Ambrosia en las ondas, estiercol en el campo (Sevilla 3 - At. Madrid 1)




Decía el norteamericano Elbert Hubbard que un conservador es un hombre demasiado cobarde para luchar y demasiado gordo para huir. Cuando esta tarde he visto la alineación que saltaría al Sánchez Pizjuan con la camiseta del Atleti, justo después de que un sudor frío recorriese mi médula espinal, he tomado definitivamente conciencia de algo que ya me barruntaba y que en el fondo sabiéndolo no quería admitir. Quique es el entrenador de un equipo al que pretende vestir de conservador y que por ello es cobarde y gordo. Vistanlo si quieren de rigor defensivo, equipo apuntalado,.. o demás pamplinas pero Quique, como todos los Quiques que han pasado por aquí con nombres de infausto recuerdo, es un cobarde al que le da miedo luchar dando la cara y mostrando el pecho y por ello espera conseguirlo todo a la defensiva, por detrás, esperando con “rigor defensivo” a que el contrario se tropiece (cuando todos sabemos que solemos tropezar nosotros antes y que los que se suelen tropiezan son los que están abajo, con nosotros y no los de arriba). Quique además está consiguiendo crear un equipo “gordo” al que cuando van a por nosotros corriendo, nos cogen. Nos cogen con facilidad porque si se trata de jugar con el balón debemos ser de los peores del fútbol profesional. En lugar de “adelgazar” depurando ese maldito centro del campo que lleva décadas en barbecho prefiere apelotonar año tras año la grasa exactamente en el mismo sitio donde ya sobran kilos y kilos de toxinas. Todos los que vienen hacen lo mismo... y así nos va.

Antes de seguir voy a reconocer que no he visto el partido completo. Por causas de escaso interés que nada tienen que ver con el ocio me encuentro ahora mismo escribiendo esto desde París, la preciosa capital francesa. En un pequeño bar del barrio latino por el que andaba de paseo he visto que ponían el partido y no he podido resistir la tentación. He aguantado hasta el gol de Perotti que ponía el 2-0. Suficiente para provocar una úlcera en mi ánimo. Lamentable, vergonzoso, humillante. Con el mismo anonimato que había entrado he salido de aquel bar en el que nadie estaba mirando el partido.

Cuando a los veinte minutos el Sevilla no había pasado ya por encima veinte veces (sin necesidad todavía de hacer goles) y viendo que como suele ser habitual en el Atlético de Madrid post-segunda división (¡qué cruz!) el que juega al fútbol y tiene el balón es el equipo contrario, he matado el tiempo recreándome en las mismas preguntas que cualquier aficionado al atleti, de los que ven los partidos y no los resúmenes, se hace: ¿de verdad necesita Filipe Luis rotación? ¿De verdad es necesario sacar a Mario Suarez (un amigo mío lo bautizó el otro día con el afortunado sobre nombre de Cleber Camacho)? ¿Qué pinta Simao en este equipo? ¿Por qué fichamos a Fran Mérida si no va a jugar en su vida en la posición en la que siempre ha jugado mientras tengamos en el banquillo a a este Quique o a cualquier otro Quique (porque siempre fichamos Quiques)? ¿Qué coño hace Tiago de media punta? ¿Para qué ponemos cinco centrocampistas sin despreciamos sistemáticamente el esférico? ¿Por qué despreciamos sistemáticamente el esférico y lo hacemos con tan poca vergüenza? ¿Por qué narices no podemos salir a ganar nunca fuera de casa (hace poco decía Diego Costa en una entrevista que este equipo tiene que ganar en casa y “puntuar” fuera, lo que me hace pensar por dónde van los tiros)?¿Por qué repetimos lo mismo que en Tesalónica si allí no es que saliese mal sino que hicimos el ridículo (hoy, frente a un equipo mejor, el ridículo es una definición que se queda corta)? ¿Por qué salimos con un sólo delantero si sabemos que sólo le van a llegar balones que vienen de De Gea? ¿Por qué coño tenemos que salir siempre a defender si luego nos clavan tres goles y te quedas con cara de imbécil?

Sinceramente, el juego del Atleti no merece ningún análisis. Es un insulto llamar juego a esa táctica ruin y mamporrera. No tengo ganas y estoy cansado de escribir siempre lo mismo. El Atleti sólo sabe ganar los partidos a base de fallos del contrario o inventos geniales de Agüero. Lo más triste no es que sea así sino que nuestro entrenador desprecia cualquier otro tipo de opción en base a no sé que lamentable y cobarde concepto del fútbol. Las cosas no pasan por mala suerte. Pasan así porque alguien quiere que pasen así. En el mejor de los casos el Sevilla falla todos los goles, agarramos un córner mal sacado, corremos un contrataque de 100 metros, metemos gol y nos ponemos a defenderlo lo que queda de partido. ¿Cuantas veces se puede ganar así? Lo normal es que pase lo que ha pasado hoy. ¿Quien es tan estúpido de pensar que se puede hacer algo grande en una liga de esa manera tan lamentable? Rectifique señor Flores (aunque según lo digo sé que no lo va a hacer). Este vestido no es que sea insoportable y difícil de digerir, es que no lo quiero para mi Atleti. Ganando y perdiendo métase esa forma cobarde y rastrera de entender este juego por donde le quepa. Los pensamientos filosóficas y la dialéctica de intelectual de posguerra mejor en el campo. Yo voy al Calderón y no a las ruedas de prensa así que piense en deleitarnos en el césped mejor. No me vale ambrosía en las ondas y estiercol en el campo.

El año pasado la cosa venía torcida y la labor del entrenador estaba condicionada por los acontecimientos. Tengámoslo en cuenta en ambos sentidos porque la posición en la liga fue vergonzosa, la final de copa se consiguió tras algunos partidos que protagonizan la crónica negra reciente de este equipo y la final de la Europa League se consiguió sin ganar un sólo partido. Ojo. Pongamos las cosas en perspectiva.

Pasado el Everest estamos en mitad de tabla pero lo verdaderamente triste del asunto es que esto encima es una buena noticia.

6 comments

Cex 4 oct. 2010 1:55:00

Al revés que tú, yo solo vi la segunda parte.

Aún así, estoy completamente de acuerdo con todo lo que dices. Muy bueno lo de Cleber Camacho; me lo quedo. Y también creo que a Quique le va a costar rectificar. Se refugiará en que faltaban Reyes y Agüero, los únicos que crean juego actualmente.

En el minuto 80 miré al banquillo para ver a quien podría sacar Quique y no encontré a nadie. En el minuto 81 Raúl García salió por Assunção. En el minuto 82 miré en el banquillo quién podría reemplazar a Raúl García y me valían todos. Pero ya se habían agotado los tres cambios.

Cex 4 oct. 2010 1:58:00

La Regla de Cex

En un ataque de falsa egolatría lo denominaré la «Regla de Cex». Sé que es una perogrullada simple y pueril. Algo que todo el mundo sabe y conoce. Algo que solo un estúpido se atrevería a decir.

Así que le daré un nombre ostentoso y rimbombante para que parezca algo importante y trascendental. Usaré mil y un adjetivos para revestirlo con la pátina de pensamiento sabio y brillante. Y lo presentaré como algo vanguardista y revolucionario.

Abre bien los ojos y fija tu mirada en las siguientes líneas que te iluminarán e ilustrarán para siempre jamás.

La «Regla de Cex» expresa el concepto de los tres pases. Concepto éste, que a su vez, recoge el precepto de la máxima principal de que en fútbol es muy difícil meter un gol si el equipo es incapaz de dar tres pases seguidos en el campo contrario. Y por ende, si se infringe, ganar un partido se hace arduo y complicado.

Y ahora que ya sabes lo que ya sabías y te ilumina una luz que ya tenías, pregúntate por qué en los últimos lustros el Atleti nos aburre y nos cansa incumpliendo reiterada y constantemente, partido tras partido, minuto tras minuto, la obviedad de la «Regla de Cex».

Al fin y al cabo sí es importante y fundamental. Tan importante como el «Rigor táctico», tan fundamental como la «Cobardía».

Phobos 4 oct. 2010 9:44:00

Cuando un entrenador ha sido defensa sus planteamientos suelen ser defensivos, Flores sigue insistiendo en lo debería de saber que no funciona y estoy cansado de escucharle luego lamentarse y asumir toda la culpa de lo que ha pasado, espero que alguien le de un toque, yo si la cago en mi trabajo me puedo excusar pero a la cuarta ya veríamos donde estaba, pero como tiene buena prensa y que el Atleti sea un desastre jugando al futbol no interesa no oiremos nada en los medios.

Espero equivocarme, pero empiezo a pensar que lo de principio de temporada era un espejismo, veo lo mismo del año pasado quitando la defensa que ha mejorado, pero de ahí en adelante el mismo desastre, nadie que sepa aguantar el balón mas de tres segundos y que sepa dar un pase en condiciones, y los delanteros buscándose la vida arriba solos. Tenían que haber largado este verano a jugadores como R. García, el regalito que nos dejo nuestro “querido” Aguirre, pero con lo que cobra pocos equipos pueden asumir el gasto, aunque sigue gustando en su tierra y en Bilbao. Simao, otro que juega 15 minutos en cada parte y luego desaparece. Y así podría seguir con algunos más.

Vale que en los últimos partidos nos faltaban jugadores titulares importantes pero tristemente veo más equipo a conjuntos como el Valencia, Villarreal o Sevilla que nosotros sin comentar la amplitud de banquillos que tienen estos, superior al del Atleti. Confiemos en que el Sr. Flores cambie, y a ver si mejoramos algo, porque si no ya me está sobrando y otra vez vuelta a empezar.

torombolo 4 oct. 2010 10:25:00

¿Qué hemos hecho nosotros para que nos toquen siempre estos entrenadores tan "creativos"? No entiendo por qué estando Forlán como está, encima le saque solo arriba: como siendo Filipe uno de los mejores en los partidos que ha jugado, de repente le deje en el banquillo; Qué le ha visto Quique a Mario (Clever Camacho desde hoy); ¿por qué no intenta este hombre poner a Mérida en el sitio en el que ha jugado siempre y se deja de chorradas?
Joder, estamos todos de acuerdo en que hay pocos ingredientes para cocinar y que encima ayer no teníamos a los que dan más sabor, pero coño, no le eches sal cuando necesitas azucar, aunque sea pon sacarina. No es tan difícil hacer lo normal.

Ennio Sotanaz 7 oct. 2010 21:19:00

Me apunto a la regla de Cex. Si señor.

Phobos, tengo las mismas dudas. Las mismas. Esperemos a ver los siguientes partidos pero no me gusta un pelo...

Torombolo, yo creo que el tipo de entrenador viene marcado desde arriba. Alguien en su sano juicio ha decidido que tiene que ser así a pesar de que todos fracasan. Aun así todavía existe gente que piensa que vamos por el buen camino. Pues nada... a disfrutar.

Un abrazo y gracias a los tres.

Sergio 8 oct. 2010 0:31:00

Saludos Ennio. Me gustaria proponerte una cosa, cuando puedas contacta conmigo en sergio@elbanquillovisitante.com

Saludos