Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí durante todos estos años.

Puedes encontrarme en www.enniosotanaz.com o enniosotanaz@hotmail.com

¡Un abrazo!

Como tiene que ser

Real Jaén 0 - At. Madrid 3

Hubo un tiempo cercano en el que las primeras rondas de la Copa del Rey despertaban la misma ilusión entre la parroquia colchonera que la perspectiva de tener que ir al dentista. Nada que ganar. Todo que perder. La incómoda sensación no venía de serie con el espíritu del equipo como alguno podía pensar (y pensaba) sino que era el resultado de una sucesión de actuaciones lamentables que, en el mejor de los casos, salvaba la dignidad con más pena que gloria. Típico era ver un equipo aturdido, sin relleno y sin alma que se veía superado por un rival inferior en lo técnico y económico pero superior en motivación y orgullo. Nuestro Atleti se perdía en ese discurso ambiguo implantado por sus confundidos conductores que hablaba de hacer “buenos papeles”. Ese circunloquio cargado de tópicos que tratando de no mostrar el desprecio soberbio que muchas veces el mismo conductor tenía por su rival (y subrepticiamente por nuestro propio equipo), escupía una retahíla de obviedades que nadie creía y a nadie llegaban. Hoy todo ha cambiado de forma radical. Es completamente diferente. El equipo no desprecia a nadie pero tampoco deja que nadie lo desprecie. Sale a ganar con las mejores armas que tiene y lo hace en cualquier campo. En cualquier competición. Todo el mundo sabe dónde está y lo que tiene que hacer. Dónde está el éxito y dónde el fracaso. Sin ambigüedades. Como tiene que ser. 

Queda claro que Simeone no miente. No es su estilo. Ni siquiera de esa forma tan aparatosamente sutil que utilizaba nuestro anterior entrenador cuando empleaba medias verdades para no decir nada. Balbucear lo que el vulgo quiere oír para hacer luego lo que su miedo le dicta. El Cholo dijo que había que respetar la copa y es evidente que la respeta. La alineación que ha saltado a Jaén era bastante más potente de lo que muchos esperábamos pero más allá de nombres, su actitud en el campo no fue muy diferente que la de otras veces. A pesar de los pesares el equipo seguía junto, presionaba, aparentaba intensidad y no concedía ligerezas. Tan simple como observar un primer plano de cualquier jugador para ver que estaban dentro del partido. El problema es que enfrente no tenía un equipo de segunda B sino otro equipo de fútbol, crecido ante la oportunidad de hacer historia. Motivado, valiente, orgulloso y bien plantado. 22 jugadores enchufados que jugaban un partido bastante interesante. El Atleti intentando ese juego poderoso y vertical al que nos tiene últimamente acostumbrados y un Jaén con buen manejo del balón que trataba de salvar esa muralla física que plantan los madrileños cada tres o cuatro días. Koke tuvo en su cabeza el 1-0 con un remate franco dentro del área pero más allá de ello las fuerzas estaban parejas y aunque los colchoneros dominaban las imprecisiones de un hiperactivo Diego Costa y la falta de calidad de la siguiente línea, provocada probablemente por el gran trabajo de los andaluces, hacían que no llegasen las ocasiones. 

Pero llegando la primera hora se produce una buena jugada del Atleti por la derecha que acaba en remate a bocajarro del Diego Costa a pocos metros de la línea de gol. El balón no coge portería y da en la mano de Dani Torres para salir despejado. El penalty parece claro. La tarjeta roja, con el reglamento en la mano, también, pero uno se pregunta por qué los colegiados, tan dados a interpretar como les de la gana el reglamente en tantas otras ocasiones, no pueden evitar destrozar un partido como este. Fue así. Diego Costa marcó el penalty y el Atleti jugó a placer a partir de entonces. En los últimos quince minutos hasta el final del primer tiempo el Jaén apenas tocó el balón y casi parece un milagro que el marcador no se moviese. 

Aunque no todo fue coser y cantar tras el descanso. El Jaén, sabedor de su abismal desventaja, se cargo de intensidad y saco a relucir su lado más aguerrido complicando así la vida de un Atleti que se sentía muy incómodo teniendo que llevar la iniciativa del partido a través del balón. Los madrileños no bajaron la seriedad ni el rigor en ningún momento (¡gracias Simeone!) pero por un momento se veían limitados en su juego, hasta el punto de dar alas o los andaluces que terminaron por irse arriba. El Cholo vio el panorama y trató de estirar el equipo metiendo a Adrián y la apuesta le salió perfecta. El asturiano recibió un buen balón en la derecha, tiró una diagonal perfecta a toda velocidad para encarar la portería y con un magistral gesto técnico poner el segundo en el marcador. Gran gol que seguramente venga estupendamente bien a esa recuperación que todos deseamos para el delantero colchonero. El partido volvió a tomar los derroteros lógicos. Control absoluto y un orgulloso Jaén tratando de no perder la cara en ningún momento. Simeone dio entrada a Saúl y a Oliver Torres (tras inquietante lesión del Cebolla después de una criminal entrada de su marcador) y los canteranos no desentonaron. Especialmente Óliver que en el poco tiempo que tuvo se le vio dinámico y con ganas. Un desdoblamiento suyo a la derecha de primer toque dejó habilitado el carril de Silvio para que colgara un balón al área que Raúl García, viniendo otra vez muy bien desde atrás, cabeceó a la red haciendo el definitivo 0-3 en el tiempo de descuento. 

Eliminatoria resuelta que deja un desolador partido de vuelta que será tremendamente difícil de jugar y de ver. Las sorpresas coperas parece que también se han acabado con el nuevo entrenador. Tal y como soñábamos muchos de nosotros hoy el Atlético de Madrid es un equipo sólido, serio, respetable y respetado. Ganando y perdiendo. Como tiene que ser.

3 comments

magerit 1 nov. 2012 4:00:00

Me gustaría destacar de tu excelente crónica tres puntos.

1º. Grande el Cholo que nos ha devuelto al autentico Atleti, incluso jugando con equipos teóricamente inferiores. Mantener la intensidad ante equipos supuestamente iguales o superiores es muy fácil, no hay más que ver al Real Jaén de esta noche, que quizás han jugado el partido del año y han hecho vibrar a su afición, lo difícil es mantenerla ante equipos de categoría inferior. Hoy viendo la actitud del equipo en el campo y de su entrenador en el banquillo, me he sentido orgulloso de mi equipo, por que han respetado al contrario y se han respetado a sí mismos y esta es la esencia de los campeones.

2º. Que los árbitros españoles son muy malos es algo que está fuera de toda discusión, pero que en una fiesta deportiva como era el partido de anoche para el Real Jaén y su afición, un individuo la estropeé dejando en inferioridad al más débil, es una auténtica canallada. Yo no discuto el penalti, realmente hubo manos y quizás voluntarias, pero tengo la impresión que la voluntariedad fue más por protegerse la cara que por desviar el balón.

3º Y por último Oliver Torres, estamos ante un autentico fenómeno, en los pocos minutos que jugó, dio una lección a todo nuestro centro del campo, de como hacer circular el balón con rapidez y precisión. Creo que el Cholo debería darle más minutos.

Saludos

individuo en el minuto 24 destroce un partido y la ilusión de una afición y de un equipo modesto dejando le con un jugador menos

Julio 1 nov. 2012 10:44:00

A mi también me gustó el Real Jaen. Dio todo un ejemplo de profesionalidad, entusiasmo y fútbol. De no haber sido por la jugada del penalti al Atleti le hubiera costado mucho ganar el encuentro.

Lo peor es lo que dice usted, nos espera un partido de vuelta infumable. Es lo que tiene no jugar las eliminatorias de la Copa del Rey a un solo partido. La dictadura de los grandes siempre se impone en el fútbol español. Realmente lamentable.

Un abrazo, don Ennio.

Anónimo 1 nov. 2012 15:15:00

Oliver me parece un pasador excelente, parece que si gestionamos bien al chico, si no se le calienta la cabeza, prometedor es poco.

Vamos atleti, que este año hay que demostrar lo que somos a muchos, incluido a nosotros mismos. Me pareció un partido solido, es increible ver que por fin funcionan incluso los no habituales,lo cual dice muchas cosas, aunque me hubiese gustado que no hubiera, como apuntais por ahí, ese elemento desestabilizador del penalty. Saludos.

Alfonso