Solo y aburrido bajo la lluvia (At. Madrid 1 - RCD Español 0)




Esta noche en el Calderón estábamos cuatro gatos. Una entrada impropia de un partido de copa (nuestra última y única esperanza) frente a un rival que hace cuatro días que nos había ninguneado y con un nuevo derby como recompensa inmediata. Soy muy malo calculando audiencias pero rondaría el cuarto de entrada. Algunos dirán que el infernal tiempo que hacía hoy en Madrid tiene la culpa pero llevo demasiados años viniendo a este campo como creer que esa es la razón. El mismo tiempo hacía en el Bernabeu y decía la radio que rondaban los tres cuartos. Las razones del abandono en la grada yo la fundamento en otros puntos. Para empezar mientras que en Chamartín la grada está principalmente cerrada y tiene calefacción en el Calderón seguimos como hace 50 años. Son las cosas que tiene eso de estar una década vendiendo las veleidades de un nuevo estadio que es una mentira (otra mentira). Pero el aficionado atlético es austero y no sólo esa puede ser la razón. A no ser que el aficionado atlético ya no sea el de antes y su asiento esté ocupado por un nuevo colchonero nacido de la escuela que promulga AS y MARCA y que no entiende de sentimientos pero si de “comodidad” (que algo de eso también hay). En cualquier caso, desde mi modesta opinión, la principal razón hay que buscarla en el soporífero espectáculo que da este equipo.

El partido comenzó, como ya podemos decir que es una norma en la era Quique, con un equipo que sale a especular. Un equipo que tapa al contrario, que controla su salida y que intenta fundamentalmente que en principio no sale nada. Una forma de encarar un partido tan bochornosa como difícil y que rara vez tiene resultado. Así, un Español ordenadito cuyo principal mérito era juntar muchos las líneas y ocupar bien el campo. De una forma tan simple sin dominar el juego se sintió cómodo en el campo y tuvo dos buenas ocasiones antes de que el personal quitase el agua de esos asientos con mantenimiento cero.

A partir de ahí el sopor y la mediocridad se instaló en el césped hasta completar otra aburrida primera parte sin nada o muy poco que ver con el fútbol. Una primera parte que se resume en dos acciones que acontecen pasada la media hora. La primera un disparo lejano de Reyes que un defensor despeja con la mano. A mí la mano me parece clara pero también me parece que es fuera del área. Al árbitro sin embargo le parece penalty. La televisión despejará la duda pero a mí me parece dudoso. Simao se encarga de transformar la pena máxima en su último partido con esa camiseta (Forlán se había lesionado minutos antes). El portugués se va de esté equipo con la misma elegancia y discreción que ha desprendido durante estos años. Siempre me pareció un fichaje muy caro pero ha sido un profesional ejemplar que ha llevado nuestro brazalete de capitán con dignidad. Le deseo toda la suerte del mundo. La segunda acción destacada es la expulsión de Reyes (un ídolo con la cabeza de barro) que demuestra la incompetencia supina y lo poco de fútbol que saben los árbitros españoles. Por inconsciente y estúpido que sea Reyes (que lo es) jamás una acción así puede acabar con mayor castigo para el agredido que para el agresor. La entrada de Dátolo por detrás y a destiempo ya debería abrir el debate de la necesidad de una tarjeta roja pero es que encima el “deportista” del Español le lanza el balón a Reyes con toda la mala leche del mundo cuando éste está en el suelo. La salida de tono de Reyes es igualmente punible pero siempre con un castigo menor o igual al de su agresor. Por pura lógica. El árbitro podía haber expulsado a los dos o sólo al españolista dejando a Reyes con amarilla y hubiese tenido una explicación pero lo que hizo (lo contrario) no sólo no la tiene sino que va en contra de eso que los papagallos cacarean de defender el fútbol y a los futbolistas. Mourinho y sus palmeros hubiesen dado un golpe de estado.

La segunda parte estuvo más animada por aquello de la velocidad y las oportunidades. El Español abre el campo con Callejón y se lanza a por el partido mientras que el Atleti se cierra en su área. Tener un jugador menos era la excusa pero yo cada vez tengo más claro que Quique tiene un perfil parecido al ínclito de Aguirre en este sentido. Con el mismo nivel de valentía, el señor Sánchez Flores parece sentirse cómodo en la tragedia y las situaciones desesperadas (una eliminatoria perdida, un jugador menos, miles de puntos por debajo,...) esas que justifican lo injustificable como encerrarte renunciando al balón y a jugar, dar pelotazos, etc... El Español se pasaba la noche en la zona rojiblanca y lógicamente tuvieron varias ocasiones. Sólo el bueno de De Gea (increible que algún iluminado hubiese empezado a criticar al canterano) ha impedido que los de Barcelona no empatasen el partido complicando de esa manera el no salir derrotado. Los madrileños, como viene siendo habitual en las últimas décadas, a lanzar pelotazos arriba con la esperanza de que el Kun la baje, se marche de toda la defensa recorriendo decenas de metros y que meta gol. A pesar del fútbol de su entrenador y de las dificultades que le pone su equipo el argentino ha vuelto a dar otra lección de fútbol y otra demostración de lo gran jugador que es.

Pero a los 20 minutos el pésimo árbitro de hoy decide expulsar a Victor Ruiz por doble amonestación (para mí dudosas las dos, sobre todo la primera) con lo que en teoría se igualaba la balanza pero sólo en teoría porque no fue así. Quique debió entender que ya que estaba jugando con un jugador menos era mejor seguir igual a pesar de tener los mismos jugadores que tu rival. El Atleti, en otro ejercicio vergonzoso y humillante de cobardía, siguió encerrado en su área dejando todo a merced de patadones arriba y la inspiración de la lucha quijotesca del Kun Agüero que aun así tuvo varias ocasiones claras. De esta forma tan humillante murió el partido.

Espadas en todo lo alto pero a mí este equipo y sobre todo esta forma de jugar no me inspira más que pereza, sopor y lástima.

3 comments

JOSE I. FERNÁNDEZ 23 dic. 2010 19:25:00

Amigo Ennio, ¿por qué te tocó ir solo al Calderón?
Puedo asegurarte que mucha gente se quedó en su casa por el tiempo (mi padre, por ejemplo, ya que además yo no podía ir por trabajo) y la hora tan temprana (a las 8 aún hay gente trabajando) también influyó). Apuesto a que a las nueve y con buen tiempo habría habido 40.000 personas.
Sobre los "nuevos" atléticos, he de decirte que hay mucho de eso.
En la redacción de Marca TV sólo hay dos chicos del Atleti (ambos socios). Uno de ellos sólo tiene 22 años y es, como dices, un aficionado de los de Marca y As.
Cuando el Atleti pierde con el Aris contesta ¿qué esperáis, el Atleti es así, una de cal y otra de arena...?
Anoche cuando le pregunté cómo veía el cruce con el Madrid en cuartos me contestó: "Mejor que el Espanyol nos meta dos en la vuelta y nos ahorramos el ridículo con el Madrid"...

Gente así contribuye efectivamente a que este equipo se empequeñezca y llevemos 11 años sin ganar al Madrid...

Sobre el partido, este tipo de jugadas siempre se enjuician así: amarilla para el infractor y roja para el que se toma la venganza. Lo de Reyes es expulsión lo miremos como lo miremos. No se puede andar embistiendo a la gente...
Yo sólo pude verlo a ratos, pero la primera parte no me pareció tan mala, y el Atleti tuvo dos ocasiones (Reyes y una muy clara del Kun) en el primer cuarto de hora.

Un abrazo y Feliz Navidad!!

Ennio Sotanaz 24 dic. 2010 9:57:00

Me quede sólo me temo que por la misma razón que había tan poca gente en el campo. Ya sabes, la hora, el tiempo, la lluvia,… pero sobre todo (y esto lo confirmé de primera mano) porque a mis acompañantes habituales este Atleti les aburre incluso más que a mí.

Me dan pena los “nuevos Atléticos”. En serio. Una de las cosas que siempre ha sido inherente a ser del Atleti es la originalidad, la personalidad y sobre todo la huida de lo “normal” y la vulgaridad. Esta nueva versión que están construyendo es todo lo contrario. Vulgar, mediocre, previsible y acomodaticia. Me dan penal.

Lo de Reyes es expulsión pero las tarjetas se sacan siempre en función de las circunstancias y NUNCA puede tener más castigo Reyes por embestir que alguien que lo zancadillea por detrás y lo remata en el suelo de forma antideportiva. NUNCA.

Un abrazo y feliz Navidad,

Anónimo 27 ene. 2011 12:38:00

Hey, I am checking this blog using the phone and this appears to be kind of odd. Thought you'd wish to know. This is a great write-up nevertheless, did not mess that up.

- David