siempre. Salvo una buena jugada que acaba en centro al área de A. López por la izquierda y un eslalón del Kun cuyo pase de la muerte nadie logra rematar, la mejor jugada de la primera parte fue un remate de cabeza de los turcos que no coge portería por milímetros.

La segunda parte comenzó igual. Con Agüero fuera del campo por una patada en la cara de un jugador turco en lo que debería haber sido falta y tarjeta pero no fue nada, que deja su sitio a Forlán. La entrada de Forlán desactivó una de las pocas oportunidades que teníamos de hacer gol que era la genialidad esporádica del argentino. Es una lástima lo de Forlán pero no es ni la sombra del Forlán que todos recordamos. Sin embargo los turcos debieron ver que eso de echarse atrás con un equipo enfrente cuya vida se basa en las individualidades no era buena forma para sacar la eliminatoria así que los de Rijkaard decidieron subir la línea de presión con lo que el partido se animó y llegaron algunas jugadas buenas para los madrileños casi siempre por parte de un reyes muy por encima de sus compañeros (para mi el mejor del partido) que primero no es capaz de aprovechar un gran pase al área al salirle muy rápido Leo Franco y después estrella el balón al larguero tras gran saque de Asenjo.

El partido se endureció ligeramente entonces llevando los turcos el encuentro al terreno que les interesaba pero apareció la calidad. Un buen pase de Jurado deja a Simao dentro del área y el portugués, que hasta entonces no había hecho nada, decide dar una lección de golpeo al balón para poner el primer gol en el marcador. En esas circunstancias un equipo con oficio mata el partido, se adueña del balón, no cae en la marrullería del contrario y potencia su concentración pero si el Atleti fuese uno de esos equipos Valera no jugaría de titular en él. Nuestro flamante lateral derecho no se le ocurre otra cosa que protestar airadamente un error arbitral dejando 15 metros libres al jugador que marcaba Turán, de lo mejor del Galatasaray, que tranquilamente se coloca el balón, centra al área y Keita nos empata. ¡Qué cruz!

Los turcos del barrio de Galata deciden entonces pisar el acelerador de la presión ambiental y la dureza en el campo que se traduce en varias entradas peligrosas y encontronazos pero también en la actuación estelar de Perea, un jugador que pondrá velas a San Pancracio para que no juegue Raúl García nunca más. Cada vez que “La Perla” está en el campo lo que hace, esté donde esté, es pasarla atrás a Perea y largarse él lo más lejos posible dando pie al show del colombiano. En la jugada clave del partido Luis Amaranto decide ponerse a regatear en el área, la pierde, se cae al suelo y desvía el balón con la mano estorbando el remate franco del rival. Penalty como una casa que el colegiado se traga. A partir de ahí los euroasiáticos se enardecen hasta el punto de que uno de sus jóvenes cachorros, Caner Erkin, decide autoexpulsarse con dos entradas criminales. Faltaban 10 minutos y cuando el Atleti debería echar el resto resulta que el fantasma de la especulación volvía a volar. Los turcos por razones obvias. Los madrileños no tengo ni idea de cual fue la razón. Pero gracias a Dios volvió a aparecer la calidad en las botas de un genial Reyes que incluso mermado físicamente fue capaz de poner un gran pase a Forlán dentro del área que el uruguayo resuelve con maestría en su única jugada del encuentro cuando apenas quedaba un minuto para concluir.

La Europa League esta es una competición que sólo es interesante cuando se gana pero ahí estamos. Si somos capaces de llegar a la fase en la que ya pueda jugar Tiago todo es posible. Sin Tiago todo será un brindis al sol.

2 comments

Ricardo 26 feb. 2010 2:48:00

Muy buena crónica, y coincido plenamente en la mayor parte de ella. El tumulto alrededor de la jugada de Perea los ha sacado del partido a ellos tanto como nos ha espabilado a nosotros.

Me ha llegado especialmente lo del engrudo que aporta la Perla, jejeje.

JOSE I. FERNÁNDEZ 26 feb. 2010 10:28:00

Hola ENNIO. Yo no soy Juradista, pero debo decir en su defensa que el gran pase que tú mismo citas para dejara solo a Reyes fue suyo...
Si a eso le añades el pase del gol a Simao (aunque le llega de rebote) el chaval al menos hizo algo. Aunque es cierto que da mucho menos de lo que debería y más en estos partidos en los que supuestamente debería tener TOTAL libertad de movimientos en una zona que le gusta.

Por cierto, no sé bien cómo va ese tema ¿en qué fase puede jugar ya Tiago? Pensaba que al haber jugado Champions con la Juve y estar los italianos ahora también en UEFA, no podría jugar este año...

Un saludo

PD: A mí también me desespera Quique, casi más que los anteriores porque su presencia en el banquillo en los partidos es testimonial... ¡No hace ni un cambio hasta el 85!
Sueño con ese entrenador con el que me identifique...