Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí durante todos estos años.

Puedes encontrarme en www.enniosotanaz.com o enniosotanaz@hotmail.com

¡Un abrazo!

Dudando de las premisas

At. Osasuna 3 - At. Madrid 0

Decía el inspirador de este blog, Don Pedro Calderón de la Barca, que siempre el traidor es el vencido y el leal el que vence. Hoy parece un buen ejemplo para refrendar algo así. El Atlético de Madrid sale vencido y derrotado de Pamplona precisamente por traicionarse a sí mismo. Por desviarse de la filosofía pétrea a la que llevaba aferrado desde hacía mucho tiempo. Simeone peleaba contra viento y marea frente a periodistas feroces, ávidos de pulverizar un incómodo discurso que los creadores de realidades no podían controlar. Trataba de evangelizar con una idea de encarar la vida, dentro y fuera del campo, que había resultado ser componente indispensable del éxito. Partido a partido. No había vida más allá del mañana. No había objetivos más allá de la siguiente alineación. Pero eso se ha roto precisamente hoy y esa, para mí, es la peor de las noticias. Por encima del 0-3 y el alejamiento de las posiciones de cabeza. Hoy se ha roto uno de los pilares de nuestra forma de entender el fútbol y sí, podría quedarse en anécdota, pero también podría hacernos pensar en que todo lo anterior era mentira. Mal asunto. Nunca, y aquí está escrito, he visto al Atlético de Madrid como candidato al título de liga. Por razones obvias además. Creo que tenemos una plantilla de 10 jugadores de elite, 3 o 4 que pueden apuntalar el equipo en un momento dado y nada más. Suficiente para disputar un torneo corto, insuficiente para disputarle una liga a equipos que manejan diez veces más presupuesto que tú. Pero eso no tiene nada que ver. Se puede perder y eso entra dentro de lo normal pero la derrota de Osasuna es un torpedo en la línea de flotación. Cuestionar a los padres fundadores. Dudar de las premisas.

Simeone es humano y por ende también se puede equivocar. Hoy se ha equivocado. Espero que lo reconozca, aunque sea a puerta cerrada, y que aprenda de ello. La alineación (y por tanto la forma de jugar) con la que se salta al Sadar es una alineación pensada para el domingo que viene o para el partido de unos día después frente al AC Milan, pero no no es una alineación pensada para derrotar a Osasuna. Demasiadas piezas vitales fuera del campo. Mario Suarez sigue perdido en el campo con un nivel de imprecisiones y desequilibrios que ahora mismo es lo que más me preocupa de cara al futuro (básicamente porque Tiago no está). Villa sigue siendo el Villa de la temporada. Inexistente, inofensivo e inédito. Y lo de Adrián no tiene nombre. Lejos de ser un jugador con pocos recursos ahora mismo y nulo aporte, el problema es que sus desequilibrios los nota demasiado el equipo. No transmite nada positivo y tengo la sensación de que contagia al resto su permanente melancolía. Con ese guión Gabi tiene que justificar a Mario, Costa tiene que justificar a Villa y todos tienen que justificar a Adrián. Demasiado desequilibrio. Diego se perdía también en algún lugar del centro del campo pensando en lo difícil y olvidando lo fácil. Sé que le caerán palos también al brasileño, pero para mí su problema va ligado al del equipo y no al revés. Si a eso le unen una mentalidad débil y un nivel de intensidad discreto, tendrán lo que hoy ha saltado al campo para enfrentarse contra Osasuna. Los navarros, por el contrario, lo hicieron muy bien. Juntos, compactos, intensos y con la sensación (que en ningún momento dio el Atleti) de haber estudiado a su rival. Tras un breve espejismo de los colchoneros (hoy de amarillo) los navarros se hicieron en seguida con el balón y con el partido. Mucho más rápidos y metidos en el encuentro metían al equipo del Cholo en su campo haciéndoles parecer perdidos. Los rojillos llegaban antes, daban antes, corrían más, peleaban más y jugaban más. El nivel de imprecisiones en las filas madrileñas eran ya, pasados cinco minutos, muy elevadas. 

Enseguida llegó el primero. Córner sacado con habilidad por Osasuna que, jugando primero en corto, provoca que el Atleti se marche en bloque al primer palo para que el lateral navarro, Cejudo, entre completamente solo por el segundo para batir a Courtois. Falta de intensidad en la defensa que deja a un jugador rival sin nadie cerca. Creo que el error es básicamente de Villa. Pero el Atleti no reaccionó. Lento, espeso, dormido... como ido del partido. Mario llegaba tarde a todo y era incapaz de triangular un balón. Villa y Costa partían al equipo quedándose arriba. Diego se veía solo y se liaba en guerras de guerrilla. Adrián seguía pensando que estaba en la grada y es su ensoñación se olvidaba de presionar, dejando todos los huecos posibles. Quince minutos después el equipo sigue desequilibrado y sin ideas así que una pésima salida de balón de Gabi provoca el robó cerca del área de Armenteros que empala un gran balón que toca el poste y se mete en la portería de Courtois. 2-o. Se avecinaba la tormenta, básicamente porque seguíamos sin noticias de los madrileños. Diego Costa era el único que tiraba de escudo y quizá un desacertado Diego al que no le salía nada. Cerca del descanso llegó la puntilla final. La presión inexistente de Adrián en banda provoca un centro al área que ninguno de los centrales (ni por su puesto Mario) son capaces de reducir y que engancha Roberto Torres para hacer el tercero.

La segunda parte fue un trámite. Un periodo de tiempo aburrido e inútil que cualquiera de los protagonistas hubiese aceptado no disputar. Simeone cambió algunas fichas y sí, el Atleti empezó a parecerse al Atleti, pero ya era demasiado tarde. El partido había terminado mucho antes. Osasuna se limitó a jugar ordenado y dejar que los rojiblancos poco a poco se ahogasen en su propia desesperanza.


Tres puntos que se van y con ellos la cabeza de la liga. Ese sueño que siempre lo fue y que poco a poco aparece cada vez más etéreo. Personalmente no me preocupa descolgarnos de los primeros puestos porque, como ya he dicho, es algo a lo que estaba preparado. Ya estamos muy por encima de lo que esperaba, así que eso engrandece todavía más el mérito de Simeone. Pero lo que sí me preocupa, y mucho, es la perdida de identidad. Dudar del discurso. Renegar la esencia. Renunciar a las premisas. Por ahí sí que no. Yo prefiero volver al partido a partido.   

4 comments

Anónimo 24 feb. 2014 0:28:00

Buenas noches Ennio, coincido plenamente en tu crónica de hoy. Efectivamente pensar en un mañana que muy posiblemente no llegará no le vale al Atleti.

Partido desastroso pero quiero dar méritos a un Osasuna que sin malas artes dominó el encuentro. El Espanyol también nos ganó con nuestras propias armas. No como el Almería que nos sacaron del partido a patadas y faltas constantes. Eso es mérito rojillo.

Coincido contigo plenamente en que se debe volver al lema del que presumo en mi vida propia, partido a partido. Se vive más feliz, no reservar nada, dar todo en cada momento para vivir a tope. Se caerá o se ganará pero siempre quedará el regusto de haberlo dado todo.

Noche para olvidar y borrar rápidamente. Se nos viene el derbi y no por la Liga, sino por que quiero que ganen ese partido, deben reaccionar. Hemos recuperado a Filipe, saldrá con todo y se dejará de experimentos extraños de color rosa como Adrián.

Un abrazo rojiblanco y siempre agradezco tu coherencia.

Fernando A.

cristo 25 feb. 2014 13:51:00

Lo siento Ennio, es la primera vez que un artículo tuyo me defrauda. Cuando los sueños dejan de ser sueños y se convierten en pesadillas es porque algo va mal en tu percepción de la realidad, algo a lo que, con la gran ayuda de la neuturalísima prensa, somos muy propensos los atléticos.
¿Cuál es el problema?
¿Qué hemos perdido 3 partidos de 25?
¿Qué hay jugadores que no están al mismo nivel que otros?
¿Qué el desgaste empieza a hacernos mella?
¿Qué Simeone de 25 veces equivoca 3?
Eso le pasa a todos….. Madrid y Barça incluidos.
Si analizas con otra perspectiva el partido del pasado domingo, hay una serie de datos objetivos que no has tenido en cuenta:
El Osasuna en cualquier encuentro casero tendría las mismas ocasiones de gol que tuvo en nuestro partido, pero habitualmente las traduce en un sólo gol por encuentro.
Nosotros con las ocasiones que tuvimos, normalmente habríamos marcado, al menos, dos tantos.
La circunstancia de que en el minuto 20 fueran ganando por dos a cero, hizo mucho más fuerte al contrario.
En suma, el fútbol es un juego, y nos ganaron porque al rival le salió todo y a nosotros nada. Se perdió una batalla, pero todavía no ha acabado la guerra.
¿Quién te asegura que el próximo domingo no podemos estar por delante del Real Madrid?
¿A qué podemos tener miedo?
Si, al final, somos campeones será una Hazaña.
Si quedamos segundos, sería cojonudo.
Y si, por segundo año consecutivo, obtenemos el tercer puesto. Estaremos en el buen camino seguiremos detrás de la dictadura establecida, pero creciendo en todos los aspectos con respecto al resto de equipos. Esperemos que los cafres que dirigen al club sepan gestionar este maná.

Sinceramente creo que no es momento de pensar en negativo sino disfrutar del sueño en el que estamos viviendo. Durante muchas décadas, a estas alturas de la temporada hemos estado vegetando y, desde luego, es muy distinto malvivir a estar muy vivos.
La Brunete mediática nos ha vendido miedos: El cansancio de la Champions, plantilla corta, jugadores apercibidos, la dureza de los Navarro y, ahora sin más, ¿vamos a arrojar la toalla?
Sí, vamos a pensar en el partido a partido, pero confiando en Simeone y sus jugadores, entre otras cosas, porque ganando el próximo podemos ser líderes. ¿O no?
Nada más, un fuerte abrazo y felicitarte por la mayoría de tus comentarios, pero ninguno estamos exentos del error; ni siquiera gente tan valiosa como Simeone o como tú.
Cristo.

Ennio Sotanaz 25 feb. 2014 17:06:00

Muchas gracias Fernando por tus siempre cariñosos comentarios.

Lamento decepcionarte Cristo pero qué se le va a hacer. Esas cosas pasan. Sigo de todas formas pensando hoy exactamente lo mismo que cuando lo escribí. No sé si es o no la verdad (nadie lo sabe) pero es mi opinión y está al menos tan errada como la tuya. Cualquiera que entre por aquí sabe que no tengo ningún problema en discutirla o ponerla a debate pero es que no tengo muy claro que hayas entendido lo que quería decir.

Cuando digo “hoy se ha equivocado” quiero decir “hoy se ha equivocado”. No quiero decir que “siempre se equivoca” ni estoy diciendo que “se equivoca 3 veces de 25”. Quiero decir que (creo que) “hoy se ha equivocado”. Punto. Porque resulta que estoy juzgando el partido contra Osasuna. Por supuesto que me parece natural que alguna vez se equivoque y es más, Simeone tiene crédito para hacerlo muchas más veces todavía sin que deje de aplaudir. Por eso al final se me escapa ese: “eso engrandece todavía más el mérito de Simeone”

Así que no sé dónde te sacas todo eso de que se da por perdida la guerra, no poder ganar al Madrid, que tenga miedo de nada, pensar en negativo,…? Me da que estás poniendo en mis espaldas cosas que no sabes si siento porque yo no las he dicho. O puede que te dejes arrastrar por esa forma de ver las cosas que apuntan al todo o nada, que está tan de moda en los medios de comunicación, y que me veas como una especie de adalid accesible de algún tipo de corriente. ¡Dios me libre! Yo no comulgo con todo eso así que por favor mantenme al margen. Yo sólo puedo ser responsable de lo que yo digo y de nada más. Me parece todo bastante más complicado además como para llevarlo a dos bandos antagónicos.

Te resumo mi discurso en pocas frases: Tenemos una plantilla corta con menos de 11 jugadores de elite (no lo digo ahora sino que lo dije antes del primer partido de liga) así que es un puto milagro lo que está haciendo Simeone. Cualquier cosa por encima de dónde estamos ahora mismo (terceros, eliminados en semis de la Copa del Rey y disputando al Milan los octavos de la Champios) me parecerá un puto milagro. Milagros que sueño con poder alcanzar algún día (por eso pago mi abono, voy todos los días al campo y veo todos los partidos) porque me creo lo del "Partido a partido" que me ha dicho mi entrenador, Simeone. Un tipo por el que me tiraría por la ventana si me dice que eso es lo que hay que hacer para que el Atleti gane la liga. Por eso el ÚNICO error que le achaco en toda la temporada es precisamente no ser coherente consigo mismo, que es lo que ocurrió (en mi opinión) en Pamplona. Nada más. El resto es muy respetable pero interpretación tuya, no mía.

Saludos,

cristo 26 feb. 2014 1:30:00

Lamentablemente Ennio, seguimos sin entendernos.
Yo no entro a valorar tu análisis del partido de Pamplona, lo que realmente me decepciona es el tono derrotista de tu mensaje dando ya por perdida la liga. Y para que lo compruebes, voy a reproducir literalmente algunas de tus frases:
“Nunca he visto al Atlético de Madrid como candidato al título de liga. Por razones obvias además. Creo que tenemos una plantilla de 10 jugadores de elite, 3 o 4 que pueden apuntalar el equipo en un momento dado y nada más”
“Se puede perder y eso entra dentro de lo normal pero la derrota de Osasuna es un torpedo en la línea de flotación. Cuestionar a los padres fundadores. Dudar de las premisas”
“Tres puntos que se van y con ellos la cabeza de la liga. Ese sueño que siempre lo fue y que poco a poco aparece cada vez más etéreo. Personalmente no me preocupa descolgarnos de los primeros puestos porque, como ya he dicho, es algo a lo que estaba preparado”
Ennio, si algo me ha enseñado los muchos años que tengo de vida, es que para triunfar en cualquier ámbito son necesarias tres cosas:
-Memoria selectiva para olvidar lo negativo
-Capacidad de análisis para reconocerlo los defectos y virtudes.
-Optimismo para encarar el futuro.
Esto, además, te lo dice alguien que conoce un poquito de eso que todavía se sigue llamando fútbol.
El fútbol es ante todo es un estado de ánimo y, eso, es lo que ha permitido a nuestro Atleti, aún con sus limitaciones, estar toda la temporada flirteando con el liderato. Y, para una vez que estamos tan cerca de alcanzar la quimera, no seré yo quien apague la llama de la esperanza. Y mucho menos cuando un gran porcentaje del éxito le corresponde al gran trabajo de motivación que ha hecho el Cholo Simeone.
¡Qué no seamos nosotros mismos los que destruyamos la fe en nuestra utopía!