Feo

Sevilla FC 0 - At. Madrid 1

Decía Benito Pérez Galdós que él no tenía la culpa de que la vida se nutriese de la virtud y del pecado, de lo hermoso y de lo feo. Qué razón tenía. Simeone, haciendo suyo el pensamiento del escritor canario, ha hecho de esa reflexión su guía espiritual como entrenador del Atlético de Madrid. Incansable al desaliento, sudando optimismo sensato con cada declaración e impidiendo que ningún ente rojiblanco que caiga dentro de su radio de acción tenga la más mínima intención de bajar los brazos, el argentino tira de todo lo que tiene (y lo que no tiene) para llevar a este equipo y a esta plantilla hacia límites que muy pocos pensábamos que se podían alcanzar. Recurriendo a la virtud o al pecado, a lo hermoso... y también a lo feo. Porque no se me ocurre mejor adjetivo para describir en una palabra el tipo de partido que hemos visto esta noche en el Sánchez Pizjuán que el de feo. Un partido rocoso, áspero y carente absolutamente de fútbol, cuyo desarrollo se explica mejor con parámetros propios de la lucha greco-romana que con los del deporte del balompié. De esos con los que algunos entrenadores salivan pero de esos que dan la razón a los que tachan al deporte rey de ser aburrido. Pero que quieren que les diga, también es un partido que ha ganado en Atlético de Madrid en un campo tradicionalmente maldito como el hispalense. Y así suena mejor. Aunque sea un partido con un planteamiento de claro tufo transalpino de esos que si el equipo acaba perdiendo algunos criticamos con ardor pero que si que acabamos ganando algunos elevan a los altares del Olimpo. 

El encuentro comenzó con velocidad y brío. Un Atleti bien plantado y un Sevilla especialmente intenso. Tan especialmente intenso que en mi opinión, y como ocurre desgraciadamente con demasiada frecuencia, el conjunto sevillano traspasó por momentos la línea de la legalidad. Nada fuera de lo común ni exagerado si en el campo hubiese existido un árbitro normal y decente que simplemente entienda el fútbol como es. Si el árbitro hubiese parado las reiteradas faltas de violencia creciente contra Falcao con una tarjeta amarilla a tiempo muy probablemente los ánimos se hubiesen forzosamente relajado en ambos equipos. Nada más lejos de la realidad. El trencilla, muy malo todo el partido, lo que hace es sacar tarjeta amarilla al colombiano a la primera oportunidad que tiene. De forma innecesaria desde mi punto de vista. Esto lo único que provoca es abrir la caja de Pandora y a partir de ese momento el partido se transformó en un encuentro especialmente bronco, violento y trabado. La primera parte fue una sucesión de choques, patadas, luchas denodadas por el balón y derroche físico. Poco más. El Sevilla sorprendió abriendo el campo, tirando línea atrás de tres y jugando en campo contrario pero ese esquema tan prometedor se perdía en un manejo de balón pobre y lento que impedía crear fútbol. El Atleti compacto y tensionado como acostumbra pero más de atrás de lo normal y con una actitud bastante más reservona de lo que deseado. Totalmente alérgico al balón, las pocas salidas a la contra que provocó fueron siempre carreras a la desesperada, muy lejos de ese equipo vertical y con mordiente al que estamos acostumbrado. Apenas una ocasión digna de mención por cada equipo. Un tiro desde fuera del área de Mario Suárez y un remate a la medio vuelta de Negredo que gana bien el balón dentro del área pero lo remata francamente mal. 

Pero es que la segunda parte fue incluso peor. El Atleti lejos de mejorar dio la sensación de estar contento con el modo en el que se estaba desarrollando el partido e incluso con el resultado. Mal síntoma. Aún así es cierto que el equipo no bajó un átomo la intensidad física y táctica, a pesar del aumento de revoluciones que metió el equipo del Nervión. Los de Emery empezaron a mover con mayor velocidad el esférico y llegando por las bandas empezaron a deambular más cerca del área colchonera. Bien es verdad que sin ningún peligro a excepción de un remate de cabeza dentro del área que San Courtois sacó de la misma línea de gol. A raíz de ahí el partido se metió en ese terreno áspero y desagradable en el que últimamente acaban todos los Sevilla-Atleti. Patadas, protestas, encontronazos, más faltas, entradas a destiempo, provocaciones, insultos,... y para terminar la fiesta, la aparición estelar de Diego Costa. El brasileño recibe (y hoy ha recibido) patadas hasta en el carnet de identidad pero su forma de interpretar un partido de fútbol es lamentable y a mí, como aficionado colchonero, me da vergüenza. Lo siento. No me gusta y me siento incómodo. Por muchos goles que meta. Constantemente buscando la provocación, escenificando cosas que no ocurren y permanentemente buscando el conflicto. La tarjeta amarilla que le sacan, y que le impedirá jugar el derby, es injusta pero a nadie sorprende. 

Pero en mitad de esa pelea en el barro, con el partido en los niveles más bajos de fútbol desde el pitido inicial, con varios cambios en el campo que no habían cambiado nada, apareció la jugada clave. Patadón que llega al borde del área andaluz, Mario que se lleva el balón con ímpetu (y con la mano) para que de rechace acabe en la izquierda, Adrián que da un mal pase que acaba en el segundo palo y con buen remate de Raúl García aparece Falcao, en posición correcta, para rebañar en boca de gol. 0-1.  Poco más. El Sevilla colgó el equipo a la desesperada y el Atleti cerró filas con ofició. Todo controlado salvo un par de faltas y saques de esquina concedidos de forma estúpida por unos colchoneros que se desangraban físicamente y empezaban a llegar tarde a todos los balones pero que San Courtois, otra vez, se dedicó de desbaratar cada vez que tuvo ocasión. 

Pésimo partido pero gran resultado que permite mantener la segunda posición a dos puntos y que sobre todo aleja el cuarto puesto a trece. Precisamente por eso, en una temporada tan regular y tan correcta como la que está realizando el Atleti, el derby del próximo sábado se me hace intrascendente. Lo siento así. Que quiero ganar es obvio pero no es algo que me quite el sueño, sinceramente. La necesidad es infinitamente menor que otras veces. De hecho no es tal. El Atleti no necesita ganar el sábado al Madrid para salvar la temporada. Necesita ganarlo para pasarlo en la tabla y eso es tan raro pero tan gratificante que voy a pasar una semana muy tranquila.


8 comments

cdelrui 22 abr. 2013 10:10:00

Tiene usted razón, D. Ennio. No fué un gran partido el pasado y no me eleva mucho las pulsaciones el que viene.
Diego Costa no tiene justificación. Por un momento llegué a pensar que sus actitudes las había reposado y que era un jugador mas que aprovechable. Pero, visto lo visto, no se si compensa. Es lo que tiene andar siempre al filo de la navaja, que a veces te cortas.
Encima tiene el handicap de jugar donde juega. Ni que decir tiene que estas actitudes serían de "pillo", "listo" u "hombre de equipo" amen de disculpables si las hiciese con otras camisetas.
En fin, puntos feos, pero puntos al fin y al cabo. Europa ya está asegurada. La Champions más que encarrilada. Los resultados están ahí y son incontestables, aunque los partidos me dejen un regustillo desagradable. Algo así como tomarte un jarabe. Sabes que te hace bien, pero no por ello dejan de saber a rayos...

Buenos dias.

Anónimo 22 abr. 2013 11:58:00

Como puedes encontrar a alguien concordar con todo lo que tu piensas, yo sin forma, si con fondo, usted siempre las dos cosas

Anónimo 22 abr. 2013 15:19:00

Una vez más, querido Ennio, has visto el mismo partido que yo y también pienso lo mismo que tú sobre las actuaciones antideportivas de Diego Costa. Este tipo de jugadores sobran en el fútbol o, cuando menos, yo no los quiero en mi Club.
Eso sí, nadie habla de la tarjeta amarilla a Mario Suárez por un balón que le golpea en el abdomen o de un córner concedido a Negredo que no lo es. ¿Y si a consecuencia de esas acciones hubiese marcado el Sevilla? ¿Se calificaría el triunfo sevillista de robo? Fueron acciones mucho más claras que la mano de Mario que precede a nuestro gol. Mano que se produce cuando un defensor sevillista despeja el balón levantando ¿excesivamente? el pie y a medio metro de nuestro jugador. ¿Voluntariedad en la mano?
¿Marcó el Sevilla algún gol? Porque si no fue así, lo máximo a que pudo aspirar fue al empate sin goles. Un abrazo. BERNARDO

Ennio Sotanaz 22 abr. 2013 17:49:00

Cdelrui, creo que lo de Diego Costa pasa la línea de la picaresca o el jugador de equipo y se coloca del otro lado. Una cosa es entrar duro o no rehuir el choque o dominar las artes del otro fútbol en base a mantener un resultado y otra cosa es estar constantemente buscando el conflicto independientemente de lo que esté pasando en el partido. Yo he defendido al Costa jugador un millón de veces porque me parece un ejemplo de superación y de entrega. Pero cada vez soporto menos al Costa macarra. Al personaje que han creado y que él se cree a pie juntillas hasta el punto de interpretarlo cada vez con mayor celo. Ayer, con muy poca inteligencia, busca desde el primer momento quitarse del derby. Al final ocurre de forma injusta pero se lo estuvo poniendo a huevo al árbitro durante todo el partido. Me parece muy poco inteligente y ojo, también muy insolidario y perjudicial para nuestro equipo.

Estimado Anónimo, muchas gracias por sus palabras. Teniendo en cuenta que esto lo hago por puro desahogo personal y que sinsabores aparte la única compensación que recibo a cambio son las cariñosas palabras suyas y de otra gente igual que usted, le aseguro que se agradecen.

Estimado maestro Bernardo, es un honor coincidir con alguien que tiene tanto fútbol en sus retinas como usted. Como comento de refilón en la propia crónica para mí el principal culpable de un espectáculo lamentable es un árbitro cobarde y malo que incapaz de parar la violencia inicial lo que hace es dejar claro que la única defensa que van a tener los colchoneros son ellos mismos. No he querido hacer sangre sobre el juego del Sevilla ni de Emery por no parecer reiterativo pero me temo que llueve sobre mojado. Emery es un personaje nefasto para el fútbol. Uno de esos “nuevos” entrenadores, soberbios y arrogantes, que se creen con la capacidad de inventar el fútbol cada domingo y que tiene excesiva querencia a mirar por encima del hombro a los demás. Uno de esos entrenadores que en el fondo detestan el fútbol y sólo se quieren a si mismos.

Un abrazo a todos y una vez más gracias por los comentarios.

magerit 22 abr. 2013 18:09:00

Nadie puede decir que fue un buen partido, pero es que en los últimos años cuando el rival es el SCF, es difícil para cualquier equipo jugar al fútbol y desde que está dirigido por un tal Emeri casi imposible.

Lo que nadie puede discutir es que la historia ha girado 180 grados, a diferencia del Atleti tímido, mediocre, conformista y cobarde de los últimos tiempos, el Atlético de Simeone es capaz tanto de hacer un fútbol casi perfecto y golear al campeón de Europa, como plantar cara aun club barrio-bajero y ganarle en su casa sin descomponerse, esto lo deberíamos apreciar y valorar los seguidores.

"Caso Costa", sin ánimo de justificar a nadie, que ya somos mayorcitos y sabemos lo que se debe o no se debe hacer y en último caso están los técnicos del club para actuar en consecuencia, es intolerable la campaña que esta lacra de pseudoperiodistas están haciendo con este jugador y lo peor es que algunos atléticos han entrado en este sucio juego, ayer como en los últimos los sevillistas amparados por esta campaña, provocaron constantemente al jugador y las entrada y contactos tenían más intención de hacer daño y provocar que de jugar al fútbol, todo ello ambientado por los gritos de unos energúmenos que desde la grada le dedicaban todo tipo de improperios y no solo entró en el juego el sevillismo, el propio árbitro puso su granito de arena enseñándole una tarjeta por una falta que ni él mismo vio, prueba de ello es que por ese acción ni pitó falta y no por la ley de la ventaja, pues la pelota al final termino en los pes de Junfran quien echó el balón fuera para atender al comediante, esto provocó que el árbitro al estilo taurino mostrara tarjeta a Costa a petición popular.

Los viejos del lugar conocemos muy bien este tipo de campañas de los "junta letras pesebreros", ya las sufrimos antes con jugadores como Griffa,(jugador que nunca lesionó a nadie y el si sufrió graves lesiones en contacto con contrarios), Arteche, López, Panadero Díaz, (jugador que vino con un polémico historial pero que en España su comportamiento fue impecable), etc., no recibieron el mismo trato por parte de estos mindunguis tipos como el impresentable Juanito o el mismo Pepe.

El partido del sábado tampoco me quita el sueño, hay una frase de Ennio en la crónica que es simplemente genial, "El Atleti no necesita ganar el sábado al Madrid para salvar la temporada. Necesita ganarlo para pasarlo en la tabla", ¿cuanto hacía que no podíamos decir esto?, como digo ¡genial!, gracias Ennio por resumir en tan pocas palabras nuestra historia reciente y gracias Cholo por hacerlo posible.


Edupum 22 abr. 2013 21:26:00

Como disfruté Ennio escuchando al Sr. Emery (la Lina Morgan del fútbol español) quejándose de la mano en el gol como sí fuera la de Maradona ante Inglaterra, cuando en realidad tras ella hay dos pases más antes del gol. Como me reí al oír al señor Cristóbal Soria, que ha pasado de camorrista a periodista (!???!) protestar por la "violencia" con la que se desenvolvió Falcao cuando los sevillistas, además de la habitual variedad de patadas y golpes, se dedicaban a patear al portero atlético cuando este estaba en el suelo con el balón blocado (como hizo dos veces el señorito Navas). Lo siento, pero no puedo con este equipo y sus gentes; admiro como gestionaron sus recursos para lograr sus éxitos deportivos y lloré como el que más con la desgracia de Antonio Puerta, pero le he cogido más manía que a nuestro vecino rico (ya que son igual de prepotentes, pero estos sin tener apenas nada de que presumir). Además, deportivamente hablando, nos vamos a jugar más las habichuelas con ellos que con el Madrid, por lo menos mientras el reparto del dinero del fútbol siga igual.
Coincido contigo, el partido fue feo y bronco, pero como comprobamos en la final de copa de 2010 (en la que tuvimos que aguantar a un montón de bobos con sombrero que celebraban que, al igual que nosotros, tienen un presidente que es un pseudo-delincuente) contra está gente no vale el fútbol, así que hay que ir al Pizjuan como el que va a Kabul, a una guerra en la que hay que sobrevivir y salir lo mejor parado posible. Ni que decir tiene tenemos al mejor entrenador posible para esa tesitura.
Lo peor lo de Diego Costa, está llegando a un punto que es indefendible. No sólo perjudica al equipo (hay que gastar un cambio con él para que no le expulsen), también a la imagen de la institución y a la historia de esa camiseta. En otras circunstancias dejaría de ser titular inmediatamente, pero la mínima plantilla de la que dispone Simeone le convierte en imprescindible. Otra cosa será en verano, yo no descartaria venderle sí hay una buena oferta.
Respecto al derby, es un gusto afrontarlo en la situación actual, peleando por él puesto en la tabla y no por la "honrilla". Ojalá haya suerte

Joaquín 23 abr. 2013 15:35:00

Poco puedo decir más de lo que habéis dicho de Diego Costa. Coincidencia plena. Es así y dudo mucho que alguien pueda reconducirle. Si lo compras, lo compras con el pack completo. ¿Merece la pena tenerlo en la plantilla?. Yo, que pienso que su "reconversión" al fútbol es obra del Cholo, que le ha exprimido como un limón, lo pongo en duda. Seamos prácticos, cogida la matricula de un personaje incorregible, habría que pensar en lo que dice Edupum, en su venta, algo que no sería descartable. Pero, bueno, doctores tiene la Iglesia...

Respecto al derby, esperar que sea una fiesta y que, al fin, les asestemos el golpe que tantos años estamos esperando. Y no, no me váis a convencer, porque no podemos abstraerlo, porque nos hierve la sangre como cuando éramos niños, no, no me hagáis creer que os lo váis a tomar con distancia y tranquilidad. Por los puntos quizás, pero hay tanta rabia acumulada, que se me hace muy difícil pensar lo que dice el bueno de Ennio: que la necesidad de ganar es "infinitamente menor" que otras veces. Creo que lo dice con la boquita pequeña, porque la necesidad de ganar a los blancos está grabada a sangre y fuego en nuestros corazones. Estamos hablando de una necesidad imperiosa e inaplazable. A vencer el sábado y en la final, pues ganar a los blancos es, al fin y al cabo, una muestra más de nuestra razón de ser. Y por eso a ganar y sí, a ganar también por mi hijo y por muchos de aquellos que ven los partidos de pie. Mi hijo, que tiene 21 años y que desde que venía en pantalón corto y de mi mano, aún no ha visto ganar a los de la acera de enfrente. ¡Manda huevos!. Saludos a todos y en especial a don Bernardo de Salazar, historia viva de nuestro glorioso club.

ÁnGeL R. 24 abr. 2013 18:00:00

Buenas, no fue un buen partido de los nuestros pero los puntos viajaron para Madrid.
Puntos muy importantes para el objetivo Champions, y también importantes para dar caza al R.Madrid y subir al segundo puesto de Liga, que el sábado tenemos una gran ocasión para ello. Saludos.
www.atleti1903.blogspot.com