Matrimonio de conveniencia

Durante muchos siglos de la historia, y de hecho es una práctica común todavía en algunos países de esos que llamamos subdesarrollados, los matrimonios eran preparados y acordados por las familias de los protagonistas que lo contraían pero nunca por ellos mismos. A esas uniones serias y profesionales se les llamaba (y se les llaman) “matrimonios de conveniencia” y su intención no era ni mucho menos la de propagar el mal por el mundo como algún romántico de mentalidad infantil pueda pensar o la de facilitar la labor de los guionistas más almibarados de Hollywood sino que generalmente constituía una especie de negocio o tratado en el que de forma escrupulosa ganaban todas las partes y que de algún modo hasta estaba aceptado socialmente aunque hoy nos tiremos de los pelos. Esta era fundamentalmente la forma empleada por realeza, nobleza y ricos en general para reproducirse no sólo para no perder su privilegiada posición sino para ganar estatus, dinero, poder o cualquier otro adjetivo de esos que asociamos al mundo empresarial y del éxito. Nadie hablaba de amor por la sencilla razón de que el amor no tenía nada que ver con el negocio. ¿Qué tiene que ver el amor con el matrimonio? Meter una variable tan caústica y difícil de manejar como el amor en la ecuación es complicarse la vida. Ese tipo de cosas relacionadas con sentimientos de difícil explicación se solucionaban según los casos con poesía, literatura floreada, amantes furtivos o discretas casas de lenocinio. El amor era para los pobres y para aquellos que literalmente no tenían nada que ganar o perder. Para los que no cuentan.

El pasado martes, poco antes de la hora de comer, me llamó un amigo colchonero para avisarme de que Fernando Torres había concedido una entrevista a La Razón en la que “recomendaba” al Kun Agüero largarse del Atlético de Madrid. Mi amigo es conocedor de mi opinión al respecto de la huida de Fernando Torres del Atlético de Madrid, que no es precisamente la que él profesa, así que esperaba algún tipo de contestación beligerante por mi parte que lo ayudase a cambiar de opinión. No lo hice. No lo hice porque no me podía creer que Fernando Torres hubiese dicho algo así. Independientemente de lo que piense de su salida o de su actitud desde que vive feliz y dichoso en Anfield lo considero un tipo inteligente, cabal y en cierto modo seguidor colchonero así que dudé que alguien de esas características pudiese decir algo parecido así leí la entrevista.

Siguiendo la línea de amarillismo y pseudo-periodismo rosa que caracteriza nuestra prensa deportiva el titular de La Razón ponía en boca de Fernando Torres la siguiente frase: “Agüero tendrá que marcharse del Atlético”. Este lamentable titular de La Razón o el de mi amigo (que probablemente lo habría escuchado en algún que otro folletín radiofónico de similar catadura moral) no son más que lecturas interesadas, dañinas, cínicas y tergiversadas de las palabras de Fernando Torres. Es decir, lo normal entre periodistas deportivos españoles (y perdón por seguir utilizando la palabra periodistas para referirme a esta estirpe de pendencieros mentirosos). La entrevista sin embargo es mucho más interesante que sus desgraciados titulares en lo que concierne al Atlético de Madrid e irónicamente su lectura reposada me hace sacar unas cuantas conclusiones que hacen sentirme todavía más triste que si sólo hubiese escuchado el titular capcioso.

Las palabras de Fernando Torres son inteligentes, tienen sentido y parecen honestas. Muy profesionales. Están de acuerdo con el subconsciente colectivo de los seguidores del fútbol moderno de forma que todos las entiendan y compartan. Supongo que por todo ello enloquecerá y armará de argumentos a todos aquellos que defienden a este excelente profesional que ahora parece ser un icono mediático. En la entrevista además de reconocer que le duele no haber jugado en Europa con la elástica colchonera Fernando Torres dice que se sigue “considerando atlético” y que ojalá algún día pueda volver a este club. Todo bien por ahí pero desgraciadamente dice más cosas… como por ejemplo que el club progresa más despacio que algunos de sus jugadores (como él mismo) y que por ello, de seguir así, el Kun Agüero en algún momento se tendrá que marchar como hizo él. Es cierto que el club progresa despacio pero ¿por qué ocurre eso Fernando? ¿Es la supuesta naturaleza perdedora de esté club o se nos escapa algo? ¿Progresa despacio por qué tiene que ser así o hay alguien poniendo el freno? ¿Ocurre por alguna razón que él que estuvo dentro nos pueda aclarar (pero no aclara) o es que esta institución no da para más? ¿Habría alguna posibilidad de que no fuese así o no hay ninguna y por eso te largaste?

Dice también que le hubiese gustado ser Gerrard, Totti o Raúl , tipos que “pasan todas las etapas en el equipo”, “son capitán” y consiguen “todo lo que han soñado“ pero que en el atleti eso era “imposible”. ¿Imposible? ¿Por qué era imposible Fernando? ¿Cuáles eran tus sueños con el Atleti? ¿Caducaron tus sueños cuando cumpliste 22 años?

Raúl pasó por todas las etapas… pero no en el Real Madrid sino precisamente en el Atlético de Madrid de donde es su familia y de donde salió el propio Raúl así que si vamos por ahí Torres podría ser el Raúl del Liverpool pero nunca el del Atleti. Entiendo que no es ese precisamente el caso al que se refería así que lo entenderé como un lapsus relacionado con la juventud del protagonista y el poco interés por la historia que se les suele suponer a los futbolistas.

Totti tiene 32 años y ha ganado una liga y dos copas que es menos de lo que yo he “ganado” como aficionado atlético con 32 años. En los últimos 20 años la Roma ha ganado la liga una sola vez (3 en toda su historia), tantas como la Sampodoria o la Lazio y menos que el Nápoles. No ha ganado un solo título internacional en ese periodo. Torres jugó 4 temporadas en primera con el atleti desde los 18 a los 21 años. Cuando Totti tenía esos años la Roma quedó en la liga dos veces quinto, una vez cuarto y una vez duodécimo pero no pareció afectar al bueno de Totti en su concepto de compatibilidad entre amor y colores a vestir. No creo que proporcionalmente la Roma tenga mucho más peso mediático en Italia que el Atlético de Madrid en España así que no entiendo qué es lo que supuestamente le faltaba a Torres para ser el Totti del Atlético. Para mí está claro: Nada. Otra cosa es lo que le faltaba a Torres respecto e Totti para poder serlo.

Gerrard no ha ganado la liga (tiene un par de copas y otros torneos que no se juegan en España). La copa de Europa la ganó con 25 años contra pronóstico después de que el club sufriese una transformación en la que cambio de dueños y se contrató a un tipo como Benitez que ha vuelto a situar al Liverpool en la elite. Antes de Benitez el Liverpool era un club con muchas solera, con muchos seguidores pero estancado institucionalmente, superado por Chelsea y ManUtd en poder económico (y no económico) y con un déficit tremendo de títulos. ¿De qué me sonará esa situación? Sin embargo nada de eso pareció suficiente para que Gerrard, un tipo que estuvo antes y después de la catarsis, rechazase los cantos de sirena de equipos en los que “crecer” como futbolista y ganar títulos. Nadie le aseguraba a Gerrard la gloria cuando renovaba por el Liverpool pero eso a él no le importó. Es decir, Torres podría haber sido el Gerrard del Atleti simplemente queriendo serlo.

¿Qué es lo que ocurre entonces?

Lo que me temo que ocurre es que Fernando Torres, como sospechaba, entiende los “matrimonios” en el fútbol como matrimonios de conveniencia que es como a su vez los entiende la mayoría del resto de jugadores, los grandes empresarios, los buenos profesionales, la prensa, la FIFA, la UEFA, mi jefe, el MARCA y Belcebú. Tú me das títulos yo te doy minutos de gloria. Tú me das proyección artística yo te renuevo el contrato. Tú me das nobleza yo me caso contigo. Yo te doy dinero, tú me haces rey. Nada que comentar al respecto porque al fin y al cabo es a esto a lo que entre todos estamos reduciendo el fútbol. Si la mayoría lo acepta yo me callo. Eso sí, que no me hablen de amor en ese contexto porque me río. Que no me hablen de compromiso espiritual o de amor puro y verdadero porque me entra la risa. El amor transformado en gestos simbólicos pero inofensivos o declaraciones que actúan como placebo entre una afición que no tiene referencias a las que agarrase tienen el mismo riesgo que dar los buenos días a tu vecino en el ascensor o decir en una cena que si pudieras adoptarías un niño africano pero en lugar de eso te tomas otro pelotazo. Poesía y puticlubs. El cuerpo es para quien da dinero, gloria y nobleza a cambio. Es así y sólo puede ser así (parece ser). Es evidente que sólo los pobres o estúpidos según el código del fútbol moderno como Guerrero, Tamudo o el mismo Totti se casan con los equipos atendiendo a enquilosados y absurdos códigos éticos basados en la satisfacción que da el amor a unos colores y sin la certeza (aunque si con la esperanza) de conseguir “TODO” en su propio club. Que Torres lo dio todo en el Atleti nadie lo discute pero que se fue con 22 años, siendo capitán, el niño mimado, la ficha más alta del equipo, el buque insignia del club, el ídolo absoluto de todos los colchoneros pero que se fue a otro equipo donde hace lo mismo porque el Atleti no le parecía suficiente y que lo hizo porque le dio la gana, no debería cuestionarlo nadie tampoco.

6 comments

Hamaker 4 abr. 2009 15:23:00

Yo lo que creo es que quiso denunciar la forma de llevar el club pero se quedo a medio camino y lo dejo a medias ; Yo siempre agradecere a torres lo que ha hecho por el atleti pero algunas veces se podia estar calladito porque estas palbras se pueden entender mal , y no es la primera vez que raja asi sobre el atleti .

www.justiciaatletica.blogspot.com

Anónimo 5 abr. 2009 23:09:00

Ennio, Torres nunca iba a ganar una Champions con el Atletico y tampoco podia aspirar al Balon de Oro en este equipo, probablemente ganaria algun titulo en algun momento, una Liga, una Copa, una UEFA pero no mas.

El Atleti es el tercer club de España y uno de los grandes de Europa y el mundo por historia y por aficion pero no por titulos, propongo una analogia, el Notingham Forest tiene dos Copas de Europa pero en el panorama futbolistico ingles y no digamos europeo es un club minusculo, algunos clubes que no tienen este trofeo que significa el exito total son por ejemplo Arsenal,Roma, Dinamo de Kiev, Newcastle, Torino y muchos otros mas que yo considero tiene mas valor por historia, aficion y por bastantes mas cosas que no se circunscriben al campo.

Fernando se tenia que ir para poder aspirar a mas como profesional, ojala acabe ganando la Champions y ojala sea el primer español en ganar el Balon de Oro en las ultimas decadas y vuelva al Atletico a una edad y forma fisica razonables para seguir disfrutando su futbol.

El pudo quedarse a triunfar y a ganar titulos no digamos en España sino en el mismo Madrid, prefirio marcharse a otro pais en donde no obstante su clase privilegiada seguramente no se encontrara tan comodo como en su patria, eso se llama fidelidad hacia el Atletico, el señor es un profesional y se fue porque penso que podia progresar mas en otro lado, es su derecho, si al final le salen bien o no las cosas sera cosa suya pero por lo menos tuvo el valor de irse.

Ennio Sotanaz 6 abr. 2009 12:39:00

Hamaker, yo soy de los que piensa que si denuncias algo lo haces de verdad porque es muy fácil tirar la piedra y esconder la mano. Para mi es incompatible criticar las gestión de Cerezo/Gil pero salir del club dándose un abrazo. Si no estás por la labor de arriesgar es mejor que no abrir la boca.

Anónimo, ¿me valdrían a mi esas mismas razones si te digo que ya no soy del Atleti y que me he hecho del Barça porque tengo que “progresar” como aficionado y necesito ganar títulos? Seguro que no. Me parece perfecto que Torres quiera ser un profesional del fútbol y conseguir todos los trofeos de verdad y de mentira (porque lo de la bota de oro para mi es una falacia) pero entonces que no lo erijan en bandera de nada, ni el espíritu de nadie o ni siquiera que lo relacionen con el atlético de Madrid porque es profesional de otro equipo y ya no tiene nada que ver. Si eso es lo que quiere me parece muy bien y ojalá el dinero y la fama se le salga por las orejas pero debe quedar claro entonces que la diferencia entre Torres, Agüero, Hugo Sánchez, Pablo o Vieri no existe. Todos son profesionales que buscan lo mejor para sí mismos. Punto.

Torres me cae bien, me parece inteligente y un excelente jugador pero no estando ya en el atleti espero que todo le salga mal por la sencilla razón de que todo el que se marcha de este equipo voluntariamente espero que tarde o temprano se arrepienta de ello. Sé que soy un iluso o un imbécil pero para mí no hay nada mejor que el Atlético de Madrid así que no concibo eso de irse para mejorar.

Un saludo,

Anónimo 6 abr. 2009 14:28:00

Ennio, es muy diferente "ser" de un club y trabajar en el, los señores que salen a jugar salvo honrosisimas excepciones cada vez mas escasas trabajan para el club y nunca "son" del club.

Tu y yo "somos" del Atleti y el Atleti es "nuestro",sin necesidad de tener acciones ni nada de eso, es "nuestro" porque asi lo decidimos y yo no se tu pero yo creo que es mas facil que cambie de mujer o de nacionalidad antes de cambiar de aficion.

Torres se ha erigido como simbolo por cuestiones mercdotecnicas, ayer fue el, hoy el Kun mañana quien sabe, todo sea por vendernos abonos y la nueva remera todos los años.

Yo la verdad no veo a los jugadores como personas, me imagino que algunos seran excelentes tipos pero intuyo que la mayoria no son mas que unos crios irresponsables que no tienen idea de lo que es ganarse la vida para el hombre comun.

Me gusta verlos como las cromos que coleccionaba de joven,para mi son alguien que se pone la camisa de "mi" equipo por un rato para jugar,vienen y se iran, pero eso es lo bonito, cada año de nuevos fichajes es como si abrieras un sobre de cromos, quien sabe, tal vez despues de abrir tantos sobres nos toque uno bueno.

Ennio Sotanaz 7 abr. 2009 10:33:00

Estoy completamente de acuerdo con lo de dices. Completamente. El problema (puede que sea mi problema) es que Torres durante unos años pensé que era diferente.

Yo he hecho muchas cosas en esta vida por amor, en contra de la lógica, del mercado, de la sensatez e incluso de mi tranquilidad. No me arrepiento de ello. No se lo exijo a nadie pero tengo en mayor estima a la gente que hace este tipo de cosas que los que no lo hacen. Respeto a los que ven la realidad según los escrupulosos parámetros del mercado, la sensatez y una supuesta lógica aceptada por todos pero eso no implica que me guste o que no luche por demostrar que están todos equivocados.

Mi afición al Atlético de Madrid la entiendo en esos términos. Tengo opciones mucho más sencillas como hacerme de otro equipo más tranquilo que gane más cosas (¡¡NUNCA!!) o simplemente apuntarme al carro de los que dicen que el fútbol es para imbéciles pero se pasan la tarde del domingo dormitando en el sillón aburridos y esperando que llegue el lunes mientras yo estoy viviendo un torrente de emociones.

He tenido un montón de camisetas del atlético de Madrid pero nunca he llevado el nombre de nadie a la espalda precisamente por lo que tú apuntas en tu comentario.

Pero Torres fue diferente.

Llegó en el peor momento de la historia del club y fue como el Mesías. Era la representación en el césped de romántico ingenuo que yo llevo dentro. Mientras lo mío era una teoría fácil de mantener desde la grada él se encargaba de convencerme de que mi utopía era realidad cada vez que lo veía en el césped. Un tipo que llevaba la contraria a la prensa, al mercado, al fútbol moderno, a la lógica aplastante de la mayoría, al poder del dinero,… y lo hacía (y ojo, él mismo decía que lo hacía) por el amor a una idea quimérica llamada Atlético de Madrid. Por eso yo aplaudía cada vez que fallaba un penalti y por eso yo escribía cartas kilométricas a los advenedizos periodistas que lo criticaban simple y llanamente por no atender al dictado de la mayoría. Era yo jugando al fútbol. Era la fe transformada en carne y hueso. Era el clavo al que agarrarse para una afición perdida que tenía en la cabeza un maravilloso club de fútbol que estaba en vías de extinción.

Cuando Torres se marchó, y sobre todo como lo hizo, lo que ocurrió fue que de un plumazo se cargó todo lo de arriba para dejarnos frente a la cruel realidad. En esos pocos minutos que duro la rueda de prensa de ese infausto 4 de julio el sueño se evaporó y Fernando Torres se convirtió en un jugador profesional de fútbol, sin más. Un tipo al que de repente le valían las mismas reglas que a los demás, desde Hugo Sánchez a Ruben Baraja. Desde Vieri a Galleti.

Por eso no quiero ver a Torres como bandera de nada que tenga que ver con el Atlético de Madrid. Primero porque no lo es (él no quiso serlo) pero sobre todo por lo que significó para mí en un determinado momento y por el daño que hizo. Probablemente con él murió lo que quedaba del Atlético de Madrid.

Muchas gracias por tus comentarios en cualquier caso.

Un abrazo,

Anónimo 7 abr. 2009 21:28:00

La verdad a mi me sucedio algo parecido, en su momento yo tambien me "enamore" del Niño, pense que podria ser nuestro Maradona nuestro Raul, el capitan que primero nos regresaria a primera y levantaria incontables trofeos, pero pues no fue nada de eso...

En mi opinion existen dos problemas fundamentales, primero el club desde que yo tengo uso de razon es un cabaret, en un entorno asi creo que es imposible desarrollarse para cualquiera, jugadores y entrenadores, las copas y el doblete se obtuvieron con justicia pero se quedan cortisimas teniendo en cuenta el potencial humano con el que se contaba y siendo honesto y critico nos mereciamos algun otro descenso ya fuera deportivo o por cuestiones administrativas.

Segundo, las condiciones economicas en el campo futbolistico han cambiado muchisimo en los ultimos 15 años, hoy en dia los jugadores estan respaldados por un grupo de empresarios, publicistas, agentes y demas esbirros que tienen por unica finalidad obtener dinero para ellos e indirectamente para el jugador, por lo tanto es bastante dificil que un futbolista maneje por si mismo su carrera decidiendo en donde se queda y a donde va tomando en cuenta la poca o nula preparacion que tiene la mayoria de ellos y la poca madurez con la que cuentan por su corta edad.

Yo no conozco a Fernando pero intuyo que es buena persona, no se mete con nadie, lo aprecian en los vestuarios que ha ocupado, tiene genosidad para con sus amigos(acuerdate del promocional para la peluqueria de la Coruña), no creo que niege un autografo,pero tampoco creo sea falto de ambicion y de critica.

Ponte en su lugar,eres el jugador mas importante de un club manejado por villanos que te utilizan, te pagan un paston pero te utilizan como simbolo para mantenerse en el poder, el equipo no tiene rumbo deportivo ni ambiciones claras y la liga en la que juegas esta venida a menos porque el poder economico esta en otro lado, mientras tanto el tiempo pasa y con el tus mejores años como jugador, probablemente tu nunca te hubieras marchado pero Torres si lo hizo quien sabe si con dolor o con alegria, dolor de dejar al club de toda su vida o alegria de largarse de un equipo administrado por lenones en el que no hubiera sido capaz de brillar, por lo menos no como el queria.

Yo tengo esperanza, te pongo como ejemplo al Chelsea hace diez o quince años estaban en una situacion si no parecida a la nuestra mucho menos favorable a la que tienen actualmente, les llego el dinero y ahora disfrutan de los cracks y los titulos que el dinero puede comprar, habra bastantes hinchas oportunistas pero te aseguro que los de siempre no abandonaran el equipo cuando el dinero se vaya como no lo abandonaron cuando no estaba, ten fé, algun dia se largaran los Giles & co. y quien sabe si llegue algun Ruso millonario o un Jeque o un Berlusconi, pero seguro nos tocara disfrutar, paciencia.