Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí durante todos estos años.

Puedes encontrarme en www.enniosotanaz.com o enniosotanaz@hotmail.com

¡Un abrazo!

Un hombre inocente

“Hay gente que espera una cura milagrosa. Hay gente que simplemente acepta el mundo como es pero no estoy dispuesto a tumbarme en el suelo y esperar morir porque yo soy un hombre inocente. Si, soy un hombre inocente”

Existen pocas cosas más tristes y humillantes que acostumbrarse a no ganar pero la realidad es que el Atlético de Madrid lleva cinco partidos consecutivos sin ganar y sin que parezca importarle a nadie. El fenómeno no dejaría de ser simplemente un dato estadístico con lecturas contradictorias si el frío dato no fuese además acompañado con un juego esperpéntico, una actitud lamentable, un espíritu moribundo, un planteamiento táctico grotesco y bochornoso, un espectáculo soporífero y un rendimiento ínfimo. Eso si, no pasa nada. El mundo colchonero se ha acostumbrado a este permanente estado de letargo humilde que nos toca vivir. Gracias a ese nuevo colchonerismo que hace del optimismo ciego y absurdo su principal bandera conseguimos ver un vaso medio lleno cuando el vaso está completamente vacío. Es más, en noches como la de hoy empiezo a plantearme que ni siquiera existe vaso.

Hablar del Osasuna - At- Madrid de hoy se hace tan difícil, desmotivante e inútil como la mayoría de partidos desde el fatídico día que algún iluminado decidió sentar a un tipo tan poco preparado como Javier Aguirre en el banquillo colchonero. El día de hoy sin embargo resume en 45 minutos el paradigma de la absoluta sinrazón en que ha convertido el estratega azteca este equipo centenario cuya historia y peso le supera por todos los lados de su cambiante personalidad.

El supuesto cansancio de Sergio Agüero ha servido al entrenado más cobarde que recuerdo en mis más de tres décadas de vida para sistemáticamente prescindir de un delantero en la alineación titular. Hoy nos enfrentábamos frente al colista de la liga, un equipo que hace 9 partidos que no gana y en las horas mas bajas de su reciente historia pero nuestro sucedáneo de entrenador decidió plantear el partido con el mismo planteamiento cobarde que emplearía en equipo juvenil del Racing de Vallecas jugando frente al Manchester United en el “teatro de los sueños”. Bueno, me he pasado. No creo que los chicos del Racing fuesen tan cobardes. Cuatro defensas, un falso central de color negro, dos medio centros defensivos para hacer el trabajo de un único jugador, un señor argentino que corre por el campo y que se llama Maxi, y un par de islotes desubicados, mal situados y desconectados de la vida es la forma en la que Aguirre decide salir al campo últimamente. Sistema que le funciona tan bien que el mayor éxito en cinco partidos de liga ha sido empatar con el Villarreal, un partido que por cierto el propio entrenador ya había dado por perdido. El problema no es en si la acumulación de jugadores defensivos sino el concepto de fútbol que tiene este señor tan dañino. Jugar a cinco metros de tu propia área, defender con ocho jugadores, ignorar el balón, obviar la construcción del juego y “construir” en torno al patadón constituyen el código de honor de este sujeto. Hoy lo ha vuelto a poner en práctica frente al peor Osasuna de los últimos años para deleitar al respetable con un soporífero primer tiempo que debería estar penalizado por la ley del deporte. Debería existir de hecho un juez que dictaminará que los equipos que salen así al terreno de juego perdiesen directamente tres puntos sin tener el cuenta el resultado.

“Hay gente que se queda lejos de la puerta sin existe alguna oportunidad de que se abra. Escuchan una voz en el pasillo y simplemente esperan a que se marche. Hay gente que vive con el miedo de ser tocado y el odio de haber sido un estúpido. Ellos no escuchan a nadie y así nadie les miente”

La segunda parte empezó igual que terminó la primera pero el descanso sirvió al menos para que uno de los dos equipos pensase que quizás ganar el partido no era una empresa tan difícil como parecía al principio del partido. Por supuesto estamos hablando de Osasuna. En esas un permanentemente fuera de punto Pernía volvía a hacer una de sus estupideces dentro de su área. Penalty que afortunadamente atajó Coupet. Personalmente creo que algo tan nimio no merece el castigo de la pena máxima pero hacer una chiquillada en el área, chiquillada que este jugador suele repetir varias veces en cada partido, debería ser reprobable. Los entrenadores de fútbol normalmente suelen echar regañinas a sus jugadores o incluso sentarlos en el banquillo por hacer algo así pero claro y suele tener efecto pero para eso hay que tener un entrenador de fútbol.

Nadie entiende porque Agüero no salió el martes en Anfield y nadie entiende porque no ha salido Forlán hoy frente al Osasuna. Dicen los mentideros que ambos jugadores tampoco lo entienden y que andan con un cabreo importante. A quien le importa. El intelectual acteza pretende demostrar en cada aparición pública como el resto del mundo es ignorante e imbécil comparado con su superlativo talento y peculiar forma de entender el fútbol pero no se da cuenta de que cada una de sus lamentables decisiones sólo hace matizar mejor la definición de negligencia. Forlán salió inspirado y en diez minutos se creó el mismo las dos jugadas más importantes. Es lo que tiene ser un buen jugador aun incluso incrustado con calzador en un sistema ortopédico e inútil. De ahí al final del partido nada destacable. Algo más de mordiente (poca), algo más de juego (poco) y bastante mediocridad (mucha). Cerocerismo que terminó para regocijo de nuestro entrenador y como no podía ser de otra forma en 0-0.

“Se que simplemente te proteges a ti mismo (...) has estado negando lo que podrías sentir alguna vez. No estoy ahí arriba para restaurar tu fe si puedo. Estoy simplemente deseando escucharte llorar porque soy un hombre inocente. Un hombre inocente, oh, si”

Yo no sé ustedes pero yo estoy harto de todo esto. No es que esté harto de la situación administrativa y accionarial de mi club porque efectivamente lo estoy pero para eso me quedan fuerzas. Estoy harto de ver a mi equipo arrastrándose por el césped sin que nadie haga nada y sobre todo estoy harto de aburrirme viendo un partido de fútbol que es algo que hasta hace muy poco consideraba uno de los momentos divertidos de la semana. Estoy harto y aburrido de aguantar esta infame pantomima y no puedo soportarlo más así que creo es hora de adoptar un perfil algo más bajo ante tan reiterativa e incomprensible estulticia. Al fin y al cabo yo soy un tipo inocente.

“Sé que simplemente te haces daño a ti mismo a pesar de que tú preferirás ser un mártir esta noche. Es decisión tuya.”

An innocent man (B. Joel)
Billy Joel - An Innocent Man (1983/Columbia)

7 comments

cristo 10 nov. 2008 0:27:00

Totalmente de acuerdo con tu estado de ánimo.
A modo de resumen te doy mi visión:
El Burrull, el borrico, el Kun y trece tíos más durmieron mi ilusión delante de un televisor.
Un cordial saludo y que siga la fiesta. Aquí nunca pasa nada.

JOSÉ I. FERNÁNDEZ 10 nov. 2008 10:55:00

El esquema y la racha son tristes, muy tristes, pero el Atleti no lleva cinco partidos sin ganar. Sacamos una extraordinaria victoria la jornada pasada ante el Mallorca. Y tranquilo, que el domingo volvemos a ganar al Depor y de nuevo en UEFA…
Definitivamente, creo que el momento de echar a Aguirre ha llegado y no habría que esperar a estar a 20 puntos de Champions. El problema es que por todos es sabido que los cambios de entrenador no funcionan en el 80% de los casos.
Por cierto, ¿es importante que el falso central fuera de color?

Un saludo!

Ennio Sotanaz 10 nov. 2008 12:56:00

Gracias Cristo por este y el resto de tus mensajes. Reconforta no sentirse tan sólo.

Jose i. Fernandez, es cierto, olvidé lo importante que fue la contundente victoria frente al Mallorca y como cambia sustancialmente la interpretación de la espectacular racha de juego y resultados de los últimos meses. No sé cómo ha podido ocurrir.

El cambio de entrenador casi nunca funciona pero especialmente cuando se pone uno que es igual o peor que el anterior. Hubiese preferido sin duda que lo cambiaran el verano del 2007 o el verano de este mismo año al principio de una temporada por venir y después de otra temporada de mediocridad pero desgraciadamente todo el mundo estaba al parecer muy contento con las divertidas ruedas de prensa o las sombras chinescas de Javier Aguirre.

Lo que si que significa casi siempre un cambio de entrenador sin embargo es la ilusión transitoria de que las cosas pueden ser distintas y soy tan ingenio que en situaciones tan tristes como esta me conformo con esa agradable sensación de tener esperanza en un futuro mejor (o peor) pero distinto.

Claro que es un dato importante que Asunçao sea de color porque refleja la actitud xenófoba del Atlético de Madrid al contratar jugadores con un alto grado de tonalidad oscura en la piel para desarrollar labores de destrucción, barrido y recolección forestal dentro del campo. Es un acto de discriminación muy reprobable. En este mundo occidental en el que alegremente vivimos y donde hemos alcanzado ese peculiar grado de desarrollo en la tolerancia moral que equipara los gritos irreverentes de cuatro subnormales en un estadio de fútbol con el genocidio que dio origen al carnaval de Notting Hill, la campaña de depuración étnica que hicieron los Australianos o la situación que por ejemplo tienen que vivir hoy Filipinos e Indios en Arabia Saudita, país aliado del emperador del “mundo libre”, es muy importante no pasar por alto estos detalles.

Decía Jacinto Benavente que la ironía es una tristeza que no puede llorar y sonríe. Yo estoy de acuerdo con él.

Un abrazo,

Billie 10 nov. 2008 17:53:00

Me he perdido ¿era un falso negro metido a central o un falso central metido a negro? ¿de color? ¿de qué color? ¿azul cielo? me hace gracia, Andrés Montes hizo una coña con eso el sábado, dijo yo no soy de color, soy negro.

P.D.: Me parece indignante que hayas olvidado una "erre" en la primera línea del tercer párrafo de tu texto, amén de algunos acentos. Intolerable.

Un abrazo ;-)

cristo 11 nov. 2008 1:32:00

Ennio, ni puñetero caso a las provocaciones.
Hay mentes tan obtusas que cuando no pueden rebatir una idea, tratan de descalificar al adversario inventando “oscuras” anécdotas; que además languidecen ante el brillo de tan heroicas gestas como son la victoria ante el Mallorca o el espectacular empate en Pamplona.
Y por sí no se nota, yo también estoy de acuerdo con don Jacinto.
Un abrazo.

andresm 11 nov. 2008 10:33:00

Hola a todos.
Ennio, insuperable. Te he encontrado, que no descubierto que ya lo estabas, hace poco y has abierto una nueva forma de entender y de leer el fútbol.
Soy atlético desde que se me desteñían las rayas de mi camiseta con el número 6 en la espalda, allá por los 70. Que años, que orgullo. Ibas a clase, los lunes, con la cabeza levantada. A lo peor habías perdido, pero no habías hecho el ridículo, ni habías dado pena de puro miedo. Y también teníamos negros, y a mucha honra, para nosotros y para ellos.
Ahora, a mi hijo no se le destiñe la camiseta, y la lleva con orgullo, me consta, pero se avergüenza en clase los lunes. No de perder, por que sabe que la pasión no tiene nada que ver con las victorias, se avergüenza de tener miedo. No de tener negros, de que sean malos pero fijos. No de perder o empatar como si perdieras, de no querer ganar, que es lo peor.
Bueno, perdonar por que me he dejado llevar por la pasión.
Sigue así, espero tu lectura con avidez. Eres una luz entre la mediocridad de los que escriben sobre el Atleti.
También gracias a los que comentáis, estando de acuerdo con ellos o no, pero todos son validos y necesarios.
Saludos
Andrés

Ennio Sotanaz 12 nov. 2008 9:17:00

Muchas gracias Andresm y bienvenido.