Gotas y rocas

RCD Español 0 - At. Madrid 1

Creo que fue Ovidio el que dijo que la gota excava la roca no por su fuerza sino por su constancia. Debe ser esa la idea en la que está inspirado el Atleti 2012/2013. Mientras algunos nos lamentábamos por los tradicionales devaneos en los despachos colchoneros y otros sacaban a relucir el pesimismo protector con el que mucho rojiblanco se cubren el optimismo de forma preventiba en las últimas temporadas, el Cholo Simeone se empeñaba en formar un equipo denso, claro y homogéneo que gota a gota fuese capaz de horadar cualquier roca. Y en eso está. Y como nadie lo pare es capaz de perforar hasta un escudo de carborundo. A base de mentalidad, físico, generosidad, entrega y talento, el argentino está montando una verdadera roca. Un equipo al que si le das un metro te coge dos pero que luego no tiene ningún problema en ponerse a sudar y a sufrir para salvar lo ganado. Un equipo para sentirse orgulloso. Un equipo, por qué no, para soñar. 

En otros tiempos una alineación con Diego Costa, Raúl García y Koke en la delantera sacaría lo peor de ese espíritu crítico tan acusado que se ha ido generando en los corazones colchoneros durante los últimos años, pero en la era Simeone las cosas no son así. Es más, a veces pienso que hasta la alineación es lo de menos. El Cholo ha demostrado ser de esos entrenadores que trabajan los partidos hasta el milímetro. Estudia al rival y arma el partido buscando hacer daño por el sitio adecuado. Al contrario que tanto y tanto entrenador mediocre que ha precedido ese puesto, el argentino no modifica su sistema por miedo al rival sino que busca la forma de ganar conociendo los puntos flojos del equipo que estará al otro lado. Creo que la diferencia es evidente. El Atleti salió con un poderío arrollador dejando claro al rival desde el primer minuto que quería ganar. Lo peor que le podía pasar a los periquitos estando donde están. Acuciados por los resultados y superados por los colchoneros la primera parte fue una agonía para el equipo catalán y por ende madrileña de principio a fin. A falta de ocasiones claras, el partido era sin duda del cuadro colchonero que dominaba todas las facetas del juego. Tempo, rítmo, balón, equilibrio, centro del campo,... La sensación era que el gol llegaría en la primera ocasión que tuvieran y así fue. Pase desde el lateral de Juanfran que remataba Raúl García llegando desde atrás en esa posición de tres cuartos que ahora todo el mundo dice que es la suya. 

A partir de ahí los periquitos se estiraron un poco más dejándose ver en el partido pero el Atleti, my bien colocado, no permitía las licencias. Más que el empate lo que pudo llegar antes de el descanso fue el segundo gol si el bueno de Raúl García primero y Koke después hubiesen acertado sendas voleas desde el área rival que se fueron por encima del larguero. 

Pero la segunda parte fue otra cosa. Primero porque el Español tiró de orgullo y pelea para equilibrar el partido en el aspecto anímico y físico y segundo porque el Atleti volvió a dar ese pasito atrás que viene siendo marca de la casa cuando se pone encima en el marcador. Algo que no entiendo ni entenderé en general pero todavía menos en partidos como el de hoy, donde la superioridad había sido abrumadora y donde la posesión y el control había evitado cualquier ocasión del rival. Pero Simeone tiene crédito y su trabajo precede su criterio así que a lo mejor no tiene sentido cambiar. Hoy también le salió bien ya que lo cierto es que el dominio blanquiazul fue exclusivamente territorial y apenas tuvo ocasiones. En cuanto pareció que el Atleti perdía el norte sacó a Gabi para contener el centro del campo y vuelta a empezar. Personalmente hubiese preferido dejar a Koke y quitar a Raúl García o a Tiago pero de nuevo hay que rendirse a los hechos y rendirse a la evidencia. 

El único pero verdadero contratiempo es la lesión del turco Arda que pone un punto negativo ante tanta euforia desatada. La trayectoria de Turan deja claro que es un jugador con tendencia a las lesiones musculares pero no por ello deja de asustar cuando ocurren. Espero que sea algo leve. Creo que no me equivoco ni mucha gente estará en desacuerdo al decir que es uno de los jugadores más importantes de esta plantilla. El puesto de Turan lo ocupó un rápido Cebolla, más que otras veces, que tuvo dos de las ocasiones más claras de la segunda parte cuando en sendos contrataques y en velocidad se plantó delante del portero (algo escorado las dos veces) para marrar las dos ocasiones. La tercera gran ocasión fue en las postrimerías del partido con Adrián, que había sustituido a Diego Costa, y que sólo en el área pequeña no acierta a rematar con claridad tras recorte en un palmo marca de la casa. El Español se limitó durante todo ese tiempo básicamente a colgar balones. Triste panorama el que le espera al equipo barcelonés. 

Enésima victoria seguida de los de Simeone que nos aupa a lo más alto de la tabla. A dos puntos del todopoderoso Barça y por delante del todopoderoso Real Madrid. Placentera sensación esa de mirar la tabla y que prácticamente había olvidado. Con todo ello lo mejor, para mí, es la sensación de equipo que se ve sobre el campo. Un equipo al que le cambian los jugadores, los rivales y los estadios pero todo sigue igual. Una gota. Una roca. O como dice el Cholo Simeone: un equipo.

7 comments

cdelrui 1 oct. 2012 13:15:00

Seguí anoche su debate en Twitter con D. Carlos Fuentes a cuenta de Raúl García. Estoy mas en su postura. Nunca le he visto a Raúl tantas virtudes como le atesoran. Entrega, pundonor, garra...pues si, pero de ahí a encaramarle como imprescindible eslabón de la cadena evolutiva del fútbol mundial, pues como que no. Quizá seré un indocumentado de esto del fútbol, pero es que no lo veo...
En fin, que me alegro por él porque, a dia de hoy, sus éxitos son los nuestros.
Buenos dias.

Julio 1 oct. 2012 15:17:00

Me dejó bastante preocupado el partido, no crea. Por dos cuestiones: la primera, la lesión de Turan, jugador absolutamente imprescindible, por su jerarquía con el resto de compañeros, por su desborde y porque sabe retener el balón y cambiar el ritmo del partido. La segunda, porque espero que la segunda parte no fuera consecuencia del cansancio físico.

Lo que es seguro es que estamos en el buen camino.

Un saludo.

Antonio Sáenz 1 oct. 2012 18:18:00
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Ennio Sotanaz 1 oct. 2012 18:20:00

Yo tampoco entiendo el fenómeno Raúl García, cdelrui. Francamente. Ya me cansa. Soy encima tan estúpido que me lo pregunto y me dejo la duda al respecto de si estaré siendo justo o no pero claro, no encuentro el mismo proceso de humildad al otro lado y acabo siendo un radical fácil de batir con mis mismas palabras. Curioso que sea yo siempre el que carece de objetividad. Qué Dios me libre de los "objetivos". A estas alturas del partido como que me da igual, la verdad. Pero sigo sin verlo. No entiendo como Axel Torres dice maravillas del jugador el otro día en Israel a los cinco minutos del partido cuando era el primer partido que jugaba. Peor es lo de su compañero que llego a decir que estaba haciendo un gran inicio de temporada (¡¡llevaba 10 minutos jugados en el cuarto partido de la temporada!!). No entiendo que digan que ha jugado siempre fuera de su posición cuando toda su vida a jugado de mediocentro salvo el año pasado que lo adelantaron en Osasuna. No entiendo que digan que no ha tenido oportunidades cuando ha jugado tres años seguidos siendo titular y sin merecerlo. Pero es que miro al campo y sigo sin verlo. Veo errores de colocación, gestos absurdos, entradas a destiempo que provocan faltas al borde del área, falta de ayudas a su lateral, huida cuando se necesita sacar el balón… Pero nada. Soy yo. Mejor así. Sobre todo mientras siga marcando goles.

Julio, yo encuadro el partido en el contexto de una alineación rara en un momento difícil. Si miramos la primera parte el Atleti le dio un baño al Español. Con eso me quedo. Hizo un partido muy bueno. Lo de la segunda me parece más la manía de Simeone de contener el resultado, unido a la falta de Falcao, Arda, Koke, Adrián y Gabi fuera de sitio. De momento no le doy mayor importancia.

Anónimo 1 oct. 2012 22:27:00

Yo creo que el sufrimiento de el tramo final de partido fué un espejismo, tuvimos ocasiones claras para haber marcado y con un 2-0 el Español habría tirado la toalla claramente, solo les aguantaba en pié lo corto del marcador.
Como bien dice usted Don Ennio, somos y parecemos un equipo, algo muchos otros no pueden decir, además que vuelvo a ver después de muuuucho tiempo los partidos del Atleti con una mezcla de serenidad y dulzura, como ambrosía vamos.

Un abrazo.
Jesús

Anónimo 3 oct. 2012 4:00:00

18 etiquetas (dieciocho) sobre Raúl García en tu blog (todas negativas) y para un día que nos da 3 puntos y lo citas en 3 párrafos de tu crónica, no lo incluyes. Es normal que te preguntes si estás siendo justo.

Analiza también si la falta que provoca al final es falta, si falla clarisimamente un balón imposible tirándolo por encima del larguero y si el problema social de Asenjo con el Calderón y su falta de confianza no lo habrá sufrido también el navarro.

Si algo le ha visto el Cholo vamos a confiar un poquito. Tú en el Cholo, yo en los dos.

Un saludo
Alberto

Ennio Sotanaz 3 oct. 2012 10:03:00

Alberto, no sé si estás tratando de insinuar algo (si no es así lo he interpretado mal) pero escribo lo que veo. Eso es lo único sobre lo que no admito discusión. Admito y entro a debatir con gusto sobre lo que no estés de acuerdo, si estoy equivocado, que servidor no tenga ni idea, errores que esté cometiendo o lo que te de la gana. Sobre lo primero no.

Suelo etiquetar en cada entrada aquello sobre lo que doy una opinión algo más extendida de lo normal (aunque no soy infalible) y no me parece que fuese el caso de Raúl García. Es más, si me hubiese recreado en su figura (y estuve tentado) no hubiese salido con un balance positivo. Hasta el cambio de Koke me pareció que hizo un partido correcto. Sin más. Muy bien en el gol y las llegadas desde atrás, normal en defensa, inoperante en la creación. Correcto. A partir del cambio creo que no hace un buen partido en ningún aspecto. Puedes estar o no de acuerdo pero esa es mi opinión y la intento razonar.

La última falta es falta. Las otras también. Pero es que aunque no lo hubiesen sido la forma, el momento y el modo de hacerlas no me parece que fuese la opción más inteligente estando el partido como estaba. Puede ser que físicamente estuviese ya tocado y llegaba tarde. Puede ser. Puede ser exceso de ímpetu. Puede ser. Una cosa no quita la otra. El balón que se le va por encima del larguero es uno entre mil. No le doy ninguna importancia y le puede pasar a cualquier jugador en cualquier momento. No era un remate fácil.

Jamás he pitado a un jugador del Atleti por jugar mal. Jamás. A Raúl García tampoco. Es más, me he encarado con alguno por hacerlo. A mí me enseñaron que la única razón para pitar a un jugador del Atleti es que ese jugador ofenda a la institución y a su historia. No es el caso. Más bien todo lo contrario. Nunca le achacaré a Raúl García falta de profesionalidad o entrega porque sería mentir.

Dicho esto, evidentemente no creo que sea agradable para nadie jugar con un estadio pitando pero para cuando llegó ese momento, el navarro llevaba tres años jugando de titular en el Atleti. Si Raúl García acabase de llegar ahora mismo a este equipo estaría ilusionado y con fe pero, al contrario de lo que muchos intentan hacerme creer, no es el caso. Lo he visto jugar muchas veces. ¿Que puede cambiar? Claro que si. Y yo seré el primero que me alegre igual que me alegro de la increíble evolución de Mario Suárez (un jugador que no pesaba que fuese para el Atleti) o de Gabi, otro jugador que pensé que no debería haber vuelto de Zaragoza. No tengo ningún problema en reconocer estas cosas y puedes comprobarlo en esta misma bitácora. Más bien todo lo contrario.

Lo que no paso es porque me vendan la burra y por alguna razón, que desconozco, con Raúl García tengo siempre esa sensación. Es más, estoy casi seguro de que no es una sensación sino una realidad. Me cuesta creer razonamientos que se basan en mentiras. Tengo ese defecto. Si me dicen que Raúl García no ha tenido oportunidades en este equipo me entra la risa. Igual que si me dicen que no ha tenido respaldo institucional o que lo ha tenido muy difícil. Tampoco me parece muy real eso de que no ha jugador en su puesto o que anteriormente hizo grandes temporadas con esta camiseta. Si partimos de ahí, mal vamos.

Insisto, me entrará una gran alegría el día que el jugador sea titular indiscutible y hasta esté en la selección. Con este equipo y sobre todo con este entrenador puede ocurrir, desde luego. Eso si, no me vale que me lo cuenten. Tendré que verlo yo.

Un saludo,