Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí durante todos estos años.

Puedes encontrarme en www.enniosotanaz.com o enniosotanaz@hotmail.com

¡Un abrazo!

Groovin'

At. Madrid 4 - Racing de Santander 0


Cuando uno era pequeño, en mi memoria, ir al Calderón un domingo por la tarde era casi siempre sinónimo de placidez. Supongo que no sería así siempre pero en mi recuerdo todos los días hacía buen tiempo, la gente estaba contenta y el Atleti ganaba. No sólo eso. La memoria que yo tengo de los partidos en casa, en el Calderón, era de que el 90% de las veces el equipo contrario venía a encerrarse consciente de dónde jugaba y que casi siempre el peligro estaba exclusivamente en si el Atleti era capaz de abrir la lata sin cometer errores. Desde hace más de una década las cosas no han vuelto a ser así. Desde que la descabezada dirección deportiva decidió apostar por el perfil bajo, por ser un equipo del montón que guerrea y da puntapiés, desde que decidieron dar el mando deportivo del equipo a tipos mediocres con una filosofía rupestre y cobarde del fútbol el Atleti era un equipo que dependía del rival, que jugaba de espaldas al balón y que cambiaba de traje en función de lo que señalase el marcador. Cualquiera venía aquí a perdernos el respeto y sumar. Hoy no ha sido así. Hoy parecía estar en los recuerdos de mi infancia en los que el sol brillaba, la gente sonreía y el Atleti jugaba al fútbol.

“Groovin’...on a sunday afternoon”

Y es que, de verdad, es un placer ir a ver a este Atleti. Ganará o perderá. Cumplirá o no los malditos objetivos pero siempre es un placer ir a ver a un equipo que trata de ganar durante los 90 minutos y que pretende hacerlo jugando al fútbol. Ese parece ser el Atleti de esta temporada y ha sido el de hoy. Con la alineación titular sobre el césped (a falta de recuperar a Silvio y que probablemente Godín sea algún día Godín) el centro del campo es otra cosa. Cuando en los tres del centro están Diego y Tiago escoltados por Mario Suárez la cosa coge color. El canterano se asienta cada partido en esa posición de enlace entre la defensa y la creación. Un mediocentro defensivo de los que saben sacar el balón, equilibrar el equipo y ajustar el tempo. Ni un pelotazo. Un lujo, si señor. Más arriba un Tiago dolido por la suplencia que volvía por sus fueros. Buen partido del portugués al que le va a sentar muy bien la competencia. Pero amigos, nada de esto tendría sentido sin ese pedazo de jugador llamado Diego. El brasileño es ese jugador por el que llevábamos clamando años y que nunca venía. No sé si será un espejismo pero lo hace todo bien. La creación, la salida del equipo, la conducción y el último pase. Un jugador de esos que se echa el equipo a la espalda y lo hace jugar. A su lado el equipo parece una orquesta y por momentos una máquina.

La primera parte que ha hecho el Atleti ha sido en efecto para enmarcar. Monólogo de balón, de circulación con criterio, de entrada por las bandas, de desmarques,..el Racing de Santander era incapaz de tocarla. Lógicamente no llegaron a la puerta de Courtois ni una sola vez porque apenas pudieron tener el balón. Eso para convencer a los amantes de defender colgado de tu larguero y darle la pelota al contrario de cual es la mejor forma de que no te hagan ocasiones de gol. El cero a cero podría haberse terminado en cualquier momento porque el Atleti llegaba mucho y bien pero lo hizo pasado los 20 minutos en los pies de Radamel Falcao. Nueva gran jugada colectiva de los madrileños que deja el balón dentro del área en la derecha y en los pies del colombiano que demostrando su instinto es capaz de acomodar rápidamente y engatillar con la zurda para meter el primer gol de Atleti en liga. Empezaba la fiesta. Falcao sembró ciertas dudas en los partidos anteriores al respecto de su juego y la capacidad de hacer cosas en la creación de juego. Probablemente esas dudas sigan por mucho tiempo pero me da a mí que van a dar igual si sigue haciendo de goleador a la vieja usanza. De esos que las meten todas. A mí desde luego si las mete de tres en tres se me disipan todas las dudas.

Poco después Diego ofrecía un nuevo recital de conducción y desborde para ser derribado dentro del área. Falcao hacía el segundo de penalty. Para entonces el Atleti llegaba en tromba y el Racing no sabía ni por dónde empezar a defender. Pases, desmarques, cambios de juego, diagonales,...todo un recital de fútbol el que ofrecía este nuevo Atleti. Algún agorero decía en la grada que el Racing defendía mal y que era un equipo muy flojo. Puede que sea verdad pero docenas de equipos como este nos lo han hecho pasar mal en este campo y con docenas de equipo como este el equipo ha reculado en cuanto se ha puesto por encima en el marcador. Hoy no.

La segunda parte comenzó con la inquietante noticia de la lesión de Diego y la consiguiente sustitución por Adrián. Molestias leves decían las radios. Esperemos que se quede ahí. El equipo aparentemente no lo notó y un polivalente Turan ocupaba el hueco retrasando su posición pero todo, eso si, funcionaba más lento. Suficiente en cualquier caso para que Falcao hiciera su hat-trick elevando con clase el balón a la salida de Toño tras nuevo pase del turco. Ojo con Turan que muestra hechuras de gran pelotero. Tremendamente dinámico, gran técnica individual, hábil en el pase, rápido, listo y muy comprometido en defensa. Me gusta este fichaje.

A partir de ahí prácticamente un entrenamiento que sirvió para ver la implicación del equipo (presionando a falta de cinco minutos y con 4 goles arriba), la muy buenas formas de Adrián (que marcó el cuarto de gran cabezazo tras de nuevo un gran pase de Turan) y las primeras carreras de Pizzi que fueron buenas pero que no deberían tenerse demasiado en cuenta porque en esas circunstancias todos parecen buenos.

Ilusionante victoria del Atleti que deja un montón de cosas buenas en las que soñar: juego, actitud, aptitud, Diego, Turan, Falcao,...esto huele bien. Groovin’...!


PD. Siento no haber podido contestar hasta hoy los comentarios del post anterior. Pero me ha sido imposible.



The Rascals - Groovin’
(Groovin/1967)


2 comments

magerit 20 sept. 2011 3:02:00

Que felicidad entrar en el blog para ínter-cambiar alegrías, ¿realmente será cierto lo que vemos?.

Yo también recuerdo mis tiempos de niñez en el Metropolitano, y tienes razón la memoria solo me muestra momentos felices compartidos con mi padre y sobre todo el largo regreso a casa, con poseo hasta Moncloa y metro y autobús, 2 horitas comentando con mi padre la calidad de Collar, de MendoÇa o Miguel, o la entrega de Grifa o Callejo.

Gracias una vez más por una bonita crónica.

Saludos

Ennio Sotanaz 21 sept. 2011 9:36:00

¡Uy! En esos tiempos que cuentas yo más que ser pequeño directamente no era. Mis primeros recuerdos empiezan en el último año de Dirceu. Pero entiendo lo que dices.

Disfrutemos del momento, sea un espejismo o no.

Un abrazo,