¿Diversión? (Deportivo-At Madrid)

Decía Oscar Wilde que la belleza es muy superior al genio y que por eso no necesita explicación. Por eso también se necesitan millones de hojas bañadas con la mejor retórica posible para intentar explicar el partido de ayer que a pesar del resultado, lejos de ser algo bonito o digno de ver para el espectador supuso un auténtico y prescindible suplicio que nadie nunca recordará por nada que no sea el resultado (y el excelente gol del Kun Agüero).

Existe un reciente y estúpido debate en el mundo del fútbol referente a si lo importante es o no ganar por encima de otras cosas. El debate no es tal sino un petardo de humo encendido por los periodistas para tapar otros debates que no interesa sacar a colación. Es evidente que el fútbol es un deporte y como tal lo importante, sin duda, es ganar. Si el atlético de Madrid ganase la liga evidentemente nadie podrá decir nada en absoluto sobre la forma de operar sobre el césped pero resulta que mi equipo hace más de 10 años que no gana la liga (ni nada) y otros tantos que no queda entre los 6 primeros de la clasificación. El insoportable sopor de ayer, que no es más que el infinito sopor que tenemos que sufrir desde que un talibán del antifútbol tomo desgraciadamente las riendas de nuestro equipo, es relativamente fácil de digerir bañándote con champaña en las inmediaciones de la estatua a Neptuno pero es tremendamente difícil de soportar desde posiciones mediocres, mirando de lejos a los verdaderos protagonistas de las competiciones en las que jugamos o, como fue también nuestro caso, teniendo que arrastrar a mediados de Julio el nombre de nuestra institución por campos de sexta fila para poder entrar por la puerta de atrás en la segunda división europea. A lo mejor es el momento de abrir otro debate, desde mi punto de vista más fructífero, como el de evaluar cual es la mejor forma para alcanzar la gloria: haciendo del fútbol una suerte de aburrida batalla campal donde el balón es un mero espectador que pasa la mayoría del tiempo parado (o cerca de las nubes) o jugando al fútbol.

Sin querer cargar las tintas contra el Deportivo, equipo que hace años dio una lección de lo que debe ser un club de fútbol y al que le deseo lo mejor, un partido como el de ayer sólo puede ocurrir ante un equipo desestabilizado y en horas bajas como el Depor. Probablemente es el peor equipo al que nos hemos enfrentado en lo que va de liga. Ni ataca, ni defiende, ni juega, ni marca. Mal pintan las cosas por Riazor. Al atlético le bastó esperar a que alguno de nuestros magníficos jugadores hiciese algo por su cuenta para llevarse el partido..

La primera parte constituyo el auténtico tostón habitual. No pasó nada. Nada de nada. Aguirre supongo que lo tendrá grabado en DVD y situado en el lugar privilegiado de alguna de sus casas por que resume a la perfección su catálogo del fútbol: Nada. Enseguida vimos que el aparente guiño de situar a Jurado en el medio centro era algo superfluo porque nuestro equipo juega sin centro del campo. Da igual que esté Jurado, Cléber o chiquito de la calzada puesto que raramente pasa el balón por esa zona durante la fase de construcción. Con fase de construcción, que me perdonen los futbolistas o aficionados al fútbol, me refiero lógicamente al tiempo en el que tenemos el balón. Nuestra única jugada de creación es siempre la misma: balón al central y patadón al área contraria. ¿Qué pinta Jurado o Ibagaza o Rosiky o Riquelme o Snajder en ese esquema? Los jugadores en esa posición sólo interesan en el camino de vuelta, cuando el balón lo tiene el equipo contrario y hay que quitárselo. Por eso siempre jugamos con doble pivote y por eso el doble pivote siempre está formado por tipos recios y aguerridos. El partido murió en el momento en que por casualidad llegó una pelota cerca de Simao y entre él, Kun y Forlán (en contra de lo que nos quiere hacer creer Aguirre, tres jugadores de talla mundial) fabricar un gol que resume la simpleza del fútbol cuando se hace bien.

Mención especial merece Forlán, uno de los mejores fichajes que ha hecho nuestro club en años. A pesar de cumplir con la estupidez de su entrenador que insiste en separarlo del área poniéndolo a defender en el centro del campo y a ser el principal creador de juego en esa zona (que manda cojones) el uruguayo tiene fuerza para hacer además aquello para lo que se le ha fichado (meter goles). Chapeau!.

La segunda parte comenzó con nuestro equipo en nuestro área (como siempre que vamos por encima del marcador e independiente de las virtudes del contrario) pero enseguida apareció ese otro genio que no termina de convencer a nuestro entrenador (que manda cojones) para deleitarnos con lo mejor de la noche. Fin del partido. Nada más digno de mención.

Hay mucha gente que sigue la liga a través de los resúmenes de televisión y desde ahí las cosas se ven de otra manera. Yo me trago todos los partidos de mi equipo y por esos estoy tan indignado. El fútbol debería ser sobre todo diversión pero este atleti no lo es. Ni de lejos…

2 comments

pop&soul 8 ene. 2008 1:31:00

Hombre, yo este partido no lo ví tan mal...
A pesar de que Aguirre no aporta nada, creo que poco a poco acabará alineando a los mejores 11 jugadores, que es lo mínimo que se le debe exigir a un entrenador. Algo que parece sencillo pero que durante muchos años nuestros entrenadores no han sabido hacer. Cuando la mayor parte de los aficionados sabemos al acabar la pretemporada cual debería ser el equipo titular, llega el entrenador de turno y se empeña en alineaciones donde no siempre están los mejores justificadas por tácticas anti-fútbol.
Creo que Aguirre se va acercando al equipo ideal y debo romper una lanza por él y porque aunque ha tardado media temporada, al final se ha deshecho de una de nuestras lacras en el centro del campo: ese auténtico genio del no-fútbol conicido como Maniche.
La salvación de esta temporada depende de la recuperación de Motta. Espero que con él en el campo organizando al equipo, ni Aguirre desde el banquillo podrá joderlo.
Como he dicho desde hace tiempo, los entrenadores se han cargado el fútbol. Alguien debería darse cuenta de que sobran y que las alineaciones las deberían hacer los aficionados mandando un SMS antes de cada partido...

Ennio Sotanaz 8 ene. 2008 20:12:00

Si un entrenador tarda un año y medio en darse cuenta de cuales son los 11 mejores jugadores que tiene se dan una de estas dos opciones: o no es entrenador de fútbol o es un pésimo entrenador. No quiero ser malo, me inclino por la primera opción.

Respecto al partido contra el Depor es el 0-3 más aburrido que recuerdo en mi ya dilatada carrera como aficionado al fútbol. El resultado además es engañoso porque jugábamos contra la peor versión de un equipo en horas muy bajas. Mira la forma de jugar y el resultado de los partidos jugados contra todos los equipos que están por encima o cerca: R Madrid, Barcelona, Español, Villarreal,…

Yo a Aguirre no le doy ningún crédito. No conozco a ningún entrenador que tuviese tanto crédito como él con tan pocos resultados. Si plantas una semilla puedes tener fe en que crezca a pesar de que haga mal tiempo o frío o lo que sea. Si no hay nada plantado esperar a que crezca es ciertamente ingenuo (y digo ingenuo por no decir otra cosa).

La salvación de esta temporada consiste en que se repita la fórmula de la primera vuelta: mucha suerte, figuras en estado de gracia y que los jugadores no le hagan ni puto caso a su entrenador cada vez con más frecuencia. Aun así, lo que conseguiremos es como mucho quedar cuartos que digan lo que digan los “periolistos” SIEMPRE será un éxito menor para el atlético de Madrid.

En cualquier caso gracias por el comentario. Te invito y a ti y a cualquiera que lea esto a entrar en el debate porque siempre es más gratificante escuchar distintas opiniones.