Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí durante todos estos años.

Puedes encontrarme en www.enniosotanaz.com o enniosotanaz@hotmail.com

¡Un abrazo!

Evidencias y bailes regionales

At. Madrid 0 - R. Madrid 2

Cuando hace un semana el señor que iba vestido de colegiado pitó en final del partido con un reluciente 3-0 en el marcador para delicia de periodistas, empresarios y todas esas personas que glosan las estadísticas fundamentales de este país, servidor, que no pertenece a ninguna de las categorías anteriores, olvidó por completo el Campeonato de España (Copa del Rey) de la temporada 2013-2014. Ipso facto. Sin posibilidad de recuperación. Pasaba a ser un torneo, como el resto de torneos futbolísticos en los que está Barça o Madrid pero  no está el Atleti, que no me merece el menor interés. Por razones obvias, además. Pero el rodillo mediático compuesto por horas y horas de televisión, de radio, millones de megas en internet y toneladas de ese papel que se estropea para describir estupideces, siempre alrededor del Real Madrid, necesitaba que la llama no se apagase. Que siguiese viva hasta el siguiente partido del siglo para que su producción diaria de alfalfa no se viese mermada. Pero un servidor hace lustros que no comulga con todo ese mundo imaginario. Me da absolutamente igual lo que digan. Sus cuitas y demonios. La eliminatoria estaba resuelta y el Real Madrid había sido mejor. Lo sabíamos todos. Desde Simeone a los periodistas. Desde el colegio de árbitros (que por fin podían relajarse) hasta ese ser divino con poderes de protagonista de cómic de la DC llamado Florentino Pérez. Desde el Mono Burgos hasta el que esto escribe.

Lo siento por todos aquellos colchoneros que cayeron burdamente en la trampa de la remontada y ese pastiche prefabricado por el mercado sobre leyendas y momentos espectaculares. Era todo mentira. Más falso que una tertulia de TikiTaka o una columna de Manolete. Y no seré yo quien reniegue del romanticismo en el fútbol o de las empresas imposibles, Dios me libre, pero hay cosas que se caen sobre su propio peso. Esta era una de ellas. Meterle cuatro goles al Madrid sin que además el rival marque es una empresa imposible para casi cualquier equipo del mundo. Mucho más para un equipo con la décima parte de presupuesto como el Atlético de Madrid, incluso en su mejor momento. Mucho más para el Atlético de Madrid sin estar en su mejor momento. Y mucho más para el Atlético de Madrid jugando con los reservas. Decía ya en la previa que si de mí dependiese no hubiese gastado una sola partícula de energía en el partido de vuelta de la copa y muchos colchoneros, por los que siento admiración, no lo entendieron. Apelaban a la épica y al socorrido “dejarse los huevos en el campo”. Lo entiendo, pero a mí no me salía. Me parecía un esfuerzo vano y artificial que podría traer muchas desventajas y ningún beneficio. Me temo que a Simeone, que ya hizo algo parecido el año pasado en la Europa League, le pasaba lo mismo. Y fíjate, mientras lo del año pasado no lo entendí, lo este año lo entiendo perfectamente.

Cuando camino del Calderón vi la alineación que saltaba al césped, me quede más tranquilo. Las posibilidades de pasarlo mal en el campo, por estar a punto de conseguir lo imposible, se reducían con  cada nombre: Aranzubía, Insúa, Cebolla, Sosa, Raúl García,… Pero es que cuando el balón echó a rodar se disiparon por completo. El Madrid, dispuesto a no sufrir, se colocó bien en el campo y se puso a marear el balón mientras el Atleti se estrechaba cerca de su área corriendo detrás de la pelota sin demasiada fe. Tardando mucho en robar el balón (por falta de intensidad y por mala colocación) pero haciendo el ridículo cada vez que ocurría. Y es que meter tres goles sin delanteros es francamente complicado. Porque Raúl García es rematador (y poco más) pero no es delantero. Ni tiene movimientos, ni tiene picardía, ni tiene velocidad. Si encima el balón se lo tiene que dar Cebolla o Sosa (cada día más indolente y menos jugador) la misión se antoja imposible. Diego como si no hubiese salido. A los pocos minutos Mario Suárez, un jugador muy interesante cuando está en forma pero muy peligroso cuando no lo está (y no suele estarlo), perdió el balón de forma infantil en la zona crítica lo que provoca que Cristiano Ronaldo coja el balón en su lugar favorito y en las mejores condiciones posibles. El pobre Manquillo, que todo lo que tiene de superlativo en ataque lo tiene de déficit en defensa, intentó parar al portugués corriendo como el mercancías, con tan poco tino, que arroyó al morador de la galaxia por el camino. Él propio astro de todos los astros convirtió el 0-1, deleitándonos posteriormente con una de esas celebraciones tan plásticas y que tan bien concuerdan con el señorío de la institución a la que representa. Minutos después, con un lanzamiento al palo de Raúl García entre medias en el único lance decente del equipo en toda la primera parte, el encargado de hacer una demostración de cómo no se defiende fue el otro lateral, Insúa, que decidió zancadillear a Bale y sus millones, cometiendo otro penalti igual de claro y absurdo que el anterior. El astro de todos los astros volvió a marcar y a ofrecernos al planeta tierra otro de sus bailes regionales. 0-2. No habían pasado ni quince minutos.

El roto podría haber sido de escándalo pero el Real Madrid decidió tirar de pragmatismo, no entrar en guerrillas, bajar el ritmo y dejar correr el tiempo. Yo, sinceramente, lo agradecí desde la grada. El Atleti aparecía inofensivo e incapaz ni siquiera de conseguir tirar a puerta. La segunda parte tuvo otro color, con un Atleti con algo más de mordiente y mucho más incisivo pero tampoco consiguió despeinar a los de blanco, que se dedicaban simplemente a pasarse el balón en zonas libres de peligro. Hubo alguna llegada (especialmente destacable la mano que Casillas saca para sacar un tiro de Sosa en lo que fue la mejor jugada del partido) pero todo cae fundamentalmente en la zona de la anécdota.

No quiero acabar esta crónica con un sentimiento pesimista. No lo tengo. Igual que hace dos meses, sigo pensando que es un puto milagro que el Atleti esté donde está. Compitiendo en la élite, tocando las narices a los que antes ni nos dirigían la mirada y llamando a puertas que normalmente veíamos por televisión. Nos elimina el Real Madrid en semifinales y no el Albacete en primera ronda. No perdamos la perspectiva. No caigamos en la trampa del rodillo mediático y apliquemos a los de Simeone las reglas que se utilizan para equipos, como el Real Madrid, que con lo que han costado dos de los jugadores que normalmente están en su banquillo se puede arreglar el presupuesto anual del Atleti. Seamos honestos a diferencia de “nuestros” periodistas. Seamos humildes a diferencia de nuestros rivales. Miremos adelante y por supuesto, nunca dejemos de soñar, porque no tenemos razones para dejar de hacerlo.





PD. El lanzamiento del puñetero mechero es lamentable. Cualquier multa o sanción que le apliquen al autor de esa cobardía me parecerá poca. Cualquier intento de asociación de ese hecho concreto con la afición del Atlético de Madrid me parecerá torticero y repugnante.

4 comments

julio ruiz 12 feb. 2014 11:58:00

Amigo Ennio no quiero dejar de anotar que la acción del de los bailes regionales sobre nuestro Manquillo es tarjeta roja. Abusa de su condición de atleta para entrar con fuerza y a destiempo.
Y a todo esto los de la alfalfa pidiendo el cierre del Calderón por el mecherazo de un impresentable curiosamente de la tribuna. Umm...recordemos. Qué le pasó a Courtois hace unos meses en la castellana? Sí, mecherazo... Ah... ya, que ese día el campo era neutral...

Aguilera 12 feb. 2014 13:40:00

Buenas.

Quisiera hacer un comentario acerca de Sosa. No estoy de acuerdo con lo que has escrito de él. Yo vi cosas positivas anoche. Lo que sucede es que me da que el Cholo no le coloca donde rendiría mejor. Vistas sus aptitudes a lo largo del puñado de minutos que ha jugado me da que su posición debería ser la de segundo punta; no le veo ninguna virtud como centrocampista salvo que centra bien y, sin embargo, me parece que tiene cierta sangre fría en el área.
Un saludo.

Ennio Sotanaz 12 feb. 2014 16:00:00

Tienes razón, Julio. No me acordaba de Courtois. Como aquello fue un “lance sin importancia de alguien que no representa a nadie” apenas tuvo trascendencia. Borrado por el Ministerio de la Verdad… Tela marinera.

Gracias por tu comentario Aguilera. Yo por el contrario no vi nada reseñable. Ni ayer ni en ningún momento en el que ha estado en el campo. Por circunstancias hace años estaba en Buenos Aires y lo vi jugar con Estudiantes de La Plata en el último tramo de la liga que ganaron (entrenado por el Cholo, por cierto). Jugaba exactamente en el mismo sitio que aquí. Mediapunta (entre delanteros y mediocentros) escorado a la banda. Ese es el sitio en el que más ha destacado. En Alemania, en el Bayern, lo pusieron de enganche detrás del delantero y fue un auténtico desastre. Yo confío en que simplemente esté fuera de forma pero ahora mismo no lo veo. Y me preocupa mucho más la indolencia con la que lo veo jugar en el campo.

Un saludo,

Anónimo 12 feb. 2014 18:29:00

Buenas y cuánta razón tenías. Malgastar esfuerzos en una eliminatoria sentenciada no era lógico.

No sé si tú puedes palpar lo mismo que yo en las redes sociales. Primeras quejas sobre Simeone y malestar con los últimos partidos del equipo. Creo que la gente tiene la memoria muy frágil.

Este hombre con estos jugadores está haciendo milagros. Caer en semifinales de Copa del Rey ante el Real Madrid. Seguir vivo en la Liga y en la Champions es digno de elogio. Por lo menos llegamos a estos sitios que nos parecían tan inalcanzables hace bien poco.

El equipo está cansado eso lo vemos todo. y el fondo de armario no están hondo como Manolete y Picu Díaz nos decían. En cuánto han caído Diego Costa por sanción y Villa por lesión no tenemos delanteros.

La lesión de Tiago ha provocado la vuelta acelerada de Mario Suárez muy lejos de su nivel. La llegada de Diego ha provocado que mis mayores temores se hicieran realidad. Arda pierde mucho protagonismo a su lado y me gusta más el corazón que pone el Turco.

No te lio mucho más. Creo que si Diego Pablo ha traído a Sosa para las jugadas a balón parado no es comparable con Koke. E Insua mejor que se vaya por donde llegó.

Lo primero que se debe hacer es calmar la aguas con una victoria balsámica sobre el Real Valladolid y que siente las bases de cara a los próximos choques ligueros.

No debemos movernos del partido a partido como si fuera una final e insistir que el poder estar ahí es un lujo muy caro que no nos podemos permitir.

Un abrazo enorme, te la pillo para la web. Por cierto ganas de reunión y charla rojiblanca, muchas ideas que comentar.

Gracias crack !!!

Fer Altarejos