Perspectiva

Getafe 0 - At. Madrid 0 

Decía Mark Twain que cada vez que uno se encuentra del lado de la mayoría es un buen momento para hacer una pausa y reflexionar. En eso me he quedado yo hace un momento, al acabar el partido, cuando veía que la opinión de los espectadores afines coincidía sospechosamente en sus términos más generales con mi percepción. Partido horrible, apenas ningún jugador se salvaba de la quema, falta de calidad, errores impropios, Falcao, Adrián, Mario,... Sin poder recriminar o contradecir nada de lo anterior, la pausa al menos me ha servido para enfocar el partido desde otra perspectiva. Hoy un empate fuera de casa, estando en la tercera posición de la tabla y dejando al siguiente clasificado a 11 puntos nos parece un fracaso que nos arruga el rictus y merma el apetito para la cena. Está bien. La historia y esencia del Atleti provoca que esto sea así. Tiene que ser así y es algo que me enorgullece. La gracia del asunto está en que hace cuatro días, como aquel que dice, el mismo resultado en posiciones mucho menos honrosas hubiese sido vendido como una especie de sucedáneo de éxito. Como un suma y sigue que se encuadra en ese eufemismo tóxico tan al uso entre entrenadores mediocres del “sacar algo positivo”. Hoy, cabreado con el resultado del partido y con el devenir del equipo en el terreno de juego, prefiero tomarme los segundos de pausa suficientes para ser consciente de como han cambiado las cosas. Es una buena práctica para tomar algo que muchas veces nos falta a los aficionados colchoneros: perspectiva. 

Pero vayamos por partes. En 90 minutos pueden pasar muchas cosas que normalmente quedan oscurecidas a la sombra de los grandes hitos del encuentro: goles, ocasiones, expulsiones, jugadas,... Una de ellas podría ser la salida del equipo. Si hace un par de años me dicen que yo me estaría quejando hoy por empatar un partido fuera de casa en el que el Atleti ha salido a ganar y que ha sido el dominador del mismo durante todo el tiempo hasta quedarse en inferioridad numérica (e incluso después) no me lo creería. Pero es lo que ha ocurrido. El Atleti saltó al campo de Getafe con una alineación ultra-ofensiva y con la intención de ganar el partido. Una alineación con Koke, Diego Costa y Adrián muy dinámicos entre Falcao y los dos mediocentros. Y funcionó durante bastantes minutos al principio. La movilidad exagerada de Diego Costa abría el campo a la segunda línea cuando no provocaba él mismo jugadas por izquierda y derecha. Bien otra vez el brasileño en el arranque del partido. Así llegaron dos claras jugadas que hubiesen cambiando el signo del partido de haber acabado de otra forma. Primero un remate de Falcao a dos metros de la portería tras pase desde la izquierda de Diego Costa que había recogido un taconazo magistral de Adrián, prácticamente lo único que hizo en todo el partido. El colombiano marra una ocasión de las que ni siquiera fallan los delanteros mediocres. Poco después Adrián recorta bien en el área pero no está lo suficientemente rápido para rematar a puerta dentro del área. Si cualquiera de esas dos jugadas hubiese acabado en gol el partido hubiese sido del Atlético de Madrid. Lo tengo clarísimo. 

Y es que enfrente había un equipo que no sé otros días pero hoy ha sido un equipo menor. El tan cacareado Getafe de Luis García me ha decepcionado profundamente. Un equipo plano y áspero, a merced de un rival en horas bajas, sin ningún tipo de ambición, temeroso y cobarde. Luis García, un entrenado también muy dado a sacar pecho de su fútbol artístico y a menospreciar el juego de equipos como el del Atleti (lo ha hecho más de una vez) debería cerrar la boquita en más de una ocasión viendo partidos de su equipo como el de hoy. Quizá la mejor forma de ver cual es el nivel de la liga española no es poner los ojos en nuestro voluntarioso Atleti sino en un equipo aspirante a los puestos europeos como el Getafe. El Atleti, sin brillo y sin ser un equipo preparado para ello, fue el dominador del juego, del balón y del partido durante toda la primera parte. Eso no quiere decir que hiciese buen fútbol, más bien todo lo contrario, pero esa es la realidad. Mientras los colchoneros se topaban con el talón de Aquiles de su recurrente falta de calidad, acrecentada con la ausencia de Arda, el Getafe se escondía en su propia mentira. Pero incluso en ese panorama tan desolado apareció un gran pase de Koke desde la derecha que Falcao remata de cabeza en boca de gol a las manos del portero. Nueva acción impropia del goleador colombiano que nuevamente podía haber puesto fin al partido. 

La segunda parte comenzó y siguió exactamente igual, apareciendo un buen remate de Filipe Luis y una nueva jugada de Falcao, similar a los goles que marcó en Bucarest y Mónaco, pero que esta ocasión remató con vulgaridad y sin fuerza al lado contrario. Nadie va a dudar a estas alturas de Falcao pero no reconocer que no está en forma es engañarse a uno mismo. De hecho es tan evidente su estado de ansiedad que se le puede ver en exceso en posiciones muy lejanas del área buscando el balón y desequilibrando al equipo. Algo que sólo se explica por la angustia del jugador al verse lejos de estado natural y su ansía de participar. Si hoy Falcao esta bien el partido se gana fácil. Así de simple. 

El partido en cualquier caso estaba en un punto en el que todos éramos conscientes de que cualquier acierto colchonero en la portería contraria mataba el partido para siempre así que Simeone entendió que era el momento ideal para poner en liza a Óliver Torres, algo que se le ha reclamado tantas veces. Pero cuando todos los atléticos nos desperezamos y empezamos a prestar algo más de atención al partido apareció una estupidez de Miranda que para mí resultó ser la clave del partido. El brasileño, un jugador que generalmente no se complica y que normalmente abusa del desplazamiento en largo y/o patadón, decidió esta tarde ponerse a regatear al borde de su área. Colunga, lógicamente, se aprovecha y le roba el balón, se va solo a la portería y cae dentro del área tras entrada de Godín. El colegiado sanciona falta al borde del área en una decisión incomprensible. Si el árbitro ve falta ésta es claramente dentro del área. La realidad sin embargo es que ni siquiera es falta porque el delantero azulón se tira claramente. La acción provoca en cualquier caso la resurrección de una despoblada grada local que a partir de entonces espolea a su equipo pero sobre todo de unos jugadores heridos en su orgullo que a partir de entonces empezará a presionar al árbitro. Pocos minutos después Mario Suarez tiene la poca habilidad de, en esa coyuntura hostil, realizar una mano ostensible en el centro del campo. Amarilla clara que era la segunda en su cuenta particular con lo que es expulsado. Al árbitro se lo ponen a huevo para compensar la desazón local. El Atleti con uno menos. Comenzaba otro partido. 

La expulsión provocó que el equipo se tuviera que recomponer y mientras que la sugestiva idea original era un Óliver por detras de Falcao con Adrián y Diego Costa en las bandas, tuvimos que pasar a un deprimente doble pivote con Gabi y un recién entrado Raúl García con Óliver desplazado a una banda y Falcao dejado a su suerte. Este nuevo esquema hizo que el concurso de Óliver fuese intrascendente, por mucho que se le vieran echuras o ganas o un par de buenas decisiones. Posteriormente entró el Cebolla por un agotado Costa y suya fue la mejor jugada hasta el final del partido con un soberbio eslalon que acaba con lanzamiento por encima del larguero ya sin fuerzas. El Getafe se estiró en en esa tesitura ya que sólo en ese momento su entrenador tiró de esa valentía de la que presume y no tiene, consiguiendo llegar a la portería de Courtois un par de veces para que el belga se luciera. Con el tiempo concluido asistimos a una nueva estupidez rojiblanca, esta vez de Godín que decidió meterle el codo en el ojo a su rival, provocando que el Atleti acabase con 9 sobre el campo y pidiendo la hora. 

Empate desagradable que sigue dejando una distancia considerable en los rivales pero que deja esa agria sensación de que el sueño se está acabando, de que las fuerzas merman y las ideas ya se han agotado. Personalmente prefiero no ser agorero, ni mirar abajo ni hacer cuentas de la vieja. prefiero cambiar de perspectiva para quedarme con otra lectura. Hay margen, faltan partidos, los rivales también juegan, el equipo sigue queriendo ganar, queriendo jugar a lo que siempre a querido jugar y teniendo la oportunidad de ganar. Lo demás es otra historia. Eso si, como ya dije, el final de liga se va a hacer largo.

8 comments

Edupum 8 abr. 2013 15:41:00

Magnífica crónica Ennio, pienso lo mismo que tú, y como tú intento hacer ver a los atléticos de mi entorno que no se centren en los detalles malos únicamente, que analicen la situación, el equipo, las bajas, las circunstancias del partido y cómo se afrontan por parte del entrenador. Ya se que Falcao no está fino, ya le ocurrió la temporada pasada por estas fechas, cuando el equipo enganchó varios resultados negativos, y la finalizó como un tiro (como dejó claro el Cholo al indicar que lleva ya casi los mismos goles que el año pasados), que Adrián no está (ni se le espera, lástima) que Mario y Godín hicieron estupideces, que Miranda tiene momentos que recuerdan a Perea, que el equipo sin Arda (y sin Diego) le falta fútbol... Pues ese "terrible" panorama nos lleva a estar terceros, a haber estado casi toda la liga segundos por delante de los vecinos ricos, que estamos en la final de copa, y que le sacamos al siguiente 11 puntos (y es la sorprendente real sociedad, que los que iban a ser nuestros rivales, Málaga y Valencia, están más lejos... Y al Sevilla ni le cuento ni le nombro, que me da asco). Es bueno recuperar la exigencia perdida, pero no caigamos en el paranoico análisis que hace la penosa prensa deportiva de este país. Siempre se puede pedir más, y tenemos al entrenador ideal para ello, pero no olvidemos la grandísima temporada que estamos haciendo

CAR 8 abr. 2013 20:48:00

Da en el clavo una vez más.
Estoy convencido que con el paso de de los partidos hasta la Final de Copa el equipo ira creciendo poco a poco y terminaremos perfectamente. Eso espero.

Saludos.

Joaquín 9 abr. 2013 9:31:00

La grandísima temporada que estabamos haciendo se está viendo emborronada de un tiempo a esta parte. Todos conocemos las limitaciones del equipo y el miembre que tenemos para hacer cestos, pero no, no me gusta como caza la perrita... ¿y sí Simeone el intocable -el que nos ha llevado hasta aquí, por supuesto- hubiera tocado techo? ¿y sí Simeone empezara a quedarse sin argumentos para rearmar un equipo en clara decadencia? ¿y si este pudiera ser el futuro que pudiera presentarse, incluso, con otro equipo más armado...? Demasiadas dudas me asaltan en un final de liga, como dice Ennio, que se nos antoja muy largo, demasiado. Lo cierto es que veo poca hambre, muy poca y por parte de todos, que es lo peor, pero, bueno, sí, hay margen,¡menos mal!. Saludos.

Edupum 9 abr. 2013 12:02:00

Don Joaquín, creo que ha confundido el tiempo verbal, la grandísima temporada que ESTAMOS haciendo sería lo correcto. Igual sí la racha de últimos resultados no tan buenos (que hablamos de dos empates y una derrota ojo) se hubiera producido a principio de temporada, y lo que ocurrió entonces (que fueron ocho victorias seguidas) se produjera ahora, le daría una impresión diferente... Pero la lógica dice que a una plantilla corta y desequilibrada como la nuestra se le empiezan a notar ahora las bajas por lesión, las sanciones y los kilómetros en las piernas (y en los aviones, como la gran idea de ir a jugar un bolo a Singapur sin haber acabado la liga). Valoremos la película cuando acabe, que a veces el final es sorprendente, y aún en el peor de los casos (perder la copa y quedar cuartos) no será peor que ninguna de las últimas temporadas, salvo que este año por fin el equipo tiene un estilo, el cual sigue a rajatabla y le lleva a salir a ganar todos los partidos. Respecto al Cholo, no creo que sea intocable, y menos en este club, y claro que toma decisiones erróneas, pero es lo mejor que ha pasado por ese banquillo en lustros, y el equipo necesita a alguien como él (que conoce y ama al club y entiende como nadie su idiosincrasia) para formar un proyecto deportivo que convierta en habituales los últimos logros conseguidos, como sucedía antes de la llegada de los Gil

Ennio Sotanaz 9 abr. 2013 12:22:00

Simeone no es intocable. De hecho, cualquier ídolo en el Atlético de Madrid es susceptible de ser echado a patadas antes en linchamiento público de la afición. Desgraciadamente la historia de este club está plagada de ejemplos de lo que hablo. Los colchoneros tenemos una tendencia natural a exagerar y viajar hacia los extremos que no siempre nos sienta del todo bien.

El Atleti se está apagando, algo que es evidente, por varias circunstancias que se dan la mano. Plantilla cogida por los pelos, falta de motivación, baja forma de jugadores clave, mala suerte en momentos en los que antes teníamos buena suerte y también, muy importe, motivación extra en el rival. A diferencia de otros años hoy sabemos los problemas y están acotados. No estoy preocupado por el equipo ni por Simeone pero si que estoy preocupado por esa afición, “todo corazón”, que alimentada ideológicamente por los eruditos del papel y las ondas decida linchar a tipos que no lo merecen. Entonces tendremos un problema. Suena exagerado pero piénsenlo dos veces y verán que no lo es tanto.

Durante una década hemos estado haciendo el ridículo en mitad de tabla, jugando a nada, faltos de personalidad y llegando al final de liga haciendo el esfuerzo de los malos estudiantes para entrar por la puerta de atrás e intentar pillar un puesto en Europa. En esa tesitura, hemos ido a Getafe a quedarnos en el área (con Forlán y con Agüero y con Simao y con Maxi y…), nos han pasado por encima, hemos empatado sin merecerlo y el empate resultaba Oro entre los “expertos”. Hoy damos miedo, jugamos por la segunda posición, salimos a Getafe (y a casi todos los sitios) a ganar, dominamos y el empate es un fracaso, síntoma inequívoco de la hecatombe. ¿Qué quieren que les diga? Ya sé cómo va esto.

Insisto, me da mucho más miedo “la mejor afición del mundo” dogmatizada por la caverna, que Simeone y sus muchachos.

Joaquín 9 abr. 2013 12:59:00

Cierto, Ennio, a mi también me da miedo la afición -siempre me ha dado miedo- porque la conozco muy bien, como todos los que intentamos buscar un cierto ditanciamiento cuando hablamos de algunos tan nuestro como el Atleti, no dejándonos guiar -y mira que es difícil- por la pasión momentánea. Nuestra aficíón -y lo podemos decir aquí, en otros foros nos lincharían- es cainita y se deja arrastrar por otro mal tan español y muy extendido, la tendencia a la autodestrucción. Es por eso que desde aquí, doy por hecho, algo que no tardará en producirse, los primeros silbidos contra el "tigre". Al tiempo. Y en cuanto al miedo y siento decirlo porque veo que esto se apaga -y no por tres partidos, los síntomas se vienen apreciando desde que comenzo el año- como una pavesa, cada vez damos menos. El miedo lo tenemos nosotros y está metido en el cuerpo viendo lo que se avecina... Y no, no creo que por decir esto me esté dejando arrastrar por lo que digan los "expertos", que ahora, como vengo comprobando en los titules de la prensa deportiva -la que por salud mental no suelo frecuentar- nos quiere entretener y enredar con el bueno de Oliver. Saludos

Edupum 9 abr. 2013 18:46:00

Que bueno es tener lugares como este en el que debatir sobre nuestra gran pasión. Lo mejor es que no estoy de acuerdo con lo que leo... pero a su vez lo estoy totalmente. Explico esta bipolaridad: Ennio tiene razón, el nivel de juego ha bajado, ya se vio el dia del Rubin, y en los motivos coincidimos salvo en uno: la motivación. Me puedo creer que los jugadores se hayan "relajado" sabiendo que los objetivos o están casi conseguidos o están aplazados, pero con este entrenador no creo que haya problemas de motivación, y el que los tenga irá fuera. Y respecto a lo que dice Joaquín, por desgracia ya se escuchan "piropos" hacia Falcao, por lo menos en mi entorno, en una muestra más de la voracidad de este equipo y su afición con sus ídolos, pero de ninguna manera creo que el equipo tenga miedo, creo que solo son momentos de más o mejor forma (que por la ley de murphy suelen ir acompañados de otras circunstancias, una ocasión que no entra, un penalty que no te pitan, un fallo inesperado de uno de los nuestros...) y que le ocurren a todos los equipos. Sí a ello le añadimos esos medios insipidos que no saben como llenar las pocas hojas de sus diarios deportivos, resulta que Falcao está pensando en irse y por eso ya no mete goles (???) o, como bien dice Joaquín, marear la perdiz con Óliver

magerit 10 abr. 2013 3:11:00

Bendita preocupación, sacar 11 puntos al cuarto y a la espera de jugar la final de copa a falta de 8 partidos, cuanto me habría gustado tener esta preocupación los últimos 15 años.

Que hemos tenido una bajada de forma, normal, una plantilla corta y que comenzó la pre-temporada antes que los demás, por que tenía que estar a tope una semana antes de comenzar la liga para jugar una final de Supercopa Europea, es natural que acuse la bajada de tono antes que el resto de los equipos, lo contrario no solo sería un milagro, (que ya lo es lo que ha conseguido el Cholo), se acercaría más a la ciencia ficción.

¿Dudas sobre el futuro?, yo las únicas que tengo son en que harán el veterinario y el peliculero, pero con la seguridad de que con Simeone el mañana siempre será mejor que el ayer.

Saludos