Gladiadores



Cuando en el antiguo imperio romano la clase dirigente andaba metida en problemas, tenían que tomar decisiones poco populares o directamente tenían miedo de que la masa se les revelase en contra por alguna tropelía cometida, lo que hacían era montar juegos de circo en los que gladiadores y esclavos se sacaban las tripas para regocijo de la plebe, periodo durante el cual conseguían mantener sus mentes básicas ocupadas en temas innocuos e inofensivos. En el Atlético de Madrid, una suerte moderna de institución corrupta y decadente con una masa popular cada vez más parecida, lo que hacen es fichar un jugador sudamericano de nombre exótico.

Con el equipo hundido en la mediocridad semanas antes incluso de partir el turrón, con una crisis de juego que se prolonga décadas, con unas perspectivas penosas en todas las competiciones aparece en nuestras vidas un tal Elías.

No cometeré el error de tirarme el pisto haciendo una radiografía del brasileño primero porque estaría engañando al lector (que debe saber que no sabía de la existencia de este muchacho hasta hace unos días) y sobre todo porque creo que es innecesaria. Otros más listos y preparados que yo ya la han hecho y al parecer no se trata del enésimo mediocentro defensivo (gracias a Dios) y ni del enésimo central multitarea (gracias a Dios) pero tampoco es el centrocampista creador que vemos en nuestros sueños y que dejó de existir en la disciplina atlética desde que se bajó a segunda división. ¿Qué es Elias entonces? Unos dicen que mediocentro ofensivo (sic) otros que enganche, otros que media punta, otros que… Me temo que en cualquiera de esos casos se trata precisamente de ese tipo de jugador tipo Maxi, Ibagaza, De las Cuevas, Jurado, Luis García o Fran Merida que NUNCA (y cuando digo nunca es nunca) han jugado en esa posición en este equipo. Con ninguno de los entrenadores que hemos tenido (para que luego digan que se ha cambiado de perfil de entrenador). Todos y cada uno de ellos sistemáticamente desplazaban a ese tipo de jugador a la banda a los lados y NUNCA por delante de los mediocentros-tarugo. Siempre a los lados del doble pivote romo y tosco que indefectiblemente tiene que ser el corazón de este equipo. Siempre ha sido así por lo que no tengo muchas razones para pensar que será de otra manera a partir de Enero.

Puede que Elias sea un crack mundial pero yo me pregunto, ¿para qué se ficha a Elías? ¿Para qué se ficha a un jugador que no va a jugar en su posición natural? ¿Para qué se ficha a un jugador que no encaja en tu anquilosado e inamovible esquema? ¿Se va a cambiar de forma de jugar por un jugador que llega en navidades y nadie conoce? ¿Por qué entonces no se cambió nunca con Jurado o con Ibagaza?

Paso de gladiadores. ¡Gil, Cerezo, Pitarch y Quique fuera del Calderón!