Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí durante todos estos años.

Puedes encontrarme en www.enniosotanaz.com o enniosotanaz@hotmail.com

¡Un abrazo!

La gran farsa de jugar fuera de casa

Rayo Vallecano 2 - At. Madrid 1

Los campos de fútbol tienen que presentar siempre y obligatoriamente unas dimensiones de entre 90 y 120m de largo y entre 45 y 90m de ancho. Es así y sólo así. En el Calderón, en Vallecas y en Sebastopol. Con esto quiero decir que jugar dentro de casa o fuera de casa, en teoría, debería ser poca más que una anécdota para unos jugadores que la única diferencia notable que van a notar es el color mayoritario de las bufandas de la gente que está en la grada. No parece que sea un dato relevante como para que afecte al sistema táctico pero si parece serlo para este fútbol contemporáneo de comestibles prefabricados y eufemismos baratos, en el que jugar en tu estadio o lejos de él significa modificar hasta la esencia fundamental del equipo. Como simple aficionado que soy probablemente no tenga ninguna credibilidad pero a mí todo esto me parece una farsa absoluta. Cambiar la forma de jugar en función del lugar en el que lo haces me temo que obedece únicamente a la cobardía disfrazada de prudencia de la penúltima hornada de entrenadores que se sienten cómodos escondidos detrás del balón. Lejos de las luces. Que basan su grandeza en el error del rival. Una forma rudimentaria, poco valiente y muy difícil de defender delante de tu propia afición y esa es precisamente la clave. Lo que yo creo es que los equipos que cambian de forma de jugar lo hacen precisamente en su estadio, que es dónde no pueden enseñar  ese “estilo”. Fuera, siendo ruines y especulativos lejos de los ojos de su afición, es como realmente son.  Como realmente quieren ser.  

Esta lamentable práctica es la que ha seguido el Atlético de Madrid desde que volvimos de segunda división con evidente fracaso en todos los sentidos. Aun así han continuado insistiendo es una política zafia y burda durante años y años. Es lo que tiene estar dirigidos por un Consejero Delegado al que no sólo no le gusta el fútbol sino que la parte deportiva de “su empresa” es precisamente la que menos le interesa. Pero la cuestión parecía haber cambiado con la llegada del Cholo. Un arranque liguero espectacular y una presencia del equipo, dentro y fuera del Calderón, con poderío y entrega. Una dinámica generosa y fascinante que parece haberse difuminado. Bien que el equipo está entrenado y programado para fundamentarse en la presión y la salida en vertical pero no para encerrarse en su campo. La contención atrás venía cuando se iba por delante en el marcador y no antes. Hasta ese momento la presión era en área contraria y al rival no se le dejaba jugar. Las últimas salidas del equipo han respondido sin embargo a ese otro esquema reservón de antaño. Esperando atrás para ver que hace el rival. Sacando un equipo plagado de rotaciones sobre jugadores que nunca debería rotar, especialmente en el eje crítico, con una plantilla tan corta y escasa de recursos como la del Atleti. Un equipo que además tenía cambios en el esquema táctico que hacían revivir los más desagradables temores de mi interior. 

Empieza a ser un tema reiterativo pero las rotaciones están destrozando a este equipo. Sacar en la plantilla titular, voluntariamente, al Cata Díaz y sobre todo a Raúl García en la posición de enganche es empezar a perder antes de jugar. El primero es malo, bastante, pero además crea incertidumbre e inseguridad en unos compañeros que, cuando no está él, configuran una de las defensas más seguras de la liga. El segundo ha demostrado por activa y por pasiva que es incapaz de asumir una posición que en un equipo como el Atleti se antoja fundamental. La de mediapunta. Raúl García hizo partidos bastantes potables a principio de la liga. Sin ser su sitio, gracias al rigor táctico, el sacrificio y la llegada en segunda línea aportó sobre todo goles. Jugando de enganche no sólo no engancha con nadie ni aporta nada de juego sino que anula por completo la capacidad de creación de un equipo con muy poca capacidad de creación. La posición de mediapunta es la peor cubierta de una plantilla mal equilibrada pero creo que ha quedado patente que Raúl García nunca puede ser la solución. Ni dentro ni fuera. También es verdad que no es culpa suya. 

El Rayo, un equipo que es un milagro, entrenado por un entrenador al que admiro y que entiende el fútbol de una manera que también admiro, salió a morder y morir. Se vio además enseguida premiado. La intensidad desaforada deja el balón en la izquierda para que de gran pase el balón acabe en el área y lo crucen al segundo palo. El esférico pasa manso por la frontal del área pero el Cata prefiere apartar la pierna en lugar de despejar lo que, obviamente, hace que el interior del rayo, Lass, que viene de cara, tenga fácil abrir el marcador. En menos de cinco minutos el plan de los colchoneros se había ido a la basura gracias a las rotaciones. Porque el plan de Simeone, obviamente, era contener y salir en vertical. Reforzando el centro y despreciando una creación de la que, obviamente, carece el equipo. Pero con el 1-0 en el marcador hay que crear y jugar. Y este equipo no sabe. Lo tiene complicado con la plantilla titular pero con los jugadores que había en el campo, y como estaban colocados, se antojaba imposible. El Rayo plantó bien la defensa y apretó el centro del campo. El Atleti cogió el balón, se hizo dueño del ritmo y del partido pero carecía de profundidad. Con Adrián en su decadente viaje a ninguna parte y Raúl García correteando sin criterio, tan sólo Koke intentaba dar un pase con criterio a Falcao pero la distancia entre líneas era muy grande, los apoyos nulos y las alternativas inexistentes. Y claro, el Rayo estaba ahí. Un equipo que no se cierra ni da pelotazos. Un equipo que pelea, claro, y que aprieta filas cuando hace falta, claro, pero que juega y que juega muy bien. En el enésimo desborde por banda y balón cruzado al área el brasileño Baptistao hacía el segundo con técnica y dificultad similar al primero. El Atleti para entonces olía demasiado a aquel otro que salió vapuleado en San Mamés pero afortunadamente el descanso apareció sin más daños. 

La segunda parte no trajo sorpresas. Simeone puso al turco Turán (uno de los que no puede rotar) y sacó del campo al ánima de Adrián pero desgraciadamente el otomano se fue a la banda con Raúl García ocupando todavía el espacio detrás de Falcao con lo que todo siguió exactamente igual. Y no es que el Atleti no le echase ganas o huevos, como tanto aficionado cenutrio suele reclamar siempre que no sabe lo que está pasando. Tampoco se podía decir que el equipo no dominara o tuviese el balón porque lo hacía. El problema es que el Atleti es un equipo que a la hora de llevar la iniciativa está limitado porque no tiene apenas jugadores para jugar con clase el balón. El tiempo pasaba sin ocasiones, salvo un par de llegadas de calidad por parte e Filipe Luis, lo que provocaba que el Rayo viviese muy cómodo. Mediada la segunda parte todos sabíamos, dentro y fuera, que el partido estaba perdido. Por eso no entiendo porque Simeone no sacó a Óliver mucho antes. Un partido perdido y desastroso en el que el canterano no tiene nada que perder pero mucho que ganar. Si sale en la segunda parte y el equipo pierde 2-1, como ha ocurrido, nadie diría nada por mucho que el jugador pasase desapercibido. Si por el contrario el equipo es capaz de remontar con su concurso supondría un bautismo de fuego y quizás el empujón que hace falta. No fue así y salió apenas diez minutos que sin embargo le sobraron para demostrar que es ese tipo de jugador que hoy por hoy no tiene equivalente en la plantilla. El gol de Falcao en el tiempo de descuento entra por méritos propios en la categoría de anécdota. 

Nueva derrota dolorosa y punzante que deja claras algunas cosas. Que la legítima aspiración a la liga era efectivamente una quimera. Que la pelea encarnizada por los puestos de Champions no es descartable. Que la plantilla es tan corta y tan desequilibrada como pensábamos. Que el Atleti seguirá teniendo dificultades fuera de casa si sigue empeñado en creer que fuera de casa hay que jugar de forma diferente. Que no parece muy factible el que Óliver se consolide este año en la primera plantilla. Que lo que está haciendo Simeone este año, efectivamente también, es un milagro.

12 comments

cdelrui 11 feb. 2013 9:20:00

Se nos están viendo las costuras, D. Ennio. Sin intensidad no hay talento. O mejor dicho, en este equipo, el talento es la intensidad.
Puedes compensar la falta de futbol (clase, calidad, imaginación...ya sabe, esas cosillas) con presión, recuperaciones rápidas, verticalidad y solidez defensiva. Es decir, jugar como un bloque. Pero eso requiere un esfuerzo físico y mental que sólo podría compensarse con una plantilla amplia. Cosa de la que carecemos. Y estan fundidítos.
A mi en otros foros se me ha tildado de ignorante por exponer lo mismo sobre Raul García. Ni en sus momentos mas felices me demuestra nada extraordinario que justifique su posición y buena prensa.
La temporada es larga y los objetivos marcados están al alcance de la mano. Me temo que partidos como este, vamos a tener alguno mas.
Buenos dias.

CAR 11 feb. 2013 9:41:00

Espero que en los próximos partidos de visitante se juegue de forma parecida a como se juega como local.

Totalmente de acuerdo con el hecho de que Simeone esta haciendo un milagro con lo que tiene.

La exigencia en este equipo es clave, hay que exigirles diariamente si queremos llegar al objetivo de final de temporada con titulo o Champions League.

Efectivamente si no tenemos economía, habrá que sacar provecho a la cantera. Creo que Simeone sabe lo que tiene, pero también su estrategia es meter a Oliver poco a poco, cuidándole. Todos sabemos de su calidad y por eso hay que protegerle dada su juventud.

Espero que aprendan de los errores cometidos en adelante.

Un Saludo.

Anónimo 11 feb. 2013 13:26:00

Estoy jodido.
Jodido por la derrota sufrida ayer, pero no por la derrota en sí, sino por la forma. Si pierdes tu identidad eres una farsa y así es difícil ganar.
Pero lo que más me jode es ver en el campo a ese "jugador" de gran llegada de nombre Raúl. Cada vez que entra en el campo me hierve la sangre, no puedo, es superior a mis fuerzas. Dejo de ver el partido y me dedico a ver su "juego" y me cabreo y me cabreo hasta no aguantar. Es un insulto a mi supuesta inteligencia. He decidido que si sale este tipejo no veré el partido, si es en la tele la apago y si es en el campo me iré a tomarme un refrigerio. Mas que nada por mi salud.
Efectivamente con lo que hay Simeone está haciendo un milagro, pero ayer se equivoco.
Borch.

Cex 11 feb. 2013 16:53:00

LOCALIDAD
La excusa de conocer mejor el campo y tener el apoyo de la afición tiene, o debería tener, una incidencia pequeña en el resultado.

Pero la verdad es que los registros demuestran muy claramente que los equipos cuando juegan como locales obtienen mejores resultados que cuando lo hacen a domicilio. Pero tampoco es difícil apreciar que como visitantes los equipos se cierran más y le dejan al equipo local llevar la iniciativa. ¿No son capaces los entrenadores de relacionar ambos datos? ¿Por qué son más cobardes fuera, cuando esa cobardía implica conseguir peores resultados?

ESTRATEGIAS
La estrategia de Gil Marín es no exigir para no ser exigido. Y la pánfila afición de la que formamos parte le ha seguido el juego haciéndole un flaco favor a su propio equipo.

Lo del partido a partido de Simeone es una mentira desde el primer partido. Lleva haciendo rotaciones desde el primer día. Además, basar la estrategia en ir partido a partido no es de buenos estrategas.

ROTACIONES
Sobre las rotaciones yo (no) lo tengo muy claro: están bien cuando las cosas salen bien y están mal cuando salen mal. Bienvenidas sean cuando se gana y malditas sean cuando se pierde.

La calidad de la plantilla no es muy alta, por lo que para dar el nivel exigible, cada jugador tiene que dar un porcentaje muy elevado de su nivel máximo*. Simeone consiguió una sinergia en la que el equipo era mucho mejor que la suma de sus componentes pero ahora se está resintiendo por la inclusión más frecuente de jugadores de menor calidad y el descenso del nivel de los fijos.

ÓLIVER TORRES
Su caso es de expediente X. No se le está llevando bien porque una cosa es no presionarle con demasiada responsabilidad y otra cosa es que no juegue ni con Alfredo ni con Simeone. Tanto ayer como en el partido de Copa contra el Sevilla fueron grandes ocasiones para haberle dado veinte o treinta minutos. Contra el Sevilla, con el equipo fundido los últimos veinte minutos, Simeone no hizo los tres cambios. Ayer, con nada que perder, no le dio tiempo para probarse.

* Otro día os contaré mi teoría al respecto.

Anónimo 11 feb. 2013 23:04:00

Totalmente de acuerdo con su analisis Don Ennio.
Me doy por satisfecho si de una vez por todas el cholo abre los ojos y se da cuenta que algunos jugadosres de la la plantilla solo pueden rotar del banquillo a la grada.

Un abrazo.

Jesus.

Joaquín 12 feb. 2013 13:37:00

Me siguen pareciendo injustos los comentarios que se hacen sobre Raúl García, un profesional como la copa de un pino que, desde siempre, ha sido ninguneado por parte de la grada del Calderón. Un jugador que, como bien apunta Ennio, sigue sin jugar en su sitio, lo cual acentúa las carencias de cualquier jugador que no sea un superclase. En su sitio, para mí, siempre tendría sitio en este equipo. Pero, bueno, es cuestión del entrenador... que, sí, señores, que ha sido fundamental para transfigurar a este equipo, pero que no es Dios y también, señores, también se equivoca y últimamente se está empecinando en el error... Yo, que no suelo dejarme la garganta con el "oe, oe"; yo, que no suelo mimetizar mi grito o improperio con el resto de la grada en éste u otro jugador y solo me dejó la voz para empujar al equipo; yo, que no suelo levantar altares para luego derribarlos, pediría a todos un poco de pausa y cautela y saber que cromos tenemos en la mano. Que lo veo, que muchos lo vemos venir de lejos -son muchos años en la carretera- que quedan dos telediarios para que más de uno empiece a pasarse de frenada... Saludos a todos

Joaquín 12 feb. 2013 13:38:00

Me siguen pareciendo injustos los comentarios que se hacen sobre Raúl García, un profesional como la copa de un pino que, desde siempre, ha sido ninguneado por parte de la grada del Calderón. Un jugador que, como bien apunta Ennio, sigue sin jugar en su sitio, lo cual acentúa las carencias de cualquier jugador que no sea un superclase. En su sitio, para mí, siempre tendría sitio en este equipo. Pero, bueno, es cuestión del entrenador... que, sí, señores, que ha sido fundamental para transfigurar a este equipo, pero que no es Dios y también, señores, también se equivoca y últimamente se está empecinando en el error... Yo, que no suelo dejarme la garganta con el "oe, oe"; yo, que no suelo mimetizar mi grito o improperio con el resto de la grada en éste u otro jugador y solo me dejó la voz para empujar al equipo; yo, que no suelo levantar altares para luego derribarlos, pediría a todos un poco de pausa y cautela y saber que cromos tenemos en la mano. Que lo veo, que muchos lo vemos venir de lejos -son muchos años en la carretera- que quedan dos telediarios para que más de uno empiece a pasarse de frenada... Saludos a todos

Joaquín 12 feb. 2013 13:38:00

Me siguen pareciendo injustos los comentarios que se hacen sobre Raúl García, un profesional como la copa de un pino que, desde siempre, ha sido ninguneado por parte de la grada del Calderón. Un jugador que, como bien apunta Ennio, sigue sin jugar en su sitio, lo cual acentúa las carencias de cualquier jugador que no sea un superclase. En su sitio, para mí, siempre tendría sitio en este equipo. Pero, bueno, es cuestión del entrenador... que, sí, señores, que ha sido fundamental para transfigurar a este equipo, pero que no es Dios y también, señores, también se equivoca y últimamente se está empecinando en el error... Yo, que no suelo dejarme la garganta con el "oe, oe"; yo, que no suelo mimetizar mi grito o improperio con el resto de la grada en éste u otro jugador y solo me dejó la voz para empujar al equipo; yo, que no suelo levantar altares para luego derribarlos, pediría a todos un poco de pausa y cautela y saber que cromos tenemos en la mano. Que lo veo, que muchos lo vemos venir de lejos -son muchos años en la carretera- que quedan dos telediarios para que más de uno empiece a pasarse de frenada... Saludos a todos

Joaquín 12 feb. 2013 15:14:00

Los "duendes de la imprenta" decían antes y hasta sonaba mejor, ahora son las nuevas tecnologías, con la que tengo una permanente disputa, las que me la vuelven a jugar. Perdón por el "ruido" generado.

Ennio Sotanaz 12 feb. 2013 16:53:00

Cddelrui, comparto la reflexión sobre la intensidad pero yo lo que vi es que el equipo salía mucho más atrás que de costumbre y que en la alineación la puesta era exclusivamente por contener. No sólo era falta de intensidad. Hay quien dice que era para reservarse para la EL, hay quien dice que simplemente salió mal. Me valen las dos excusas pero me asustaría si fuese un tema de que “fuera de casa hay que jugar así”. Ese es mi miedo.

CAR, Simeone tiene crédito para equivocarse y experimentar (nunca me cansaré de decirlo) pero temo que lo que nosotros vemos como errores él lo vea de otra forma. En Bilbao ocurrió exactamente lo mismo y lo repitió en Vallecas. De ahí mi miedo.

Estimado Borch, le recomiendo que se olvide de Raúl García y trate de ver al conjunto. Será menos doloroso. Creo que a estas alturas el debate es absurdo y no podemos estar todos los días esperando la resurrección de Raúl García porque no va a ocurrir. Es lo que es y va a seguir siéndolo así que no merece la pena darle más vueltas. Tiene cosas que gustan a los entrenadores (profesionalidad, entrega, solidaridad, llegada en segunda línea) y como no hay nadie más lo ponen. Así de simple.

Cex, yo si creo en el “partido a partido” como filosofía. Lo entiendo como que cada partido es un todo y hay que jugarlo de la mejor forma posible en ese momento para ganarlo. Mientras lo hemos hecho nos ha ido bien. Cuando hemos empezado a pensar en guardar, reservar para la copa, ensayar para no sé qué, nos está funcionando como el culo. El fútbol es un partido que termina tras 90 minutos y que hay que ganar. El resto es jugar a especular. El resto es otra cosa.

Jesús, Simeone no va a ver eso. Él cree en el sistema de rotaciones y no va a cambiar. Pero el problema no es Simeone sino el que sabe como es Simeone pero ha confeccionado una plantilla corta, limitada en recursos y MUY desequilibrada. Ese es el problema.

Joaquín, no se preocupe por los problemas informáticos. Eso pasa en las mejores familias. Respecto al manido debate Raúl García personalmente estoy cansado. No cuestiono su profesionalidad ni su entrega porque sería muy injusto. Lo que cuestiono es que tenga un sitio en este equipo. El sitio ideal de Raúl García es como el Monstruo del Lago Ness que todos dicen que existe pero nadie lo ha visto. ¿Cuál es? ¿Merece la pena que un equipo como el Atleti tenga que confeccionar su esquema y su forma de jugar para que Raúl García tenga sitio? Estuvo tres años jugando (muy mal) de mediocentro pero resulta que no era mediocentro. Resulta que es mediapunta pero como media punta es incapaz de dar un pase, combinar con la banda o con el de arriba y se limita a tapar su sitio mientras llega un rechace que pueda pillar. Eso funciona en equipos tipo Osasuna pero no en el Atleti. En el Atleti necesitamos un Diego o similar. Es evidente. Las comparaciones son odiosas. No vale de mediocentro, no vale de mediapunta y en banda está bastante limitado. ¿Dónde debería jugar entonces? Ya me gustaría a mí que fuese el crack que justificará lo que costó pero resulta que no. O al menos no me lo parece.

Un saludo a todos y gracias por vuestros comentarios.



Joaquín 12 feb. 2013 20:34:00

Pues sí, estamos hablando del Raúl del Osasuna, que don Ennio da por hecho que no funcionaría y, la verdad. me hace pensar... Evidentemenete no es jugador de último pase ni es Diego, es un jugador de segunda línea, un mediapunta con cierta pegada y, sobre todo, un bregador incansable. ¿Qué el equipo, sobre todo, necesitaría un mediapunta pasador?. Por supuesto, más que el comer y ahí, coincido con usted, no encajaría el navarro. Llegados a ese punto, obvio reconocer también que no merecería la pena cambiar cualquier estilo de juego para incluirle con sacacarchos... pero vistas las carencias del equipo a mí no me sobra Raúl, sobre todo el Raúl de la primera UEFA league. A algunos les desespera Raúl, pero a otros nos desesperan ciertos finos estilistas, que, para desgracia de todos, se están diluyendo como azucarillos. Obvio decir el nombre de uno, que está en boca de todos. Por lo demás, me conformo -y es muy poco- con que no le silben -tanto a él, como al fino estilista-porque en ese caso no solo pierden ellos, pierde el equipo y perdemos todos. Saludos, como siempre y vamos a ver que pasa el jueves.

Ennio Sotanaz 13 feb. 2013 9:32:00

Joaquín, yo creo que Raúl García funcionó muy bien en Osasuna. Bueno, no es que lo crea sino que es evidente y estoy convencido de que puede funcionar en equipos de ese perfil. El problema es que el Atleti no es ese tipo de equipos. Ni es lo suficientemente bueno tácticamente para ser mediocentro defensivo puro (stopper) ni tiene la visión de juego y concepto creativo para ser mediocentro de creación, ni tiene la rapidez de cabeza, último pase y desborde que se necesita para jugar de enganche en un sistema como el de Simeone. Es una mezcla de todo que puede funcionar muy bien en equipos sin elaboración y verticales que no están exigidos normalmente a llevar las riendas del partido pero en el Atleti sólo podrá funcionar puntualmente y nunca podrá ser la opción principal.
Con la plantilla que tenemos es un jugador útil que puede sustituir en un momento dado a varios jugadores titulares (y por eso le gusta a Simeone), que en un momento dado incluso puede servir de segundo delantero, pero para mí no es titular y sobre todo me parece uno de esos tipos de jugadores que condiciona demasiado la forma de jugar del equipo.
Pero esto, como todo, no deja de ser mi opinión personal.
Saludos,