Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí durante todos estos años.

Puedes encontrarme en www.enniosotanaz.com o enniosotanaz@hotmail.com

¡Un abrazo!

Cien patadas y un gol a la desesperada

At. Madrid 1 - RCD Español 0

William James es un filósofo americano que dijo eso de que no hay mayor mentira que la verdad mal entendida y yo estoy de acuerdo. Durante mucho tiempo nos han estado vendiendo con grades campañas publicitarias este tipo de entrenadores resultones cuyo principal mérito, y su principal argumento en el que fundamentar su éxito, era apartarse del fútbol. Paralizar el flujo natural del balón. Acercarse a los límites del reglamento. Jugar con los detalles de forma maligna. Entrenadores que surgieron como champiñones a finales de los años 90 coincidiendo con el crecimiento de la importancia de la preparación física, y el físico, dentro del fútbol. Entrenadores que con sus argucias conseguían dejar en puestos de la zona tranquila de la tabla a equipos con plantillas mediocres destinadas a pelear por no descender. No hace falta que les de nombres pero hoy uno de ellos se sentaba en el banquillo visitante del Vicente Calderón. Pero esos otros personajes que también entraron en el fútbol por la puerta de atrás, ya saben, empresarios del ladrillo, mariposas del poder, personajes extraños... nuestro Consejero Delegado sin ir más lejos, ajenos a la historia y el legado de este bendito deporte, reacios a sentarse un estadio y disfrutar de un buen partido, entendieron que esa forma tan rupestre y limitada de ver el mundo del balompié no sólo valía para salvar la categoría sino para elevar rápidamente a la cumbre a equipos con aspiraciones históricas. Así que allí acabaron. En banquillos como en del Calderón consiguiendo campañas mediocres que nos vendían como grandes éxitos. Sufrimos además el fútbol primario de Aguirre durante varios años y lo que es peor, el que un nutrido grupo de personas acabase convencidas de que ese era el camino correcto. No lo era. No lo es. Es evidente. Comparen con Simeone y se acabará el debate. 

Porque una cosa es un equipo italianizado, vertical, espeso en defensa, rocoso, intenso, reacio a especular con el balón...y otra lo que plantean entrenadores como Aguirre. El “reanacido” equipo perico se presentaba en Madrid siendo la escuadra revelación de esta segunda vuelta pero lo que hemos visto ha sido ese conocido equipo autobús cuyo objetivo era casi exclusivamente parar al rival. El Atleti salió a lo suyo. Con el once titular en liza, el equipo tiro durante quince minutos de presión, agobio, intensidad y ganas de ganar. El Español achicaba. El Atleti quería el partido. Llegadas sin tino, peligro a balón parado, desborde por bandas,... el Atleti lo intentaba pero no se conseguía la claridad necesaria para marcar. El partido, eso si, ya entonces tenía como protagonista a un espectacular Diego Costa que era la pesadilla de los de Barcelona. El brasileño recibía de espaldas, ganaba el desmarque, desbordaba con balón,... un autentico crack que está en un momento dulce y que además parece no tener límite. Él fue el protagonista cuando en un spring espectacular llegó primero a un balón divido que probablemente podía haber provocado la expulsión de su rival y lo volvió a ser cuando nuevamente anticipándose a la defensa es arroyado dentro del área y para permitir a Falcao marcar la pena máxima y seguir sumando goles. 

El Español, que hasta entonces se había dedicado básicamente a dar patadas, lanzar patadones y parar el partido, parecía tener la obligación de hacer algo más pero lamentablemente su receta fue simplemente aumentar el número e intensidad de las faltas y apretar un poco más el nivel de desquicie y provocación para llevar el ambiente un poco más al límite de la flor de piel. Tanganas, insultos,...tiempo muerto. Esa era la receta. Y en la trampa cayó un ingenuo Gabi cuando la primera parte llegaba a su fin. Un error en el pase del canterano provoca un contrataque perico que el propio Gabi, en parte por ser necesario y en parte por sensación de culpa tras su fallo, se encarga de parar con una falta tan ingenua y simple como innecesaria. Los jugadores se marchaban así al vestuario sabiendo que volverían con uno menos. 

Pasado el cabreo durante el descanso, los colchoneros esperábamos una segunda parte de acoso y peligro por parte de los catalanes. Pero no fue así. Bien al contrario. El Español de Aguirre es un equipo construido exclusivamente para destruir y esperar la casualidad del gol. En la rivera del manzanares sabemos bien que sus equipos son incapaces de llevar la iniciativa, de jugar, de crear fútbol....y más si enfrente tienen a un equipo tan solidario y bien plantado como el rojiblanco. El Español perdía el balón y los madrileños salían al contrataque, eso fue lo que ocurrió hasta el final del partido. Ocurrió lo mismo infinidad de veces pero unas veces el cansancio en el último tramo, otras veces las imprecisiones hacían que el segundo no llegase al marcador. Los últimos minutos, con martin Petrov en el campo tirando balones desde la izquierda, fueron más emocionantes que otra cosa pero sirvieron para que el Atleti tirase de casta y orgullo imponiéndose en un cinematográfico final en el que el Calderón en pie animaba a los suyos. 

El Atleti sigue la senda gloriosa de la liga tres días antes del fundamental partido de Copa contra el Sevilla. Uno, en su ingenuidad piensa que teniendo al cuarto clasificado a quince puntos lo mismo hubiese sido mejor haber rotado hoy a los jugadores y no el pasado jueves pero casi mejor no darle más vueltas al asunto. Miremos adelante y seamos optimistas ante el futuro.


7 comments

Anónimo 25 feb. 2013 9:06:00

Y lo que no deja de ser curioso es que fue este entrenador quien hizo que el Atleti primero volviera a jugar competición europea después de unos cuantos años sin estar en Europa, y segundo hacer que volviera a jugar la Champions después de 12 años

Anónimo 25 feb. 2013 9:29:00

Nunca me gustó Aguirre como entrenador rojiblanco a pesar de algunos logros efímeros.
Como tampoco me gusta Gabi, el actual capitán del equipo. A pesar de su voluntarioso esfuerzo, le falta la calidad técnica necesaria para dirigir el juego en centrocampo; carece de talento futbolístico y hace numerosas faltas producto más de su ignorancia que de ser sucio o violento. Es el peor de todos los llamados titulares del Atlético y no comprendo que tenga tan buena prensa. ¡Hala Atleti!

Joaquín 25 feb. 2013 9:42:00

Estando de acuerdo en el estereotipo "amarrategui" que ha dibujado Ennio para etiquetar al bueno del mejicano, ha hecho bien el anónimo antecesor en refrescarnos la memoria. Hay que ser justos y benéficios y, claro, "al César lo que es del César". Hay que recordarlo todo, porque si no podríamos incurrir en algo pernicioso: la memoria selectiva, que, mira por donde, no creo que sea el caso que nos ocupa. A mí me ha pasado como creo que a Ennio, que ni me acordaba de este dato. Pasado el tiempo, cuando salen a colación los muchos entrenadores -la mayoría intrascendentes- que han pasado por la casa sólo me atrevo a dar una pequeña pincelada y la de éste, la de un personaje simpático y socarrón. Desde luego mejor que la de algún triste que ha calentado el banquillo. Saludos.

Edupum 25 feb. 2013 11:11:00

Yo creo que sí Simeone no hizo rotaciones hoy y siempre da tanta prioridad a la liga es porque, mirando el calendario, le entra una duda razonable de que el equipo vaya a estar tan sobrado de puntos para entrar en champions. Poniéndonos en lo peor, los dos protegidos de la liga tienen que pasar por el Calderón, junto con el Valencia, y hay que ir a Málaga, Sevilla... El cholo es listo, sabe que puede que para entonces el equipo pierda puntos y los medios empezarán a presionar con mensajes apocalípticos, por eso creo que quiere cosechar lo máximo posible ahora, para quitarle presión al equipo y evitar tenernos que jugar todo en las últimas fechas (contando que además puede haber lesiones o sanciones del once titular) despues del gran año realizado

Ennio Sotanaz 25 feb. 2013 13:14:00

Yo conservo el dato de Aguirre en la memoria pero no me dice nada. Viendo los equipos que han jugado en Champions los últimos años y con qué plantillas me parece más un fracaso de la dirección deportiva del equipo el no haber jugado la competición que un éxito de Aguirre, la verdad. Aún así lo que yo critico (y criticaba) de Aguirre no son los resultados (sobre lo que habría mucho que discutir) sino el estilo, la filosofía sobre la que crear un club. Aguirre nunca podía ser una semilla en la que creer o sobre la que construir en el Atleti. Me parece incluso una tomadura de pelo el que se plantease. Una forma tan binaria, rupestre y con tan poco honor nunca puede ser el santo y seña de mi equipo. Tenga los resultados que tenga.
Y no se trata de tiki-taka ni chorradas por el estilo. Simeone, el mismo lo reconoce, es muy de la cuerda italiana pero no tiene nada que ver. Es como la noche y el día en todo: ambición, orgullo, forma de encarar los partidos y juego. Esto, sin ser mi forma favorita de fútbol, me lo creo y creo en ello hasta con las vísceras. Lo de Aguirre solamente me daban arcadas.

Edupum, tu teoría tiene todo el sentido. Me la creo totalmente, la verdad.

Saludos,

cdelrui 25 feb. 2013 14:33:00

Me uno incondicionalmente a la crítica de Caguirre y a la teoría de D. Edupum.
Y no le doy mas vueltas.
Empiezan los nervios, el miércoles hay tajo.

Buenos dias.

Jaime 25 feb. 2013 20:59:00

Estoy de acuerdo con el análisis del partido.
Respecto a las rotaciones, yo también hubiese rotado hoy en lugar de en la EL.
Pero parece claro que Simeone no ha dado importancia a esta competición.