Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí durante todos estos años.

Puedes encontrarme en www.enniosotanaz.com o enniosotanaz@hotmail.com

¡Un abrazo!

Mantén el coche andando

At. Madrid 2 - Ath. Bilbao 1

Entonces vimos que no había vuelta atrás. El camino hacia la salida era mucho más largo que el camino hacia la meta. El terreno era hostil. La gasolina era tan justa que sólo el optimismo evitaba toparse con esa realidad que decía que lo más probable era que no fuese suficiente. Entonces aparecieron las dudas, los miedos y los temores. Los agoreros agoraban y los silenciosos cobardicas abanicaban el silencio esperando el momento justo en el que decir “ya te decía yo que…”. Entonces una voz profunda y segura se alzo entre todas para recordarnos que el coche seguía andando. Que avanzábamos. Que habíamos dejado atrás aquellos peligrosos pantanos que amenazaban con engullirnos hace muy poco. Que obtener un premio en la meta era algo complicado pero que dicho premio todavía no se lo había llevado nadie y que nosotros estábamos ahí. También. Moviéndonos. Avanzando. Entonces la voz dijo exactamente lo que quería oír: “manten el coche andando”.

Eso es lo que me provoca el Atleti tras el partido contra el otro Athletic, el de Bilbao. La sensación de un coche al límite de sus posibilidades con el combustible justo pero un coche que todavía sigue andando. El partido era vital desde el punto de vista real (rival directo, evitar irse a 8 puntos de la champions,…) pero también anímico. Ganar el cacareado Athletic de Bielsa, el equipo de moda, sería una suculenta inyección de moral. Lo fue.

El partido no fue bueno sin embargo. Pasados diez minutos la emoción inicial había desaparecido junto a la molesta llovizna que acompaño el comienzo del encuentro. Sobre el césped se veían dos propuestas futbolísticas interesantes. La del revolucionario Bielsa, presión agresiva, posesión del balón, ocupación del terreno contrario, elaboración inteligente,.. y la del balsámico Simeone, presión agresiva también, verticalidad en la salida, montar el epicentro de la creación en la zona de tres cuartos, aclarados en las bandas,… Dos propuestas válidas e interesantes (personalmente prefiero la del maestro) que aparecían como caricaturas desprovistas de velocidad y con una plantilla tan mermada como agotada. Sin velocidad ni fuerzas ni Llorente el Athletic se perdía en innocuos circunloquios de balón que no llevaban a ningún sitio. Sin velocidad, ni fuerzas, ni Tiago, ni Diego, la verticalidad Atlética se traducía en patadones al infinito. Los primeros minutos, la primera parte en realidad, fue un partido de nada contra nada. Sólo el turco Turan (debería estar penalizado el que no juegue en este equipo estando bien) nos recordaba porque una vez nos enamoramos de este deporte.

La segunda parte fue otra cosa. Probablemente la arenga del descanso fue más efectiva y contundente por parte del Cholo o al menos sus chicos la interiorizaron mejor. Salieron con un plus de velocidad y agresividad desde el vestuario y sólo eso les bastó para llevarse el partido. Adrián apareció para asociarse con el Turco que ya estaba y Falcao decidió dedicarse a rondar el área que, para que engañarnos, es lo que mejor sabe hacer. Jugada del asturiano, tiro desde lejos, el portero que no ataja y El Tigre que aparece con la caña. 1-0. El gol espoleó a los rojiblancos que en comunión con el público se fueron arriba para disfrutar de los mejores minutos del partido. Presión arriba que impedía a los vascos jugar, recuperaciones constantes, diagonales a las bandas, acoso en los tres cuartos,… por fin aparecía el juego de Simeone y con ello las ocasiones. Los de Bielsa mostraban ahora con mayor nitidez muestras de cansancio y aunque bien colocados e intentando en todo momento ser fieles a su estilo, no podían serlo.

El Atleti pudo haber marcado algún gol más antes de los cambios pero fue tras ellos cuando se produjo. Salvio entraba por un combativo Koke para dar un buen pase (¡¡noticia!!) a Juanfran que haciendo de jugador de banda ponía el balón de forma magistral en la cabeza de Falcao para que el colombiano hiciera doblete. Lo de Juanfran es espectacular. Físicamente se le ve con un poderío insultante pero es que anímicamente se le ve tan fuerte que se ha convertido en un jugador clave. Juegue dónde juegue.

Cuando el partido parecía sentenciando aparecieron, por este orden, el bajón físico colchonero, el renacer orgullos de los vascos y Perea. En parte por el desgaste acumulado, en parte por el marcador y en parte por la falta de intensidad, lo cierto es que los colchoneros se vinieron demasiado atrás. En parte por ello, en parte por esa nueva mentalidad inculcada por Bielsa y en parte, qué coño, porque son muy buen equipo, los bilbaínos se fueron a por el partido. Llegaron los desajustes defensivos, las ocasiones y los miedos. Pero estaba Perea. El otro colombiano tiro de velocidad y compromiso (lo que ha hecho siempre un jugador al que no se le puede reprochar NADA) para abortar las incipientes llegadas de los leones. Aun así no fue capaz de evitar el que entrase la congoja en la grada cuando con el tiempo cumplido el Bilbao metía su gol. Un gol que hacía justicia al último tramo del partido.

Victoria reparadora que deja las cosas como estaban pero la sensación de que todavía se puede. Dependerá de muchos factores y no todos ellos controlables. La única realidad, lo mejor que se puede hacer por ello es seguir. Mantener el coche andando.

Arcade Fire – Keep the car running



3 comments

Borch 22 mar. 2012 13:03:00

Aunque el partido no fue muy bueno, en ningún momento tuve ese sopor profundo del pasado, por un lado por el frío húmedo de la noche madrileña y por otro, por la propuesta FUTBOLÍSTICA de ambos entrenadores.
Igualito que la del último partido en las islas. En uno se pretende jugar, en el otro destruir. Yo me quedaré siempre con lo de ayer aunque algún listillo pueda decir que el Mallorca nos ganó y el Bilbao perdió.
Así nos va, y no sólo en lo referido al deporte.
Borch.

magerit 23 mar. 2012 0:11:00

La primera parte fue más floja, pero yo creo que el cholo sabe muy bien la plantilla que tiene y su estado físico y sería una locura jugar los 90 minutos con intensidad, el número de lesiones y tarjetas, destrozarían al equipo.

Me alegro mucho que alguien reconozca el valor de un jugador como Perea, especialmente si ese alguien es el titular de este blog, a quien considero una persona independiente, equilibrado y exquisito conocedor del fútbol y de nuestro equipo.

Saludos

Ennio Sotanaz 24 mar. 2012 20:58:00

Gracias Borch por el comentario. Y muchas gracias Magerit por los piropos. Me dejas sin palabras.

Un abrazo