Los amigos de Dorothy



FC Barcelona 5 - At. Madrid 2

El Atlético de Madrid 09/10 es esto: un retal. Un garabato mal hecho o un triste castillo de naipes. Una manta corta con agujeros que si te tapa los pies te entra el frío por arriba y vicebersa pero que en cualquier caso te entra el frío por los agujeros que tiene. En definitiva es como los amigos de Dorothy en busca del Mago de Oz, un león cobarde, un espantapájaros sin cerebro y lo que es peor, un hombre de hojalata sin corazón. Porque este Atleti construido a base de bromas, residuos y mentiras no tiene cerebro ni valentía pero ni siquiera tiene corazón. Es un ánima perdida retozando en el camino de los muertos, que no sabe ni siquiera a donde va.

El Atlético de Madrid había perdido el partido contra el Barça antes de salir a jugarlo. Las caras de los jugadores llegando ayer a Barcelona eran las caras de un puñado de partisanos entrando con las manos esposadas en un campo de concentración alemán. Eran las mismas caras de los jugadores que han saltado al césped con la camiseta del Atleti esta noche, unas caras que reflejaban el miedo, la pesadumbre, el complejo de inferioridad y la miseria que arrastra hoy por hoy el nombre de este equipo. El miedo atenazaba todos y cada uno de los músculos de los jugadores de la misma forma que la falta de profesionalidad que a muchos de estos “profesionales” les ha hecho acabar en este rincón del mundo les hacía evadirse y apartarse del orgullo y la dignidad que nunca debería abandonar este escudo pero que desgraciadamente hace muchos años que no está. En la última década es normal que jugar contra el Real Madrid o el Barça sea sinónimo de gol en contra antes de los cinco primeros minutos. La primera vez pudo ser mala suerte pero a día de hoy no es muy descabellado pensar que el problema tiene más que ver con el miedo y la falta de valentía traducidas en una sospechosa falta de concentración.

Empezar un partido contra el Barça en el Camp Nou con 1-0 en el marcador en el primer minuto de partido y pretender hacer un papel digno sería una empresa difícil para cualquier equipo bien armado y con aspiraciones pero para este Atlético de Madrid de mentira, roto y acabado la empresa era simplemente imposible. Y es una pena porque el partido no estaba mal planteado independientemente de que este equipo no sabe que hacer con una pelota cuando esa sea probablemente la única forma de ganarle a este Barça. Abel puso a sus once mejores hombres (así de triste es el panorama) y los puso en su sitio natural (incomprensible que hoy salga Jurado en el centro y el martes contra los chipriotas no) pero quizás es que esta plantilla no es ni cien veces peor de lo que cree el desgraciado de García Pitarch o sus Jefes corruptos. A los quince minutos ya iban dos goles por debajo y por tanto ya hacía catorce que el “intenso” trabajo táctico de la semana se había ido a la mierda. El Atleti parecía un muñeco de peluche que llora si le aprietas la mano pero el Barça decidió no poner el pie en el acelerador (no lo puso en ningún momento del partido) y prefirió que el Atleti se suicidase solito. Agüero, como casi siempre, intento sacar casta y hacer la guerra por su cuenta con un Jurado que se sumaba en algunas ocasiones pero los demás preferían mirar al marcador para ver cuanto tiempo quedaba. Simao recordaba al jugador mediocre que salió del Barça por la puerta de atrás, Forlán parecía Cleber Santana disfrazado de Forlán, Roberto se moría de miedo mientras Asenjo debía estar haciendo el gilipollas con el anormal de Fernando me-falta-un-hervor Hierro y su panda de secuaces y el resto de jugadores seguían en su línea de siempre. Y así llego el tercero y el cuarto... injusto premio para los méritos del Barça, si, pero cuando el Barça te golea tres veces en tres años consecutivos es que debe haber algo más grave de fondo. La superioridad del Barça era tan brutal (sin parecerlo) que la relajación del equipo llegó a extremos impropios en un equipo de primera división lo que provocó un carrusel de fallos en la defensa blaugrana uno de los cuales supuso el 4-1 de Agüero.

La segunda parte gracias al equipo catalán no fue el via crucis que todos esperábamos y a los puntos deberíamos decir que fue de los rojiblancos, pero eso no debería decirle nada a nadie. El Barça estaba ya pensando en el resto de partidos de temporada y los colchoneros se limitaron a intentar jugar como un equipo de fútbol frente a un puñado de jugadores complacientes que ya habían hecho su trabajo. Hubo dos goles mas, por parte de los madrileños un desconocido Forlán hacía un gol del que nadie se acordará nunca mientras que Messi coronaba la enésima humillación en la historia contemporánea del equipo madrileño.

El viernes pasado me preguntaba un amigo sobre el partido y le contesté que mi única duda era si nos meterían más o menos de seis. Lo decía completamente en serio. No soy Gurú, simplemente veo todos los partidos del Atleti.

Esto es nuestro equipo hermanos y lo será durante toda la temporada. ¿El entrenador?... ni el mejor entrenador del mundo sería capaz de sacar nada de esta plantilla. ¿Pitarch? un desgraciado que nunca debería haber pisado el Vicente Calderón y que ojalá lo echen esta misma noche pero hoy ya no servirá para nada. Me alegraría muchísimo leer mañana en el periódico que Cerezo y el veterinario han decidido vender el club pero eso tampoco cambiaría esta temporada el equipo que dice ser el Atlético de Madrid hoy por hoy. Tengo miedo por la permanencia y lo digo en serio.

Nos espera un año difícil, angustioso, doloroso, desagradable y probablemente humillante.

Estoy realmente harto de todo esto.

4 comments

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO 20 sept. 2009 15:42:00

Yo confío en entrar en UEFA al menos ;) vamos, somos malos, pero hay varios equipos peores en Primera afortundamente. De todos modos, Ennio no te preocupes. Cerezo ha dicho que el equipo jugo bien, tuvo mucha ocasiones y sólo tuvo un poco de mala suerte. Y remato su gran alocución con su típica frase: "Seguimos vivos en las tres competiciones".

Yo estoy también harto, cansado, triste, enfadado, indignado, ...

un abrazo.

Anónimo 21 sept. 2009 3:45:00

Estoy en las mismas. Pero duele.
Y mas cuando con 21 años siento que me faltan muchas cosas del Atleti con el que soñé en su día
( en el doblete tendría...7 años).
Sinceramente cada vez me importa menos perder (espero decir lo mismo al final de la temporada, porque tengamos los puntos suficientes), lo que de verdad me duele es perder así, como hoy, esto no es el Atlético de Madrid, cuando perdía ese Atletico me jodía pero estaba orgulloso, hoy me lo ponen mucho mas dificil.
Toca esperar reacciones.

Un abrazo.

p.d: Yo también me esperaba mas de Abel.

Alfonso.

Ennio Sotanaz 21 sept. 2009 12:44:00

Fernando, conociendo a este equipo tengo mucho miedo de que pasen las jornadas y estemos ahí abajo. Si entonces tenemos que apelar al compromiso de los jugadores estamos apañados. Mira lo que dice kiko en la entrevista de PobreAtleti al respecto hablando del año en que descendimos. Ojo.

Alfonso, con 21 años tiene que doler todavía más porque a ti el Atleti te debe mucho más de lo que te ha dado. Te hiciste un equipo que no has conocido y sólo por hacer justicia deberíamos luchar por devolvérnoslo.

¡¡Ánimo!!

Un saludo los dos,

Billie 21 sept. 2009 20:52:00

Fíjate Ennio que ya no es cuestión de jugadores. Este equipo no tiene ángel y yo también creo que como se vengan abajo, comienza la falta de compromiso y confianza y no me imagino a Cerezo en el vestuario. Al loro.