Sensaciones en la oscuridad

Sevilla FC - At. Madrid

Los grupos sociales son en teoría una amalgama de voluntades que se suman y se restan. Aunque en muchas ocasiones (casi siempre) se habla de ellas como un ente compacto de voluntad, personalidad y características propias la realidad es que es es muy aventurado analizar las individualidades por el todo. También se hace. Desconozco el perfil de aquellos aficionados del Atleti, pertenecientes por tanto al grupo social de los colchoneros, que tras el empate en Sevilla está criticando a Simeone pero aun a riesgo de equivocarme debe pertenecer a un grupúsculo minoritario. O si no es minoritario el minoritario soy yo y me estoy equivocando. En cualquier caso, mayoritario o no, yo soy del Atleti y no estoy de acuerdo. Primero, porque me parece estúpido recurrir exclusivamente al resultado para juzgar un proyecto que empieza a mitad de temporada, sin poder influir en su diseño y heredando una plantilla rota que coqueteaba anímicamente con el descenso. Especialmente cuando los resultados no vaticinan ninguna crisis. Segundo, porque uno que se ha tragado las valientes propuestas de Manzano, Ferrando, Aguirre, Abel, Quique y Manzano de nuevo sabe perfectamente (porque hemos hecho un Master durante todos estos años) lo que es salir a no perder los partidos. Esa colección de estrategas del miedo nos lo ha enseñado. Si eso tiene que ver algo con lo que lleva haciendo el Atleti, incluido el partido de Sevilla, que venga Dios y lo vea. Tercero, porque por primera vez en décadas veo un equipo en el campo. Un equipo con personalidad, carácter y fútbol. Un equipo con criterio que sabe a lo que juega. Esté quién esté. A lo mejor es simplemente una cuestión de sensaciones. No lo sé pero por favor, camaradas colchoneros, no lo jodáis.

Muchas eran las dudas que aparecían antes del partido. Las bajas de Arda, Diego y Falcao en un equipo corto, desequilibrado y falto de talento parecían letales a priori y críticas para encarar un partido contra el renacido Sevilla. Los agoreros vaticinaban derrota. Los derrotistas sufrían por prescripción médica y como medida preventiva. Los analistas esperaban un cerrojazo atlético que compensase las bajas. Nada de eso señores. El Atleti salió exactamente igual que los días anteriores. Con un pequeño cambio táctico (un nuevo mediocentro) pero con el mismo esquema mental de equipo. Y funcionó. A los 8 minutos Gabi recoge un balón en la izquierda y lo mete en el área para que Salvio al segundo palo remate soberbiamente de cabeza. Golazo del argentino que a veces tiene estas cosas. El equipo siguió demostrando entonces la clase de escuadra que quiere su entrenador. Siguió todo exactamente igual tomando los rojiblancos el control del partido. Incisivos en la presión, superiores en el centro del campo y rápidos a la hora de armar el ataque. El Atleti desarbolaba una y otra vez a unos sevillistas que no se encontraban. Las ocasiones se sucedían pero como siempre, el verdadero talón de aquiles de este equipo, no se concretaban. Soberbia primera parte del cuadro madrileño en la primera parte.

Pero desgraciadamente para los madrileños las cosas cambiaron tras el descanso. Michel reforzó su centro del campo y recuperó el control del balón. Los hispalenses, sabedores de la superioridad atlética en la medular, decidieron robar y llevar el esférico a la banda ahí Reyes pero sobre todo Navas se hicieron los dueños y provocaron desajustes en el rival. Los blancos tocaban mejor, más rápido y con mejor circulación. Así llego el gol de libro de Babá. Balón a Navas que coloca un soberbio pase al centro del área para que el ariete la empuje. El empate aupó a los locales que se hicieron más incisivos. El Atleti poco a poco perdía el balón y el fuelle con lo que el desequilibrio se hacía patente. La falta de banquillo de los madrileños más que patente se hizo patética y los últimos minutos se convirtieron en una suerte de apretar los dientes y sufrir. Pudo haber sido en balde si el colegiado no hubiese anulado en las postrimerías del partido un gol al Sevilla que por otro lado, estuvo bien anulado. El Atleti tiró de orgullo y trató de acabar el partido en área sevillista (como tiene que ser) pero ya no quedaban fuerzas ni recursos.

Empate justo que sin embargo es un pésimo resultado para la lucha por las cuatro posiciones de cabeza. Aun así queda mucho y yo confío en este equipo. Si, se que hay miles de equipos en una horquilla muy pequeña y que los equipos del descenso están a un par de partidos. Lo sé pero mis sensaciones son buenas. Serán sensaciones en la oscuridad.

Gruff Rhys - Sensations in the dark

2 comments

Miguel 4 mar. 2012 23:06:00

Pues mis sesanciones son las mismas que las tuyas. Ni el juego ni la actitud tienen nada que ver con lo conocido estos últimos años. A mi juicio puede haber dos circunstancias que decidirán la recta final de la Liga:
- Ahora que nos llega la parte más blanda del calendario, que Madrid y Barna no se relajen al final y ganen también a los Sevilla, Athelic, Español, etc. (Tampoco entiendo por qué el calendario tiene cada año el mismo perfil, con los mismos cruces en las mismas fechas)
- Que la mayor exigencia de Simeone en entrenamientos y partidos no acabe mermando una plantilla corta, en forma de lesiones y sanciones.
Buen artículo, y un saludo.

Borch 5 mar. 2012 10:57:00

Estoy convencido que el mayor problema que tenemos es la plantilla (esa que en los últimos diez años todos los entrenadores decían muy buena y equilibrada)plantilla que se encontró Simeone a su llegada y ¿mermada? con la salida de Reyes.
Es una vergüenza que el tercer presupuesto de la liga tenga esta plantilla, doce jugadores válidos, los demás del montón e incluso alguno ni eso. A la prensa se la bufa, si hablan de la plantilla del Barcelona y sus lesionados (ojalá tuviésemos su banquillo)pero de la nuestra nada de nada, no vaya a ser que se cabreen nuestro productor y nariz torcida y se les joda el chollo.
Por cierto, ¿alguien sabe dónde está Caminero? Aunque para lo que hace que siga desaparecido (pero que me den a mí el pastizal descomunal que cobra el jodio).
Borch.
¡¡¡¡Forza Atleti!!!