Otro añito en el infierno

Oporto 2 - At. Madrid 0


Decía un escritor francés llamado André Giroux que el infierno es esperar sin esperanza así que esto debe ser el infierno. Un infierno pesaroso, injusto y terriblemente difícil de sobrellevar pero un infierno que era previsible. Un club raptado por sinvergüenzas, con una plantilla diseñada por un lamentable inútil y dirigida por un entrenador cobarde y sin orgullo no puede aspirar a más que intentar no hacer el ridículo en cada partido que desgraciadamente es lo que hemos hecho desde que ha empezado las competiciones en que jugamos.

Mañana vendrán las excusas, las apelaciones a la heroica, la tradición o la suerte pero no serán más que las tradicionales milongas de los que más que sufrir están tranquilos con este sucedáneo de atleti y tanto y tanto ingenuo de presunto corazón rojiblanco que se lo traga hasta el corvejón. Mañana escucharemos estupideces con tufo a refrán trucado como eso de que la plantilla es la misma del año pasado, que faltan huevos, que tal jugador es malísimo o que toda la culpa es de Abel. Todo mentira por supuesto. Faltar falta prácticamente de todo desde dinero a orgullo desde jugadores a talento en la dirección deportiva. Si fuese un tipo divertido y optimista, de esos que son capaces de vender una realidad que no existe o de cambiar el nombre para que parezca otra cosa diría que este año nos lo vamos a tomar sabático.

¿Merece la pena hablar del partido? Yo creo que no. Hablar de fútbol se puede hacer poco porque como viene siendo habitual apenas hubo y de lo demás, sinceramente mejor no hablar. El Atleti salió con el mismo espíritu que han inculcado todos los entrenadores anteriores (menos Luis Aragones y Pepe Murcia) desde la vuelta a la primera división, es decir con miedo, juntito en defensa, olvidándose del balón, olvidándose de crear y dando patadones. Todo valía con de parar el todopoderoso juego ofensivo de los portugueses (y si hubiesen sido islandeses pues islandeses porque da igual y a todos hay que tenerles miedo). Si el planteamiento deportivo era más propio de Urtain o de algún criminal de guerra serbo-bosnio que de un entrenador de fútbol, la configuración de la plantilla no podía ser más lamentable. Y mira que es difícil equivocarse teniendo una plantilla con menos jugadores útiles que posiciones a cubrir en el campo pero es que ni por esas. La estupidez de sacar a Perea en el lateral izquierdo (siendo ya un mal lateral derecho) dejando en el banquillo al único zurdo que existe en la plantilla para cubrir ese puesto (por muy mal que esté) es propio de entrenador malo que quiere demostrar que es bueno. La estupidez de poner a jugar en la última esquina del último pueblo de Portugal al único jugador de la plantilla que está algo en forma y que es capaz de tirar una pared (Jurado) sólo responde a esa necesidad exasperante y angustiosa que tienen todos estos entrenadores del montón por intentar que nadie estropeé su táctica felina tratando de jugar al fútbol. Tampoco entiendo la perenne alineación de Simao de titular cuando no ha hecho absolutamente nada en ninguno de los partidos que llevamos de temporada, igual que no entiendo esa posición de mierda que le dejan al pobre de Forlán en la que está siempre lejos de la jugada, le hace llegar siempre tarde a todo y que lo funde en tareas defensivas. Si además el propio jugador está en una baja forma lamentable como es el caso el resultado es catastrófico. Muy mal Abel. El año pasado en el mismo escenario empecé a sospechar que volvíamos a tener un entrenador del montón que encima se cree el salvador de la patria y hoy ha confirmado lo que se sospechaba desde que empezó la liga: es muy malo. Pero insisto, él no es el verdadero ni único culpable.

La primera parte tuvo dos ocasiones del Atleti: un tiro de Forlán desde la Plaza de Castilla y una mano a mano de Agüero debido a un error del Oporto. Los portugueses tampoco hicieron nada (porque ni mucho menos es un equipo para tenerle pánico) pero se intuía al menos que querían el balón, los jugadores sabían a lo que jugaban y lo hacían en su posición. Era cuestión de tiempo. A destacar eso si, porque es lo único destacable, la desgracia del pobre Roberto al lesionarse en el minuto 20 cuando se estaba afianzando en la portería y el único motivo de alegría de la noche, el debut de De Gea, el portero internacional de 18 años que Pitarch quería vender este verano (y afortunadamente no pudo) porque decía que ya tenemos muchos porteros jóvenes. Como era de esperar lo hizo más que dignamente.

En el descanso alguien debió llamar por teléfono a los jugadores (porque no creo que fuese Abel ni nadie del cuerpo técnico el que lo hiciera) para comentar que si querían seguir en la Champions había que ganar el partido. Habiéndola cagado contra el Apoel en casa el empate le venía mejor al Oporto que ha nosotros (por mucho que Abel siguiese en su cruzada por no dejar jugar al Oporto). No surtió mucho efecto, porque el despropósito táctico seguía siendo el mismo, pero Jurado se salió un pelín de su marginación más allá de la M-50 y se vieron algunos intentos de jugar a la pelota pero claro, cuando un equipo está configurado y mentalizado para quedar empate a cero salvo que un rechace, una ráfaga de viento o un contrario deje el balón en los pies de nuestro delanteros, es difícil que se reponga a un gol por muy injusto o tonto que este sea. Y así fue. Veinte rechaces en la portería colchonera dejan un balón cruzado desde el lateral del área que Falcao remata de tacón a la red. 1-0 y fin del partido. Es lo que tiene jugar así. A partir de ahí hasta el final simplemente vimos un ánima correteando por el campo sin ton ni son con la camiseta a rallas rojas y blancas, un carrusel de cambios estúpidos, caras de panoli y otro gol de los portugueses haciendo la herida un poquito más grande.

Cerezo dirá mañana que estamos vivos en las tres competiciones y efectivamente es así: la copa no ha comenzado, en la liga no te eliminan hasta Junio (hagas lo que hagas) y más que en la Champions, que como dijo MA Gil no es rentable, estarán pensando en ese tercer puesto que nos invita a jugar la UEFA o como coño se llame este año. Esta última frase esperpéntica resume lo que es hoy por hoy el atlético de Madrid.

Aficionados colchoneros compren ventiladores y aparatos de aire acondicionado que se espera otro duro año en el infierno.

2 comments

Anónimo 1 oct. 2009 0:19:00

y...¿Qué hacemos para salir de ésta?.

La herida cada vez es mayor y veo que las vendas y los puntos de sutura cada vez estan mas lejos y hay peores médicos.

Solo me queda preguntar que hacer, porque solo con ver los partidos y frustrarme y seguir frustrandome todos los días leyendo estupideces en periodicos de aquellos que pueden hacer algo y no hacen, cada vez me vale menos.

Y los madridistas y no aeptos al futbol hablan y hablan desde la distancia cada vez que tenemos un partido y leen que hemos palmado como si lo que me importara es el resultado de uno, dos ....o 10 partidos.
Ya lo dije , ya no me importa tanto ganar a perder ( obviemente siempre te importa...),tan solo quiero volver a ilusionarme con mi equipo sin sentirme ni un poco estúpido.

Un saludo
Alfonso

Ennio Sotanaz 1 oct. 2009 21:41:00

No sé que decirte Alfonso. Estoy igual que tú y ayer no me podía dormir con una sensación entre el cabreo y la sensación de gilipollas. Siempre pienso que mañana todo será diferente y eso me hace seguir... pero cada vez tengo menos certeza.
No sé que decirte.
Un abrazo,