Grotesco

“Desde que sé tu nombre he estado perezoso pero debería estar avergonzado. Deberías ver mi sitio. Desde que vi tu cara de verdad esto ha sido un caos. No sé como o por qué viniste. No lo sé, mierda”

Se me hace muy complicado escribir hoy esta humilde crónica. Primero porque estoy en mitad de la región de Transilvania (Rumanía) y he visto el partido rodeado de rumanos que se declaraban seguidores del Real Madrid y que no apostaban un duro por mi equipo, equipo que al no ser protagonista en el circo este que se ha montado la UEFA no parece existir para los “hermanos” europeos y que tiene reservado el papel de comparsa. Segundo y más importante por la auténtica vergüenza que es esta pantomima grotesca llamada Champions League que está noche ha vuelto a demostrar lo poco que tiene que ver con el fútbol y lo mucho que tiene que ver con la mafia Calabresa, la mentira, la suciedad y el delito.

30 segundos antes de que acabará el partido se me pasaba por mi cabeza lo que iba a escribir en este espacio. Quería resaltar la suerte de Aguirre que a pesar de un planteamiento cobarde, miedoso y mediocre, de esos a los que ya nos tiene acostumbrados sea el Liverpool o el Orihuela, había sacado un resultado magnifico de Anfield y que de hecho lo había hecho sin brillantez ni valentía pero al menos con cierta dignidad. Pero no, la UEFA tenía que dejar claro quienes son los equipos por cuya retrasmisión se pelea media Europa (y lo digo en un país con dos representantes en la competición donde he podido ver el partido del Liverpool en un bar anónimo). Las reiteradas faltas a favor de los “ingleses” en la segunda parte han sido sospechosas. El penalty birlado al atleti lamentable pero el penalty a favor del Liverpool en el último segundo es como para tirar la toalla en esta estupidez en la que se ha convertido ser seguidor de un equipo de fútbol. Es todo mentira. Mentira podrida. Esta competición es un sacacuartos para imbéciles (entre los que me incluyo) que sospechosamente siempre acaban disputándose los mismos. Tiene menos credibilidad que una pelea de lucha Mexicana. Que se la coma el corrupto del Platini y su cohorte de parásitos. Yo me rindo.

Lo deportivo sin duda pasa una un tercer plano tras tanta desidia y ladronicio pero algo habrá que decir. Lo primero es que ni entiendo ni entenderé porque no ha jugado Agüero desde el principio. Hubiésemos ganado o no es una decisión tan estúpida que sólo puede responder a alguien cuya hace gala a epíteto tan concreto. Una estupidez constante es lo que realiza este sujeto al frente de nuestro equipo pero según algunos “cumple objetivos” y como esos unos son los que dictan las ideas de la mayoría a callar el resto. El equipo salió a ganarse la clasificación matemática con cinco defensas (no creo que a estas alturas nadie se crea ya que Asunçao sea centrocampista) cuatro centrocampistas, dos de ellos mediocentros defensivos, y un delantero encargado de tirar la línea defensiva en las jugadas a balón parado del equipo contrario (revisen el vídeo y frótense los ojos). Es decir, el famoso mexicano, hoy en el sitio donde debería permanecer más tiempo: la grada, jugaba todo a la única carta que sabe hacer (que cree él que sabe hacer) defender como terroristas en nuestra propia área y esperar que la divina providencia resuelva. Eso es lo que ocurrió.

“Bueno, no me preguntes mucho pero estoy perdiendo el sentido de la mitad de las cosas. Las cosas van sin ningún sentido”

El equipo al menos salió ordenado, junto y compacto. El Liverpool es un equipo entrenador por un tipo que es lo que a Aguirre le gustaría ser pero que no es ni de lejos. A mi no me gusta la forma de jugar de Benitez pero reconozco que lo hace muy bien y que es un gran entrenador. Pero a este Liverpool tampoco le sienta bien llevar el peso del partido y del balón (aunque cuando tiene que hacerlo lo hace y lo hace bien) lo que unido a la falta de punch por la ausencia de ese gran profesional llamado Torres hacía que se estrellara una y otra vez con la maraña atlética o el autobús de matrícula mexicana que tan bien conocemos. Así fue todo el partido: un monologo del Liverpool. En uno de los contados contrataques con sentido que hicimos A. López le mete sin embargo un gran pase a Maxi y mete el gol. El resto exactamente igual hasta el minuto 93 que ya hemos visto lo que ha pasado.

Algunos apuntes: Pernía aparte de ser malo es un coladero. Lo sabe todo el mundo menos su entrenador y por eso los equipos fuerzan esa banda hasta matarlo. Leo no sabe salir así que he llegado a la conclusión de que es mejor que no salga. Es absurdo hablar de centrocampista creativo porque no lo necesitamos. De hecho tal y como jugamos no necesitamos ni centrocampistas tan siquiera. Lo que hace falta son más defensas para colocar al borde del área. El domingo deberíamos salir con un descarado 9-0-1. La grada de Anfield será una caldera pero yo sólo escuchaba a los seguidores colchoneros (Chapeau, camaradas).

Y dejo para el final las muestras de alegría de ese gran profesional que es Fernando Torres. Se me saltaban las lágrimas viendo como sufría por su equipo. Ha sido muy enternecedor ver como se alegraba con el penalty injusto y como hacía gestos de alegría después del vergonzoso gol de su gran amigo Gerard. Lo que digo, un gran profesional.

Si, con un punto mas estamos casi matemáticamente clasificados pero sinceramente, ¿para qué?

“Más de la mitad de las cosas que tienes son mías. Debería romperte el cuello... estoy perdiendo el respeto a mi mismo. Me estoy volviendo loco”


Grotesque (M. Hunt)
The Wonder Stuff - Never Love Elvis (1991/Polydor)

2 comments

Anónimo 5 nov. 2008 18:07:00

Los de la UEFA nos respetan menos que al FC Vostok, equipo descalificado de la liga de Kazajstán por amañar partidos. Es una verdadera vergüenza lo que han hecho con nosotros, en el partido de aquí "robito" y lo de ayer no tiene nombre.
No sólo tenemos que soportar al incompetente de nuestro "entrenador", sino que además a Platiní y toda su corte.
Totalmente de acuerdo con el comentario de ese tal profesional, no era necesario hacer tanto gestito para demostrar lo mucho que quire a su Liverpool. Yo, reconozco, que en cada uno de ellos sufrí.

Billie 8 nov. 2008 21:08:00

Me gusta que digas lo de Pernía y lo de Leo porque ha nacido un movimiento de defensa y alabanza hacia ambos que no llego a entender. Sí, sin duda, el partido fue un robo que el penalti final dejó a las claras pero así ha sido siempre con la UEFA.

Hay que jugar con ello, y eso se arregla en despachos, cenas y demás patrañas, para eso están los directivos pero nosotros aún no nos damos cuenta de que va la historia, habían pasado tantos años que ya ni nos acordábamos. Un abrazo.