Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí durante todos estos años.

Puedes encontrarme en www.enniosotanaz.com o enniosotanaz@hotmail.com

¡Un abrazo!

El Atleti de Mallorca




R. Mallorca 4 - At. Madrid 1

Antes de seguir necesito dejarlo claro: no vi el partido de Mallorca. ¿Podría haberlo visto? Si. ¿En otros tiempos no muy lejanos lo hubiese visto? Si. Ahora ya no. La gente que me conoce pensará que es inconcebible lo que estoy diciendo dado mi bagaje de no perderme un partido salvo por razones de causa mayor pero hoy por hoy es exactamente así como lo siento: me aburre este Atlético de Madrid hasta cotas tan elevadas que literalmente ya me da igual si puedo ver los partidos o no. ¿Me inhabilita esto para decir lo que voy a decir? Juzguen ustedes…

En la primera jornada de liga 09/10 dije que este equipo pelearía fundamentalmente por mantenerse en la categoría y a día de hoy parece que mi vaticinio estaba más cerca de la realidad que de ser un demagógico brindis al sol. Lo dije sinceramente porque realmente lo sentía así y así lo sigo sintiendo. El Atleti es el equipo no ya con la plantilla más corta de la liga, como ahora descubren los periodistas paletos que escriben para periódicos paletos, sino que probablemente sea el equipo más descompensado de todo el fútbol profesional europeo como fácilmente se puede comprobar. En cualquier empresa medianamente seria de cualquier parte del mundo los responsables de semejante metedura de pata renunciarían a sus cargos ante la evidencia o al menos depurarían responsabilidades (ya saben, para salvar mi cabeza corto la de mi subordinado) pero en esta casa de putas los que van de traje y dirigen las cuentas encima se atreven a sacar pecho con el bochornoso aplauso además de una significativa parte del respetable.

El Atleti de Mallorca, por triste y cruel que pueda ser, es el Atleti que hemos visto todo el año en la liga salvo un par de excepciones. Pero no sólo en la liga, también es el Atleti que hemos visto en una Champions que hoy nadie recuerda haber jugador pero en la que salimos vapuleados después de hacer un legendario y ofensivo ridículo. También es el Atleti de una Copa del Rey donde salvo en tres partidos contados hemos sido mediocres o directamente humillados (¿alguien recuerda el partido en Huelva?). Pero ojo, también es el equipo de la Europa League, competición extraña en la que todavía no hemos conseguido ganar ni un solo partido. Duele visto así ¿eh?... pues así es como tendríamos que verlo. ¿Tiene sentido juzgar la temporada por el partido contra el Barça o contra el Valencia o contra el Galatasaray (de vuelta) o tiene más sentido hacerlo por todos los demás?

El Atleti de Mallorca es el equipo en el que la estrella es un portero desahuciado en verano por el “arquitecto” deportivo del equipo que lo situó como tercer portero. Es ese equipo sin laterales donde juega un tal Valera que no jugaba ni en los equipos a los que fue cedido (ya entonces cedido por malo) y es indiscutible un Antonio López que no es ni la sombra de lo que fue pero no hay nadie para competir con ellos por el puesto. En el equipo dónde Perea es el cabeza de turco que pone cara a todos los errores pero resulta lamentable que ahora todo el mundo utilice la cara del colombiano para explicar la catástrofe colchonera cuando Perea sigue siendo titular indiscutible en este equipo desde hace casi un lustro con cuatro entrenadores diferentes y después de seis centrales más que han venido después. El último de ellos por cierto un tal Juanito que ayer salió para demostrar (desde el terreno de juego, para variar) el fichaje tan rentable que había sido. Lo mismo habría que mirar a otro sitio diferente que no se llame Perea para poner cara a este desastre.

El Atleti de Mallorca es ese equipo en el que desde hace diez años no juega un solo centrocampista con capacidad no ya de crear juego o fútbol (conceptos desconocidos y despreciados en nuestra dirección deportiva desde que Luis Aragonés no pasa por allí) sino tan siquiera de mover el balón con criterio y velocidad. Un centro del campo poblado sistemáticamente por futbolistas bragados y astifinos que resoplan y percuten mientras dudan con tesón entre devolver al central esa cosa redonda y áspera llamada balón o tratar de ahuevar el mismo con un generoso puntapié que aleje el peligro. ¿Excepciones? Tiago ha llegado con 30 años, cedido en el mercado de invierno y se cuestiona todavía si pagar el traspaso. Ever Banega vino cedido y al parecer no era útil ni tan rentable como Cléber Santana. Motta, para este que escribe lo más parecido a un Expediente X sin explicar, es hoy titular en el Inter de Milan. El resto, los que tuvieron mil y una oportunidades, los que elaboraron (y elaboran) el juego de este equipo son estos: Gabi, Luccin, Zahinos, Colsa, Maniche, Costinha, Cleber Santana, Asunçao y La Perla del Tajonar. Sin comentarios. Aun así todavía hay quien piensa que entre esto que hacemos nosotros y el juego de la selección española no hay nada más ni que pueda existir una infinita gama de matices por el camino en la que encontrar nuestro sitio. Así nos va.

El Atleti de Mallorca es ese equipo que cuando no tiene jugadores puros de banda achaca todos los males de la institución a no tenerlos (¿recuerdan aquel discurso?) pero que cuando los tiene, como es el caso, achaca todos los males de la institución a que los especialistas de banda se queden en ellas sin venir al centro a colaborar (es decir, dejando de ser jugadores de banda) y así se “rompa” el equipo (¿recuerdan aquel discurso?). Sencilla y contundente alegoría que denota la falta de referencia a la hora de entender cómo juega este equipo al fútbol (suponiendo que lo haga de alguna manera y que esa manera siga un esquema trazado) además del estado de total confusión deportiva (también) en la que se encuentra esta institución.

El Atleti de Mallorca es ese equipo en el que los canteranos juegan cuando ya es literalmente imposible que no lo hagan (De Gea debutó con dos porteros lesionados, Domínguez consiguió jugar por descarte natural de todos los demás, Camacho está para perder tiempo, Ibra sale porque no tenemos delanteros reservas ya que antes salía Sinama, Cedric dicen que existe, etc, etc,…) y donde se fichan jugadores que no hacen falta (¿lo que necesitaba esta plantilla en diciembre era otro mediapunta-que-puede-jugar-en-banda?) para que tres meses después siguen sin jugar.

El Atleti de Mallorca es ese equipo que depende ahora del escondido talento (con el que nadie contaba) de un jugador conflictivo que pagó por no jugar en es este equipo, que estaba en venta en verano y que ha resurgido de forma milagrosa gracias a un entrenador que llegó a mitad de temporada.

El Atleti de Mallorca es sobre todo el equipo en el que el talento mayúsculo y generoso de un muchacho llamado Sergio Agüero enmascara una de las peores gestiones deportivas de la historia de una institución que encima no tiene la clase ni el acierto de cuidar, mimar y proteger como Dios manda a ese muchacho y ni a su bendito talento.

El Atleti de Mallorca es el Atleti, por mucho que los árboles de la Copa del Rey no nos dejen ver el bosque de la contundente realidad.

1 comment

pablo 22 mar. 2010 15:29:00

Chapeau!

A la final de la Copa del Rey se ha llegado tras eliminar al Marbella, a un Recre con épica, Celta con sangre-sudor-y-lágrimas, y Racing. Ningún equipo de verdadera entidad, pero al final el trofeo si se gana lo celebraré igual, todo hay que decirlo.

En la Champions nos han dado p'al pelo cosa mala, ni a los chipriotas les pudimos ganar. En la EL sí ganamos un partido, el de vuelta contra el Galatasaray, sin embargo hemos sufrido las eliminatorias hasta el último suspiro...

¿Qué hay de bueno en todo esto? NADA. La plantilla es una mierda impresionante, posiblemente sea la de mayor número de centrales incapaces por metro cuadrado, con dos laterales puros (Valera y López) que lo que son es un puro lamento, dos únicos delanteros centros que en realidad responden más a la figura del segundo punta o lo que antes se conocía como el hombrecillo más pequeñajo que jugaba detrás del delantero-tanque. También tenemos mediocentros que no saben de qué forma es el balón y un portero miedoso que aun se pregunta cómo ha podido llegar al Atlético.

Con esa falta de ingredientes (14 jugadores), todavía tenemos al maestro de cocina (Pitarch) presumiendo cara a la galería, con sonrisa en la cara y vacilando con que habrá pocas incorporaciones.

Igual el Atlético de Madrid se muere pronto y se marchan todos a la cola del paro. A veces casi sería lo mejor.