Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí durante todos estos años.

Puedes encontrarme en www.enniosotanaz.com o enniosotanaz@hotmail.com

¡Un abrazo!

Lo que ves es lo que hay (At. Madrid 1 - FC Barcelona 2)




Decía Aristóteles que la única verdad es la realidad y la realidad es probablemente lo que hemos visto esta tarde en el Calderón, dos equipos poniendo en el campo lo que tienen y dejando claro la distancia estratosférica que existe entre ellos. Podemos hablar de un resultado corto, de jugadores determinados que desgraciadamente resultan claves, de la lamentable actuación del árbitro y demás accesorios que quizás podrían haber cambiado el final de la película pero me temo que ninguno de ellos cambiaría la realidad de fondo. El Barcelona es un señor equipo de fútbol. Probablemente el mejor del mundo ahora mismo. Desde la concepción técnica y deportiva de las categorías inferiores hasta la plantilla con la que se presenta en la liga española pero sobre todo por su concepto de fútbol a la coherencia entre su idea y su puesta en práctica. El Atleti no. El Atleti es un equipo cogido con pinzas, descompensado, muy potente en algunas líneas, apañado en otras y lamentable zonas claves como la creación en el centro del campo. El Barça puede imponer y provocar su juego en todos los escenarios sin necesitar nada ni a nadie para hacerlo. El Atleti no. El Atleti además de ser muy dependiente de la carga anímica que ponga en el campo necesita una conjunción de cosas ajenas al equipo necesarias para poder desplegar su poderío (que lo tiene) aunque desgraciadamente no tiene los recursos para provocar esa situación. Eso si, si no los tiene no creo que sea por culpa de Quique sino que más bien habría que apuntar un poco más arriba para encontrar la explicación a esta dirección deportiva tan sumamente bochornosa. En cualquier caso es así, lo que ves es lo que hay.

A diferencia de hace unos días en Grecia el partido estaba hoy bien planteado. Independientemente de la elección de jugadores Quique se olvidó gracias a Dios de tácticas de iluminado que juegan con el tiempo y la especulación y fue a por el partido desde el principio. Presión muy arriba, defensa adelantada y presionante y la intención de robar el balón el Barça. El problema es que una vez que robas el balón tienes que hacer algo con el y ahí es donde este equipo hace aguas por todos los sitios. Si somos capaces de hacer una salida rápida y vertical escondemos las carencias y aumentamos el peligro pero cualquier otra opción nos deja con los calzoncillos bajados. El Barça ha trabajado muy bien el aspecto táctico y defensivo. Aprendiendo del año pasado ha cerrado muy bien a Simao pero sobre todo a su verdadero quebradero de cabeza, Reyes. Con las bandas anuladas y Agüero impedido para buscarse la vida el balón caía en los mediocentros, la línea más floja de los colchoneros y de entre las más mediocres de los equipos que se supone deben estar arriba. Por eso tras unos primeros diez minutos de furia el balón se quedó en los pies azulgranas dejando claro dos cosas. La primera es quien sería el dueño del partido desde entonces. La segunda es lo límitado que puede llegar a ser un jugador como Raúl García. Generoso en la lucha y obediente en el rigor táctico es prácticamente nulo a la hora de fabricar juego. Sus carencias se hacen todavía más evidentes con equipos como el Barça que pretenden usar el balón y hacerlo a ras de césped. Que Raúl García juegue en el Atlético de Madrid en esa posición es un lujo y una frivolidad que este equipo no se puede permitir si quiere aspirar a hacer algo un torneo que premie la regularidad. Quique debe saberlo también pero el problema desgraciadamente es que Raúl García no tiene sustituto hoy por hoy en esta plantilla. Lamentable.

Así que el Barça asustó primero dando al poste pero la siguiente jugada, magnífica en velocidad y en esa precisión entre líneas tan del estilo de este Barça, hacía que Messi inaugurase el marcador. El mazazo fue importante y las experiencias previas respecto a comenzar un partido perdiendo no eran muy halagüeñas pero si este Atleti sin capacidad de creación es capaz de remontar a un equipo es precisamente al Barça, uno de esos pocos equipos que quedan que a pesar de ir ganando sigue jugando igual. Lo malo es que los catalanes siguieron jugando igual pero igual de bien. Tenían el balón, marcaban el ritmo del partido y dejaban al Atleti correteando desesperados detrás de los contarios. Además tuvieron la capacidad táctica suficiente como para frenar con diligencia los contrataques a la desesperada de los madrileños. Las oportunidades de hacer daño de los nuestros sólo podían llegar a balón parado y así ocurrió. Un córner mal sacado, Valdes que se la come y Raúl García, paradojas del destino, empata el partido.

La euforia del Calderón (fantástico el ambiente) hizo creer que la remontada era posible pero el Barça no estaba hoy para ejercicios increíbles de pundonor así que volvió a bajar la emoción a base de tocar el balón y a dominar todos los aspectos del juego sin dejar muchas opciones. El inevitable gol llegó en un córner mal defendido en el que pique baja el balón con el pecho y bate a De Gea. En la jugada de antes se había pedido penalty en el área blaugrana por una mano tras un disparo lejano del Atleti pero el árbitro ya había dejado claro para entonces que en caso de duda siempre se pita a favor del Barça. El trencilla ha estado lamentable y aunque sería exagerado culparle del resultado final viendo lo que ha ocurrido en el campo y aunque el Barça no lo necesita su labor ha sido penosa y descarada en favor de uno de los dos equipos.

La segunda parte ha sido más de lo mismo con un juego más controlado por los Blaugranas (el Atleti apenas ha hecho peligro más que en el juego parado y algún contrataque desesperado) y las muchas oportunidades de los catalanes cuando los de Quique se iban desesperadamente arriba. La expulsión de Ufjalusi debe ser justa a tenor de la lesión de Leo Messi pero a mí, sinceramente, en el campo no me pareció ni falta.

Conclusiones: La primera y fundamental es que tenemos un portero espectacular. A la seguridad y poderío que supura siempre el canterano hoy se le han unido varias acciones de escándalo. De Gea ha sido el mejor de los colchoneros de largo y gracias a él el marcador se quedó igual todo el segundo tiempo. Otra conclusión es que Raúl García juega de titular porque Tiago está en un estado de forma lamentable. Nulo en ataque y errático en defensa. La dependencia que tiene este equipo de Agüero es incluso mayor de lo que pensábamos y los repuestos son de una mediocridad insultante. Lo de Filipe Luis empieza a ser preocupante. El único fichaje de este año que a día de hoy aporta algo distinto al equipo del año pasado es Godín lo cual es un dato que el inútil redomado que lidera la dirección técnica de este equipo debería tener en cuenta (y no va a tener). Doy por hecho que si el resto no juegan es que no están para jugar.

La realidad que deja el partido es cruel pero sincera. La liga está fuera del alcance de una plantilla de apenas once jugadores de nivel y por eso estupideces como la de Tesalónica en una competición que si podemos disputar son más dolorosas e incompresibles. El siguiente partido contra el Valencia es fundamental para saber hacia que lado de la tabla clasificatoria estaremos apuntando todo el año.

3 comments

Yomismo 20 sept. 2010 14:02:00

Con todos los respetos, Ennio, pero si dices que a tí en el campo lo de Ujfalusi no te pareció ni falta, quizás debiste titular el artículo de otra manera.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO 20 sept. 2010 15:02:00

El Barcelona nos dió un baño desde el primer al último minuto. Muy mal por Ujfausi, así no se actúa en un campo de juego. Un abrazo.

Ennio Sotanaz 20 sept. 2010 15:19:00

Yomismo, con todos los respetos también, no sé qué es lo que quieres decir o lo que insinúas pero tú mismo. Interpreta lo que quieras. Cuando escribí eso acababa de volver del campo pero no es escusa porque en esos escasos minutos ya era consciente de la “importancia” que había cobrado la entrada de Ufjalusi. Es lo que tiene este mundo del fútbol actual en el que sólo Madrid y Barça respiran y tienen sentimientos. Tenía dos opciones: o hacía leña del árbol caído demonizando al checo, que es lo que han hecho todos y cada uno de los “profesionales” que viven de esto o elegía ser honesto. Fui honesto. Gracias a Dios no soy periodista y puedo elegir.

Tú puedes ver lo que quieras en mis palabras e interpretarlas como te de la gana que harás muy bien. Ni disculpo la entrada, ni la justifico y si piensas lo contrario es tu problema, no el mío. Desprecio la violencia de cualquier tipo y venga de donde venga. Cuento simplemente lo que a mí me pareció en el campo (que por cierto es lo que le pareció a todos los que estaban alrededor mío). Evidentemente la televisión es muy clarificadora al respecto y la expulsión es justa (ya lo intuía en la crónica) pero no tengo tan clara la voluntad de ir a hacer daño gratuito que todo el mundo parece tener tan claro. Ni después de ver el resumen.

Ahora bien, a toro pasado lo mismo lo que tendría que escribir te gusta todavía menos porque me toca bastante las pelotas el uso partidistas que se hace de estas cosas. Lamento profundamente la lesión de Messi, un jugador por el que tengo una profunda admiración, pero me parece una exageración todo lo que se está montando alrededor. Especialmente cuando ayer Agüero, tan importante para el Atleti como Messi para el Barça o incluso más, jugó cojó gracias a una entrada muy similar de un tal Gurpegi hace siete días que pasó más desapercibida que si Cristiano Ronaldo se hubiese tocado la ingle. ¿Por qué resulta que Gurpegi hizo una entrada “viril” con “mala suerte” y Ufjalusi es un “criminal” que fue “a hacer daño” y debería ser deportado? Ufjalusi debería tener el castigo que merece, ni más ni menos, porque además el acta recoge perfectamente y sin interpretación lo que ocurrió en el campo. Si la justicia funcionase sería así pero sabemos que eso no va a ocurrir y no va a ocurrir porque vivimos en una sociedad de fariseos que construyen su vida y la realidad alrededor de lo que sale en un resumen de televisión convenientemente manipulado. Ya tenemos demonio para unas semanas. Figo acaba con la carrera de un jugador destrozándole la pierna y no pasa nada. Son cosas del fútbol para la prensa. Cristiano Ronaldo recibe una patada y resulta que tenemos que salvar el fútbol. Así estamos.

Un saludo,