Muchas gracias a todos los que os habéis pasado por aquí durante todos estos años.

Puedes encontrarme en www.enniosotanaz.com o enniosotanaz@hotmail.com

¡Un abrazo!

¿Copa? ¿Liga Europea? ¿Champions?....¡Ja!

En el preciso momento en el que Agüero metió un magnífico gol de tipo listo (lo que es) cuando apenas había comenzado el partido en Riazor los aficionados atléticos tuvimos por un instante la sensación de ser un equipo de fútbol de primera división capaz de ganar partidos, meter goles y dar miedo. Fue una sensación muy placentera pero fue una sensación que duró apenas unos segundos. Cuando tras sacar del centro del campo el Deportivo se hizo con el control del balón y del partido (para no soltarlo hasta el final) enseguida entendimos que este Atlético de Madrid, esta desgracia que nos ha tocado vivir, es precisamente lo que parece: un equipo malo, muy malo, que carece de fútbol, de carácter, de personalidad, de juego… y de puntos.

Como si el centenario Atlético de Madrid, es equipo que tiene jugadores internacionales en su plantilla y que paga fichas de entre las más altas de primera división, fuese un recién ascendido a segunda B donde la mitad de sus jugadores tienen oficios de 8 a 5 antes de ir a entrenar, el equipo se metió en su área tras el gol muerto de miedo e incapaz de dar tres pases seguidos. Así no solamente es difícil recuperar puntos en la clasificación sino que es imposible ni siquiera soñar con ello. El gol del deportivo que ponía el empate pudo haber llegado de cualquier forma pero lo hizo con toda lógica a balón parado, como no podía ser de otra forma. El Depor sacó el córner como te enseñan el primer día que vas a una escuela de fútbol, balón al primer palo y prolongación de cabeza al segundo, para que el delantero gallego rematase sólo a puerta. Sinama andaba por allí haciendo “el baile del pañuelo” pero es que esté chico no hace bien ni el ridículo. Ni haciendo el payaso tiene gracia.

El problema del Atleti no es de entrenador, marche eso por delante, pero ni entiendo ni jamás entenderé que un equipo con tan poco en plantilla como el nuestro deje a la mitad de lo que tiene en el banquillo. ¿Para qué los estamos reservando? ¿Para jugar la promoción? La gran mentira de las rotaciones y los jugadores que vienen cansados de jugar con su selección es una solemne gilipollez que ya en el caso de plantillas fuertes y poderosas tiene difícil explicación (y para mi tiene más que ver con tener un buen clima en el vestuario que con otra cosa) pero en el caso de la lastimosa escuadra colchonera es absolutamente incomprensible. Si un jugador profesional es incapaz de jugar un partido 72 horas después de acabar el anterior porque ha tenido que viajar en Bussiness por encima del atlántico la única razón que lo justifica sólo puede ser un vergonzosa falta de preparación y por tanto falta de profesionalidad. No conozco un solo deporte, más y menos exigentes que el fútbol, en el que ocurra algo similar. Ocurre porque la gente lo acepta, la prensa lo justifica, los clubes lo esconden y los entrenadores se lo tragan pero todo sería infinitamente más fácil si los jugadores de fútbol dedicasen el mismo tiempo a entrenarse que por ejemplo un tenista. Es vergonzoso pero como tantas cosas los estamentos oficiales corren un (es)tupido velo El caso es que hasta que Simao no apareció en el campo dejando a Sinama fuera y siendo por primera vez once jugadores en el campo el Atleti no hizo nada. Antes había salido Cléber por Raúl García lesionado pero el detalle es de esos cambios irrelevantes porque ambos dos picapedreros compiten en dura pugna por ver quien es peor. La lesión de Raúl García no es preocupante en si sino que es preocupante que se pueda echar de menos a un jugador como Raúl García. Así, con once en el campo (y forlán y Reyes en el banquillo recuperándose de la brutal siesta) llegaron algunas ocasiones de los rojiblancos (nada del otro mundo, no se crean) y el Atleti tuvo un poco más de tiempo eso que le produce tanta alergia, la pelota, pero el empate, gracias básicamente al bajón físico de los coruñeses, parecía lo más sensato para entonces.

La victoria del Depor llegó con tres minutos de descuento en un penalti dudoso (hubo otros penaltis igual de dudosos antes que perfectamente podrían haber sido pitados) pero eso es lo que tiene acabar los partidos con la lengua fuera achicando balones en tu propia área. Cualquier error es gol. Esas cosas no pasan si tienes tú el balón y estás en campo contrario pero claro para eso hay que jugar al fútbol y eso es algo que hace mucho tiempo que es incompatible con ir vestido del Atlético de Madrid. También hay que tener carácter en los momentos menos fáciles pero mirando la jeta de los jugadores que hoy por hoy componen la plantilla rojiblanca hablar de carácter es como hablar de la Luna de Endor: un cuento.

Supongo que esta semana la afición atlética seguirá de la mano de la prensa oficial discutiendo de las cosas que a todos nos preocupan como los fichajes de adolescentes peruanos para el año que viene, la venta del Kun, los cotilleos del Real Madrid o si bajaran finalmente las temperaturas. Poco a poco el marco se estrecha y directiva, dirección deportiva, entrenadores, jugadores, peñas, aficionados y periodistas se unen de la mano cada vez más en un compacto y torticero concepto absurdo y patético que se dirige hacia el pozo infinito. Lo triste es que ninguno de ellos ni estará ni se sentirá responsable de haber llevado este nombre, este escudo y esta leyenda hacia un lugar tan injusto porque cuando ocurra ya no estarán y negarán siempre haber estado.

4 comments

India rojiverde 22 nov. 2009 16:04:00

Hace ya bastante (desde que empezó la temporada más o menos) que evito todo lo que puedo la prensa, la sección de deportes del telediario y mirar la tabla clasificatoria. Es meter el dedo en la llaga.

Lo mejor, ir pasito a pasito. Hacer de tripas corazón y tener un poco de fe ciega e injustificada. Ahora mismo es lo único que puede evitar que perdamos los nervios, ¿no?

Algún día se irán estos dos, seguro que más pronto que tarde, pero hasta que lo consigamos habrá que sobrevivir como se pueda. De peores ha salido este Club para llegar a ser más que centenario.

Un abrazo, y ánimo.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO 22 nov. 2009 16:11:00

Yo ya ni veo los partidos si me coinciden con algo mejor que hacer. Para perder el tiempo, enfadarme y no sacar nada positivo, ni veo a esta pantomina de club. Un abrazo.

Alvaro 23 nov. 2009 19:13:00

Ennio,

Magnifico post, a la altura de tu blog. Es una gozada leerlo, lo vengo haciendo desde hace tiempo aunque no comente, por pura pereza.

Con Raul Garcia me paso una cosa muy desagradable el sabado. Cuando vi que habia caido un jugador lesionado en el area del atleti, me preocupe de que pudiera ser Dominguez. Hasta ahi, normal. Pero por unos segundos perdi el control y empece a desear que fuera Pablo, o Raul Garcia. Cuando vi por la television de que se trataba de Raul, confieso avergonzado que me alegre. Una parte de mi deseaba que fuese grave y se quedase unas semanas de baja, dandole la oportunidad a Cleber o a Camacho de salir en su lugar.

Me averguenza haber pensado asi, haberle deseado el mal a un chaval joven, con toda su carrera por delante, pero lo hice.

El Atletico de Madrid tiene hoy por hoy una de las dos o tres peores defensas de primera division, y uno de los cinco peores medios del campo. La plantilla esta tan mal hecha, que cuesta creer que no sea asi de mala a proposito. Jugadores como Sinama Pongolle, Pablo, Perea, Antonio Lopez, Raul Garcia no pueden ser titulares de un equipo de primera division. Los cinco lo fueron el domingo. Con estos mimbres, el objetivo es la permanencia, y lo normal es que no se consiga.

Ennio Sotanaz 23 nov. 2009 23:14:00

Gracias a los tres por comentar (y especialmente a Álvaro por darme la alegría de que hay alguien mal por ahí).

Estoy asustado por lo que pueda pasar pero mi cerebro se debate entre agarrarse a lo que quede o morir con dignidad.

No lo tengo muy claro...

A mí me pasa lo mismo álvaro. Cuando veo a alguien lesionado no me da lo mismo si es Agüero o es Sinama. Es injusto pero lo siento así. Por algo será...

Un saludo,